UN AMOR QUE VENCE TODAS LAS BARRERAS

OUTTAKE

"CARTAS"

EDWARD POV

Pasé mis manos por mi cabello en un gesto de desesperación al escuchar otro grito de Bella, no podía soportar la idea de pensar que le estaba causando dolor, yo mismo había pasado por este infierno hace poco más de un año, así que recordaba perfectamente lo que ella estaba sufriendo. Es cierto que la idea de transformarla había sido un acuerdo mutuo, y que ella pensaba que el dolor de la transformación era solamente un pequeño precio a pagar para poder pasar toda la eternidad juntos, pero aun así, no podía evitar sentirme culpable.

- Shh, tranquila princesa – le susurré tomando fuertemente su mano, al tiempo que con la otra acariciaba su cabello – pronto pasará.

Bueno, tal vez no tan pronto como yo desearía, ya que apenas estaba empezando su segundo día de transformación.

- ¿Seguro que no podemos darle nada para aminorar el dolor? – le pregunté a Carlisle que estaba de pie junto a la ventana de la habitación

- Lo siento Edward, pero lamentablemente no, una vez que inicia el cambio, su sistema es incapaz de aceptar cualquier medicamento

- Debimos darle algo antes de transformarla, inyectarle morfina, no se, lo que fuera necesario para que no sufriera como lo hace ahorita

- Tal vez, pero eso la habría puesto más nerviosa con respecto al momento en que la mordieras y además habría arruinado su noche mágica.

- Pero ella no estaría sufriendo ahora – rebatí

- Es probable, pero no lo sabemos a ciencia cierta, y te aseguro que después de todo, ella atesorara que su ultimo recuerdo humano sea una noche romántica con el amor de su vida, en vez de verse sometida a una infinidad de calmantes.

No pude contradecirlo, porque sabía que tenía razón, había hecho todo lo posible porque la última noche como humana de Bella fuera memorable para ella, habíamos tenido una cena romántica en el yate de mi padre, le había hecho el amor – ayudado por una flor, pero eso no disminuyó el sentimiento del acto – y había terminado la velada con una sonrisa mientras se acorrucaba entre mis brazos; yo también había disfrutado viéndola dormir y hablar en sueños por última vez mientras recordaba todos los momentos que había vivido con ella.

Ella gritó nuevamente al tiempo que su cuerpo daba una violenta sacudida, lo cual me hizo ponerme aun más ansioso, me incline hacia ella y coloqué mis manos sobre sus hombros intentando calmarla, al ver que no lo conseguía, la tome entre mis brazos y la senté en mi regazo.

- Sé que te es difícil verla sufrir de esta manera pero es mejor que la dejes recostada – me advirtió – su cuerpo se está acostumbrando al veneno y comenzando a cambiar, es mejor si no se siente aprisionado por el abrazo

No le respondí, pero aun así deje nuevamente a Bella sobre la cama; seguramente mi mirada angustiada habló por mí, porque Carlisle agregó

- ¿Por qué no sales un momento para que te tranquilices un poco?

- No pienso dejarla sola – le contradije, y luego, arrepentido por mi brusca contestación, agregué – le prometí que me quedaría todo el tiempo a su lado

- Pero está siendo muy difícil para ti, estoy seguro de que si sigues así, serás el primer vampiro en la historia que tenga una crisis nerviosa – dijo mitad bromeando y mitad en serio.

- Creo que si me aparto de su lado me angustiaría mas – dije sinceramente – además, ella está pasando por todo esto por mí, lo mínimo que puedo hacer es permanecer a su lado

- ¿Aun a costa de tu salud mental? – bromeó

- Créeme, mi salud mental solo puede estar mínimamente estable cuando bella está a mi lado – dije mirando a mi novia, que se había tranquilizado un momento y le acaricie el cabello mientras le regalaba una sonrisa.

- Estoy seguro de ello – me respondió sonriente – tan solo basta con recordar los días anteriores a que te reencontraras con Bella. Incluso ahora, a pesar de lo preocupado que estas, te vez más feliz que en aquellos momentos.

- Eso es porque antes estaba seguro de que la había perdido para siempre, y el pensar en vivir eternamente sin ella era el peor castigo que me podía imaginar. Y ahora tengo la esperanza de que dentro de dos días ella despertará y seremos iguales, y entonces podremos compartir la eternidad juntos.

- Te entiendo, ese fue el mismo sentimiento que me hizo soportar ver a alguien tan frágil como Esme pasar por el proceso de transformación.

