Bien, por fin el final de DaRk LoVe, me alegro mucho los que han estado conmigo desde el inicio hasta el último momento, y por ser tan pacientes por cada continuación X3!!! Bien sin más que decir, aquí los dejo con el capítulo 9: Amy's POV (POV o Punto de Vista)


Capítulo 9: Amy's POV

Amy

El dolor de su traición aún recorría mi cuerpo; aquel dolor incesante que lastima el corazón y desgarra el alma, aquel dolor por el cual cambiarías cualquier cosa para hacerlo desaparecer, aquel dolor que te convierte en un muerto viviente, pues aún estás averiguando cómo es que sigues con tu vida desde que él no está.

Cada mañana me levantó y miro hacia el cielo, veo las aves, las nubes, el sol y siento la brisa acariciar suavemente mi rostro. Todo es perfecto, hasta que por algún motivo su rostro viene a mi mente y con él una lágrima fugitiva recorre mi mejilla, en ella, el reflejo de mi corazón roto. Intento olvidar lo sucedido y que no me afecte más, pero parece que la tristeza vino para quedarse, pues su amor se marcó con un beso y su adiós con una traición. De vez en cuando pienso si él piensa en mí tanto como yo en él, si él me extraña tanto como yo a él, y con una sonrisa fingida me digo a mi misma: "Claro que no..."

Salí ese día temprano, como siempre. No soportaba la idea de quedarme en mi casa ahogándome en los recuerdos. Fui a la ciudad a caminar un poco y distraerme en las tiendas, eso siempre me subía el animo. Camine sin interés hasta que escuche a alguien nombrar mi nombre.

-¡Amy!

Me volteé y vi a Sonic corriendo hasta donde yo estaba, no pude evitar pensar, que antes, hubiera dado cualquier cosa para que él corriera hacia mí con esa cara de alegría que tenía ahora ¿Por qué no podía todo regresar a cómo era antes? ¿Por qué debía de sufrir tanto?

-Sonic, hola- dije con una pequeña sonrisa.

-Tiempo sin verte- me dijo él sonriendo.

-Lo sé... desde aquella noche- dije bastante triste.

-Sí... Hey, ¿Quieres ir a comer algo?

-Yo...

No estaba muy segura si aceptar o no, últimamente no había estado muy bien y la verdad no quería que Sonic supiera lo mucho que yo sufría por eso.

-Vamos, di que sí Sis.- dijo con un guiño.

Cómo decirle no a eso. A pesar de no estar interesada en él, debía de admitir que tenía un encanto que no podía negársele.

-Claro- dije asintiendo con la cabeza.

Caminamos por un buen tiempo, sin ninguno de los dos decir absolutamente nada. Me sentía muy extraña, nunca había estado a solas con Sonic, es decir, no sin que yo lo estuviera siguiendo por todos lados. Esta vez él estaba conmigo porque así lo deseaba, era algo muy agradable, pero extraño. Lo veía de vez en cuando de reojo, y me preguntaba qué era lo que pensaba, siempre lo hacía desde que lo conocí.

-¿Uh?, ¿Pasa algo?- preguntó al notar mi mirada.

-¡No!, nada- dije rápidamente -Por cierto ¿Adónde vamos?

-Eso es sorpresa- respondió con una sonrisa.

-¿Desde cuándo me das sorpresas?

-Desde que dejas de perseguirme- dijo riendo.

-Ja, ja, ja muy gracioso- respondí con un pequeño puchero infantil.

-Vamos Amy, anímate un poco.

-"Es sólo que a veces es tan difícil" Bien, que sea una sorpresa.

