¡Ya regresé de las vacaciones! Lamento la tardanza pero buscaba alguna cosa para poder proseguir con este capítulo. Nombrar los nombres de los capítulos sin duda es muy difícil para mí u_u. Sin duda algunas películas de terror y las series me inspiraron a hacer este episodio. ¡Que lo disfruten!

-

-

-

-

16. Al acecho

Se agachó evitando un puñetazo, extendió su pierna derecha y haciendo un salto mortal hacia atrás pateó la cara logrando que Warthog quedara aturdido por unos momentos dando tiempo a Rodimus recuperar su pistola. Esquivó las manos que trataban de agarrarlo y se lanzó a la carrera. Sus pies se deslizaron al caer en suelo inclinado y perdió el equilibrio.

-¡Maldición!

A duras penas consiguió clavar los dedos en el suelo frenando la caída. Por entre los árboles secos pudo ver a Warthog inspeccionar los posibles escondites. Permaneció quieto, forzando a sí mismo no alterarse. Muchas veces había visto a Óptimus tranquilo y sin dejar que sus emociones le gobiernen incluso en las batallas. Jamás se había mostrado aterrorizado incluso cuando todo parecía perdido. Y esto fue lo que más admiraba de su mentor.

En un caso como éste, necesitaba un plan. Para esto necesitaba ayuda para derribar a un oponente poderoso. Óptimus demostró esto en la batalla con Sorcerer.

Pero ¿cómo?

Todos ellos estaban ocupados.

Él estaba solo.

Un ruido a sus espaldas le indicó que había sido descubierto.

Había divagado mucho tiempo que se descuidó.

Rápidamente se dejó caer a tiempo cuando una mano se estampó fuertemente en el suelo. Al llegar al final corrió hacia la fábrica pero tropezó con un inconveniente: había tropezado con una pared que bloqueaba la salida. Los pesados pasos aumentaban de intensidad. Se volvió hacia la pared y un recuerdo pasó por su mente.

.

Flashback

.

-¿Tengo que subir?

-Sí, debes hacerlo.

-¿Por qué no unas escaleras?

-Te gusta lo fácil, ¿no?

El aludido se sonrojó. Óptimus cruzó sus brazos.

-¿Realmente esperas que suba esta pared del demonio? Hay otras cosas más fáciles de subir una pared.

-¿Ah, sí? ¿Cómo cuál?

-Pues disparar a la pared y atravesarla o subir por los agujeros.

-Muy bueno; pero dime, si no tienes tiempo de disparar a esta pared, ¿qué harías?

-Eh…. ¿disparar mientras pides auxilio?

Óptimus rió suavemente. Hostos se relajó un poco. No lo iba a reprender. Óptimus era muy paciente y tranquilo, no un gritón como Ultra Magnus, o frío y gruñón como Sentinel Prime o severo como Alerta Roja. Cuando lo había visto por primera vez supo que era el único Prime completamente distinto de los otros. Él no se consideraba una deidad ni alguien arrogante. Sólo era un soldado más a pesar de que su rango era diferente al de los otros.

-Mira detenidamente la pared. Piensa estratégicamente.

Hotshot miró la pared sin comprender. Por mucho que lo intentó, no pudo encontrarla. Pero no quería decepcionar a Óptimus. Justo cuando se iba a rendirse, vio que no era uno, sino tres paredes.

-Bien, lo has encontrado. Ahora, ¿qué harás?

-Ahmmm…………. ¿tratar de subir?....

-Sí. Sube.

-P-pero… si nunca lo hice…

Óptimus descruzó sus brazos.

-Veo. En este caso quiero que observes todo muy cuidadosamente. Esta pared de la derecha sirve como apoyo para llegar a la pared de en medio y así llegar a la salida. ¿Captas?

-Sí, señor.

-Te demostraré como es.

Óptimus flexionó sus rodillas y una mano en el suelo.

-Debes ser rápido, calcular el punto para llegar y fuerza para alcanzar.

