Muchisimas gracias a Marghi por betear.

Primer viñeta de siete, un color para cada Cullen. Tabla Arcoiris de Retos a la Carta.

Rojo

El rojo es el color de la sangre. Es el color de la pasión y del peligro, del fuego y la beligerancia, el color de la fortaleza y la determinación. El rojo lo define perfectamente y Jasper solía sentirse orgulloso de ello. Sin embargo, últimamente –o mejor dicho, durante los últimos cuarenta años-, parece aterrarle la sola comparación. ¿Cómo un inocente color puede aterrorizar a alguien que vivió en carne propia circunstancias tales como el horror de una guerra, tanto en la vida como en... bueno, tanto en la vida como después de esta?

No parece lógico. Pero lo es, y cuanto. Hace no mucho tiempo comprobó que si simplemente no piensa en ello, entonces la sed disminuye considerablemente; por lo que luchó hasta el cansancio por olvidar su olor, su textura y por sobre todo, su color. El rojo representa todo eso de lo que quiere, o mejor dicho necesita, escapar. Es su placer culpable, del que quiere despojarse; y lo sufre, como si se tratase de una desintoxicación.

Sin embargo, las cosas en este mundo no son tan estáticas como podemos suponer, y ante el menor descuido todo puede cambiar. Muchos creen que la realidad es una sola, pero lo cierto es que puede observarse desde tantas perspectivas que se vuelve tan variada y finalmente cuesta creerlo.

Y es exactamente por esto que hoy se encuentra allí, de pie, estupefacto; observando con sorpresa ese corazón perfectamente recortado, de un rojo furioso, pero al mismo tiempo carente de cualquier tipo de agresividad. Se encontró a sí mismo descubriendo que, como muchas otras cosas, el bendito color rojo también tiene dos caras.

Porque el rojo, al fin y al cabo, puede significar muchas cosas. El rojo también es amor, es energía. El rojo es ese corazón de cartulina que sostiene entre los dedos, también la caja de bombones y los labios de Alice, que riendo descostillada le dice "feliz San Valentín" revoloteando alrededor. Entonces él también ríe y la envuelve entre sus brazos, diciéndole alguna tontería acerca de cuan cliché puede llegar a ser. Pero no es lo importante, porque lo que hará a este día trascendente –salvando la intrascendencia del significado de un mero color- es que Jasper finalmente comprende que, al fin y al cabo, el cambio si es posible; que todo lo que alguna vez fue malo puede volverse bueno. Y del mismo modo en que el color rojo adquirió un significado dramáticamente opuesto, todos pueden hacerlo. Incluso él. Y eso lo llena de esperanzas.