*Juro Solemnemente que mis intenciones NO son buenas*

Lamento haber tardado tanto en actualizar, sinceramente no he estado con mucha inspiración, pero ahora si así que aquí vamos. Lamento informar que probablemente ya no contesten los reviews los personajes, otra vez vuelvo a estar corta de tiempo, además voy a tardar más en actualizar ya que la semana que viene empiezo el colegio :S

Pero bueno, aquí cap.

Capitulo 23: Informando.

Dos semanas… Dos semanas habían pasado desde que Harry había estado en el despacho de su tía. Y Harry creía que ya era suficiente, tenía que seguir averiguando porque Voldemort había decidido ir tras él y no Neville. Les había contado a Hermione y Ron los recuerdos y la relación entre su abuela y Voldemort, ellos habían creído que eso explicaba muchas cosas.

Sus dos amigos ya habían tenido su primera clase con Sabrina, en la cual (según le habían comentado) habían aprendido poderosos hechizos defensivos y de ataque. En ese momento Alex se acerco a ellos, los tres amigos estaban sentados en la Sala Común haciendo un trabajo para Snape.

Aquí tienes Harry – Le dijo la chica con una sonrisa pasándole una nota escrita en un pergamino color marfil.

Gracias – Dijo él con una sonrisa

¿Qué dice? – Pregunto Ron…

"Querido Harry: Esta noche tendremos nuestro segundo encuentro, aunque en este formaran parte Sirius, Remus y Dumbledore. Así que nos veremos a las ocho en el despacho de Dumbledore, no llegues tarde, y trae la capa de James.

Sabrina P."

¿Notas como usa el apellido de tu padre? – Dijo Hermione remarcando esa parte de la nota.

Es su apellido, ¿No? – Dijo Harry como señalando lo obvio, Hermione negó.

No lo es, es Black, ¿Recuerdas? – Harry frunció el seño.

¿Por qué crees que lo haga? – Hermione se encogió de hombros

Supongo que para que te identifiques más con ella – Harry sonrió - ¿Qué?

No es por eso, es por Sirius, porque supone que el no quiere que use su apellido después de todo, aunque conociendo el desprecio de Sirius por su apellido creo que le diría que ella se lo merece – Hermione le pego a Harry en la cabeza, el aludido se llevo la mano al lugar del impacto y la miro enojado - ¿Y ahora que hice?

No seas tan injusto con ella Harry, se ve que ha sufrido mucho, además ya tiene bastante con los despechos de Sirius para encima tener los tuyos – Harry hizo un bufido y agradeció que Alex se hubiera ido para que no tuviera que escuchar lo que estaba a punto de decir.

¡Ella nos abandono, Hermione! Además, Sirius jamás le hizo un despecho, al menos no uno cara a cara – Hermione negó.

Ayer por la tarde los escuche sin querer, estaban en un aula…

Flash Back.

Hermione se detuvo frente al aula abandonada del tercer piso y acerco su cara a la ventana…

… ¿Qué te hace pensar que puedes jugar conmigo, Black? ¿Crees que soy tu trapo sucio? – Sabrina, disfrazada como Cassandra le ponía un dedo en el pecho recriminándole, Hermione puso un hechizo silenciador para que nadie pudiera oír esa conversación.

¡Yo no te use! Solo cometí un error – La risa soberbia de Sabrina fue ensordedora, Sirius la miro estupefacto.

¿Así que eso soy para ti? ¿Un error? ¿Llamas un error lo que paso hace dos semanas, nuestro matrimonio, nuestra hija? – Sirius levanto un dedo para que ella se callara.

No te atrevas a meter esas palabras en mi boca, Alex es lo único bueno que salio de nuestro matrimonio, lo único que no fue un engaño, aunque tal vez te hayas quedado embarazada apropósito… – Sabrina le pego una cachetada tan fuerte y con tal furia que Hermione pensó que Sirius le iba a pegar también, sin embargo retrocedió dos pasos con su mano izquierda sobre la mejilla lastimada. – Lo siento, no quise…

No me digas que fue sin querer porque ambos sabemos que querías decirlo, - Sirius se callo – Mi hija no fue buscada pero no por eso la amo menos – Levanto una mano cuando vio que él iba a responder – Y se que tu también la amas por eso deje que te siguiera viendo cuando me entere que se veían a escondidas. Pero ya no quiero esto Sirius, ya no. No quiero dejarte entrar a mi despacho y olvidarme que me odias porque pones tus manos sobre mi rostro, no puedo dejar que me uses – Sirius bufo.

