Es mi último pecado y soy perfectamente consciente de que me ha quedado raro xD. De todas formas, es mi broche final. No podía irme sin dedicarle una viñeta a ese hombre que todas queremos hacer nuestro (bueno, Jasper aparte). Así os dejo. Ha sido un placer D

Kira

ºoºoºoºoºoºoºoºoºoº

6 – Soberbia

- No habrás estado alardeando, ¿no?

La voz de Esme le retumba en la cabeza. No, él no ha alardeado. ¿O sí? Le encanta ver la fascinación titilando en los ojos de Bella cuando lo ve hacer algo nuevo. Correr por el bosque cortando el aire llevándola a ella a sus espaldas, detener una furgoneta que está a punto de aplastarlos, aparecer en el momento preciso en el lugar idóneo para convertirse en su tabla salvavidas o, sencillamente, algo que a él le resulta tan natural: tocar el piano.

Sus dedos se deslizan sobre las teclas a una velocidad muy superior a la humana mientras tocan su nueva composición ante los ojos emocionados de Bella. Ella inspiró la melodía: su rostro dormido, su respiración pausada, sus ojos cerrados. Es su canción, su canción de cuna, las notas son suyas. Esa música le pertenece.

- Edward puede hacerlo todo, ¿no?

Se sonríe. Tiene la sensación de haberse convertido de repente en el superhombre. Puede oír los pensamientos irónicos y burlones de toda su familia. Incluso Carlisle se está riendo interiormente, pero por lo menos se ahorra los comentarios.

- ¿Todo? ¿Cómo la has engañado?

- Vamos Edward, muéstrale tu visión de rayos X y caerá en tus brazos para siempre.

- Me gustaría que te viese en una pelea contra mí, pequeñín. Se llevaría una gran desilusión.

- Deja de ser tan presumido, no es de buena educación, Ed.

- Más quisieras tú que poder hacerlo todo, inútil.

De repente, le asalta una oleada de pensamientos bruscos y rápidos, pero es breve y leve. Vive en una casa enorme y cara, llena de lujos; conduce un coche de última generación; será eternamente joven y guapo; puede correr a una velocidad sobrehumana y enfrentarse a un oso sin sufrir ni un rasguño; lo sabe todo (o, si no, gran parte); y podría tenerlo todo si quisiese -¿por qué no ha querido? Se pregunta, en su ataque de orgullo desmesurado-.

Y, sin embargo, hay alguien que está por encima de él. Bella. Y no porque sea más rápida o más fuerte, más bien todo lo contrario, sino porque, simplemente, tiene poder sobre él.

Sus ojos castaños y grandes lo observan fijamente, brillando. Edward sabe que haría cualquier cosa que esos ojos le pidiesen, desde acompañarla al fin del mundo hasta inmolarse si los hiciera llorar.

Es entonces cuando su orgullo por ser quien es se achanta y deja paso al orgullo de saber que Bella es suya, que quiere estar a su lado para siempre, que es él quien ha tenido la increíble suerte de encontrarla y enamorarla. Y, por último, pero no menos importante ni suave, cruza por su mente una fugaz imagen: es él, cara a cara con Jacob Black, presumiendo de haber ganado como si tuviera diez años.

Edward sacude la cabeza, como intentando alejar esa idea, y vuelve a mirar a Bella. Sus dedos tocan las últimas notas y ella sonríe.

Sí, orgulloso de esa sonrisa.

ºoºoºoºoºoºoºooºoºoºoºoºoº

Los reviews me hacen feliz. ¿No queréis hacerme feliz? XD