"Simplemente incompatibles".

los personajes de el Avatar no me pertenecen sino a Nickelodeon; ademas de que habrá personajes inventados por mi y sólo katara y zuko hablaran en primera persona.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Katara

Ya han pasado 5 años desde que la guerra termino; aang aprendió el fuego control siendo ese su pase a la victoria; después de eso, nos separamos, cada uno se fue a su respectivo hogar, pero aun así seguimos en contacto, claro que no es como antes.

Mi hermano sokka ahora se encuentra con suki y las demás guerreras kioshi; al parecer le pedirá matrimonio; Toph apenas hace un año decidió volver con sus padres, y aang se fue con ella.. ¿Qué raro no?..

Nuestros demás amigos están en sus casas descansando, o eso es lo que creo; mientras que yo, después de que cada persona volviera a su nación natal fue solicitado un embajador de cada una y, yo soy una de ellas, tanto de la tribu agua del norte como la del sur; ahora debo partir a una reunión o algo así en el reino tierra.

-oh querida, te voy a extrañar-decía una señora de avanzada edad frente a su querida nieta

-no es para tanto Gran Gran, es solo por una semana- le conteste a mi anciana abuela mirando un poco hacia abajo, pues pasando el tiempo crecí y estaba un poco mas alta que ella

-bien, pero esta vez me tienes que prometer que regresaras con una decisión sobre la petición de la tribu agua del norte-dijo poniendo cara de seriedad

-jaja, no creo poder prometerte nada ya que estaré un poco ocupada, pero are lo posible-

-jejejejee-fue la única respuesta que obtuve ante mi "promesa"-de acuerdo, es hora de partir-fue lo que dijo Gran Gran viendo el barco a mis espaldas que esperaba por su ultima pasajera; le dirigí una sonrisa a mi dulce abuela, dándome un abrazo ella al mismo que me regresaba la sonrisa.

Me di media vuelta y subí al barco, viendo por última vez mi tierra natal.

Ya habían transcurrido media semana, y la tierra ya se asomaba al horizonte; en cuento baje del navío, ya se hallaba servidumbre del palacio esperándome.

-vamos señorita, suba al transporte por favor-me dijo una chica aparentemente mas grande que yo; en el transporte solo iba yo y mis cosas, las personas que lo movían eran cuatro jóvenes sorprendentemente marcados.

Poco tiempo después llegamos al palacio donde fue llevada hasta mi dormitorio, donde ya me esperaban 2 chicas listas para ayudarme a cambiarme y arreglarme puesto que el evento seria esa misma noche.

-disculpe señorita katara, pero ya es momento de que salga al gran salón-dijo una joven de pelo negro, piel blanquecina y ojos cafés desde la puerta de mi habitación.

-esta bien, ya he terminado-fue mi contestación, y después de eso, baje.

El salón, como su nombre lo dice, era grande y en esos momentos se encontraba de lo mejor adornado, había mesas por doquier y como centro de ellas se encontraba una figura con los emblemas de las 4 naciones; en el momento que yo entre ya se encontraba varia gente ahí, era pura gente de alto nivel, como reyes de otros lugares y sus familias y entre ellos, los embajadores de dichos lugares que se encontraban platicando entre si y bailando con la suave música que se tocaba en esos momentos; pronto vislumbré una mesa sola, un poco alejada del bullicio, y ahí me senté; después llego un joven sentándose en la silla sola enfrente de mi, presentándose como el hijo del rey que proporcionaba esa fiesta.

-señorita katara?-me pregunto la joven que antes se había encargado de llevarme a la fiesta cuando me vio escondida atrás de un gran pilar, posicionada de una forma que nadie me viera-pe-pero señorita katara que hace aquí?!-dijo cuando paro en seco pasando en frente de mi

-pues, ya ves, solo estoy admirando la..la-dije mirando a la chica separándome del pilar, sorprendida por la joven

-mirando …-continuo la chica haciendo un movimiento con su mano pidiéndome "prosigue"

-mirando.. la.. pared-dije rápidamente cuando vi una pared donde se encontraba una salida

-una pared? Ha dicho?-contesto algo confundida

-sip, y justamente voy para alla, así que me tengo que dirigir hacia alla- camine hacia la salida que había visto antes alejándome de la sirvienta, dejándola confundida y trastornada.