Carlisle y yo seguimos conversando un rato más, hasta que él tuvo que despedirse para ir al hospital.

Permanecí un rato mas solo en la habitación cuidando de mi princesa, tratando de calmarla con cada grito de dolor, acariciando su cabello y besando de vez en cuando su frente; hasta que Alice entro con un cuaderno abrazado a su pecho.

- Ella será hermosa – afirmó entrando a la habitación – lo he visto

- Ella siempre ha sido hermosa – le aseguré de vuelta

- Sabes a lo que me refiero – se defendió indignada y luego con una sonrisa se sentó a mi lado – toma – dijo extendiendo el cuaderno que traía hacia mi – Bella me pidió que te lo diera, quería que lo leyeras mientras ella estaba cambiando para ti - no fue sino hasta ese momento que me di cuenta de que ese cuaderno ya lo había visto antes

- Pero este es su diario, no puedo leerlo – afirmé tratando de devolvérselo, ya que recordaba haber visto escribir a Bella escribir muchas veces mientras la observaba desde el bosque frente a su casa

- No es su diario Edward – me corrigió ella – este cuaderno lo escribía ella para ti, aun pensando que no volvería a verte

Asombrado por la afirmación, comencé a hojear el cuaderno, viendo como las letras escritas por mi novia, bailaban por todas las hojas.

- Gracias – dije a la pequeña vampira con una sonrisa sincera en mis labios

- A mí no tienes nada que agradecerme, después de todo yo solo soy la mensajera – dijo restándole importancia y luego agregó – Bueno, ahora debo irme, llevare a Jasper a cazar ya que el pobre esta con un ataque de ansiedad por tu culpa, y si no se desahoga lo más seguro es que nos contagie a todos.

- Lo siento

- Nah, no te preocupes, lo importante es que al final todo saldrá bien, estoy segura de ello.

Con elegancia se levantó de la cama y comenzó a caminar a través de la habitación para marcharse, no sin dirigirme una última mirada y una sonrisa antes de salir.

Volví mi atención a mi novia recostada en la cama y me alegró un poco ver que al parecer tenía un momento de tranquilidad, ya que no se había quejado en algunos minutos. Aproveche entonces para observar detenidamente el cuaderno en mis manos, para cualquiera no parecería nada del otro mundo, un cuaderno sencillo con cubierta de color lila, pero para mí era un enorme tesoro, ya que era una pequeña ventana al corazón de la mujer que amaba.

Con el mismo cuidado que si tuviera el corazón de mi chica en mis manos, lo abrí y lo primero que me encontré fue con un sobre blanco que Bella había rotulado con las palabras "léase antes de comenzar con el cuaderno", así que haciendo caso de sus indicaciones abrí el sobre y saque una pequeña nota que decía:

Mi amor:

En el momento en que tengas este cuaderno en tus manos, lo mas probable es que me encuentre quemándome en el infierno, así que voy a pedirte un favor.

¡No te sientas culpable!

Recuerda que esto es algo que ambos decidimos, y que por muy doloroso que sea, no es más que un medio para llegar a un fin… Cumplir nuestro sueño de estar juntos para siempre.

Entonces, ¿qué te parece si mientras espera a que el resto de nuestra eternidad comience te das una vuelta por el interior de mi alma?

Eternamente tuya:

Bella

Guardé nuevamente la nota en el sobre y lo coloqué sobre la mesa de noche, tomé nuevamente el cuaderno y entonces comencé a leer la dedicatoria que se encontraba en la primera página:

Edward:

Hoy inicio este cuaderno con el corazón destrozado y lágrimas en los ojos,

Aquí podrás encontrar cartas, reflexiones, pensamientos, letras de canciones, poemas, y algunas otras cosas dedicadas a ti.

Se que tu ya tomaste tu decisión y que nunca tendré oportunidad de entregártelo, pero si algún día, por alguna casualidad del destino llega a tus manos, quiero q sepas q cada palabra que leas aquí, está dirigida a ti con todo mi amor.

Isabella

La culpa comenzó a apoderarse de mí, y eso que era solamente la primera página, es cierto que estaba consciente de todo lo que ella había sufrido, y aunque sabía perfectamente que no había sido mi culpa, o al menos no intencionalmente, no podía dejar de pensar en todo el dolor que le causé, y y aun me era imposible comprender cómo es que había llegado a perdonarme. Definitivamente esto de vivir eternamente era magnifico, ya que me tomaría demasiados años compensarla por todo lo que pasó por causa mía.

