Disclaimer: Todo de la Sra. Rowling y la Warner.

Un refugio para dos

-Daniel! Ya me vas a decir donde vamos.- dijo Eluney mientras se cruzaba de brazos enfurruñada.

-A ti no te importa.- le contestó irritado y arrugando la nariz, como clara muestra de fastidio.- te debe bastar con llegar bien y ayudarme a proteger a estos niños.

-Niños!- dijo Ginny enfadada.- Qué te pasa imbécil?-

-Ginny no le hables así.- dijo Neville con miedo.- Parece que tiene mas ganas de matarnos que de cuidarnos.

-Que se atreva a hacerme algo y no vivirá para contarlo.-

-Detrás de esa cara de perro enjaulado es buen chico.- dijo Eluney sonriente.- Solo un poco cascarrabias.

-No se como lo aguantas!- replicó Ginny, mientras Keisha y Harry se reían. –Ustedes dejen de reirse de mí. Este idiota nos trata mal.

-Tia, a mi no me tlata mal.- repuso Keisha, mientras Daniel le sonreía. – Es verdad tía.- alegó Harry burlón, mientras Ginny le dedicaba una mirada de puro odio.

-Caminen, NIÑOS.- comenzó Daniel, que se le había hecho un hobby enfadar a Ginny y ver celoso a Harry. – oye tu el de ojos verdes…

-Que quieres?- dijo el aludido con gesto ceñudo.

-Ya te sabes aparecer?- dijo con duda.

-Si y Neville también.-le contestó con coraje, mientras Neville temblaba al ver a Daniel posar sus ojos en el con curiosidad.- Entonces cada uno se lleva consigo a las niñas, yo me encargó de la bebé.

-Ok genio pero te has olvidado de decirnos a donde vamos.- replicó Harry, mientras Neville tomaba de la mano a Luna, Eluney desaparecía y Daniel aupaba a Keisha, quien se encontraba feliz en los brazos del muchacho.

-Hogwarts!- dicho esto desapareció, dejándolo anonadado.

-Que bruto que es!- dijo Harry burlón, alzando la ceja derecha.- Cómo la niña va entrar al colegio, si es una muggle?-

-Vas a quedarte analizando las cosas o nos vamos.- dijo la pelirroja impaciente.- La niña es tan bruja como Hermione.- replicó Luna, mientras el muchacho bufaba y se llevaba a Ginny. No estaban preparados para la escena que encontraron, una batalla campal en las afueras de Hogwarts.

-Es una emboscada.- gritaba Daniel a todo pulmón, con la niña a su espalda, protegiéndola con su cuerpo.

-Ya nos dimos cuenta, idiota!- contestó Ginny, sacando su varita y los demás la imitaron al instante.

-Controle su vocabulario Srta.- dijo el Sr. Weasley, mientras esquivaba un maleficio.

-No entienden, es una emboscada, Keira y Ron están en peligro, justo en estos momentos.- gritaba desesperado, mientras a Harry se le hundía el corazón de miedo, sus dos mejores amigos en problemas, SOLOS. Eluney corrió hacia el colegio aprovechando la distracción, con la niña en sus brazos, seguida de un puñado de mortífagos. Los muchachos, junto al Sr. Weasley y los gemelos acudieron en su ayuda y Harry era detenido por Ginny, ya que este quería irse solo a ayudar a sus amigos. Todo transcurrió en una milésima de segundo, como si de una película se tratase, en la típica situación en que todo pasa en cámara lenta y sientes que estas viendo tu vida desde otro ángulo mas no del de tus ojos, llegó un patronus de Ron, que paralizó a todos los presentes, incluyendo a los mortífagos.

-Logramos escapar, no nos busquen, Salven a Keisha.- fue lo único que el morocho necesitó escuchar, para poder respirar sin la opresión en el pecho y de inmediato soltó una carcajada. Los mortífagos que estaban fuera del perímetro del colegio desaparecieron al instante maldiciendo por lo bajo, mientras que otros quedaron atrapados a manos de la Orden.


-Dónde se supone que estamos genio?- preguntó Keira por enésima vez, mientras Ron la llevaba del brazo caminando apresuradamente.- "Estamos juntos en esto"- dijo arremedándolo.- Juntos y perdidos, eso es lo que estamos.-

-Quieres dejar de replicar y mejor darme las gracias por haberte salvado la vida.- le contestó cansino.- Estamos en NewCastle, para que sepas tuve que buscar una ciudad muggle, donde esos imbéciles se van a tardar en encontrarnos.- dijo Ron esquivando la mirada de Keira, era difícil mirarla sin perderse y seguir coordinando las ideas.- Todavía me duele el trasero de todo lo que viajamos en tren.- contestó sin desgana.-

-¡Ni que tuvieras bastante! Y que no tienen alfombras mágicas tipo Aladino, magos estúpidos.- replicó ella con burla.