Cuando pensé que estaba a punto de desmayarme del cansancio dijo las mágicas palabras "Ya llegamos" Di un salto de alegría, ya no aguantaba dar un paso más. Vi un restaurante que se miraba bastante lujoso, pero eso no fue realmente lo que me impresionó, sino fue el hecho que en este mismo lugar fue en donde yo les había dicho a mis amigos hace un tiempo atrás que Shadow era mi novio. Ese lugar me traía los peores recuerdos del mundo y cuando iba a decirle que mejor nos fuéramos a otro lugar un poco más sencillo, me agarró del brazo y me llevó adentro "Vamos Amy, tengo hambre" dijo muy impaciente, yo por mi parte no pude decir absolutamente nada.

Nos sentamos en una mesa en el fondo para dos personas. En mi cabeza pasaban miles de cosas, entre ellas cuando Sonic se molestó por un comentario que Shadow había dicho sobre él, en ese momento parecían celos, ahora, creo que sólo lastime su ego; el cual tiene en demasía jaja. En ese momento me reí levemente, no lo pude evitar.

-¿De qué te ríes?- me preguntó él.

-¿Yo? De nada. Sólo de un divertido recuerdo- dije con una sonrisa.

-¿Divertido recuerdo?

-Olvídalo- dije así cerrando el tema. –Pero dime ¿Por qué me trajiste aquí?

-¿No te gusta?- preguntó desconcertado.

-Es sólo que me parece demasiado... elegante, para sólo comer de paso.

Es decir, quién lleva a sus amigos a uno de los restaurantes más caros de la ciudad sólo porque se lo topó en las calles. Si no conociera a Sonic podría pensar que eso es una cita.

-...Esto no es una cita ¿verdad?- pregunte para confirmar.

-¿Cita? No, claro que no.

-¿Entonces por qué venimos aquí?

Él me dio una sonrisa por respuesta, tomó el menú y sólo me dijo "¿Qué quieres comer?" Eso no era una respuesta, no sé ni siquiera en que categoría podría entrar eso, pero deje de tomarle importancia y decidí sólo seguir la corriente, qué más podía hacer, ya estaba allí.

Comimos con tranquilidad y de nuevo ese silencio vino, ninguno de los dos nos dirigimos palabra alguna; yo por mi parte no tenía nada de lo que quisiera hablar, y él, me daba la impresión de que esperaba algo, pero no sé que era, no sé por qué estaba tan misterioso. Seguí comiendo sólo viendo a mis alrededores, para no lidiar con mis pensamientos, y en uno de los recorridos que hice con la mirada vi algo que me llamó la atención... Al ver detenidamente no creía lo que veía, era él, estaba allí, parado en el fondo de la habitación viéndome fijamente "Shadow..." susurre. Era algo imposible.

-¿Amy?- me llamó Sonic.

Volteé mi cabeza por un momento para verlo, luego regresé mi mirada a donde estaba Shadow y desapareció... No lo creía, era algo imposible, cómo podía alguien desaparecer. Lo busqué nuevamente con la mirada, pero no encontré nada.

-¿Pasa algo Amy?

-No, yo...

Regresé mi mirada una vez más al fondo del restaurante, pero obtuve el mismo resultado, nada. Seguramente mi mente estaba jugando conmigo, algo que realmente no me extraña. Preferí obviar lo que acaba de ver y regresé mi mirada a la comida. Sonic vio hacia los lados y puso una expresión de sorpresa y luego regresó su mirada a la comida, eso sí me intrigó ¿Habría visto lo mismo que yo?.

-¡¿Viste algo?!- pregunte en un tonó de desesperación.

-¿Por qué?

-¡Dime!

-¿Pasa algo Amy?- preguntó algo asustado.

Ya me estaba empezando a cansar de ese juego ¿Por qué no respondía mis preguntas? En vez de eso me daba otra pregunta como respuesta, evadiendo siempre la respuesta, como si quisiera primero verificar lo que yo estoy pensando para luego venir y contestar conforme a eso. Me ocultaba algo y yo averiguaría que era.

-¡A mí no me pasa nada! Tú no contestas ninguna de mis respuestas- dije molesta.

-¿No lo hago?