Como si tú no me hubieras usado – Sabrina se adelanto dos pasos.

No, yo pude haberme ido, mentirte si le quieres llamar así a no contarte las cosas, pero jamás te dije que te amaba sin sentirlo Sirius. – El aludido se quedo callado, Sabrina lo miro a los ojos y al no escuchar respuesta se alejo dos pasos y miro el piso – Por eso creo que es suficiente, quiero el divorcio Sirius – Le dijo, su marido devolvió la vista a su mujer en seguida.

¿Qué? – Pregunto.

Si tú no tienes las pelotas para pedírmelo a mí te lo pediré yo a ti. No quiero seguir casada con alguien que no me ama, y que no quiere salvar nuestro matrimonio. Alex es grande, lo entenderá. Ya vivió con sus padres separados la mayor parte de su vida… - Sirius la miro alejarse hacia la puerta.

Pero… Pero… - Sabrina se giro sobre la puerta.

Si no me amas, no querrás seguir conmigo y a mí me será más fácil dejar de amarte si ya no tengo ataduras legales contigo Sirius, te enviare una lechuza cuando salgan los papeles – Antes que Sabrina saliera, Hermione salio corriendo hacia la torre de Gryffindor.

End Flash Back.

Como ves, Sirius ya la ha lastimado demasiado – Ron frunció el seño.

¿A que se refería con lo que paso hace dos semanas? – Pregunto el pelirrojo

No lo se, pero supongo que tuvieron relaciones – Ambos chicos abrieron los ojos – Y Sirius le dijo que la amaba.

No puede ser… - Dijo el morocho.

Harry tienes que admitir que Sirius no es un santo tampoco. Sabrina no es la única que ha hecho algo mal, Ahora vete vas a llegar tarde…

Harry miro el reloj, eran las ocho menos veinte, salio corriendo del lugar para poder llegar al despacho de Dumbledore a tiempo. Cuando llego frente el fénix grito la contraseña y se subió a las escaleras, golpeo la puerta dos veces y al escuchar un "pase" entro sin problemas… En la habitación se respiraba un clima de tensión, Sabrina (con su forma normal) estaba sentada al lado de una ventana con un gato en su regazo acariciándolo lentamente, Sirius, con el seño fruncido, sentado en la otra punta de la habitación la miraba sin cesar, mientras que Remus y Dumbledore miraban unos papeles y parecían conversar por lo bajo.

Toma asiento Harry – Le dijo Sabrina y le señalo una silla en el medio de la habitación, Harry se sentó. – Bueno, como ya sabes dejamos nuestro ultimo encuentro con que Voldemort creía que mi abuela seria una gran adquisición, quería obtenerla a toda costa… Pero ella ya había conocido a mi abuelo y debo decir que fue amor a primera vista – La sonrisa de Sabrina hizo que Sirius frunciera más el seño, cosa que todos miraron menos Sabrina.

Tienes que entender la importancia de esto Harry, es parte del porque Voldemort te odia – Le explico Dumbledore, Harry asintió.

Luego de lo que viste, Voldemort no dejaba de molestar a mi abuela, pidiéndole de salir que dejara a mi abuelo y así se fueron del colegio y mi abuela y mi abuelo se casaron, jóvenes debo decir… Luego de terminar su carrera como Aurors, su boda se les vino encima, y ese mismo día, Tom Riddle se presento al cuarto donde mi abuela esperaba e intento convencerla de fugarse con él, a lo que mi abuela se negó – Explico Sabrina, Harry frunció el seño.

¿Por qué no la hechizo? – Pregunto Harry.

Riddle no quería eso Harry – Le explico Dumbledore – Quería que tú abuela se uniera a él como compañera, él no iba a ser como su madre. – Harry asintió.

Ese día, le regalo un collar – Explico su tía. – Un collas que ella hizo grabar "E.P" Elizabeth Potter, lo hizo para molestarlo y lo logro. Voldemort odio a los Potter desde entonces, cualquier persona con ese apellido era su enemigo mortal. Por eso mismo no quiso matar a tú madre, el consideraba que ella había sido engañada por un Potter, igual que mi abuela. Las mismas condiciones, ambas eran inteligentes, grandes adquisiciones. Bellas.

¿Por qué aparece como que tú abuela mato a Nagini? – Pregunto Harry, Sabrina se puso seria de golpe, y el gato que descansaba sobre su regazo maulló inquieto cuando ella se movió.