Camine a paso literalmente rápido, por lo que seria una salida a las calles del reino tierra; solo miraba hacia atrás procurando no ver al joven que, anteriormente, me seguía.

Y, por estar "huyendo", no vi que, enfrente mío, venia una persona con la misma rapidez que yo y al parecer, esa persona tampoco se había dado cuenta de mi y, sin previo aviso, chocamos, yo perdí el equilibrio, supongo que fue por la fuerza del impacto.

Zuko

Iba tarde, llevaba mucha prisa, por lo tanto iba a paso rápido, incluyendo lo poco que se encontraba el lugar por el que me encontraba; faltaba poco para llegar a la entrada cuando, sin poder anticiparlo, choque con alguien, inmediatamente mis sentidos se posaron sobre la persona que estaba enfrente mío y pude vislumbrar, a pesar de la poca iluminación, que era una joven, ella estaba apunto de caer por el impacto cuando, por inercia, estire uno de mis brazos y la tome por la muñeca para impedir su caída.

Katara

Estaba a punto de caer y mis sentidos se habían tapado por completo, estaba segura que caería al suelo en cualquier momento, cuando, de la oscuridad, salio una mano que me tomo por una de mis muñecas con fuerza y como acto seguido, con su otra mano libre, me tomo por la espalda para sostenerme, haciendo que me incorporara; teniendo yo los ojos serrados, consecuencia de las reacciones ante la posibilidad de una caída.

-mu-muchas gracias-dije cuando sentí estar parada correctamente y, aun, con los ojos cerrados.

-no fue nada-fue la respuesta que recibí ante mi agradecimiento.

- … esa voz yo la conozco- me dije a mi misma e inmediatamente de pensar de quien podría ser esa voz abrí mis ojos; fue inimaginable; era él.

Zuko

No sabia en ese momento quien era, pero, al momento de ayudarla a ponerse de pie me resulto familiar.

-no fue nada-conteste cuando la escuche agradecerme, lo que me hizo sospechar mas sobre su identidad, y, al escuchar su voz la reconocí, aunque eso no fue lo que me confirmo.-katara?-le pregunte esperando que fuera ella.

-s-si, soy yo-dijo ya con los ojos abiertos como platos mirándome.

Sus ojos fueron los culpables de reconocerla, a pesar de su exuberante vestido que estaba tapizado de muchas tonalidades de azul, lo cual, hacia que sus hermosos ojos grandes y azules sobresaltaran sorprendentemente, incluyendo un escote no muy grande pero justo para ella, haciendo que me pareciera como una diosa en cuanto la reconocí, provocando en mi una reacción que no tenia desde hace mucho tiempo, yo solo me limite a admirar lo hermosa que se encontraba y en lo crecida que se hallaba.

Katara

No podía creerlo, era él; después de tanto tiempo volvía a verlo, volver a ver esas facciones de su cara, que, recordaba a perfección.

-zuko?-le pregunte al hombre que se encontraba frente a mi, era mas alto y mucho mas fornido, mientras que sus ropas eran como una armadura de su nación provocando en el una presencia imponente, pero para mi era perfecto, para mi era el mismo de antes, solo que ahora su cuerpo y su rostro se había afinado.

-si-me contesto igual que antes, aunque su voz se había hecho mas grave-y se puede saber porque corrías de esa forma?-me pregunto después de un silencio no-deseado.

-bueno, digamos que estaba huyendo-

-huyendo?-repitió extrañado-de quien?-

-de una per..-fui interrumpida por el hombre que hace momentos antes estaba conmigo.

-oh, por fin te encuentro katara-me dijo un joven de la misma altura que zuko, pero este en lugar de pelo negro era castaño claro, mientras que sus ojos eran cafés oscuros, tenia rostro fino, además de un cuerpo escultural, pero su personalidad derrumbaba la apariencia del príncipe del reino donde me encontraba.

Zuko

-disculpa, creo que aun no nos conocemos-dije dirigiéndome hacia el chico que había llegado tan de repente buscando a katara; y le extendí una de mis manos, ofreciéndole un saludo, aunque, no supe porque.

