-Bueno, ¿A donde vamos?-preguntó Mimi.

-¿Tienes alguna idea?-

-No, la verdad no- respondió ella

-Había pensado que podríamos ir al cine y luego a cenar, ¿Te parece?-

-Si esta bien, vamos-

Así se dirigieron al cine, eligieron una comedia romántica, pero si alguien le pidiera a Mimi que la contara ella no sería capaz ya que estaba demasiado ocupada mirando por el rabillo del ojo a Matt, este parecía estar concentrado viendo la película. Después de un rato el paso su brazo por sobre los hombros de Mimi, la miro y le sonrió. Mimi se sentía muy feliz, pero extrañamente vacía, aunque le quitó importancia al asunto. Una vez que la película hubo terminado se dirigieron a uno de los mejores restaurantes de la ciudad, ahí eligieron una mesa junto a la ventana y se sentaron a charlar mientras esperaban lo que habían pedido.

-Dime Mimi, ¿Qué te pareció la película?-

-Emm… Graciosa, creo-

-Si fue interesante, Mimi, ¿Qué hace Tai en tu casa?

La pregunta fue tan directa que la tomó por sorpresa. Además creia que Tai le habría contado a Matt algo ya que eran mejores amigos, aunque después de pensarlo un poco tenía una posible respuesta, pero no habóa forma de que se la dijera a Matt.

-Bueeeno, yo lo invite, Tai ha estado, emm, raro últimamente y pensé que sería lo mejor…-

-Pero me podrían haber avisado y el podría haber venido a casa-

-No lo creo- susurro Mimi mirando hacia abajo. Tai había estado muy suceptible en todo lo referido a Matt desde ese sueño, tal vez por eso no se lo habóa dicho. Lo único que Mimi no entendía era que tenian que ver Matt, Sora y la sombra.

-¿Qué? ¿Dijiste algo?-preguntó el

-Si, es solo que cuando pasó tu todavía estabas de viaje y yo tengo espacio de sobra en casa-

-Esta bien, entiendo, no tienes que darme excusas a mi ya que no somos nada…-

-Todavía- dijo ella guiñándole un ojo

Matt suspiró, era hora de decirle a Mimi lo que pasaba, con esa cita finalmente se había dado cuenta de sus verdaderos sentimientos y ciertamente sentía a Mimi como una amiga y nada mas.

-Mimi, esucha, yo no siento nada por ti mas que amistad-

-¿Eh? Pero, ¿Por qué me pediste que saliéramos?- preguntó Mimi muy confundida

-Yo… no estaba muy seguro de si me gustabas tu o Sora, pensé que podrías ser tu, pero esta cita me ayudo a darme cuenta que no es así, que a la que realmente quiero es a Sora, por favor te pido que me perdones por…-

Matt nunca termino su frase, Mimi no pudo soportarlo mas, agarro su bolso y salió corriendo del restaurante. Empezó a llover. Genial no podía volver así a su casa, tenía que ser fuerte, por lo menos por Tai. Dejó de correr, no sabía donde iba, sus pies simplemente la llevaban , en algún momento, comenzó a llorar , para cuando se dio cuenta había llegado al árbol en el que siempre se escondía Tai. No lo comprendía ¿Era esto lo que sentía Tai? Si era así entonces ahora entendía por lo que estaba pasando su amigo.

-¿Mimi?- Pregunto una voz desde… ¿Arriba? si estaba segura que de ahí había venido, miró hacia arriba y vio a Tai, aparentemente el vio sus lagrimas a pesar de la lluvia por que bajó de un salto del árbol y la abrazó.

-¿Qué pasa? ¿Donde esta Matt?- Preguntó el demasiado preocupado para que le importara la lluvia.

-No quiero hablar de eso- Respondió ella

-Esta bien no tienes que hacerlo- Dijo Tai abrazándola mas fuerte y recordando que el había hecho lo mismo cuando paso lo de Sora, por eso decidió no presionar a Mimi y esperar a que ella quisiera contarle lo ocurrido.

Lentamente caminaron hasta la calle donde tomaron un taxi hasta la casa de Mimi.


Perdonen la tardanza, pero la verdad es que este año no tuve tiempo de escribir nada. Espero que lo disfruten.

Mary