Este es mi segundo Fanfic de Meet the Robinsons

Como sea, espero que lo disfruten.

Please R&R.

Att. Kerolunatica.

En casa de los Robinsons 8:00 pm...

-"hoy en las noticias del día..."-se escuchaba desde el televisor, rara vez encendido, de la casa de los Robinsons.

-"...es muy alarmante lo que les voy a informar..."- decía un joven de treinta años que transmitía las noticias.

-"...la nueva y misteriosa enfermedad se ha estado expandiendo por toda la ciudad... sin importarle edad, ni sexo...los doctores no han descubierto una cura, ni la fuente de ella..."-Lewis, quien se encontraba con sus padres en la sala de televisión, pusieron atención cuando pasaron las imágenes de un hospital cercano.

Los reporteros rodearon al director del susodicho hospital, su corbata al igual que su cabello estaban desordenados y debajo de sus ojos había unas prominentes ojeras...

-"Doctor Serrat! Doctor Serrat!- ¿Qué puede decirnos de esta nueva enfermedad?"-

El doctor Serrat se detiene después de soltar un suspiro volteando hacia las cámaras, su mirada expresaba angustia-"...no sabemos cuál es la cura, o cuál es su fuente, lo que sí sé es que si no encontramos... algo para detenerlo… todos los infectados podrían..."- Nisiquiera él se atrevió a terminar su propia oración "-lo lamento, pero tengo pacientes que atender... si me disculpan"-dice corriendo hacia el hospital siendo seguido por los entrometidos camarógrafos.

Lewis sabía lo que el doctor estuvo a punto de decir, sin embargo no quería creerlo.

-"tranquilo cariño, no pasará nada, apuesto que tu amigo no se ha contagiado,...tal vez sólo atrapó un resfriado..."- dice Lucille tratando de tranquilizar a su hijo.

-"pero mamá... ¿y si Goob empeora?, ¿Y si en realidad se contagió? ¿Qué pasará si alguno de nosotros también contrae la enfermedad?"- Sus padres se miraron con preocupación, si aprendió a identificar algo de ellos que fuera señal de alarma era justo esa mirada.

-"Tranquilo amiguito"- dijo Bud sonriendo -"Ya verás que todo cambiará en un santiamén, los doctores encontrarán una cura y todo volverá a la normalidad"-

Lewis intentó dibujar una sonrisa en su rostro -"está bien"- después se levantó de su asiento -"Voy al laboratorio, buenas noches…"-

-"Descansa hijo"- su padre no estaba seguro de haber ayudado mucho con sus palabras.

-"Cornelius, voy a retirar unas galletas del horno, ¿vas a querer?"- dijo alcanzando a Lewis mientras salían de la sala.

-"gracias mamá… pero…creo que paso"- dijo monótona mente, Lucille percibió perfectamente la frustración del pequeño, sin embargo decidió dejarlo ir, si había algo que podía hacerlo volver en sí era estar con sus amigos o trabajar en un nuevo invento.

Llegó hasta su laboratorio, al alzar la mirada se topó con un hermoso cielo estrellado… espero que esto termine pronto… pensó el chico, los días de encierro se estaban volviendo insoportables. Decidido en no pensar más en la terrible y nueva enfermedad se puso a trabajar en el prototipo de lo que en un futuro sería Carl hasta que dieron las doce de la mañana.

-"...Cornelius ¿sigues despierto?"- preguntó Lucille entrando en pijama al laboratorio, su rostro expresaba cansancio - "recuerda que hasta los genios necesitan dormir"-

-"de acuerdo mamá, ahorita me voy a la cama"- Lewis cerró su cuaderno.

-"No me digas que tomaste de mis parches de cafeína"- dijo Lucille juguetonamente mientras tallaba sus ojos.

-"Yo nunca haría algo por el estilo"-

-"No te creo"- ambos rieron.

Su madre se acercó a él sumergiéndolo en un afectuoso abrazo.

- "¿sabes una cosa? Haberte conocido fue lo mejor que pudo haberle pasado a mi vida"- Lewis no quiso soltarse de Lucille, lo que ella decía era mutuo, él, el niño que llevaba 124 citas de adopción por fin tenía los padres que tanto había anhelado y ellos tenían al hijo que nunca pudieron concebir.

-"...buenas noches mamá..."- dijo Lewis separándose de ella sonriendo.