¡Ya! Tenía suficiente, quería ahorcarlo. Realmente podía desesperar a cualquiera, y yo no soy exactamente de las personas que tienen mucha paciencia.

-¡No, no lo haces!

-Bien, pregunta entonces- dijo con una sonrisa.

-¡¿Por qué venimos aquí?!

-Me gusta.

Esa respuesta me dejó totalmente aturdida, no era la respuesta que esperaba, pero no importaba, tenía más preguntas.

-Bien, ¡¿Y qué fue lo que viste?!

-Algo- dijo sin interés.

-¡¿Qué cosa?!

-A una persona en la otra mesa, creo que lo conozco.

-...Mejor no hubiera preguntado- dije decepcionada.

Creía que había algo más, pero parecía que el misterio de Sonic the Hedgehog era: ¡¿Cómo se mantiene tan misterioso si no lo es?! Deje el tema a un lado y preferí seguir comiendo.

Pidió la cuenta, pagó, y me sonrió nuevamente. "Estás extraña" me dijo con aquella sonrisa, yo se la devolví sin decir nada, no quería hablar del porqué estaba 'extraña'. De repente hizo algo extraño, vio su reloj y pareció alarmarse mucho.

-¡Es tarde!- gritó.

-¿Ah?

-Debo irme Amy, lo siento, adiós.

Después desapareció en un rayo azul. Ese era el Sonic que quería y a veces odiaba. No le di mayor importancia, al menos había pasado un momento agradable. Di un leve suspiro y me quedé sentada unos minutos más, pensando que haría en el resto del día.

-Su cambio madame- dijo el mesero sobresaltándome.

-Ah... "Genial, ni siquiera es mi cambio, es el se Sonic" Gracias.

Dejó una charola allí con la factura, el cambio y... había algo más. "¿Una rosa?" dije tomando aquella flor, pero no se miraba normal, era una rosa negra, eso me aturdió un poco, ¿qué hacía eso allí?Vi hacia los lados y no me percaté de nada fuera de lo común; vi al mesero que pasaba de un lado a otro y lo llame levantando una mano, él vino inmediatamente.

-¿Pasa algo madame?

-¿Qué es esto?- pregunte muy confundida enseñándole aquella rosa.

-Me pidieron que se la entregara.

-¿Quién?

-Lo siento, pero me pidieron no decir nada.

Me molesté de sobre manera, así que lo tome de aquel traje de pingüino y lo acerque hacia mí.

-Escúchame bien, no estoy de buen humor. La persona que me gustaba se interesó en mí por una maldita apuesta, he tenido una depresión que no me deja pensar en otra cosa que no sea él y como si no fuera suficiente, aquel erizo azul que vino conmigo me oculta algo ¡Y no sé que rayos es!, así que te aconsejo que me digas quién fue si no quieres que te tire cada diente que posees ¡Entendiste!

-S-sí...- me respondió con temor -Me dijo que si preguntaba le diera esto.

Me dio una nota con una dirección adentro de ella. La vi confundida sin entender muy bien qué rayos significaba eso. "Bosque de Station Square" Bueno, realmente no era una dirección, era más bien un nombre, del cual no entendí nada. Vi hacia los lados nuevamente, como si al hacerlo fuera encontrar una respuesta. Agarré fuertemente aquella nota y la hice un bulto para botarla después "No pienso ir allá" dije para mí misma. No quería ir, había obviado ese lugar por una buena razón. Me puse de pie para irme de una buena vez, pero no pude al ver aquella rosa; la tome con la mano y no pude evitar olfatear su aroma, olía muy bien.