Con una impresionante fuerza y velocidad, Óptimus corrió y saltó hacia la pared de la derecha donde saltó nuevamente llegando hasta la pared del centro donde puso las manos quedando de cabeza y luego se enderezó elegantemente.

-Ahora inténtalo.

Después de muchos intentos fallidos, Hotshot finalmente lo logró.

-¡Lo hice! ¡Lo logré! ¡Nunca había hecho esto!-al darse cuenta con quién estaba hablando, se ruborizó y recuperó su compostura- Lo siento, señor.

-No importa. No todos pueden hacerlo y sin embargo tú lo lograste en un solo día. Te felicito.

A pesar de que la máscara impedía ver las facciones de su comandante, sabía que estaba sonriendo.

.

Fin del flashback

.

Bien, debía saltar ya que no veía ninguna salida. Las pisadas le indicaron que estaba a diez metros.

Se preparó.

Se lanzó hacia la pared.

Pero no fue lo suficientemente rápido. Una mano negra aprisionó un tobillo y Rodimus cayó. Warthog lo arrastró hacia sí mismo. Se sentó encima de la cintura y con sus alas atraparon las muñecas impidiendo cualquier escape. ((¡No, no es slash ni yaoi!! En esta historia no habrá slash por mucho que me guste esta parejita ¬////¬. Quizás, pero con Rad, pero no estoy muy segura, después de todo Óptimus es tan sexy no me extrañaría que todas las mujeres o las hembras estén tras él. Óptimus: -¡¡QUE!! Ò///Ó#### Rad: O//_//oUUUUU)) Rodimus intentó levantar, intentó apuntar con su pistola, pero no pudo. ¡Primus, era tan pesado! Y no pudo resistir evitar un comentario:

-¿Qué diablos comiste?

Los ojos del segundo Prime se abrieron de sorpresa pero una furia fría se abrió paso en él. Le cerraría el pico al pequeño bribón que con él no se metía ni muchos menos se burlaría.

-Acabemos con esto- Warthog puso las manos en el pecho haciendo presión con sus dedos.

Rodimus apretó sus dientes mientras la carcasa comenzaba a ceder. Se dio cuenta de que quería acceder a la chispa o a la Matrix. Lo más seguro era la Matrix Autobot ya que le confería un poder increíble por la cual muchos Decepticones se matarían por obtenerlo, entre ellos Megatrón. Wisker, ¿dónde estás?. La primera carcasa de la izquierda se rompió y fue arrancada. Rodimus gritó de dolor y más cuando la otra carcasa comenzó a resquebrajarse bajo la fuerza de Warthog.

¡Wisker, por favor ayúdame!

Las bisagras de la carcasa se aflojaron. La ultima y tercera carcasa que protegía la Matrix quedó al descubierto. Warthog puso las manos en esta carcasa y ya iba a arrancar cuando se detuvo. Un ruido agudo y penetrante cortó el aire. A través del dolor, Rodimus se preguntó qué sería. Luego el clásico chasquido de una transformación que se completaba, un borrón blanco y azul se estrelló con tremenda fuerza contra Warthog que terminó bajo muchos escombros pertenecientes a un viejo edificio. El choque fue tan intenso que la tierra tembló y los que estaban cerca fueron reducidos a escombros.

Rodimus ya no sentía el peso ni la presión de los dedos en su pecho.

-Hey niño, ¿te encuentras bien?-Wisker lo miró por encima del hombro.

-No soy un niño-refunfuñó éste con una mano en su pecho y siendo ayudado por Wisker quien no perdía de vista los escombros- Pero gracias.

-Mi placer…- iba a decir algo más pero unas piedras proveniente de los escombros lo interrumpió-Prepárate. Esto va a doler.

Los escombros se movieron dando paso a un Warthog cargando los rifles. Con sus extrañas alas, parecía un monstruoso depredador oscuro. Miró con odio a Wisker por haberle interrumpido. Había estado tan cerca…..