-eh; mucho gusto-contesto viendo primero mi mano, y, posteriormente, el estiro una de sus manos también.-soy el príncipe del reino tierra, tensú, y tu eres ..-

-zuko, príncipe de la nación del fuego y embajador de esta-

-oh, pues bienvenido-me dijo con una sonrisa

-disculpa, tensú, me podrías dar unos momentos a solas con la señorita katara-

-es-esta bien- y con ello, se retiro.

-era por el que "huías"?- le pregunte después de haber visto al hombre ya a gran distancia.

-si la verdad es que si-y cuando me contesto pareció enfadada por el príncipe del reino que visitábamos, lo cual me causo mucha gracia- la verdad no le ayo la gracia-me dijo al escuchar mi risa sofocada

-si, bueno, será mejor que entremos, nos esperan-y como acto seguido, caminamos hacia la entrada.

Ya en ella nos separamos, yo tenia cosas que arreglar; además de saber quienes eran los representantes de las naciones; la embajadora de el reino tierra era toph, pero al parecer llegaría hasta mañana en la mañana, mientras que aang, por lógica, era el de los nómadas del aire, y yo, de la nación del fuego, y de las tribus agua, era ella, aquella morena que había combatido junto a mi hace ya tiempo atrás, era embajadora, y eso significaba que la vería mas seguido.

Katara

Era ya tarde, y ya no se encontraban invitados en el palacio, así que me retire al cuarto que se me había asignado anteriormente para dormir. Ya adentro de ella, estaba lista para acostarme a descansar, llevaba un pijama de seda, me llegaba antes de las rodillas junto con un escote que dejaba ver un poco mis pechos. Estaba por acostarme cuando tocaron a mi puerta; me levante y gire la perilla, y ahí estaba la chica que momentos antes me había acompañado a la fiesta.

-señorita-dijo cuando abrí la puerta

-si, dime-conteste extrañada

-señorita, ha llegado toph al palacio y le busca-

-toph?, pues dile que venga, la esperare aquí-le conteste después de captar la información

-si-y con esto se retiro, yo cerré la puerta y me senté enfrente del tocador para alisarme el cabello. Al poco tiempo que la joven se había ido volvieron a tocar la puerta, pero antes de que yo siquiera me levantara ya había entrado toph.

-hola princesa caramelo-dijo en cuanto cerro la puerta tras de si y yo me puse de pie.

-hola toph; que no llegarías hasta mañana?- le pregunte extrañada por su llegada tan temprana.

-si, bueno aang no quería seguir por mucho tiempo en el barco así que pidió que el barco fuera toda maquina y por eso llegamos mas pronto, además de que no esta muy lejos de donde andábamos-

-¿andábamos?, pues en donde andaban- le pregunte ahora sentada en mi cama

-pues con mis padres, después de todo tenia que verlos-me dijo tratando de ocultar el gusto que le había provocado ver, o, mejor dicho sentir a sus padres de nuevo

-aah, así que tu y aang fueron a ver a tus padres eh-dije con picardía, y como era de esperarse ella se dio cuenta

-que es lo que estas pensando princesa caramelo!-contesto casi gritando

-pues, que si fuiste a ver a tus padres junto con aang es solo para una cosa no es así-le conteste ya en mi tono habitual, pero ella no me contesto, por lo que proseguí-te vas a casar cierto-

-si..eh..bueno..yo..-no sabia que contestar, después de tantos años ella nunca había vacilado, y esta era la primera vez que lo hacia

-no es para avergonzarse, además ya eres toda una mujer-y a decir verdad lo era, había crecido bastante, era casi de mi estatura y su cuerpo se había desarrollado, era de complexión delgada y su cara se había afinado, dejando crecer su cabello que ahora le caía hasta los hombros, en pocas palabras era hermosa.-y bueno, cuando va a ser-le dije finalmente después de observarla por un rato.

