Hola, bueno muchos de ustedes me pidieron continuación de un Halloween de confusión, así que aquí esta, es mi primer Shadamy, espero que les guste. Para los que no leyeron mi primera fic, sólo búsquenla, es un one short, así que es sólo de un capítulo, como sea espero que les guste X3!!


DaRk LoVe

Ya había pasado cuatro meses después del incidente de halloween, ella no había besado a Sonic esa noche… había sido a alguien más, alguien que no pensó que llegaría esa noche, no podía creer lo sucedido, incluso lo vio en las fiestas navideñas mas sin embargo él no pareció tener reacción alguna cuando la vio, pero ella por otra parte sintió como sus mejillas se tornaban un poco rojas al verlo ahí, sintió de nuevo sobre sus labios aquella calida sensación, ese beso que se quedo marcado en sus labios y que a pesar del tiempo aun no se había borrado.

-¡Amy!- llamó Cream.

-Lo siento Cream, me distraje…. ¿qué me decías?-

-Te preguntaba ¿si le darías algo a alguien por el día de San Valentín?-

-¿A alguien?...-

-Si, a Sonic le gustan los dulces- dijo sonriente la conejita.

-¿Sonic?... a claro, Sonic…, bueno este año talvez no le de nada…- dijo desinteresada la eriza.

-¡¿Qué?!- gritó sorprendida la coneja. -¿Amy te sientes bien?-

-Sí, ¿por qué?-

-Porque estamos hablando de Sonic, tu gran amor, ¿y para este día no le darás nada?… es decir, eso es algo raro en ti…-

-Él nunca me da nada, ¿por qué debo yo de darle algo?- habló la eriza en un tono molesto.

-Supongo que tienes razón…-

Amy y Cream siguieron su camino hacia la casa de la pequeña coneja, el camino fue bastante silencioso, después de esas últimas palabras Amy no volvió a decir nada, su mente parecía estar perdida y parecía que por periodos un leve sonrojamiento se apoderaba de sus mejillas, a Cream le parecía algo extraño en ella, eso sólo sucedía cuando Amy pensaba en Sonic, pero por lo que parecía esos pensamientos habían sido sustituidos por otros nuevos… seguramente de alguien más…

-¡Mira Amy!- exclamó Cream. -Son Rouge y Shadow-

Amy abrió sus ojos completamente viendo al erizo negro y la chica murciélago caminando en dirección hacia ellas y por lo que parecía, estaban discutiendo.

-¿Por qué no?, ¿qué tiene de malo?-

-Hmp, sólo lo haces para ver a ese equidna…-

-¡Claro que no!, lo que hago se llama diversión, algo que por lo que se ve tú aun no conoces- respondió la chica murciélago.

-Señorita Rouge, Señor Shadow, ¡Hola!- Exclamó Cream yendo hacia ellos.

-Hola Cream… ¿qué haces por aquí sola?- dijo la murciélago sin percatarse de la presencia de Amy.

-Estoy con Amy, ¡Amy ven!- dijo la coneja llamando a su amiga que se había quedado un poco atrás.

Shadow por su parte sólo levantó la mirada para ver a la eriza caminar lentamente hacia ellos; la luz de los rayos del sol en el horizonte le daban a Amy un aspecto casi angelical, con sus ojos de color esmeralda reflejando una mirada soñadora, su pequeña sonrisa que la hacia ver inocente y el poco viento que había esa tarde hacia que sus púas se movieran lentamente, como si danzaran con el mismo.

-Amy hoy te ves muy hermosa- citó Cream de una manera casi soñadora.

Amy solo le dio una leve sonrisa y miro al erizo que parecía estar perdido en sus pensamientos y mirando fijamente hacia otra dirección.

-Eso me recuerda, habrá una fiesta este 14 de febrero en la casa de Shadow, ambas están invitadas- dijo Rouge con una sonrisa.