-¿Qué es Aladino?- dijo el mientras se rascaba la cabeza confundido.- Le preguntas a Keisha cuando lleguemos a casa, si es que regresamos algún día.- respondió la rubia con desgana.

-Tenemos que buscar un lugar donde quedarnos y listo.- agregó Ron.

-Pero no tenemos dinero.- dijo la muchacha asustada.- Que vamos hacer, yo no saque mi bolsa porque me desmaye.- el muchacho estaba disfrutando de su angustia.- Espera… a los magos se les permite robar?- preguntó ella con inocencia, mientras el muchacho contenía la risa.- Ya que es un caso extremo Ron, si podemos robar, es nuestra vida la que necesitamos salvar y debemos escondernos en diferentes hoteles cada día y no tenemos ropa.- el joven la miraba de hito en hito, no podía creer que ella estuviese pensando en eso, justo en estos momentos donde estaban huyendo, Hermione era tan diferente, no se hubiera complicado tanto.

-Saque tu billetera, con eso es suficiente no.-

-Y las tarjetas de crédito? Cómo puedes ser tan descuidado, tu comes por tres hombres, yo puedo aguantarme sin comer, pero tu no.- le acusó ella con indignación.

-Yo no se de tarjetas de lo que sea que inventan ustedes los muggles locos y mira quien habla, por lo menos yo me quejo por comida, tu eres tan frívola que lo primero que se te ocurrió fue pensar en ropa. Dime que ser humano con sentido común piensa en ropa mientras huye por salvar su vida?!- resoplaba el chico con enfado.

Eso fue todo lo que necesito escuchar de Ron, para entender el porque de cada cosa que hacía y dejaba de hacer, fue un toque de queda para ella, simplemente quería que el día o los días que tenga que pasar a su lado, se vayan tan rápido como deseaba, para al fin volver con las personas que de verdad sentían aprecio por ella, extrañaba mucho a Molly, si pasaba algo, no había tenido tiempo de decir adiós, ni de darle gracias por ser lo mas parecido a una madre que haya tenido en su vida y de preguntarle en que momento engendro a una criatura tan inhumana e insensible como Ron.

A Harry, al único amigo que tuvo, a el y a todas sus locuras, sus problemas, sus inseguridades, sus debilidades y preocupaciones, ahora ya podría comprenderlo mas y ni siquiera había tenido tiempo de darle un abrazo como se lo merecía. A Ginny y su carácter especial, que aunque estuviese echando fuego por los ojos, siempre tenía una expresión tierna para ella. Sentía pena por no haber podido conocer mas al dulce y tímido de Neville, ni poder ser una amiga de la intrépida de Eluney, ni de preguntarle a Daniel porque siempre estaba tan enojado para todos menos para su hija. Necesitaba tanto a los gemelos en esos momentos para que le saquen alguna sonrisa con sus locuras y ocurrencias, hasta a Luna que parecía disfrutar cada momento que pasaba con ella como si fuese el último y le tenía tanta fe.

En su hija no quería pensar sabía que estuviese donde estuviese, siempre iban a estar juntas y no había manera de separarlas. Los que se aman siempre están juntos, no importan las distancias, ni los problemas, en el corazón caben muchas personas y cada una de ellas tiene un lugar importante en el mismo, así pasen los años el lugar esta ahí perenne para ti. No se dio cuenta que estaba llorando, hasta que sintió su cuello mojado, por tantas lágrimas, no sabía en que momento todas estas personas se habían ganado un lugar especial en su corazón, ni el dolor que le causaba estar lejos de todos ellos.

-¿Me estás escuchando? Diablos ¿por qué lloras? ¿Tienes miedo?- le preguntó Ron, tomándole la barbilla entre sus dedos.

-A ti eso no te importa, limítate a buscar un hotel es muy tarde y no podemos estar confiados en que no nos siguen.- dijo ella soltándose de forma hosca.

-Como quieras.- dijo con impaciencia.- Es imposible hablar contigo, cuando te pones de esa forma. Sabes? Hay muchas veces que no te entiendo.- le dijo el de forma dulce.- Es como si hablaras en otra frecuencia en la que no te puedo dar alcance.- ella lo miró alzándole una ceja.- Es tan frustrante.

-Porque a veces eres un idiota, insensible.- contestó la muchacha con enojo y tristeza a la vez, mientras Ron le impedía hablar poniéndole su mano en los labios.- A veces te comportas como una malcriada.- le replicó el chico de forma juguetona y ella se relajaba.- Si quitó la mano, no habrá ninguna agresión, ni insulto.- le preguntó el muchacho, mientras ella trataba de responder, pero el sonido de sus palabras quedaba amortiguado por la palma de Ron y el se limitaba a burlársele, lo que consiguió fue que la muchacha enojada le frunza el ceño.- No te enojes, princesa, solo estaba jugando contigo.- le explicó mientras le daba un beso en la frente.