Salí del restaurante y camine de regreso a casa, o al menos ese era el plan. Llegué justamente a la bifurcación entre el camino por la ciudad, directo a mi casa, y por el del bosque, que era un poco más largo. Vi a ambos lados, sin realmente saber que hacer. Di un suspiro resignada y decidí irme por el camino largo, no había nada de malo ¿Verdad?. Caminé por aquel bosque, lo cual me hacía sentir mariposas en el estómago, sentía que lo vería a la vuelta de cada árbol, pero nunca pasó. Paré a la mitad del camino y vi a mis lados "Bien, estoy aquí" dije hacia la nada, como si alguien fuera escuchar mis palabras. Pero pareció ser toda una broma de mal gusto, lo cual me molesto mucho. Me sentía muy tonta parada a la mitad de la nada. "Tonta de mí" dije algo molesta. Empecé a caminar nuevamente, y cuando creí que había sido una perdida de tiempo haber ido allí, vi de nuevo una rosa negra. Me acerque a ella y la tome suavemente del suelo; alrededor del tallo tenía un pedazo de papel enrollado en forma de moña. Se la quite con cuidado y de nuevo vi algo escrito, pero esta vez no era una dirección, era algo que sí no entendí.

-Te espero...

¡Qué demonios significaba eso! ¿Me esperan? No entendía que se suponía que ahora debía de hacer. Entonces me puse a pensar, sería posible que todo eso fuera de...

-Shadow...- susurré al viento –Entonces, ¿Él me espera?- sonreí ante la idea.

No entendía en donde, pero lo averiguaría. Me detuve a pensar por un momento y el único lugar donde podría esperarme sería en... "¡Mi casa!". Corrí con todas mi fuerzas; sabía que no era igual de rápida que Sonic, pero si en un momento sentí que corría a la velocidad del sonido sería hoy. Vi a lo lejos mi casa, con el atardecer a sus espaldas; las luz del día se estaba desvaneciendo por completo y la visibilidad con ella. Mientras me acercaba vi una silueta, tenía que ser él. Corrí con más fuerza, quería saber que tenía para decirme. Por fin llegue a la puerta de mi casa, y sin aire alguno intente decir su nombre.

-Sh...Sh...

-Hola Amy, veo que llegaste.

Me quedé atónita al verlo allí parado. ¿Las rosas eran de él? "Sonic..." dije levemente. Él me sonrió como siempre y me dio un pequeño guiño. Sonreí algo decepcionada con su visita, pero talvez todo era una casualidad.

-...Tú mandaste las...

-¿Recibiste las rosas?

-Oh... Sí

-¿Te gustaron?

-Claro... algo lúgubres, pero sí.

-¿Pasa algo Amy? Te vez triste.

-Sólo... esperaba que fueras alguien más.

Me sonrió levemente y me hizo un ademán con la mano para indicarme que entrará a mi casa. Eso era lo que yo llamaba auto invitarse, pero la verdad no me importó mucho. En este momento sólo pensaba algo que en toda mi vida jamás pensé en pensar... ¿Cómo rechazar a Sonic? No creía lo que estaba pasando. Di un suspiro y abrí la puerta. "Ah... Pasa" dije levemente. Me dirigí al interruptor de luz para así encenderlas y cuando lo hice, quedé sorprendida. Vi a mi alrededor y no podía creer lo que veía. Habían cientos de pétalos de rosas negras por todos lados, ere simplemente hermoso. Me adentre a la casa sintiendo que caminaba en un lecho de rosas, bueno, creo que eso podría considerarse de esa manera.

-Es tan hermoso...- dije de manera soñadora.

-Me alegro que te guste...

Esa voz... Esa voz yo la conocía... Sólo podía pertenecer a alguien "¿Shadow?..." dije viéndolo salir de la oscuridad de la sala. Sentí mis ojos llenarse de lágrimas, algo que hizo que volteara la cabeza casi al instante, no quería que él me viera llorar por él, era algo que ya hacía demasiado y no quería que pasara de nuevo.

-¿Qué haces aquí?- pregunte seria.

-Quiero hablar contigo...

-¿Sobre qué?, ¿Sobre cómo me utilizaste para una ridícula apuesta?- dije molesta.