Cambie de hoja y me encontré con su primera carta:

Esta primera carta es para contarte un poco de lo que he hecho desde el ultimo día que te vi

Los primeros días fueron insoportables, pero a pesar de todo era fuerte solamente por pensar en que pronto podría verte de nuevo y estar entre tus brazos, además, déjame decirte que Justin fue todo un caballero y me cuido todo el tiempo (según él que porque, como tu mejor amigo, era su deber estar al pendiente de mi :P )

Ah! Y también pasó algo que estoy segura te hubiera sorprendido… ¡me enfrenté a Tanya!

Sip, así como lees, resulta que un día, como siempre, comenzó a esparcir su veneno y a decir que yo no te interesaba y que solo jugarías conmigo, y no sé si fue consecuencia de la hermosa semana que pasamos juntos, o el cómo me hiciste sentir amada, pero hice lo q nunca, me voltee, la encaré y le hice ver que ya quisiera ella estar en mi lugar, aunque fuera por un rato.

Fue tan satisfactorio ver la cara de asombro que puso. Aunque bueno, parece que al final ella tenía razón, no del hecho de que solo querías jugar conmigo, porque ahora que comprendo que, al menos en su momento, me amaste; sino en que a final de cuentas no era lo suficientemente buena para ti. Después de todo, días después recibí la fatídica llamada donde me dijiste que preferías una escuela inglesa que a mí.

Tras esa llamada vinieron momentos oscuros, como el intento de suicidio y los días posteriores a eso. Pero prefiero no hablar de ello, al menos no en esta carta, aun no estoy preparada para hacerlo y, además, no quiero hacerte sentir culpable. Después de todo, lo más importante es tu felicidad.

Bueno creo que ha llegado el momento de despedirme, no olvides que te amo, y que todos los días ruego a Dios por que estés bien.

Con amor: Isabella

Maldije todo y a todos, yo tenía una vida perfecta y James había venido a arrebatármela sin ningún derecho, y de paso, no solo me había arruinado a mí, sino también a Bella.

Agradecía que los Cullen hubieran acabado con ese maldito, aunque una parte de mi hubiera preferido haber sido yo mismo quien acabara con él

Seguí leyendo algunas cartas más, hasta que di con una que me transporto a uno de mis recuerdos favoritos:

Hoy fue un día realmente difícil, ya que se cumple un año de la primera vez q nos vimos… o mejor dicho, de que tú me notaste, porque yo te había observado en la distancia desde el primer día en que llegue al instituto.

Recuerdo perfectamente que hasta unos momentos antes de que te acercaras y me hablaras había declarado a ese día como el peor de mi vida, me había enterado que había suspendido Educación Física, y me parecía irónico que una materia que para mi gusto era tan tonta, fuera la culpable de que perdiera la beca para poder seguir estudiando ahí, aun sin importar que en las materias académicas mi promedio fuera sobresaliente. Había intentado convencer al entrenador de que me permitiera aprobar la materia con algún trabajo extra, pero él se había negado.

Así que decepcionada y casi resignada a tener que abandonar la escuela (o en su defecto vender mi alma al diablo para terminar de pagar el semestre), decidí sentarme a leer debajo de un árbol.

¡Y fue en ese momento, cuando un ángel se presento frente a mí!

Debo admitir que en un inicio pensé que me había quedado dormida y estaba soñando, pero afortunadamente no era así. Tú te habías fijado en mí, y por si eso fuera poco querías ayudarme. Lo que como ventaja extra significaba que pasarías tiempo conmigo. ¡Mi sueño hecho realidad!

Y ¿Quién iba a decirlo? Ese fue el inicio de una hermosa, aunque breve, historia de amor

No pude evitar la sonrisa que se formo en mis labios al recordar ese día, que definitivamente había sido uno de los mejores de mi vida, recuerdo su desconfianza cuando me acerqué a ella, pues pensaba que iba a burlarme; y mi buena fortuna al tener la idea de ayudarla. No voy a mentir diciendo que fue amor a primera vista, porque en realidad solo me había parecido una chica interesante y algo me había impulsado a querer ayudarla, pero al convivir con ella y tener la oportunidad de conocerla mejor, había hecho inevitable que me enamorara de ella.

Bien dicen que las buenas acciones traen sus recompensas: yo había querido auxiliar a una chica tímida con problemas, y a cambio la vida me había recompensado con la oportunidad de conocer a la mujer de mi vida

Seguí pasando las hojas del cuaderno, leyendo a ratos, consolando a Bella cuando lanzaba algún otro grito de dolor en algunos otros. Ninguno de los Cullen se había acercado a la habitación en las últimas horas, lo cual me parecía bien, ya que este era un momento únicamente para nosotros dos.

