Hola!! ^^

Aqui le straigo la sidestory sobre "La reaccion de Edward al enterarse de que va a ser padre", la otra que os dije sobre "la reaccion de Carlisle y Renee" e decidido dejarla, ya que en el epilogo la explico brevemente =).

Difruten!


Hacia tan solo tres días de nuestra llegada a Italia, el lugar donde pasaríamos dos largas semanas, por gratitud de mi madre. Ella quería hacernos a mi mujer y a mí como regalo de bodas el viaje de novios. Sonreí, mi mujer, me encantaba como sonaba esas palabras, porque Bella era mía, y para siempre.

"¿Edward?"

Bella salió de la ducha liada en una toalla, estaba impresionante con esa pequeña toalla alrededor de su frágil cuerpo.

"¿Has pedido la cena?" – preguntó mientras iba a por su pijama.

"No, aun no, te estaba esperando. Pensé que esta noche te gustaría elegir a ti la comida"

Bella corrió hacia mí y se lanzo a mis brazos, se separo un poco y planto un dulce beso en mis labios.

"¿Por qué eres tan sumamente perfecto y caballeroso?" – sonrió.

"¿Por qué eres tan preciosa y me provocas con esa toalla? – imite su sonrisa.

Ella se sonrojo tras mis palabras, se levanto de mi regazo – no sin antes volver a besarme -, y fue a cambiarse. Pocos minutos después Bella volvió completamente vestida, y se volvió a sentar en mi regazo.

"¿Qué te apetece esta noche?"

"Espaguetis y de postre una copa de helado de chocolate"

"Creo que pediré lo mismo"

Cogí el teléfono para marcar, pero Bella agarro mi mano antes de que pudiera tocar un solo número. La mire con una ceja alzada.
"Espera aun no he acabado" – sonrió – "También quiero una ensalada con todos los ingredientes que tengan, y… un plato de patatas y… pollo" – termino sonriendo.

Solo atine a asentir. Desde que llegamos a Italia Bella tenía un apetito enorme, comía más de lo habitual, no es que me molestara gastar dinero en ella, en absoluto, pero me preocupaba su salud.

"¿Estás segura, Bella?" – pregunte pare asegurarme.

Pareció que algo le hizo gracia y comenzó a reír. Sentía la extraña sensación de que yo no estaba invitado a su chiste privado – "Si, amor. Estoy segura".

Marque el número de recepción – ahora sin ninguna interrupción -, y espere. Luego de dos pitadas, una voz nasal de mujer hablo al teléfono.

"Quería que nos trajeran la cena a la habitación" – le informe. Me pregunto lo que deseaba para esa noche e hice mi pedido – "De postre querríamos dos copas de chocolate" – mire a Bella, la que sonrió y con palabras silenciosas, vocalizo 'que sean tres'. Rodé los ojos.

"En seguida le subiremos el pedido, Sr. Cullen"

"Perdone, he cambiado de opinión, querría tres copas de helado de chocolate" – volvió a mirar a Bella, sonrió satisfecha, y me levanto el pulgar en forma de aprobación – "Gracias. Buenas noches"

Bella y yo nos tumbamos en la cama a ver una película que echaban por la televisión. Cuando golpearon en la puerta me levante rápidamente para abrir, delante de la puerta de nuestra habitación había un chico, el cual llevaba toda nuestra comida. Le di una propina, y se marcho. Deslice el carrito con todo dentro de la habitación, y llame a Bella.

"¿De veras piensas comerte todo eso?" – pregunte para asegurarme.

"Si" – respondió simplemente mientras clavaba su tenedor en las patatas.

Sorprendentemente se lo acabo todo, y cuando digo todo es todo, no dejo ni rastro. Aun no conseguía entender como en un cuerpo tan reducido, podía caber tanto comida, Bella estaba empezando asustarme. Decidimos acabar la película y luego nos acostamos. Sobre las tres de la mañana escuche que Bella mascullaba algo entre dientes, se deshizo de mis brazos y corrió al baño. Un poco intranquilo, me levante y fui a ver qué le ocurría.

La encontré de rodillas frente al retrete, agarrada fuertemente de cada lado del mismo, y la cabeza gacha. No hay que ser un experto para saber lo que le ocurría.

"¿Te encuentras mal?" – Asintió con la cabeza una mal – "¿Quieres que baje a recepción para que llamen a un médico?" – negó suavemente.

"No te preocupes, tan solo comí demasiado. Vuelve al cuarto, yo voy enseguida"

"No voy a dejarte sola"

"No quiero que me veas en esta clase de situaciones" – reí divertido – "¿Qué te hace tanta gracia?"

"Lo testaruda que eres. No pienso irme a ninguna parte"

La ayude a levantarse y a lavarse los labios, recogí su pelo – torpemente – con una gomilla y la lleve embarazos de nuevo a la cama. Esto me recordó a nuestra noche de bodas, sonreí. L acomode en la cama, y la tape hasta la cintura.

"¿Te encuentras mejor?" – bese suavemente su frente. Esta a la temperatura adecuada.

"Si. Gracias Edward"

"Para que están los maridos" – sonreí y ella me correspondió.

Desperté cuando los primeros rayos de sol entraban por la ventana, mire a Bella la cual dormía plácidamente, me daba pena tener que despertarla para bajar a desayunar después de lo ocurrido anoche. Decidí bajar yo a desayunar y traerle su desayuno a la cama – solo que en pocas cantidades, y nada que dañara mas su estomago -.

