La Mentira del dragón

capitulo 1: regreso a Japón.

Madrid, Sábado 20:00 de la tarde.

Era Agosto, Madrid se sumía en un horrible calor propio de cada verano, algunas personas iban al retiro a pasar la tarde en familia, el parque del retiro es indiscutiblemente uno de los pulmones que dan oxigeno a la capital Española, estos jardines, son un regalo del Conde Duque de Olivares al su majestad Felipe IV entre 1630 o 1640, tiene multitudes de esculturas y fuentes, incluso una de ellas es la única del mundo que esta dedicada al ángel caído, a Satán, pero el más esplendoroso monumento, es el monumento a Alfonso XII con su famoso lago donde la gente va en barcas, lugar de estudiantes, lugar de músicos aficionados que deleitan a paseantes y turistas con sus ritmos frescos alegres o a veces melancólicos, donde se reúnen multitud de etnias, sin duda el mejor sitio del retiro, en uno de sus escalones se encontraba cierta chica Pelirrosa de etnia oriental: llamada Sakura.

Sakura procedía de Japón, se había trasladado a España cuando era una niña con apenas 10 años, su padre era embajador de Japón en España. Ella sostenia una carta en la mano, releyendola, la habia leido ya como 10 veces, y no se cansaba, sobre todo al leer el final de la misma.

siendo así, por sus excelentes resultados en nuestro examen, es usted aceptada en la universidad de Tokio.

- vuelvo a mi país… - susurro Sakura.
- te voy a echar de menos – dijo una voz de un chico, con acento Malagueño.
- ¡Carlos¿Ya estas de vuelta? – dijo Sakura con una sonrisa.
- ¡cómo que ya estoy de vuelta¿ te ha parecio poco? llevo 30 minutos en la dichosa cola¿sabes? Me han cobrado una jodida coca cola el doble¡me debes un euro!
- es un lugar turístico de Madrid – repuso Sakura.
- a mi que más me da, mas bonito es el puerto de Málaga.
- jaja – rio Sakura divertida.
- así que, regresas a Japón.
- así es… ¿y tu?
- me iré mañana a Málaga a pasar unos días con mi familia, y luego regresare, tengo que remover papeles en la Complutense.
- es cierto, yo tendría que partir cuanto antes a Japón…
- en Tokio hay playa ¿verdad?
- si jaja si que hay playa, como en Málaga – señalo la oriental.
- si! – sonrió Carlos- esto es lo que le falta a Madrid, una bueno playa.
- y unos pescaitos fritos – señalo Sakura
- ¡ESO, ESO!

Japón, Tokio, 4:00 de la madrugada.

Un hombre salio volando desde una ventana de una de las oficinas centrales situadas en uno de los barrios más céntricos de la capital, estrellándose contra la acera fría.

- eso te pasa por chivarte a la policía - dijo un hombre de cabellos negros alto y tez pálida. – Haz que retiren el cadáver de la acera- ordenó a uno de sus trabajadores, el hombre obedeció sin protestar llamando a otros compañeros para que le ayudaran, salieron del despacho.

El joven se sentó en su silla de cuero negro contemplando la noche llena de luces de Neón, detrás, el símbolo de su familia, un abanico rojo y blanco estaba pintado en grande como símbolo de su jerarquía autoritaria, así eran las familias de los Yakuza…

- quieres tranquilizarte hermanito – dijo un hombre mas mayor que el anterior saliendo de la penumbra de aquel despacho, acercándose a la luz que ofrecía la ventana, aunque de distinta edad, eran muy parecidos.

- Itachi – susurro el menor. – ¿ya has regresado de Kyoto?
- si, no era gran cosa, ya tenemos la mercancía lista.
- bien… - el joven se levanto lentamente.
- Sasuke… - dijo al fin el mayor. – deberías irte a dormir.
- no tengo sueño.

Itachi sonrió, se acercó al mueble bar situado a la derecha de la mesa de roble maciza, el mueble bar era de mármol negro, todo en aquel despacho era sobrio y realmente caro…
el mayor de los hermanos Uchiha, Itachi Uchiha heredero del clan, saco una botella del mejor Whisky importado de escocia, y lleno dos copas con hielo.

- Toma – ofreció Itachi.
- vaya… mi primer trago con mi hermano mayor.
- que arisco eres, vamos a brindar
- ¿brindar? – pregunto Sasuke levantando una ceja. – ¿por qué?
- por tu entrada a la universidad de Tokio claro – sonrió su hermano.

Sasuke en seguida frunció el ceño.

