Disclaimer: Nada me es mío (ya quisiera yo), la saga Crepúsculo pertenece a Stephenie Meyer y la historia a Child-Of-God13, a quien le agradezco, de nuevo, por permitirme traducirla. Por mi parte, sólo me adjudico la traducción xD.

Bueno, esta es mi aporte, es una historia que me encanta y se que a ustedes también les va a gustar, así que sin más preámbulo, empecemos:


I Am Silent

Capítulo 1: Súplicas Silenciosas

EPOV

Había una nueva familia de vampiros que llegaba hoy a Forks. Alice previó a un hombre y dos mujeres. No que esto importara, lo cierto es que nada importaba.

He estado solo por siempre, y planeo seguir solo por el resto de mi existencia. Solo digamos que los pasados 106 años no han sido divertidos. Ser un vampiro nunca fue ni será divertido, nunca, nunca, jamás!

Estábamos en Forks de nuevo, y de regreso a su aburrida secundaria. Las cosas nunca cambiaban, año tras año eran iguales. Soy un junior, de nuevo, al igual que Alice. Emmet, Rosalie y Jasper son seniors.

La escuela era aburrida, Tenia que escuchar a todos esos niños inmaduros parlotear sobre el nuevo CD o la moda para el cabello más nueva, como si eso me importara. Pero hoy, todas las mentes estaban diciendo lo mismo. "Chica nueva" una y otra vez atravesaba mi cabeza. Para el almuerzo estaba debatiendo si me iba o me quedaba.

Esta chica nueva era un vampiro, uno de los que habíamos estado esperando, aunque no veía a los otros dos, al almuerzo estaba listo para irme a casa.

El almuerzo fue lo peor. Todas las adolescentes pensaban que era una invitación para mirarme y luego pensar que era anoréxico porque nunca me veían comer.

Cuando caminaba en la cafetería vi a la chica nueva, sentada contra la pared sin hacer nada. Cuando vió a mi familia se levantó y se fue.

Mientras lo hacia no pude hacer mas que notar lo bonita que era. Su belleza sobrepasaba por una milla a la de Rosalie. Mirándola, creo adivinar que debería tener unos dieciséis años.

El día se pasó más lento que el resto. Después del almuerzo, todos los murmullos sobre la chica nueva desaparecieron como si nada y lo divertido es que nunca dijeron su nombre, nunca, en ninguno de los pensamientos de los inmaduros que me rodeaban.

Cuando llegamos a la casa había algo interesante en la calle, una Ferrari azul que no nos pertenecía. Cuando entré, note dos vampiros sentados en el sofá, ambos con ojos color topacio. La mujer tenía el cabello negro con sorprendentes rasgos y el hombre, que estaba sosteniendo su mano, tenía el cabello rubio oscuro a la altura de los orejas. No era nada especial y su altura era de mas o menos un metro ochenta y tres.

"Me gustaría presentarles a mis hijos: Edward Rosalie, Emmet, Jasper y Alice". Dijo Carlisle mientras nos señalaba a cada uno.

El hombre se levantó. "Es un placer conocerlos, yo soy Andrew y ella, señaló a la mujer que estaba a su lado, es mi esposa Alina. Ambos parecían estar al inicio de sus veintes, pero era difícil asegurarlo.

Entonces, fue cuando note a la chica de la escuela, ahora estaba parada en la esquina, mirando sus manos. De cerca pude ver fácilmente su hermoso y largo cabello castaño y sus generosas curvas. Siguiendo mi mirada, Andrew respondió mi pregunta, "ella vive con nosotros, pero no sabemos su nombre porque nunca ha hablado".

"Quién la cambio?" Preguntó Esme mientras levantaba sus cejas con preocupación.

"No sabemos, la encontramos en medio de su cambio en el bosque". Dijo Alina.

Lo que la chica hizo a continuación nos sorprendió a todos, caminó hacia nosotros y tocó nuestras manos. Todos miramos a Andrew, pero el sólo se encogió de hombros, "no sabemos porque, pero le gusta hacer eso", dijo mientras miraba alrededor del cuarto un poco asustado.

"Alina, Andrew, les mostraré su cuarto. Edward, encárgate de ella", dijo Carlisle refiriéndose a la chica, "llévala al cuarto de huéspedes que está al lado del tuyo".

Entonces, para sorpresa de todos, Andrew silbó y la chica se giró hacia él como un perro obediente. "Síguelo", le dijo apuntando hacia mi.

Como si estuviera en trance, ella se volteó y se paró detrás de mí, esperando. Cuando me moví, ella se movió como si fuera algún tipo de sombra. La llevé a su habitación, le abrí la puerta y le mostré donde quedaba la mía, "si necesitas algo esa es mi habitación". Pero ella no dijo nada, solo entró y cerró la puerta silenciosamente.

