"Bubis" es el equivalente de "Boobs" en México (ni idea si en otros lugares también), y la forma en que se dice y usa "Bubis" en el fic esta influenciado por eso. Para arcadia ♥♥♥


Lo tuyo son bubis

Los cambios le llegaron tarde y sin el factor sorpresa; pudo verlos en sus amigas y otras chicas. Tuvo una charla de "mujer a mujer" que fracaso al estar más informada de lo que su madre estuvo dispuesta a abordar, y termino con Lydia asintiendo y su madre respirando con alivio. Lydia se preparo, reunió lo necesario, y aguardo con la tranquilidad de las personas que compran sus regalos de navidad en noviembre. La mayoría de las chicas se angustiaron y de vez en cuando soltaban risitas (pícaras, tontas, condescendientes, nerviosas) al respecto, pero Lydia no era como la mayoría de las chicas.

Los cambios llegaron con el invierno, de la mano de capas y capas de ropa para protegerla del frío. Y se marcharon, para dar paso a la primavera, a ropa más ligera, y a un Beetlejuice suspendido en el aire con la mandíbula en el suelo.

-¡BUBIS!

-¡Beetlejuice¿Quieres dejar de señalar mi pecho?

-No, cariño, no –da un golpe a su pecho- esto es un pecho. Plano, sin cosas blanditas. Lo tuyo son bubis.

Lydia entorna los ojos al cielo. "Bubis" es tonto, y algo que dicen las chicas de su clase. Los chicos solo dicen "bubis" con burla, y hablan de tetas cuando se jactan o desean.

-Lo que sea. No se porque te sorprendes, Mis senos...

-¡Bubis!

-¡Ya basta, Beetlejuice!

-Hey, babes, tranquila. No soy yo el que tiene un problema para admitir sus bubis.

Lydia suspira resignada.

-Actúas como si nunca antes hubieras visto a una mujer. O sus bubis.

-¡JA! Por favor, Lyds -Beetlejuice adopta el tono que ha escuchado antes en muchachos- he visto tantas bubis en mi no-vida que me falta poco para tener un par propio -y como quien no quiere la cosa, quita polvo de su solapa más por la imagen de conocedor que por limpieza.

No puede aguantarse la risa. -No creo que vayan bien con tu traje.

-De acuerdo, de acuerdo, tienes razón –y los senos que acunaba producto de su cuerpo de plastilina desaparecen. –Pero ya me entiendes, nena. Soy un experto en bubis.

-Hablas como los chicos de mi escuela cuando creen que nadie les escucha.

-¡HEY!

La indignación en su voz le hace reír, pero puede ver como la expresión de Beetlejuice cambia con la realización de algo, dejándole peligrosamente serio.

-No se las has mostrado a nadie ¿verdad?

-¡¡BEETLEJUICE!!

A Beetlejuice le toma "casi una eternidad" conseguir que a Lydia se le pase el enfado (y le abrace de nuevo).