- ya has vuelto a leer mi correspondencia sin mi permiso.
- oh, lo siento ¿no lo sabias?
- de todas formas no pienso ir.
- ¿por qué? – Repuso Itachi algo molesto – papa y mama fueron y yo fui¿por qué piensas tu que te ibas a librar?

Sasuke sonrió maliciosamente.

- las chicas me conocen, no me dejarían estudiar a gusto, como pasó en el instituto, todas vienen a mi por mi físico y mi dinero, sobre todo por mi físico – dijo Sasuke vanidosamente observando su rostro en el cristal del vaso de Whisky.

Itachi empezó a reírse.

- a mi, me pasaba lo mismo, haz lo que yo hice.

Sasuke volvió a fruncir su ceño.

- no pienso hacer semejante ridículo.
- ¿cual ridículo? Además, pruebas tus habilidades como actor, nadie noto quien fui en mis 5 años de universidad.
- aun me acuerdo de la cara de tontas que se les puso a todas tus compañeras de carrera cuando te quitaste esas gafas enormes, te colocaste el pelo decentemente, y te quitaste esas horribles pecas de mentira. Hacerte pasar por un estudiante friki… solo a ti se te ocurre hermano.

- al menos nadie me molesto y papa me felicito por mi papel.
- si… solo te ha felicitado a ti… - dijo Sasuke con rencor.
- vamos Sasuke, al menos haz el esfuerzo.
- lo pensare, pero esta noche no, he quedado con una chica – dijo Sasuke yéndose hacia la puerta.
- toma precauciones- dijo Itachi
- lo sé, es una de tantas no te preocupes.
- en tu vida de universidad no podrás jugar con las mujeres – sonrió Itachi – ninguna te vera atractivo.
- para eso se invitaron los sábados noche hermano, además, tengo mi propio harén, ni falta que hace.

Era cierto solo con chasquear los dedos, Sasuke o Itachi tendrían a cualquier mujer a sus pies.

UNA SEMANA DESPUES

Universidad de Tokio…- Sakura leyó los Kanjis de un cartel a la entrada, estaba nerviosa, era su primer día, la presentación del curso y los profesores.

- ¡Kuku! – le dijo una voz masculina y risueña tapándola los ojos.
- Naruto deja de hacer el payaso – dijo Sakura haciendo una mueca divertida.
- lo siento Sakura-chan, es que me alegra tanto tenerte de nuevo aquí¡¡¡primita adorada!!!! – Naruto la abrazó.

- Naruto nos vemos una vez cada dos meses no exageres.
- es que España quedaba muy lejos Dattebayo… no me gustaba.
- pues bien te comías la Paella que te cocinaba Maria Luisa.
- ¡Eso es lo bueno que tiene España! – Dijo Naruto rascándose la cabeza.
- tu solo piensas en comer y comer – resoplo Sakura – vamos Naruto, tenemos que ir a la presentación.

La ceremonia pasaba sin muchos contratiempos los nuevos alumnos eran guiados por alumnos de clases superiores enseñándoles las instalaciones, conocer al profesorado… lo mismo de siempre, pensó Sakura.
Sakura y Naruto se juntaron todos sus compañeros de carrera.
Naruto hablaba con todos, siempre había sido el más atrevido de los primos de la Familia, Sakura sonrió.

- ¡¡¡¡Vamos todos a la cafetería Dattebayo!!!!!
- ¡¡¡si!!! – respondieron todos alegres menos una chica de pelo negro y ojos agrisados casi blancos que miraba sonrojada al muchacho.

- ¡eh Hinata¿Te llamabas Hinata no? – Naruto espero que la chica asintiera con la cabeza – venga no seas tímida – la tomo de las manos, a partir de ahora seré tu amigo Naruto

- Na… Naruto… - dijo la chica sonrojada siendo arrastrada por Naruto con todos los demás hasta la cafetería.

Sakura iba a seguir a los demás cuando se dio cuenta que alguien seguía sentado en su silla, no parecía tener intención de seguir a los demás a la cafetería para hacer amigos.
la joven iba a decirle algo pero Naruto la detuvo.

- ne Saku-chan, no te acerques a el, mira que ropa lleva.

El chico en cuestión llevaba unos jeans desgastados, un jersey azul oscuro con la camisa de debajo sacada realmente era un desaliño y nada de buen gusto, el pelo, negro, lo tenia revuelto, y llevaba gafas enormes, seguro que si le quitaban las gafas, no vería ni a tres montados en un burro, en sus mejillas tenia pecas naranjitas que afeaban aun mas su rostro.