-Pagarás caro por esta traición….-gruñó amenazadoramente.

-¿Ah?- Rodimus miró confundido a ambos.

Wisker había cerrado un poco sus ópticos y sus manos agarrando con fuerza sus inmensos rifles. Estaba incómodo. Algo pasaba aquí, pensó Rodimus. Pero muy dentro de sí mismo no deseaba saber.

-Métete con alguien de tu tamaño-el capitán del Stardust se puso en guardia.

Warthog miró detenidamente esta nueva situación. ¿Cómo podría arrebatar la Matrix si el Shittenno'u tenía el mismo talle en combate que él?

La única manera de obtenerlo, es distrayendo.

Divisó unos viejos depósitos de petróleo a la izquierda. Pensó en miles de estrategias y opciones. Pero sólo escogió cuatro. Si lo llevaba hasta este lugar, podía apoderarse de la Matrix Autobot. Pero primero habría que distraer a Wisker, de lo contrario sería una batalla de nunca acabar.

Distraerlo, aturdir a los dos, llevar a Rodimus a algún lugar lejos de ayuda y luego matarlo. Así de simple.

Corrió en esta dirección asegurando de que ellos no le quitaban el óptico de encima. Wisker y Rodimus comenzaron a disparar pero lo esquivaba o se protegía con sus alas pero sin dejar de correr.

En este momento Rodimus harto de disparar, atacó.

-¡No Rodimus!-Wisker trató de detenerlo pero Rodimus ya estaba fuera de su alcance.

Warthog sonrió para sus adentros. El joven autobot era tan fácil de provocar. Frenó a tiempo que un láser impactaba en uno de los viejos carros apilados y con un movimiento elegante y fluido de su mano arrancó una gran parte de la armadura del pecho de Rodimus. Rodimus gritó de dolor y retrocedió cubriendo con una mano su herida.

Warthog había logrado ver la Matrix Autobot. Era hermosa.

Por alguna razón le parecía familiar. Empujó lejos estos pensamientos y se enfocó en su misión. Saltó hacia atrás cuando los disparos de Wisker impactaron en unas rocas sino se hubiera puesto a salvo.

-Para ser tu primer misión como Prime, esto fue bastante estúpido- lo regañó Wisker sin mirar a un resentido Rodimus.

-Pues, ¿qué esperabas? ¡Yo no quería ser un Prime!- gruñó Rodimus deseando más que nada dejar la Matrix a algún competente y correr lejos de todo….

¿Su primera misión como Prime? Interesante.

Bien, debía ser rápido sin que los dos se enteraran de su plan. Calibró sus rifles a la máxima potencia. Los tres comenzaron a circundar lentamente buscando algún punto débil. Cuando Wisker y Rodimus se encontraron detrás de los viejos depósitos, disparó haciéndolo volar por los aires. Entre el humo divisó a Rodimus y a Wisker comenzando a reaccionar. No perdiendo más tiempo cogió del tobillo a Rodimus y lo arrastró lejos de Wisker.

Dándose cuenta de esto, Rodimus trató de clavar sus dedos en la tierra o agarrando de lo que sea una vara, árbol, estructuras retorcidas, eso sí, sin dejar de gritar en un intento que Wisker reaccionara del todo. Pero ya era demasiado tarde. Cuando Wisker levantó su cabeza vió que Rodimus desaparecía en una de las viejas fábricas. Se levantó aun un poco mareado por la explosión y fue a ayudarle.

Warthog se había metido y sin compasión arrojó a Rodimus hasta el último piso atravesándolo. Luego él también trepó hasta donde estaba el cautivo y procedió a quitar las últimas bisagras. La carcasa se abrió dando paso a la legendaria Matrix.

Rápidamente lo cogió y lo puso en su pecho. Observó a Rodimus. ¿Debía matarlo?

¿O debía dejarlo vivir sin memoria?

