Disclaimer: Ni los personajes ni la historia me pertenecen, sino a Stephenie Meyer y a Ashel-13 respectivamente, yo solo la traduzco.


Prólogo

Bella POV

Yo, Bella Swan, había estado esperando todo el año para esto. Y por fin había llegado, ahora me sentía a punto de estallar de alegría. No me malinterpretéis, adoro la universidad y estando con mi mejor amiga, Alice, es más que divertido, pero el verano… ¡vamos! ¡Nada se puede comparar con eso! y éste verano probablemente sería el mejor de todos. ¿Por qué? Porque mi padre me había dejado pasar todo el verano en casa de Alice y su familia.

Alice Cullen había sido mi mejor amiga desde el primer año de instituto. Ella fue la primera persona con la que trabé una amistad desde que me mudé a Forks (Washington). Desde entonces nunca nos separábamos, es más, no puedo imaginar a alguien que se lleve mal con Alice. Ella es bajita, con rasgos de duende, su pelo es corto negro y de punta y su hermosa cara es la envidia de cualquier chica. Todo lo opuesto a mí.

Yo soy más simple de lo que puedes imaginar. Pelo marrón, ojos marrones, 1,65 m, ¿ves? Completamente sencilla y aburrida. No hay nada especial en mí, excepto mi peculiar habilidad de cambiar a unos 84 tonos de rojo cuando me ruborizo… cosa que me pasa a menudo. Tampoco tengo unos rasgos bonitos, y por supuesto, mi desmesurada torpeza hace que la gente se pregunte si soy retrasada mental. Pero a pesar de todos esos defectos, la familia Cullen siempre me ha aceptado como uno más de los suyos… a pesar de la inimaginable belleza que poseen cada uno de los miembros de la familia… debido a una excelente herencia genética.

La familia de Alice está formada por sus padres y sus dos hermanos. Sus padres son las personas más dulces que he conocido. Carlisle y Esme son por supuesto muy hermosos. Ellos son probablemente el principio de ésa magnífica genética existente en la familia.

Su hermano mayor (tres años mayor que nosotras) es Emmet y sabe Dios que le adoro. Él es el enorme y musculoso chico, al que cualquiera podría confundir con un luchador. Pero una vez que le conoces, te das cuenta de que en el fondo es como un enorme y mimoso osito de peluche y el hermano mayor que nunca tuve. Por supuesto él siempre aprovecha cualquier oportunidad de divertirse a costa mía y hacerme sonrojar. Afortunadamente para él, se que todo lo hace con buena intención, por lo que casi nunca tomo represalias.

Su otro hermano mayor es Edward. Él es sólo un año mayor que Alice y yo. Oh, ¿y he mencionado que es la perfección en forma humana? ¿Piensas que estoy exagerando? ¡No lo estoy! Él es alto y delgado, con músculos en los sitios correctos: bíceps, tríceps…ummm. Su pelo es de un precioso color bronce que parece brillar por sí solo, no obstante le sienta perfectamente. La línea de su mandíbula forma un ángulo perfecto que hace que cada vez que sonría yo me derrita. Y mi parte favorita, sus ojos. Son como dos esmeraldas que parecen adquirir brillo propio cada vez que sonríe. Su increíble belleza me ha dejado sin habla en más de una ocasión. Y si no parece obvio, estoy completamente e irremediablemente enamorada de él desde el día en que le conocí.

Él y yo nos solíamos llevar tan bien como yo con Alice. También era mi mejor amigo hasta que se fue a la universidad. Desde entonces llevo 3 años sin verle y sin embargo sigo totalmente enamorada de él. Sé que debería olvidarlo, ya que nada puede surgir entre nosotros dos. Quiero decir, él era mi amigo, y pensaba en mi tan solo como una hermana pequeña. Por supuesto desde entonces he cambiado un poco… bueno, he cambiado un montón.

Yo usaba aparato de dientes y mi pelo era encrespado y alocado. Por no hacer mención a mi cuerpo que parecía el de una niña de 10 años. Ahora, ya no utilizo aparato, mi melena salvaje ha descubierto las planchas, y puedo presumir de tener curvas. Al parecer simplemente tardé en madurar.

Pero lo que es pasado, es pasado. Ahora tengo 20 años y estoy al final de mi segundo año de universidad, ¡y preparada para el verano!