-"Buenas noches hijo"-

El niño se puso su pijama después de que Lucille dejara el cuarto, su cama había sido instalada en su laboratorio ya que ése era el lugar donde pasaba la mayor parte del tiempo, dejó sus lentes en un buró cercano y apagó la luz con un control remoto recién construido, pasando unos minutos Lewis se quedó profundamente dormido después de mirar las estrellas… una de las ventajas de vivir en un observatorio…

... A la mañana siguiente...

-"¡Lewis despierta, ya está el desayuno!"- era la voz de su madre quien también golpeaba con su puño la puerta hacia la entrada del laboratorio.

El susodicho despierta ante el llamado aunque su cuerpo quisiera seguir descansando -"Voy mamá"- dice mientras coloca sus anteojos en su rostro.

-"Te vemos en el comedor"- y con eso Lucille se dirige hacia la cocina para terminar de preparar la comida, sin embargo un sonido capta su atención… alguien estaba llamando en la puerta, así que se dirigió a abrirla encontrándose a su esposo en el camino.

-"...yo me encargo cariño, parece que a alguien le gustó el nuevo timbre que tenemos"- dijo al escuchar el llamado por quinta vez -"ó tal vez sea algo importante"- susurró para sí mismo.

-" ¿Pero qué tenemos aquí? ¡Hola Wilbur!, hace mucho que no te veíamos"- Bud saludó a un chico de 13 años, con cabello negro, jeans y una camiseta negra con un símbolo distintivo en ella.

-" ah...buenos días abu- señor Robinson"-contestó el adolescente dejando el timbre en paz.

-"pasa Wilbur, a todos les dará gusto verte"-

-"¿quién es cielo?"-pregunta la señora Robinson al escuchar que su esposo hablaba con alguien.

-"es Wilbur viene de visita ¿No es así?"-

-"eh… más o menos"- dice Wilbur sin que nadie lo escuche en realidad -"Buenos días señora Robinson"-

-"Hola Wilbur"- dijo Lucille acercándose a ellos.

-"voy a avisarle a Lewis que estas aquí, por cierto…Wilbur, ¿nos harías un favor?"- dice Bud antes de emprender su camino hacia el laboratorio de su hijo.

-"claro, lo que sea"-sin poder decir más, Lucille derramó una sustancia gelatinosa y trasparente en sus manos.

-"toma, con esto estarás limpio"-

-"¿qué es? "- Wilbur observó con extrañeza y desagrado aquella sustancia de consistencia babosa…

-"es un gel antibacterial, lo usamos cada vez que volvemos de algún lugar, Lewis le agregó más alcohol y otras sustancias para que fuera más efectivo"-contesta Bud, su mirada se tornó un poco seria al igual que la de su esposa -"Ya sabes, es por precaución… después de todo lo que está pasando lo creímos conveniente…"-

Bien creo que me perdí de algo importante… Pensó Wilbur mirándolos confundido, lo mejor era seguirles el juego…

-"No te preocupes es de confianza"- dice Lucille refiriéndose al gel que tenía el adolescente en sus manos –"Nuestros estudios dicen que es más efectivo que los que están en el mercado…toma, te regalamos uno"-dice alegremente mientras sacaba uno nuevo de uno de sus bolcillos del vestido.

-"gracias señora Robinson"-

-"Ay por favor, llámame Lucille, estás con tu familia"-

Wilbur contuvo una sonrisa, si supiera lo ciertas que son sus palabras.

-"bueno, mejor le aviso a Lewis"- dijo Bud retirándose.

Al legar decidió tocar la puerta de madera en vez de entrar, respetando la privacidad de su hijo.

-"¿Lewis, estás despierto?"-

-"Si papá"- contestó el niño mientras abotonaba su camisa blanca -"en seguida salgo"-

- "Excelente, porque no es bueno hacer esperar a nuestras visitas"- dijo Bud sonriendo… sin embargo no recibió respuesta hasta que su hijo abrió la puerta.

-"¿Qué quieres decir?"-

-"Tu amigo Wilbur vino de visita, está con tu madre"-

-"¿Wilbur?"- antes de que pudiera ver el rostro de su hijo palidecer Lewis cerró la puerta de golpe, terminó de cambiarse rápido y salió corriendo hacia el pasillo -"gracias papá"- dice después de pasar a su lado.

-"ay estos niños"- Bud fue detrás de él caminando.