- el no es como para mezclarse con nuestro estatus – prosiguió Naruto al ver que Sakura había terminado de analizarle – parece un friki, nunca había visto a uno.

- ¿un friki? – repuso Sakura divertida.
- mira su carpeta, la lleva llena de fotos de animes de ninjas¿no te parece vulgar?
- Naruto no seas así – le reprochó- nunca debes juzgar a la gente por el aspecto.

Naruto Frunció el ceño y grito.

- eh friki¿¿te vienes a la cafetería?? – mientras empujaba a Sakura fuera del aula.
- no – dijo secamente Sasuke.
- vale, no insisto, adiós…

Sasuke espero que las voces de ese rubio y una voz femenina que le reprochaba de algo, se acallaran al salir del recinto, tomó su carpeta y salio del aula, resoplo al ver la soledad de los pasillos. Estos 5 años iba a ser muy aburridos sin su reinado en la clase como en el instituto, ahora le tocaba ser a él, el marginado social.

Luego volvió la vista a su carpeta con fotos de mangas de Ninjas.

- Itachi esta carpeta es cosa tuya – dijo con una gota de sudor en la frente.

Su hermano mayor se la había dado envuelta con papel de regalo antes de salir de casa en dirección a la universidad.

Te será de ayuda para ahuyentar a la gente, era mi mejor arma cuídamela es un recuerdo le había dicho, se la puso al hombro y salio de la universidad.

al salir, no supo ni cuando ni porque sintió un enorme golpe en la cabeza, lo tiro al suelo, al barro, se ensucio todo. Desvió la mirada al suelo vio sus gafas se las puso corriendo y luego recogió un balón de fútbol.

Las risas burlonas de muchos le despertaron de su ensueño.

- ¡eh tu¡El feo! – Dijo una animadora rubia – pasa el balón para que el equipo de fútbol continúe con su partido.
- ¿feo? – repitió Sasuke molesto. Entonces la vio, era Ino, la chica con la que hace una semana se divertía en la cama – ¿Ino?
- ¿eh, me conoces? – Dijo Ino como preocupada y asqueada.
- Ino conoces a este chico – dijo preocupada otra animadora – no sabia que te gustaran los feos.
- ¡que dices! – bufó molesta – ni por asomo me acerco a alguien tan maloliente como este apestoso, seguro que es uno de mis fans¡qué asco!

Ino le arrancó el balón de las manos

las demás animadoras siguieron a la capitana Ino, en dirección al campo de fútbol murmurando cosas entre otras burlas hacia Sasuke, Sasuke frunció el ceño molesto borraría a Ino de su lista de contactos.

Entonces sintió un suave roce en su mejilla, un pañuelo perfumado a flor de cerezo le era restregado por la cara quitándole el barro de la cara.

- que crueles – dijo Sakura en un susurro mientras le limpiaba la cara.

Sasuke miró de reojo molesto a la chica que lo limpiaba, entonces se quedó extasiado.

Su cabello rosa medio largo, le caía por los hombros tenia un pañuelo rojo en el cabello, dos mechones le caían al frente, vestida con jeans desteñidos con un cinturón rojo, el Jean era bajo de cintura, y llevaba un TOP del mismo rojo intenso que el pañuelo, se ajustaba a su cuerpo como un guante, sus ojos verdes jade brillaban de calidez, sus labios con un tinte rosa se veían apetecibles y devorables. Reconoció la voz femenina del pasillo que regañaba a Naruto.

- tu eres la tal Saku-chan – dijo Sasuke aparentando frialdad.
- JAJAJA ¡SI¡Soy la de antes! Siento lo que te hizo Naruto, mi primo es un tonto, y estas chicas fueron muy crueles, no las hagas caso, tienen cara de no haber cagado bien en días, mira como saltan.

Sasuke sonrió divertido.

- gra… gracias – intento parecer tímido, era ahora de lucir sus dotes de actor- estoy acostumbrado, no te preocupes.
- ¡mou! – Gruño Sakura – eso no es correcto, no deberías aguantar eso.
- no importa Saku-chan de veras. – el chico vio la carpeta de Sakura¿acaso iba a irse ya de la universidad? – es temprano ¿vas a salir de la universidad ya Sakura? – pregunto Sasuke pareciendo sonrojado.