Trusth le había dado una orden. Y sin embargo a él no le gustaba obedecerlas. Quería estar libre para hacer lo que quisiese. Su propia libertad era preciosa a él. Puso una mano en el cuello del joven Prime dispuesto a romperle el cuello, pero en lo más profundo de su mente una vocecita le decía que no lo hiciera, porque de alguna forma sentía que lo conocía, incluso cuando éste era sólo un sparkling.

Un crujido le advirtió de la llegada del tercer Shittenno'u. Le echó una última mirada y se marchó en las profundidades de las sombras.

Wisker había llegado. Alistó sus armas y las linternas ópticas. Cuidando de no dar un paso en falso, buscó desesperadamente a Rodimus. ¿Por qué siempre le tocaban ir a rescatar a los chiquillos? Jamás volveré a tener hijos, pensó enfurruñado. Son tan problemáticos. ¿Y porqué tenía que haber escogido un lugar oscuro, tétrico y cerrado? T.T

Ahora la claustrofobia le estaba empezando a ganarle, debido a que era un transformer nacido para volar. Todos los seekers tenían serios problemas para enfrentar a los espacios cerrados.

Aquí no había casi espacio porque las pistolas se lo impedían y tampoco podía voltearse. Irónico, pensó permitiendo una pequeña sonrisita. Sin duda escogió un lugar donde no pudiera defenderse. Molesto se puso de lado, espalda contra la pared asegurando de que sus pistolas no se enredarían con las tuberías y las escaleras. Era difícil avanzar debido a su tamaño.

No encontró a Warthog o a Rodimus. Después de lo que pareció una eternidad su rostro rozó con un metal que no era terrícola. Asustado retrocedió y lo apuntó con uno de las pistolas. Las linternas ópticas iluminaron el brazo de Rodimus. Miró a todos los lados. No había señal del transformer negro.

Escaló como pudo, se puso al lado y lo examinó. Tenía varios cortes en todo su cuerpo pero estaba vivo. Un momento. Había algo raro. ¿Porqué su viejo amigo lo dejaría con vida? Examinó atentamente las bisagras y notó que no estaban del todo asegurados. Tocó las bisagras. Se movían un poco. Una mano atrapó su muñeca. Poco le faltó para que Wisker gritara y le disparara.

-¿Qué haces?

Wisker se zafó bruscamente y con una mano en el pecho para que se le pasara el susto. Sin duda la molesta claustrofobia le estaba afectando. Si Sakkara se enterara……brrr.... mejor ni pensarlo…

-Tu cierre está dañado- gruñó Wisker.

-¿Q-qué….?

Rodimus se levantó dificultosamente con ayuda de Wisker.

-Vamos, tenemos que salir de aquí-Wisker pasó el brazo por encima del hombro-No duraremos mucho aquí.

-¡Ah!-exclamó Rodimus mirando hacia un punto en la oscuridad, más allá de las escaleras-¡Hay algo ahí!

-Rodimus, por última vez no estoy de humor para aguantar tus bromas…

Pero Rodimus le mostró su propia mano…. Manchada de una sustancia negra y viscosa.

-¿Qué dem…..?-miró hacia arriba y vió esta extraña sustancia que había visto en la playa. Sólo que se movía muy rápido-¡Maldición! ¡Corramos!

Pronto le cayó una lluvia de sustancia negra. Wisker se colocó atrás para disparar ya que Rodimus perdió el suyo. Pero el problema era que llegaban más de estas extrañas criaturas viscosas.

-¡No dejes que te toquen! ¡Muévete!-empujó a Rodimus cuando una de estas criaturas se abalanzó velozmente hacia el pecho- ¡Cómete esto!

La criatura fue pulverizada. Sin ninguna suavidad agarró el hombro y lo jaló para evitar una ola de estas asquerosas criaturas. Rodimus chocó contra la espalda del capitán.

-¿Qué pasa, porque no avanzas?-pero no tuvo que esperar mucho. Delante de Wisker las criaturas bloqueaban su salida.

Diablos…..

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-