Le di la espalda por completo cuando sentí como mis lágrimas empezaron a brotar de mis ojos. En ese momento recordé porque estaba tan molesta con él, recordé porque no quería pasar por el bosque o porque le había tirado la puerta en la cara cuando intentó hablar conmigo aquella noche. Me sentí como la criatura más estúpida del mundo por haber corrido a toda prisa a donde yo creía que estaría él. Las lágrimas empezaron a recorrer mis mejillas casi de forma inconsciente, no importaba que tanto las secara, ellas seguían brotando, como aquel sentimiento de tristeza y enojo.

-Sí- dijo cortante –Hice una apuesta para conseguir esto- escuché.

Lo vi de reojo, ya que no pensaba voltearme. Vi que en su mano tenía un par de CD's. No entendía que eran, ya que jamás supe que era lo que él ganaría al realizar la apuesta.

-Genial... ganaste un par de CD's de música. ¿De quién son?, ¿Britney Spears?- dije dolida.

-Es sobre mi pasado y sobre lo que pasó en el ARK- dijo serio.

Eso hizo que me volteara viéndolo sorprendida; en ese momento no me importó el hecho que mis mejillas se vieran empapadas de lágrimas. "...¿Qué?"susurre. Entonces entendí. Si yo fuera Shadow tampoco hubiera dejado pasar una oportunidad tan buena como esa, sólo por una eriza a la cual no conocía bien. "Demasiado bueno para dejarlo pasar..." dije triste. Se acercó a mí y me tomó de las manos dándome los CD's; eso sí me dejó sin palabras ¿Por qué me los daba a mí? No era lo que él había querido saber desde que despertó.

-¿Qué haces?

-Son tuyos. Yo no los he visto aún.

-¿Por qué?

Calló y desvió la mirada con mi pregunta. Creo que las palabras sobraban. Vi los discos y los abrace como una niña pequeña abraza a su oso de peluche favorito. Sonreí dulcemente y los abrace sobre mi pecho "...Gracias" yo sabía que significaba eso. Yo era más importante para él que incluso su pasado. Vi cómo asintió con la cabeza y empezó a caminar hacia la salida ¿Qué estaba haciendo?

-¿A dónde vas?- pregunte confundida.

-A fuera- dijo sin verme en ningún momento.

-¿Por qué?

-Esto es el adiós Amy.

Quedé muy sorprendida por esa respuesta. Me pedía disculpas dándome su pasado, ponía rosas a mis pies y traía a Sonic para... Ese pensamiento me desconcertó, ¿Qué demonios hacia Sonic aquí? Erizo que no había entrando a la casa después de que él había propuesto que entráramos. "¿Por qué trajiste a Sonic?" pregunté, pensando que ellos habían hecho algún tipo de tregua o alianza temporal.

-Hmph, yo no lo traje, él vino.

-¿Por qué?

-Quería asegurarme que no te hiciera más daño- dijo entrando a mi casa el erizo azul.

-¿Tú sabías lo que él haría?

-Se podría decir que lo sugerí.

No entendía qué demonios pasaba en ese momento. Vi la mirada seria y fría que Shadow le lanzó a Sonic, y Sonic le respondió con una mirada amenazadora; era una conversación de miradas, de la cual no entendía nada.

-Ya hice lo que debía de hacer....- dijo Shadow siguiendo su camino.

-¡Espera!- grite para detener su paso.

Paró al escuchar mi voz, pero no por eso me volteó a ver en ningún momento. Sonic me vio dulcemente y asintió con la cabeza; gesto que no entendí en lo absoluto. "Te veré después Amy" dijo por último y salió por aquella puerta. Creo que entendió que tenía que estar a solas con él.

-...No lo entiendo. Primero te disculpas y luego te vas- dije un poco molesta.