- ah, si tengo que ir a la embajada Española a gestionar unos papeles para mi residencia en Japón.
- ¿eh?- dijo sorprendidísimo- ¿No eres japonesa? Pero si tienes rasgos….
- si, si – le corto Sakura- es más, nací aquí, mis padres son de aquí, mi familia es de aquí, pero vivo en España, tengo la nacionalidad española y japonesa al mismo tiempo, ahora vengo a estudiar la carrera a Japón estaré 5 años aquí, y necesito unos papeles que me pido la casera para alquilarme legalmente el departamento en el que vivo.

- ya veo…

Sakura lo miró, se estaba colocando las gafotas enormes pasadas de moda, y todo sucio, aquel tipo era un ser extraño, luego sonrió, en Madrid de esos abundan. Pobrecito, le daba pena, parecía buen chico, miro sus manos, te temblaban, pobrecito tendría frío estaba todo embarrado.

En realidad Sasuke temblaba aguantándose la risa, tendría que ser mejor actor para ganarse la marginación de la clase entera, la verdad es que le daban ganas de quitarse el disfraz, decirla a Ino que no le llamara más y tomar a esa muñequita que tenia delante en su limusina y hacerla cositas varias, como siempre había hecho, seguro que Sakura le diría que si al verle como es en realidad, nadie, ninguna mujer, le había negado el favor de su cuerpo.

- tu nombre es… - dijo Sakura
- Sasuke
- Sasuke, debes de tener frío- dijo colocando sus manos calidad en las mejillas pecosas del joven¿puedo hacer algo por ti?
- Sakura, no te preocupes, gracias eres muy amable, me iré a mi casa para cambiarme.
- ¿donde vives? – pregunto sonriente la joven.
- en el centro.
- ¿quieres que te acerque en mi coche?
- oh, no gracias, puedo irme en tren, gracias de todas formas, nos vemos mañana Sakura.
- Ok Sasuke-kun, cuídate.

Sasuke doblo la esquina de la universidad, allí una limusina negra le esperaba, con la ventanilla de atrás bajada discretamente, dentro estaba Itachi.

- que tal te ha ido marginado.
- muy bien – dijo Sasuke subiendo al auto, al cerrar la limusina empezó a Andar.
- ¿y bien? – dijo Itachi quitándose elegantemente sus gafas de sol de Dolce & Gabanna
- me tienen marginado, se han reído de mi¿contento?
- no del todo – frunció el ceño Itachi – me estas llenando la limusina de barro.

Sasuke sonrió y se recostó mas aun en el asiento de cuero

- tomare tu limusina mientras limpien la mía – le dijo Itachi
- Hermano te tengo que pedir un favor.

Itachi lo miró con curiosidad.

- quiero que busques información de una persona
- ¿ de quien?

Sasuke rebuscaba la lista oficial de nombres de su clase y los horarios de clase en su carpe-Ninja.

- aquí esta, Haruno, Sakura Haruno
- ya empezamos – dijo Itachi cruzándose de brazos – una chica.
- no es lo que piensas Hermano. Es que esa chica es la Única que se ha preocupado por mí y quiero agradecérselo de algún modo…
- no hace falta que investigue nada, se quien es esa joven, por el apellido.

Sasuke le miró con curiosidad medio sonriendo.

- ¿y?
- Sakura Haruno, Hija del embajador del Japón en España llevan viviendo allí hace muchos años y el embajador hace muy bien su papel no hay motivo para jubilarlo de ese país Europeo, su hija ha venido a nuestro país a acabar sus estudios, por lo que he deducido ahora. Pero te recomendaría que te alejaras de ella.
- ¿por que?
- no has conocido a un chico llamado Uzumaki Naruto…
- si, ese idiota – recordó Sasuke. – es el primo de Sakura.
- si, la hermana del padre de tu amiguita – recargó la palabra amiguita con sorna- se caso con Minato Uzumaki…

Sasuke se sobre salto, claro! De algo le sonaba ese apellido.

- ¡el jefe de la policía de Tokio! – dijo Sasuke al fin.
- asi es. – Itachi golpeo con su dedo índice en la frente de Sasuke – es mejor que no te juntes con personas próximas a la policía y menos si eres un mafioso Yakuza que traficas con cocina y demás sustancia, que recolectamos dinero de las tiendas para no destrozarlas y que sigan en nuestro territorio, que…
- vale lo he entendido, no soy estúpido, pero enamorar a la sobrina del jefe de policía, estar y moverme entre ellos sin que ellos me descubran seria una genial actuación padre, de seguro me felicitaría.
- estas equivocado Sasuke.
- ¿no me felicitaría?
- no, digo que estas equivocado, si eres un estúpido, de marca Mayor.

