James Potter


Siempre ha sabido que es valiente. Pero nunca antes había creído que podría llegar a sentir tanto, tanto miedo. En ese momento de poco valen las bribonadas de machotes que ha soltado con sus amigos durante toda su vida, todas ellas en relación a ser Gryffindor y a no tener miedo de nada. Porque James Potter tiene miedo.

En el preciso momento en el que Voldemort ha cruzado el umbral de su hogar, ha sabido que va a morir. Y no le importa. No le importa morir si eso salva a Harry y a su Lily. James morirá por amor.