-¡Qué!- habló el erizo negro molesto -¡¿De qué hablas?!-

-De que es hora de divertirnos, deseo salir a bailar un poco, además desde la fiesta de Amy no nos hemos divertido como se debe-

Ambos erizos se vieron a los ojos por un instante, Amy se sonrojo al recordar de nuevo lo sucedido mientras que Shadow sólo les dio las espalda.

-No- habló fríamente el erizo negro.

-¿Por qué no?- preguntó molesta Rouge.

-Si piensas hacer algo por mi no hay problema, sólo no me metas en eso-

-¿Por qué no?, en la fiesta de Halloween me dijiste que te divertiste, exceptuando de que tú y Sonic tuvieran el mismo disfraz esa noche, me dijiste que la habías pasado bien, está fiesta no es de disfraces así que no le veo el problema- habló Rouge

Shadow se volteó rápidamente al escuchar a Rouge hablar, su cara era una mezcla de sorpresa y enojo.

-¡Yo dije que fue interesante y…!-

Shadow vio a Amy que tenía la mirada en el suelo y su cara parecía estar roja, Shadow no pudo evitar sentir como sus mejillas se enrojecían por el comentario de Rouge y por la reacción de Amy.

-…. ¡Jamás entenderé a criaturas como ustedes!- gritó molesto.

Shadow se dio la vuelta y regresó por donde había venido a paso apresurado, Rouge y Cream solo lo observaron hasta que desapareció en una luz verde.

-¿Y ahora qué le pasa?- dijo Rouge confundida.

-Se miraba molesto- dijo preocupada la conejita.

-Él siempre se mira así, así que no te preocupes, bien si no se puede en la casa de ese erizo malhumorado será en la de Tails- dijo Rouge muy confiada.

-¿Él ya acepto?- preguntó desconfiada la conejita.

-Aun no, pero lo hará cuando hable con él, lo haría en mi casa pero es demasiado pequeña-

-Estoy segura de que Tails accederá- dijo sonriente la conejita.

-Pero lo haría más si tú se lo pides- dijo Rouge con una sonrisa.

-¿Por qué yo?-

-Eres su amiga, en cambio yo no, por favor Cream…-

-…Está bien, ya que es para divertirnos…-

-Bien, vamos- dijo la chica murciélago jalando de la mano de la coneja.

-Pero Amy…-

-No se preocupen por mi, yo debo de hacer cosas en casa, las veo después-

Amy solo las despidió con la mano y siguió su camino sin poder dejar de pensar en lo que Rouge había mencionado acerca del erizo negro.

-"¿Se divirtió?, eso significa que él…."-

Amy se sonrojaba de tan sólo de pensar en lo que esas palabras podrían significar, por alguna razón hacían que su corazón latiera rápidamente y su mente empezará a imaginar cosas. Amy siguió su camino hasta que vio algo que la detuvo, era de nuevo ese erizo negro sentado en una de las ramas de un árbol, muy pensativo al parecer. Amy no sabía si seguir su camino y dejarlo solo o ir con él y hablar las cosas…, Amy se quedó pensativa un momento sin saber que hacer hasta que vio que aquel erizo bajo de aquel árbol y empezó a caminar hacia su dirección, claro está que él no se había fijado en la presencia de la eriza.

-"¿Qué hago?, ¿cómo que qué hago? Sólo ve y háblale, bien eso haré, sólo un hola Shadow y…"-

-¿Qué haces aquí?- preguntó el erizo al ver a la eriza poner caras graciosas.

-Ah… hola Shadow, jeje, yo sólo estaba, bueno… yendo a mi casa…- dijo algo nerviosa la eriza.

Shadow arqueó una ceja en muestra de indiferencia y siguió su camino.

-¡Espera!- gritó la eriza.

Shadow se detuvo y la miro sobre el hombro esperando a ver lo que tenía que decir.