MIENTRAS TANTO…

- "...si claro, por cierto, ¿no te gustaría desayunar?... ¡ah, veo que ya despertaste!"- comenta Lucille al ver aparecer a Lewis delante de ellos.

-"... buenos...días…mamá..."- dice tomando aire -"Wilbur… qué"-

-"Hola Lewis"- dice su amigo con una cálida sonrisa.

-"le preguntaba a Wilbur si no quería tomar el desayuno con nosotros"-

-"no creo mamá, SUPONGO que Wilbur tiene cosas que hacer... ¿o no?"- dice Lewis con tono insistente.

-"la verdad no, y si me gustaría mucho quedarme a desayunar"-

-"bueno entonces pondré otros cubiertos en la mesa"-

-"yo te ayudo"- dice Bud entrando con Lucille a la cocina.

Antes de que el adolescente pudiera decir algo a su favor ante la fulminante mirada de su mejor amigo, éste lo jaló de la oreja y se lo llevó hacia el pasillo evitando que sus padres los escucharan.

-"ow ow ¡suéltame!"- protestó Wilbur logrando zafarse del agarre del niño.

-"¿qué haces aquí?"-

-"un... ¡Wilbur me alegra que estés aquí!..., me hubiera gustado más"- contestó su invitado con molestia.

-"no puedes estar aquí, es peligroso"-dice Lewis preocupado.

-"¿peligroso?"- Wilbur sonaba confundido.

- "si peligroso"- repite Lewis- "hay una nueva enfermedad en la ciudad"-

- "...yyy...la cura es..."- dice Wilbur moviendo sus manos dando a entender a Lewis que continuara con la oración.

-"no hay cura"- dice Lewis en tono serio.

-"¿sin cura he?"- Wilbur piensa por un momento, poniendo su mano derecha sobre su mentón.

-"bueno... ¿qué pasarías si la descubres?"-

-"Wilbur, voy a ser un inventor no un doctor, además ¿cómo podría descubrir yo una cura si nadie sabe qué virus o bacteria está causando todo esto?"-

-"Tranquilo, de seguro pasará pronto, si no… estoy completa y absolutamente seguro de que mi amigo 'señor IQ más alto del mundo' podrá resolverlo"- dice el adolescente tomándolo muy a la ligera, no sabía la gravedad de la situación.

-"Wilbur, esto no es gracioso"-

-"tranquilo Lewis, no te enojes"-responde Wilbur dando unos pasos hacia atrás fingiendo susto.

-"lo siento... es que... no quiero que alguien más se contagie"-

Wilbur pudo notar que los ojos azules de su amigo expresaban no sólo cansancio sino miedo -"oye… tranquilo eso no pasará"- dijo sujetando su hombro.

-"Tienes razón, debo de pensar positivo… y hablando de otra cosa... ¿dónde está la máquina del tiempo esta vez?"-

-"sólo a unos cuantos metros de aquí"-

-"bueno... ¿y sólo viniste para decir hola, o en realidad algo pasó en el futuro?"-Lewis empezó a hablar cuando escuchó la voz de su madre acercase a ellos.

-"Lewis, Wilbur ya está todo listo, vengan"-

-"ok"- dijeron ambos chicos al unísono.

-"Lamento haber venido sin avisar antes, espero que no cause ninguna molestia"-

-"Para nada"- dijo sonriendo -"La verdad nos alegra mucho recibir visitas en estos tiempos difíciles"- Wilbur pudo ver que la mirada de su futura abuela se volvía sombría por un pequeño momento…

-"¡oh por cierto! Adivinen qué hay de postre…"-

-"no sé mamá…"-contesta Lewis.

-"galletas"- responde su acompañante con mucha naturalidad.

-"¡adivinaste!" – dice Lucille sorprendida mientras se dirigía hacia el comedor… detrás de ella iban su hijo acompañado de su mejor amigo por lo que no pudo notar cómo Lewis le daba un codazo en el brazo.

-"¡y ahora qué hice!"- el niño de cabello rubio contesta sólo poniendo ojos en blanco.

En el comedor…

-"dime Wilbur, cómo ha estado tú y tu familia en Canadá"-comenta Bud después de tomar un sorbo a su jugo de naranja.

-"ah…bien, todo ha sido normal"- mintió Wilbur empezando a sentirse incómodo por tanto silencio, no era como otras veces en las que había risas y se sentía ese ambiente familiar.