Cuando termine con mi desayuno, pedí tostadas y un jugo de naranja para Bella, se lo subiría yo personalmente. Abrí silenciosamente la puerta del dormitorio por si aun dormía, cuando llego a mis oídos la voz clara y un tanto desesperada de Bella. Sé que no estaba bien espiar, pero presentí que si hacia algún movimiento advirtiéndole de mi presencia, dejaría de hablar.

"No puedo decírselo" – decía Bella – "Lo he intentado en varios ocasiones, pero tengo miedo a su rechazo….No…eso creo que si… ¡No!.. He hablado con él, me dijo que lo mejor era que le contara a Edward lo que me estaba pasando… el tiene razón no puedo seguí ocultándole esto a Edward. Pero entiéndeme…" – ¿de qué narices estaban hablando?, ¿Quién es él?, ¿Qué me ocultaba Bella?. Apreté los puños con fuerza. No me gustaba nada esa conversación.

Abrí la puerta y la cerré de golpe para hacerle ver a Bella que acababa de entrar.

"Tengo que dejarte, ya hablamos" – susurró. Pero yo la escuche perfectamente.

Bella salió a recibirme, una enorme sonrisa se desplazo por su rostro al verme, corrió abrazarme, pero yo no se lo devolví. Bella se separo rápidamente de mi y me miro a los ojos.

"¿Qué ocurre amor?"

Me separe de ella sin contestar, deje lo que le traje sobre la mesa y me dirigí al dormitorio.
"Hay tienes tu desayuno" – dije manera cortante.

"Edward, ¿Qué ocurre?" – La voz de Bella era asustada. Me odiaba por hacerla sentir así, pero sentía tanta rabia – "¿Edward?, sabes que puedes confiar en mi"

Me volví para encararla. Se veía tan frágil, hay de pie, mirándome con esos profundos ojos que yo amaba, y que estaban al borde de las lágrimas.
"Y tú, ¿confías en mi?" –solté.

"Más que a nada en el mundo" – respondió si dudar.

"Te escuche hablando por teléfono" – dije al borde de la histeria – "¿Quién es él, Bella?"

A Bella se le descompuso la cara. Y todas mis dudas se aclararon, había una tercera persona. ¡Maldita sea!.

"Edward, no es lo que estas pensando"

"Yo sé muy bien lo que he oído. Hablabas de un hombre y un secreto,, y que tenias miedo de contármelo. ¡Acaso necesito escuchar más!" – la rabia se encontraba en cada una de mis palabras. Gruesas lágrimas caían de los ojos de Bella.

"Edward, te juro que no hay ningún otro, tu eres el único. Déjame explicarte" – suplicó.

Me senté en la cama, cerré mis ojos y puse mis dedos índice y pulgar sobre mi nariz para tranquilizarme, verdaderamente lo necesitaba. Con esto le di a entender a Bella que la escuchaba.

"Estaba hablando con Alice" – abrí mis ojos súbitamente – "Y el chico del que hablaba era Emmet" – puse toda mi atención en ella. Seco algunas de sus lágrimas con su manga y agacho al cabeza – "Alice me estaba presionando para que te contara… lo que me estaba sucediendo, pero yo tengo miedo…" – levanto su cabeza y me miro fijamente a los ojos – "juro que eso es todo Edward, nunca te engañaría" – dijo aterrorizada – "Yo te amo demasiado para acerté sufrir" – susurró.

Me partía el corazón verla tan indefensa, sentía la necesidad de estrujarla en mis brazos y decirle que todo iría bien, pero antes quería saber algo más.

"¿Entonces, que me ocultas Bella?" – dije ahora mas cálidamente.

Ella desvió su mirada, antes de hablar.

"Estoy embarazada Edward. Vas a ser padre"

Las palabras me golpearon de lleno. ¿Padre?, ¿voy a ser padre de una persona?, ¿un bebe?, ¿De Bella?. Rápidamente me levante de la cama y corrí a estrechar a Bella entre mis brazos. La cogí por sorpresa cuando la alce del suelo y di vueltas con ella por la habitación.

"¿Voy a ser padre de verdad?" – Todo rastro de lastima desapareció del rostro de Bella, ahora había una enorme sonrisa. Ella asintió enérgicamente – "¡Oh, Bella. Soy tan feliz!"

La solté de nuevo en el suelo, y suavemente frote su vientre.

"Voy a ser padre" – susurré.

Entonces recordé lo mal que me había comportado con Bella, había dudado de ella. La mire fijamente a los ojos, aunque no hubiera en ellos rastro de decepción o tristeza, sabía que en el fondo de su corazón la había herido. Con mi mano libre levante su rostro.

"Perdóname, Bella. Soy un estúpido. Yo siempre hablando de confianza, y soy el primero que desconfía" - me odiaba por mi comportamiento.

Bella acaricio mi mejilla – "Somos humanos, todos cometemos errores. Yo los cometí" – sonrío tristemente. Poso su mano sobre la mía en su vientre, y lentamente movió ambas manos sobre su pequeño abultamiento – "Este bebe es fruto de nuestro amor"

Sonreí, y bese sus suaves labios. – "Nunca volveré a dudar de ti Bella. Te lo prometo"


JOJOJO, ya si terminamos! =), espero que les haya gustado, espero sus reviews!

Bye Bye!

EiShel Hale!