-… ¿si?-

-Bueno… es que…no crees que….-

Amy sentía como su corazón latía fuertemente, es más, tuvo que poner las manos en su pecho para intentar no escuchar más ese sonido.

-No-

-¿No?- repitió la eriza parpadeando un par de veces. –No he terminado de hablar aun y tú me estas…-

-Se lo que dirás y no- respondió el erizo continuando con su curso.

-¡Claro que no!- dijo la eriza con sus manos empuñadas.

-Quieres hablar sobre un cierto tema que yo prefiero obviar, déjalo en el pasado y ya- dijo el erizo desinteresadamente.

-Pero…-

-Fue un error, nada más-

Amy sintió como el enojo había empezado a invadirla, a él no le importaba en lo absoluto lo que había pasado…

-¡Fue un error que te gusto!- gritó molesta.

Ese último comentario hizo que Shadow se detuviera y la volteara a ver muy molesto.

-¿Disculpa?... ¿qué me gusto?, ¿quién te metió tan ridícula idea?- dijo en un tono algo pesado.

-Pues a diferencia tuya, yo no sabía quien eras, pero tú en cambio si, y a pesar de eso me seguiste el juego- dijo la eriza con una sonrisa en la cara.

-¡No tuve opción!- dijo él acercándose hacia la eriza – ¡intenté más de una vez decirte que yo no era ese erizo azul, mas sin embargo no me dejaste hablar!-

-Pudiste detenerme y sólo hablar, pero no lo hiciste- respondió ella acercándose a él.

Ambos erizos se quedaron frente a frente, con miradas frías y matadoras, ninguno de los dos desistiría, ninguno de los dos lo aceptaría, ambos tenían que estar convencidos que lo que pasó esa noche de octubre había sido, simplemente, un gran malentendido…

-No tienes idea de lo que hablas…- dijo el erizo acercándose más.

-Creo que sabes que tengo razón…- dijo la eriza repitiendo el acto del erizo.

-Eso quisieras- dijo el erizo quedándose a unos centímetros de la eriza.

-Ese beso sólo fue un error como dijiste, algo que no volverá a suceder- dijo la eriza acercándose un poco más a él.

-Exacto-

Amy y Shadow se vieron intensamente acercándose poco a poco y entonces…

-¡Amy!- se escuchó decir a un erizo azul en la lejanía.

Shadow dio una media sonrisa mientras Amy ponía una mueca de molestia.

-Como te dije, sólo fue un error… así que supéralo de una vez- dijo alejándose de ella lentamente. –Y no lo vuelvas a mencionar-

Shadow la vio con una mirada prepotente mientras que Amy no tenía reacción alguna, el erizo negro sólo se dio la vuelta, invocó un chaos control y desapareció del lugar. El destello de luz hizo que Amy reaccionara ante las palabras del erizo y que su rabia despertara de su largo sueño.

-¡Eres un gran tonto!- gritó la eriza empuñando sus manos.

-¿Amy?- dijo Sonic llegando a donde ella estaba.

-¡No te soporto!-

-¿Amy de qué hablas?- preguntó algo nervioso y asustado el erizo.

-¡Yo no necesito superar nada, a mi no me importo!, ¡escuchaste!-

-¿Algún problema?- dijo el erizo azul con una sonrisa.

Amy volteó a ver a Sonic furiosa, estaba realmente enojada y Sonic por su parte sólo le daba una sonrisa algo nerviosa.

-¡Ustedes los erizos son el problema!- citó Amy – Se creen mejor que todos, ¡Pues adivine!, ¡No lo son!-

Después de esa última frase Amy se alejo de Sonic y camino hacia su casa pensado solo una cosa…

-"Me las vengare Shadow, o me dejo de llamar Amy Rose"-


Espero que les haya gustado, el siguiente tardara un poco es que... ¡estoy corta de inspiración! T.T, así que si tienen ideas para el siguiente capítulo, estaré más que deseosa de saberlas, sólo mandenme un review y me dicen que piensan.