Disclaimer: I dont own FMA...damn it.


"Ironía"


Los años se fueron, llevándose consigo horribles recuerdos y un triste pasado, trayendo al mismo tiempo un futuro brillante y una vida feliz, tranquila y normal. Años que al pasar vieron a los hermanos Elric convertirse en adultos y formar dos hermosas familias.

Era viernes, día en que se reunían. Hacia una serena tarde de primavera y los hermanos charlaban en el patio trasero, sentados en un par de sillas bajo el árbol de cerezo que dejaba caer pétalos rosados cada vez que el viento soplaba.

Ninguno tenia mas de 28 años y hasta ahora la vida les había jugado bien volviéndolos hombres muy apuestos.

Recordaban aquel día en que por fin lo habían logrado, el final de su viaje y un nuevo comienzo.

"...La primera vez en 5 años que pude haber dormido y de la emoción fue lo único que no hice." Dijo Alphonse riendo.

"Pues yo no puedo creer que aun conserves esa vieja armadura."

"Extraño ¿no?, pero no podría deshacerme de ella."

"Mhm...jajajaja, un bonito recuerdo de tu faceta como hojalata andante." Se burló Ed.

"¡Hermano!"

Ambos callaron por un instante para luego empezar a reír tontamente.

"...¿Tu conservas tu automail, Ed?"

"¿Es broma?, ¡Winry me lo quito hace años!, y quien sabe que habrá echo con ellos, deben estar bajo llave en exhibición o algo así, típico de ella, ya sabes."

"Ya veo..." Respondió, una gota de sudor se deslizó por su frente. "Hace tiempo que no viene para acá."

"Ni nosotros para allá, seguro que tiene mucho trabajo, habrá que llamarla algún día de estos, ¿no?"

"Si...-

-¡SLAM!-

Voltearon de pronto al escuchar la puerta principal; pequeñas risitas se aproximaban corriendo. Tres rubiecitos salieron de pronto.

"¡Papi!" Una blondita se lanzó a los brazos de Edward, quien la alzó para recibir un abrazo, besó su cabeza y la sentó en sus piernas.

Tras ella venían su hermano y su primo.

El mayor de ellos era el pequeño Edward, de 5 años; que, por razones obvias llevaba el nombre de su padre, y con orgullo, he de agregar. Eran idénticos en cada aspecto y sentido. Si algún parecido con su madre debía ser mínimo.

Luego estaba Andrew, un pequeño sin duda tierno y amable de 4 años; cabello rubio oscuro como el de Alphonse, pero había heredado los ojos verdes de su abuela Trisha, cosa que a su padre y a su tío hacia muy felices pues se las recordaba mucho.

Y al final, un par de meses menor que Andy, la dulce y sin embrago ruda de Emily. Felinos ojos dorados, bastante penetrantes para una niñita. Llevaba su cabello en una media cola recogida con un gran moño rojo y su largo pelo lacio terminaba en caireles tan dorados como sus ojos.

Adorable la mayor parte del tiempo, pero cuidado con hacerla enojar.

El par de niños de acercó; Edward se percató de que su hijo venia con un ojo morado, se llevó la palma a la frente con frustración y Al rió por lo bajo. Oootra vez...

"¿Y ahora?" Preguntó severamente.

El blondo bajo la cabeza e hizo un pucherito.

"Sabes que tu mamá se va a enfadar..." Dijo suspirando con un aire de resignación y se rascó la cabeza. " ... como siempre dirá que es mi culpa..."

Observó a su papá con ligero arrepentimiento y dibujó una tímida sonrisa. "... pero yo gané."

"...menos mal." Respondió con algo de sarcasmo mientras se cruzaba de brazos. Sintió un jaloncito en el cuello de su camisa y desvió su atención hacia Emily.

"Papi..."

"¿Si?"

"...Mi hermano se peleó con ese niño porque me estaba molestando..." Explicó la niña.

"Y es que así es como él resuelve sus problemas." Rió Andrew y el pequeño Ed le sacó la lengua.

Al miro a su hermano. "No se que me recuerda" Dijo en un suspiro y rió levemente.

Edward solo sonrió con algo de nostalgia recordando su infancia...recordando su pueblo, la ciudad era tan diferente. Ansiaba volver durante las vacaciones.

Le dio a su hijo un cariñoso coscorrón haciéndolo reír. " Fue muy gracioso cuando Emily lo golpeó porque lo hizo llorar."

Ed se desconcertó y miró a su hija. "¿¡Tú también?!"

"¡Si, era un maldito bastado y había que patearle el trasero!" Exclamó la pequeña llevando un puño al aire, su padre la miró perplejo y su tío intentaba no reírse.

Dejó caer su cabeza de lado, sus hijos eran tan... como él. Del mismo modo que su sobrino se parecía a Alphonse, siendo así la situación, era algo más para bien que para mal en realidad.

"Pero estoy muuuuy contenta." Anunció de la nada.

"¿Por?"

"Porque nuestro salón hará una obra, ¿verdad Andy?"

"Si, se llama...mmm... ah si, El Mago de Oz."

"¿Enserio?" Preguntó Alphonse interesado, su hijo asintió con la cabeza. "Y nos tocaron dos de los personajes principales."

"Yo soy Dorothy." Interrumpió Emily.

Edward rió y dijo. " No, tu eres Emily." Bromeó con ella, haciéndose el que no había entendido y presionó el dedo índice contra la narizita de su niña.

Ah, que tonto era su papá. "Jijijijiji, noo...voy a ser Dorothy en la obra... jijijiji."

"Ahhh..." Respondió exagerando la voz.

Después, el ojiverde exclamó con una gran sonrisa. " Yo seré el hombre de hojalata!"

Su padre solo lo miró en silencio con gran desconcierto. Edward volteó hacia el y comenzó a reírse a carcajadas... que ironía.

"FIN"


Bien, ese fue un pequeño Oneshot que me vino a la mente el otro día en uno de mis ratos de ocio, jeje, el ocio no es tan malo después de todo. Estaba en clase y decidí ponerme a escribirlo ya que de todos nunca entenderé la física. Y bueno, no se especifica ni la esposa de Ed ni la de Al, así que, fangirls, siéntanse libres de fantasear con la idea de que esas son ustedes. Aunque Edward es mío, claro.

Bueno, ojala les haya gustado, y si así fue, no se olviden de dejarme un review. Si no, pues no.

Se cuidan muchísimo.

Atto. Priscy_Elric