CAPITULO 1

DEBE SER UN SUEÑO… ¿NO?

Se veía caminando a un grupo de tres chicos y una chica, estaban bastante alejados de Konoha, ¿Pero quien pensaba en donde estaba Konoha? Solo cierto pelinegro de ojos del mismo color, pero no lo demostraba…

Caminaban en silencio, así le gustaba a el, odiaba que le hablaran cuando pensaba en sus cosas, que jamás diría, pero que estaban en su mente presente… Hasta que una chica, integrante del equipo corrió el riego de abrir la boca…

- Sasuke-kun… - esta recibió una mirada de odio del Uchiha – Eh… - temerosa - es solo – señala al frente – que mira aquella anciana… Se acerca a nosotros…

Sasuke miró al frente, y vio a una anciana venir muy directamente hacía ellos…

- Joven… - dijo la anciana, dirigiéndose a Sasuke, la anciana miró directamente a los ojos de Sasuke – Ahí un amor que le esta esperando, ¿Por qué no va? Ella te esta esperando…

- Quítate de en medio, no tengo tiempo que perder… - decía comenzando a caminar, pero la anciana se puso en medio

- ¿La echas de menos? Ves. Ella te esta esperando… - decía aún mirándole a los ojos

- No se de que me estás hablando, así que porque no te quitas de en medio, nadie te ha pedido nada… - decía comenzando a caminar

- Lo veo en tus ojos los echas de menos, a el, tu hogar t sobretodo a ella… No lo puedes negar…

- Yo no echo de menos a nadie. Y no se de que me hablas…

- Si que lo sabes…

- ¡Cállate! – gritó a la anciana

- Muy bien, lo decidiste así, Uchiha Sasuke… - Sasuke se paró al oír su nombre, salir de la boca de aquella anciana

Sasuke contemplaba a la anciana, decía cosas extrañas, era un lenguaje desconocido… Pero, lo que más le intrigaba era porque sabía su nombre. Cuando la anciana paró de decir todas aquellas cosas, miró a los ojos al joven Uchiha…

- Sasuke Uchiha, lo decidiste así - sonríe - mi magia negra nunca falla, nos vemos - antes de que Sasuke pudiera decir algo, la anciana había desaparecido sin dejar rastro…

- Sasuke… - decía un chico de su grupo

- Cállate Suigetsu. Continuemos – comenzó a caminar ignorando a sus compañeros

Era de noche, y todo el equipo dormía, menos cierto pelinegro, estaba despierto, mirando al cielo, pensando en esa anciana, ¿Por qué? Pues no lo sabía… Pero al final el sueño le venció y acabó entregándose a los brazos de Morfeo…

Los rayos del sol, lo despertaban, abrió lentamente sus ojos, y vio algo muy reconocido para el, se parecía a… ¿A Konoha? Se levanto rápidamente, pero no se sabe porque razón cayó al suelo, así que miró el motivo de su caída, tenía cuatro patas, pelo negro con reflejos azulados, no podía hablar y no podía ponerse de pie porque no sabía como caminar… El era… ¿Un perro? ¿El era un perro? No se lo podía acabar de creer…

Cuando al fin pudo ponerse de pie, intento caminar, pero, se hacía un lío con sus propias patas y caía otra vez al suelo, y maldecía todo lo que le estaba pasando… Estaba tan concentrado en su pelea por caminar que no se dio cuenta de algo…

- Uff… Odio cuando Tsunade-sama, me manda llevar tantos libros, como pesan… - decía una pelirosa, dueña de un buen cuerpo, con ojos jade y tez blanca, en efecto, ella era Sakura Haruno

Sasuke se quedó mirando a aquella chica, que anteriormente, había sido su compañera de equipo… Sasuke estaba tan ocupado mirándola, y Sakura tan cabreada por tener que llevar libros que pesaban mucho, y por orden del destino, Sakura se tropezó con el lindo perrito; Sasuke, que había en el suelo mirándola como nunca. Sakura cayó y Sasuke se fue rodando por el suelo, a causa del golpe…

- Mierda, los libros de Tsunade-sama… me mata, si me mata… me dijo que tuviera cuid… - se da cuenta de una cosa - ¿Con que me tropezado?

Busca con su vista y ve un lindo perro en el suelo, se acerca a el rápidamente y mira haber si se encuentra bien…

- Perrito… perrito… - movía lentamente al perro que estaba con los ojos cerrados maldiciendo todo lo que existía en el mundo - ¿Estás bien? ¡No abre los ojos! ¿Y si lo he matado? Abre los ojos, perrito…

Sasuke abrió los ojos y vio a Sakura muy cerca suyo, con cara de preocupación, eso, no sabía porque, le hizo sentir bien de alguna manera, el que se preocupara por ella…

- ¡Ahhhhh! Esta vivo… No lo he matado, que alivio, se ve tan débil… - Sasuke al oír la palabra débil se cabreo esa palabra se la decía muy a menudo a ella… Sakura cogió al perrito y lo miró fijamente… - ¿Tienes dueño? ¡Ui! Pero que tonta, los perros no hablan… no tienes collar… ¿Estás abandonado? Pobrecito… - Sakura estaba pensando en algo mientras veía al perrito cogido entre sus manos – Ya se… ¿Quieres vivir conmigo?

Sakura no dejó que Sasuke hiciera algo, lo puso entre sus brazos, y como pudo cogió los libros, y se fue al despacho de la hokage.

TOC-TOC

- Adelante – se oyó la voz de una mujer, dentro del despacho

- Tsuande-sama… Aquí le traigo los libros que me ha pedido

- Esta bien, déjalos aquí encima… - se fija en el perrito que lleva entre sus manos – Sakura, ¿Y ese perro? ¿Dónde los has encontrado?

- Aa ¿El perrito? ¿A que es mono? Estaba abandonado y me lo voy a quedar… - decía con una sonrisa mirando al perro

- Aaaa… Que raro es este perro… - Sakura la miró con cara de no comprender ni una palabra de lo que había dicho - Tiene reflejos azulados, nunca había visto un perro así…

- Ahora que lo dice… - levanta a Sasuke, quedando cara contra cara. Si no fuera por el pelaje de Sasuke se le vería un pequeño sonrojo – Tiene razón tiene reflejos azules y esta un poco sucio y es macho

- ¿Cómo que estoy sucio? Soy un perro, ¿Con eso no tienes bastante? Me he caído varias veces y el suelo esta sucio... Esto debe ser un sueño... - pensaba Sasuke mientras era observado por Sakura

- Sakura… Vete a casa, de momento no te necesito en el hospital, ya que no ahí mucho trabajo, pero si te necesito vendrás, ¿Entendido?

- Si. Me retiro – y se fue del despacho

Sakura caminaba con Sasuke en sus brazos…

- Te tengo que poner un nombre… ¿Cómo podría ponerte? – comenzó a pensar – Ya se, este seguro que te gusta… Pulgui – decía con una sonrisa

- ¡¡Por dios!! Que nombre más horroroso... ¿Y para eso has pensado tanto? No podía haber sido Dock o alago así, prefiero ese nombre antes que Pulgui... - maldecía el Uchiha

Sakura comenzó a caminar estaba tan contenta con el nombre de su nueva mascota, que iba con una sonrisa en la cara… Decidió entrar en una tienda para perros, y compró un collar, una correa, pienso y una pelotita pequeña para que jugase el pequeño perro…

CONTINUARÁ…

¿Os gustó? Todo depende de vosotros si continúo o no

Si les gusto, dejar reviews, quiero saber vuestra opinión :DD