-"Me alegra escuchar que la epidemia no ha llegado hasta allá… si quieres mi consejo, te recomiendo que tú y tu familia regresen antes de que se les ocurra a las autoridades poner cercos y evitar que la gente salga de aquí"- dijo su futuro abuelo con una seriedad que no creía posible en él, el adolescente de cabello negro sólo asintió.

-"Cielo no lo asustes… en verdad no sabemos cuánto va a durar esto"-

-"Es por eso que lo digo"- la situación estaba poniéndose tensa así que Bud decidió no arruinar el desayuno cambiando de tema -"chicos, terminando voy a ir a la universidad a entregar unos documentos, mientras estoy ahí, por qué no aprovechan para platicar un tiempo y después todos vamos a ver una película"-

-"¡esa es una muy buena idea! ¿Crees que tus padres te den permiso Wilbur?"- comenta Lucille emocionada.

-"sí, claro que sí"-

-"¿no quieres avisarles?"- le pregunta Bud.

-"no creo que sea necesario"- empezaba a sentirse en problemas, ¿A qué numero llamaría para despistarlos?

-"vamos, te prestamos nuestro teléfono"- dice Lucille señalando el camino hacia la sala.

-"eh… no se preocupe, en serio… yo luego les llamo"- comenta Wilbur un poco nervioso –"además no tenemos planes por el momento"-

Lewis observa a sus padres esperando que no siguieran con el tema -"por cierto, ¿cuándo nos vamos?"-

-"dentro de quince minutos"-responde Lucille observando su reloj.

-"Bien, voy por mi mochila, ¿me acompañas Wilbur?"-

-"Con mucho gusto"- y sin decir más ambos salieron del comedor.

-"veo que has avanzado en tus inventos"- dice Wilbur observando a su alrededor después de sentarse en una silla cerca del escritorio de su futuro padre.

-"sip, todo ha ido mejorando… bueno casi todo"-

-"ha... por lo de la enfermedad,… si no mal recuerdo, ya me han hablado a cerca de eso"- interrumpe Wilbur-"algunos periódicos la llamaron la epidemia del siglo"- sin embargo por alguna extraña razón al intentar evocar esos recuerdos su mente se tornó… bizarra.

-"eso significa que… se va a expandir más allá de los límites de la ciudad"- concluye Lewis haciendo que su acompañante volviera en sí -" mamá ha sido muy cuidadosa en cada detalle referente a comida, ella y papá tienen la teoría de que la enfermedad se transmite a través de los alimentos o del agua, así que hemos tomado medidas drásticas"-agrega Lewis bajando un poco la mirada.

-"pero…mamá, quiero decir, Franny está bien… ¿verdad?"-

- "si, sus padres han seguido todos nuestros consejos, por eso no la ha visto y ni hemos salido desde hace días y días y días y días y días…"-dice Lewis sintiéndose prisionero en su propia casa.

-"te faltó… y días"-bromea Wilbur -"pero hoy se rompe ésa tediosa rutina, eso es lo bueno ¿no?"-

-"si tienes razón"- comenta Lewis aliviado pensando que el entusiasmo que emanaba su enérgico amigo no sólo le hacía bien a él, sino a toda su familia…

-"Gracias Wilbur"- dijo sonriendo.

-"¿Por qué?"-

-"Por estar aquí"- su futuro hijo dibujó una sonrisa en la comisura de sus labios comprensivamente.

-"Se que nadie puede vivir sin mí"- dijo en broma.

Lewis rió frunciendo el ceño -"aunque preferiría que no estuvieras aquí, no me gustaría que también tú te contagiaras…"-

-"sabes algo… si hubieras omitido esa última parte estoy seguro que el este momento hubiera sido memorable"

-"Oye estás diciendo que…"- pero una voz los interrumpió

-"Lewis, Wilbur, es hora de irnos"- dijo Lucille en forma cantarina detrás de la puerta

-"si mamá, bueno…vamos"-con más entusiasmo Lewis y Wilbur salieron dirigiéndose al auto donde los esperaban Lucille y Bud.

Bueno, éste es mi 1° capítulo.

Sip de seguro algunos ya descubrieron que modifiqué unas cosas, pero no se preocupen fueron detalles que no cambiarán el rumbo de la historia, porfa dejen comentarios :D

kerolunatica