-Y con tus besos crees que arreglas todo?- preguntó con descaro, entretanto el muchacho rió y movió la cabeza de un lado a otro asombrado.

-Te han dicho que eres una caja de sorpresas?- le contestó el, mientras se fijaba en un hotel llamado Cairn.- Y ahora que hice?- dijo Keira

-Si te trato bien, me agredes, si te trato mal simplemente te quedas callada, acaso me quieres volver loco, no se porque eres tan complicada.- no sabía ni como actuar, sentía un gusto profundo, pero muchas veces le molestaba no entenderla, con Hermione, el sabía las razones por las que peleaba con ella, en cambio con Keira ni siquiera las tenía, la admiraba, pero parecía que lo que sentía, era mas parecido a un imán, había algo mas fuerte que los unía. Como si la conociese de toda la vida y simplemente sus almas habían viajado largamente hasta encontrarse. Podría ser amor?

-Podemos entrar ahí muero de frío.- dijo ella cambiando el tema, mientras el joven la miraba con ternura.- Si, pero mañana tendremos que encontrar otro hotel debemos mantenernos en movimiento. Ademas Keira esto es huir con estilo. Se sincera y dime quien huye y se esconde en un hotel?.- dijo Ron.- Lo que sea solo quiero chocolate caliente, una frazada y…-

-Y???- le preguntó con ansiedad.

-Nada! Solo quiero regresar a casa y ver a mi hija, a Molly y a Harry.- terminó diciendo con pena.

-Claro a Harry.- dijo el pelirrojo con enojo en su voz.- Qué tu no lo extrañas?- preguntó la joven.- Obvio lo extraño, es mi hermano.

-No quieras ocupar el lugar que tiene el en mi corazón, te has ganado el tuyo a pesar de lo que hemos vivido.- le dijo ella mientras pedía una -habitación matrimonial, dejando a Ron mudo de la impresión.

-Detente.- dijo el recuperando el habla y cogiéndole la mano antes que la muchacha le entregue la tarjeta de crédito a la recepcionista, quien miraba todo muy atenta, sobretodo lo miraba a Ron, quien ni siquiera se había percatado de su presencia.

-Si mi amor, esto segura que quiero esa habitación.- dijo ella fijándose directamente en la recepcionista, dejando a un Ron mudo de la impresión.

-Vamos a pedir nuestra cena a la habitación y por favor que nadie nos interrumpa a mi esposo y a mí.- Ron miraba de hito en hito de Keira a la recepcionista, esta última dirigiéndole la mirad mas coqueta que tenía.

-Un placer señor. Que pasen buena noche.- dijo la muchacha solo refiriéndose a Ron y entregándole la tarjeta muy coquetamente, y dejándolo con las orejas encendidas.

-No tenga duda que la pasaremos.- contestó con enojo Keira, mientras abrazaba al pelirrojo por la cintura y el muchacho reía por lo bajo.

-Te han dicho alguna vez que tienes la mente muy retorcida?- le preguntó posando su brazo en el hombro de ella.

-Gracias por el cumplido.- contestó ella con sorna.- Vamos esposo, tenemos una noche pendiente.- le dijo de forma coqueta, guiñándole un ojo mientras Ron tragaba en seco.

-Como quiera Sra. Weasley.- dijo el muchacho siguiéndole el juego, mientras Keira pensaba que el apellido no le sentaba mal.


Perdón.... perdón y mil perdones niños, de verdad no tengo palabras para excusarme esta vez. Mi estado de ánimo no me ha permitido actualizar siendo lo mas sincera posible, es mi unica respuesta. Es un pequeñ0 capitulo, creo que el mas pequeño de todos, pero pasan muchas cosas no se quejen eh? Comprendo sino envian reviews, solo quiero que lo lean y que terminen la historia conmigo y que para estos capis todas las dudas se hayan despejado y sepan quien es Keira.

Amiga este capítulo es para ti, todo el esfuerzo, todo los dolores de cabeza que tuve por el y todo lo que tuve que pasar, inclusive porque si fanfiction antes era raro para subir historias ahora es peor jaja? Pero este es tu regalo de NAvidad, se que no es mucho pero es el fruto de mi esfuerzo y se que querias leer un capitulo de la historia. " Un verdadero amigo es alguien capaz de tocar tu corazon desde el otro lado del mundo." Muy cierto verdad?! Lei esa frase y me acorde de ti. En todo caso Feliz Navidad. Tequiero un mundo.

Para todos Feliz NAvidad y Feliz año niños que todos sus sueños se cumplan.

Nos leemos pronto.

Besos