La misión… la cual yo tengo… Mi abuela fue quien me ayudo Harry, ella fue quien me ayudo a matar a Nagini, mejor dicho quien me dio la idea, quien me explico muchas cosas que yo no entendía de mis visiones… - El silencio reino en la habitación, Dumbledore se reclino sobre su silla, Remus dejo de respirar, Sirius abrió los ojos, y Harry se quedo estático.

Pero ella esta… esta… - Sabrina sonrió.

Muerta si, pero yo siempre tuve un cuadro de ella, que apareció en mi casa el día que ella murió, es así como ella me ayuda, así como me contó cosas de Voldemort que ni tú mismo creerías Harry, el motivo de esta reunión Harry, es porque ya estas listo para lo que viene. Te he dado todas las armas contra Voldemort, tienes que aprender a usarlas… - Harry frunció el seño.

¿A que te refieres? ¡No aprendí ningún hechizo ni nada que sirva realmente! – Sabrina sonrió levemente.

Los hechizos no te ayudaran a vencerlo, tal vez a algún mortifago pero no a él… Harry, es hora… - Dijo Sabrina levantándose.

¿Hora de que? – Pregunto el sin entender nada.

De que pienses una estrategia para vencerlo. Hagas un plan, algo Harry, la guerra esta a pocas semanas de distancia, dos creo, estaremos aquí para ayudarte si lo necesitas, pero tiene que venir de ti. – Sabrina agarro a su mascota y le sonrió. – Puedes hacerlo con tus amigos si quieres. Sino me necesitan, yo me retirare…

Eres buena en eso – Fue increíble para Harry, ver como Sabrina pretendía que Sirius no existía y se despedía, para luego salir, dejando un Sirius mucho más mal humorado.

OoOoOoOoOoOoOoOoO

Aquí tienes – Le dijo ella sin siquiera mirarlo cuando apoyo los pergaminos sobre su escritorio.

¿Qué es? – Pregunto él sin siquiera mirar los papeles, sus dos ojos grises se concentraban sobre los suyos.

Los papeles del divorcio, ya los firme, solo tienes que firmarlo – Sirius la miro.

No voy a firmarlo – Le dijo serio.

¿Por qué no? ¿Quieres seguir usándome Black? – Sirius no paso por alto que había usado su apellido, el se paro.

No te use, además jamás dije que había mentido. – Declaro él.

Lo llamaste un error – Dijo Sabrina furiosa – Para mi eso fue como mentirme. Porque llamaste un error el decir que me amabas. – Sirius se quedo callado, Sabrina se alejo y resoplo. - ¿Por qué haces esto? ¿Por qué quieres seguir casado conmigo si me vas a atacar?

No lo se… - Declaro él furioso. – Por mucho que quisiera cambiarlo, te amo, y me muero por ti. – Su mirada de perro mojado le puso los pelos de punta a Sabrina, pero ella miro hacia otro lado.

Tienes que decidir Sirius, no voy a dejar que por las noches me ames y de mañana me odies, es todo o nada. Lo sabes. – El asintió.

Hay noches en que pienso que hubiera pasado si las cosas fueran diferentes… Tal vez estaríamos en nuestra casa, acurrucados en un sillón – Dijo él en tono melancólico, Sabrina lo miro.

Y tal vez nuestra hija estaría muerta, o Harry, quisiera que hubieras estado en mi lugar Sirius, porque el tuyo es mucho más cómodo – Dijo ella antes de desaparecer por la puerta…

A la mañana siguiente, cuando Remus se levanto se sorprendió de ver una lechuza negra picoteándole la ventana, pero se acerco y le saco el pergamino doblado del pico, la lechuza se fue… El miro la letra que decía su nombre y la reconoció en seguida, su corazón dio un vuelco y abrió la carta sin pensar…

"Remus: Me arriesgo a que cuando leas de quien es la carta no la leas, pero es por Cameron. Cuando todo esto termine, volveremos a Argentina, pero se que me odiara si no te vuelve a ver, así que te pido que te reúnas antes de desayunar conmigo en el salón vació del tercer piso, podemos arreglar una forma… Atte. Rachael Able."

Sabía que tenía que verla. Lo sabía. Pero su corazón decía que si la tenía cerca, él solo, no podría evitar besarla…

Bueno, esto es todo.

Este capitulo esta dedicado a Carmen, quien es una gran lectora y escritora. Para ti Carmen :)

Ya saben si quieren seguir leyendo, solo déjenme un review… Esto fue…

*Travesura Realizada*