Él siguió allí, parado, sin decir absolutamente nada o inmutarse ante mis palabras; era como si estuviera hablando con una pared. No siguió así por mucho más y de nuevo empezó a caminar "...Pensé que sentías algo por mí" dije tristemente. Escuche un leve suspiro proveniente de él.

-Es por lo mismo... que debemos separarnos.

-¡¿Qué?!- grite exaltada –Sé que no eres muy bueno con esto de sentir algo con alguien, pero generalmente, cuando uno tiene sentimientos hacia una persona, uno está con esa persona, ¡No se aleja de ella!

-¡Tú no sabes que es estar conmigo!, ¡No me conoces!- gritó dándome por fin la cara.

-¡Eso es porque no me dejas conocerte!-grite por igual -...¿No lo ves? Shadow, yo te amo...

Vi cómo abrió los ojos en manera de sorpresa, era como si no fuera algo obvio. Me desvió la mirada y se quedó en silencio nuevamente. No entendía por qué él quería hacer todo esto, por qué quería que nos separáramos.

-Sé que tienes miedo, yo también... es decir, ¿crees que en algún punto todo esto es fácil para mí?

-¿Entonces por qué insistes tanto en estar conmigo?- habló por fin.

-¡Porque quiero estar contigo!- dije frustrada –Bien, sabes algo, me alejaré si eso quieres, si realmente no me quieres a tu lado lo puedo aceptar.... Pero sólo lo haré si me dices que no me amas, dímelo y te juro por lo que más quiero que no volveré a insistirte más...

Vi cómo apretaba sus puños con fuerzas y sentía que realmente quería decirlo, es más, esperaba escuchar aquellas desgarradoras palabras, pero no pasó, no lo hizo. Esboce una pequeña sonrisa y me acerqué a él con un gesto de ternura en mi rostro.

-...Lo que yo más quiero es estar contigo...- dije poniendo una de mis manos sobre su mejilla -¿Qué es lo que tú más quieres?- pregunte con suavidad.

-...A ti

Sentí de nuevo sus labios sobre los míos, sabía que tenía miedo, yo también, es más, estaba aterrada, pero eso no hizo que ninguno de los dos retrocediera un solo pasó. Puse mis manos alrededor de su cuello y le correspondí el beso, un beso que hizo que quedara marcado aquel día...

0-0-0-0-0

-¡Amy!- escuché mi nombre.

-¿Uh?, ¿Sonic?

-Hola Amy, ¿Cómo va todo?

-Muy bien- dije con una sonrisa.

-Me alegra escuchar eso- me respondió de la misma manera –Hey, Tails y lo demás nos reuniremos para comer algo ¿Quieres venir?

-Lo siento, pero no puedo.

-¿Verás a Shadow?

-Quedamos en ver una película, será para otra ocasión.

-De acuerdo, pero me la debes. Nos vemos- dijo por último corriendo a toda velocidad.

-Nos vemos- respondí al viento.

Corrí a toda prisa y lo vi esperándome enfrente de mi casa, eso hizo que una sonrisa se posara en mis labios "¡Shadow!" dije llegando a casa.

-Llegas tarde.

-Lo siento- dije sonriendo -¿Entramos?

Shadow asintió con la cabeza y entramos a la sala de mi casa en donde se encontraba la computadora. Tome una pequeña caja con un CD adentro que decía ARK y me dirigí a ponerlo en ésta.

-Bien, que empiece la función...


Sí, yo sé, me tarde una vida para subir este capítulo, lo siento mucho, lo peor era que sólo me faltaba el último tramo, pero no importa ¡¡¡¡ya lo termine!!!! Espero que les haya gustado y si es así espero verlos en algún momento en mi otra fic "In the Eyes of a Murderer" También tiene amor XD!!! Sólo que la pareja no es Shadamy, pero si les gusta el SilverXBlaze o el Sonamy y la matanza MUAJAJA se las recomiendo X3!!! En fin, gracias por leer!!!