BPOV:

He sido un vampiro por 56 años 1 mes 2 semanas 5 días y 3 horas. Si, pueden llamarme desquiciada, pero llevo la cuenta.

Recuerdo cada pequeño detalle de mi vida humana. De mis amorosos padres y mi linda tía. Recuerdo el día que cumplí dieciséis, de como fui a caminar al bosque sin saber que nunca regresaría.

Todo está tan claro como el agua, el hombre, con penetrantes ojos rojo sangre, el dolor, las dos personas que me encontraron.

He vivido con Andrew y Alina durante toda mi existencia y no he hablado ni una vez, ¿por qué? Realmente no lo sé, supongo que sólo porque no he tenido nada que decir. Tampoco quiero que Andrew se entere sobre mi poder. Con solo un roce de piel, puedo ver tu pasado, cada pensamiento, emoción o cosa que hayas tenido o hecho. Puedo ver las cosas que no puedes recordar o leerlas como a un libro.

La escuela era abrumadora, todas esas vidas divagando en mi cabeza. No es la sangre lo que me lo hace tan difícil, es el contacto, un roce y tengo toda la historia de tu vida, dos roces actualizan todo y así sucesivamente. Mi cabeza es como un registro de mantenimiento de una biblioteca, siempre necesitando ser actualizada.

No me importa ser una vegetariana, me satisface realmente, amo a la gente, incluso aunque no hable.

Hoy todo fue como un flash mental ¿un lector de mentes? Sabía que ningún talento de vampiro que tuviera que ver con mi cerebro funcionaría.

Entonces, un silbato resonó en mis oídos y corrí para abajo.

La única razón por la que respondía al silbato era porque me salvaba de la necesidad de tener que hablar, aunque lo odiaba porque me sentía como un perro.

En la siguiente hora, todos se presentaron con un breve resumen de sus vidas y sus poderes.

La que se llamaba Rosalie habló poco de su historia, saltándose completamente la violación, lo sabía porque había tocado sus manos, es bueno saber con que estas lidiando.

En mi interior empecé a sollozar, pero para mi sorpresa, el "sentimental", Jasper, comenzó a sollozar en voz alta.

Todos en el cuarto lo miraron pero el me apunto a mi.

"No puedo leer su mente", dijo el que se llamaba Edward.

Andrew les explicó rápidamente mi habilidad especial para tener privacidad en mi cerebro, si sólo el supiera.

Odiaba ser un vampiro con todo mi corazón. Estaba muerta, aunque no realmente, si estuviera muerta no hubiera ni dolería tanto.

Me giré y corrí de regreso al cuarto, quería llorar, como lo hacia en mi interior cada día, pero sabía que no importaba lo que hiciera, las lágrimas nunca vendrían.

Saqué mi cuaderno del bolso, la única cosa que aun tenia de cuando era humana. Dentro había canciones que parcialmente había escrito. Pero sabía que nunca las cantaría. Sólo cantaba cuando estaba feliz.

Sólo hablaba cuando estaba feliz.

Y de la manera en que iba esto de ser vampiro, nunca volvería a ser feliz de nuevo…

JPOV

Una tristeza inmensa me envolvía. Esta hecho un ovillo en el piso. Sal de ella! Me seguía diciendo, pero no podía. Sentía que el sol no volvería a brillar nunca jamás. Sentía como si me estuviera muriendo.

Edward, necesitas ir a ver si ella está bien, pensé, viéndolo gruñir por la esquina de mi ojo.


Capítulo 2: Monólogo

Estaba sentada en mi cuarto mirando al techo, cuando oí un knoc en la puerta. No me moví.

Finalmente, después de 5 minutos de seguir tocando, la persona solo entró. Instantáneamente supe quien era. Supe que era Edward por el olor.

Caminé hacia la ventana y miré hacia el cielo, las estrellas brillaban como bombillas en el cielo nocturno.

"Bello, no es cierto?" me preguntó Edward. No le respondí. "Bueno, supongo que debería contarte un poco sobre mi, nací en 1901…" Empezó a contar la historia de su vida que recordaba.

Yo no estaba escuchando porque ya la sabía, cada pensamiento, cada simple cosa. Pero estaba disfrutando el hecho de que realmente me estaba hablando a mi La gente siempre piensa que porque no hablo no tengo sentimientos, pero los tengo, más que otros.

Como Edward seguía hablando yo seguía escuchando, silenciosamente como siempre. Hasta que cerré la ventana y abrí la puerta.

Sorpresivamente Edward sabía lo que quería, quería que se fuera.

"Bueno, gracias por escuchar" dijo un poco inseguro de si. Con pesar, cerré la puerta detrás de el, ¿acababa de alejar a la única persona que tal vez quería se mi amiga?


Debido a recientes circunstancias, no permito que NADIE suba mis traducciones a otras páginas. Sin excepción alguna.


Recuerden Comentar n.n