-aun no lo sabemos, pero ya sabemos quienes serán los invitados-contesto relajándose un poco, tomando asiento en la silla del tocador

-oh ya veo-

-y sokka..-me pregunto después de ver que no tenia mas que decir

-pues esta con suki; le va a pedir matrimonio-

-enserio, en ese caso tendremos que invitarla a ella también-

-si ya lo creo-

-y tu con quien vas a ir-me pregunto con curiosidad la maestra tierra

-yo, con mi orgullo seguramente-le conteste riéndome

-que te parece tensú-

-no lo vuelvas a mencionar-la fulmine con la mirada, y aunque fuera ciega ella supo que me había molestado

-mmm, en ese caso a el príncipe agri-dulce -

-quieeen?- le pregunte con una gran de mueca de quien estas hablando, aunque suponía de quien hablaba

-pues zuko, quien mas-

-ja! Si como no-

-vamos, además es un príncipe igual que tensú-

-¿Por qué pienso que te estas burlando de mi?-

-jajajajajaja-

-si, lo estas haciendo-conteste arrugando mi cara por su burla

-hay que tiene de malo-

-por una buena razón-

-así, y se podría saber por cual-

-el es fuego, yo soy agua…-corte la frase, creía que ella lo sabría

-y ..- no lo había entendido

-pues somos simplemente incompatibles-

-hay por favor! Esa no es una razón-y diciendo esto se paro de la silla y se dirigió a la puerta, y sin despedirse, se fue.

En cuanto se fue yo me acosté en mi cama y me dispuse a dormir, presa del cansancio, antes de caer profundamente en mis sueños repetí-..simplemente incompatibles..-

Zuko

Estaba muy agotado, lo único que quería era descansar cuando, sin previo aviso, aang había entrado a mi cuarto.

-hola zuko-dijo con su habitual alegría

-h-hola-conteste impresionado por su llegada quitándome el sueño que tenia

-vaya como estas-

-m-muy bien ..-

-.. porque esa cara de asustado-me pregunto al ver mi rostro impresionado

-pues que no llegarías hasta mañana-

-si, pero apresure un poco las cosas-

-oh-

-pude haber llegado a la fiesta, pero todas esas personas no me dejarían solo ni por un momento-me dijo el avatar con una expresión de cansancio en su rostro ya masculino a como lo había conocido; su cuerpo de niño había crecido bastante y se había vuelto un hombre fornido, su rostro se había vuelto mas marcado y rectangular, era "guapo", como lo mencionaban las jóvenes que buscaban a toda costa que el fuera su esposo.-

-bienvenido a este mundo-le conteste desde mi cama acostado volteando la cabeza hacia la silla que el ocupaba

-como si tu ya estuvieras acostumbrado-me reprocho inmediatamente; a pesar de que el ya tenia su cuarto listo quería hablar conmigo.

-bueno no, pero además tu, por lo visto, llegaste muy bien acompañado-agregue a la conversación, quitando el incomodo silencio.

-eh? A que te refieres-

-pues que llegaste con la maestra tierra; y por lo que me han dicho, ella será tu futura esposa-dije por el simple hecho de que estaba seguro que eso lo enojaría, aunque lo dicho no era verdad; o eso creía yo.

-ah!, si, venimos de la casa de sus padres para arreglar lo de la boda..-

-QUE!!!!- no había logrado mi cometido; y la respuesta había hecho que me levantara de la impresión.

-….-una sonrisa fue la respuesta que obtuve

-..y supongo que tengo que ir-

-pues si, eres nuestro amigo..-esta vez a el le toco levantarse de su asiento

-aggg, esta bien-conteste con desdén

-puedes llevar a alguien ..-me dijo al ver mi rostro de enfado

-si como no, llevare a mai si mi hermana no quiere-conteste sarcásticamente-..¿Acaso estas haciendo esto para molestarme?-

-no, solo que te verías menos amargado-

-..este es un complot..¬¬ -

-jajajajaja claro que no-fue la única respuesta a mis palabras

-pues entonces a quien sugieres que lleve-dije casi gritando por la desesperación

-pues no lo se, mis opciones las acabas de mencionar y al parecer no son de tu agrado-

-ja-ja que chistoso-dije levantando una de mis cejas

-oh puedes llevar a katara..-

-BASTA!!!; ya discutiremos eso después!!-conteste con un grito; estaba cansado y la esa propuesta me había llegado de improvisto-ahora, si me disculpas, mañana tengo muchas cosas que hacer y necesito descansar-

-esta bien..-y con esto, se levanto de la silla y salio del cuarto. Después de ver que el saliera me recosté de nuevo en la cama y me dispuse a dormir.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

espero que les alla gustado .. acepto comentarios y gitomatasos tambien XD .. porque no .. :P