Sasuke se cruzó los brazos molesto y desvió su mirada a la ventana del auto, casi llegaban a la oficina central, al llegar fueron a recibirlos varios yakuza en traje negro con paraguas para alejarles del potente sol, cuando entraron al edificio la recepcionista se levantó para recibirles con una reverencia.

- Señorita Tetsuko – dijo Sasuke pasando por su lado sin mirarla.
- ¿si amo?
- por favor, si llama la señorita Ino, dígala que ya no me interesa y que no me moleste.
- si señor.

Itachi sonrió.

- ah, envíele Flores a Haruno Sakura en nombre de Sasuke… Kaminawa, Sasuke Kaminawa.
. si amo… ¿pero donde vive?
- eso debes de adivinarlo tu, Tetsuko.
- si señor, no se preocupe.
- cuando tenga la dirección, hágamela saber para tenerla en mi listado, y páseme una carta para mandársela con las flores.
- si señor
- y, quiero que sean Rosas Rojas como la sangre quiero 12 en total bien adornado.
- si señor

Sakura terminaba de llenar los armarios de su departamento de estudiante con la ayuda de Naruto.

- ¡gracias primo!
- de nada Saku-chan es una alegría tenerte de vuelta.

el horno sonó con un ligero timbre.

- el pollo ya esta hecho – dijo Sakura.
- ¡que bien! – Gracias por invitarme a comer Saku-chan
- de nada, gracias a ti por ayudarme.

Ambos pusieron, tenedores, vasos, los platos con la comida, Naruto se puso cómodo y encendió el televisor.
la tranquilidad de ambos no duro mucho al sentir el timbre de la puerta, Sakura se levanto y fue a abrir, Naruto la siguió.

al abrir lo primero que vio Sakura es un hermoso ramo de rosas rojas, rojas de un color intenso, embobada luego paso a mirar al repartidor, que la assuto sobremanera, mas bien parecía un guardaespaldas, vestía como un Men in black, era alto y ancho.

- ¿Haruno Sakura?
- si… soy yo.
- esto es para usted.

el hombre se dio media vuelta para irse.

- oiga – dijo Naruto – no tiene que firmar un ''recibí conforme''
- ah, se me olvidaba – dijo el hombre sin ninguna emoción en su cara. – firme aquí.

Sakura firmo el papel dudosa, el hombre le dio su copia y se marcho.

Sakura pasó al departamento con el ramo de rosas.

- WAAA SAKU-CHANNN YA TIENES ADMIRADOR!!!!
- de quien sera…

rebuscando encontraron una carta entre las rosas con un lazo rojo. Sakura lo abrio y leyo la carta en voz Alta.

Querida Sakura:

muchas gracias por ayudarme esta mañana, realmente te lo agradezco eres la primera persona que me ayuda en toda mi vida, la verdad es que siempre he aguantado esas burlas que viste, seguramente me hubiera echado a llorar si no fuera que, gracias a tu pañuelo me reconforté, eres muy buena persona, y, quería agradecértelo con este humilde presente, no sabia que regalarte y creo que flores es algo acertado ya que tu misma eres una flor, en medio de esa selva de malas hiervas que es la universidad de Tokio, siempre elitista y exigente, muchas gracias Sakura, espero que seamos amigos de ahora en adelante, perdón si tengo mala letra, me pongo nervioso cuando intento hacer amigos, en serio: gracias Sakura.

Con toda mi amistad:

Kaminawa Sasuke.

KAWAIIIIIIIIIIIII – dijo Sakura dando saltitos
- Sakura pero ese tipo ¿de dónde saco tu dirección?
- que importa, me mandaron flores¡¡¡nunca me habían mandado flores!!!! KAWAIIII

Sakura se fue corriendo a buscar un jarrón con agua para sus rosas, Naruto frunció el ceño.

Sakura le animó.

- vamos Naruto, seguro mi dirección la saco de los archivos de la universidad, tu mismo dijiste que era un friki, seguro que se pasa el día en el ordenador y es un experto hacker, quiso agradecérmelo y punto, que chico tan amable y educado, como el, hay pocos ya.
- ¿y el tipo raro parecido a Will Smith?

- seguro que era un amigo suyo friki igual se gasto todo el dinero en las rosas.
- bueno, si te gusta creer eso… - Naruto lo pensó y luego sus tripas sonaron – bueno que mas da, a comer vamos a celebrarlo TTEBAYO!!!

CONTINUARA

espero que les haya gustado mi nuevo fic, y me dejen sus reviews onegai! os amo. byee