Había cartas de muchos momentos, algunos recuerdos vividos juntos, otras de su cambio de casa a Forks, de sus experiencias con el Psicólogo, de sus primeros días viviendo con Charlie; también había canciones, algunas fotos, y uno que otro garabatos o dibujos, todos dirigidos a mí.

Finalmente me encontré con una carta que llamo mucho mi atención:

He pensado en algo que a cualquiera le parecerá loco, pero para mí hubiera sido maravilloso.

Todo empezó porque en clase nos hablaron sobre los métodos anticonceptivos y por ende surgió el tema del embarazo en los adolescentes… lo que me hizo pensar…

¿Te imaginas que como consecuencia de nuestra semana de amor hubiera resultado embarazada?

Si, tal vez es algo loco, y sé que hubiera sido problemático hasta cierto punto debido a que aun soy muy joven, pero habría sido concebido con mucho amor y lo mejor de todo, es que al menos así ahora tendría una pequeña parte de ti a mi lado.

Te amo y extraño

Esta última carta me dejó completamente sorprendido. ¡Un hijo! Nunca considere que tras nuestras noches de amor en Santa Bárbara Bella hubiera podido quedar embarazada. Por un momento la imagen de una pequeña niña de ojos cafés y cabello cobrizo cruzó por mi mente y no pude evitar sonreír ante ella. Hubiera sido tan hermoso que nada de esto hubiera pasado y finalmente hubiéramos podido tener una vida normal, casarnos, tener hijos y envejecer juntos mientras mirábamos a nuestros nietos correr mientras nosotros estábamos sentados en el pórtico.

Si, hubiera sido maravilloso.

Solo esperaba que Bella nunca se arrepintiera de su decisión de abandonar todo eso por mi culpa.

Seguí paseando por la mente de Bella a través del cuaderno, hasta llegar al dia que marcó el nuevo inicio de nuestra historia.

Hoy hace un año desde el día en que intente quitarme la vida tras enterarme de que pensabas quedarte en Londres.

A veces me parece increíble que apenas haya pasado un año, ya que para mí el tiempo se me ha hecho eterno, además de que ha habido tantos cambios en mi vida, que cualquiera pensaría que ya ha pasado una década.

Para iniciar me mude con mi padre, aunque eso ya te lo había mencionado anteriormente… he dejado el sol y el calor para venir a un lugar frio y con lluvia que parece ir mas acorde con mi permanente estado de ánimo.

No te voy a negar que he conocido a personas maravillosas, personas a las que incluso puedo llamar "amigos" y que me han sacado una que otra sonrisa, pero aun así el dolor de tu partida sigue siendo más grande.

¿Te he hablado de Alice y de Jacob?

Creo que no, bueno, pues son unas personas magnificas y me han apoyado mucho. Ya te escribiré otra carta donde te cuente exclusivamente de ellos.

Bueno, me tengo que ir, debo ir al instituto… Solo espero poder terminar el día sin romperme (aunque mi psicóloga dice que he avanzado bastante).

Te amo, y hoy más que nunca te extraño.

Inmediatamente después de esta carta, venia otra, la misma que yo mismo había visto escribir mientras la espiaba con Emmett desde el bosque frente a su casa.

Algo extraño me sucedió el día de hoy.

Creí que la estaba librando, que había podido pasar el día sin volverme loca, incluso Jacob me ayudo mucho a mantenerme entretenida, pero al final parece que no lo logré.

Casi para terminar el día decidí ir a un lugar que me recuerda mucho a ti y jugar un último partido para recordarte.

Para mí era como una despedida para ti, quería que marcara el final de mi "luto" y tenía el firme propósito de darme la oportunidad de empezar una nueva vida.

Sin embargo, justo cuando me permitía llorar por lo que esperaba fuera una última vez, algo me golpeó y me pareció verte una vez más.

¿Será que tu recuerdo vino a despedirse de mí?

No lo sé, solo sé que desperté en mi cama sin saber cómo llegué ahí y con la sensación de que habías estado a mi lado

Definitivamente creo que aun no estoy lista para dejarte ir, y tampoco quiero hacerlo.

Siempre amándote

Bella

Después de esta carta venían otras más en las que marcaba su confusión, ante todos los signos que yo había ido dejando cuando decidí presentarme de nuevo ante ella.

Podía leer sus teorías y muchas de ellas eran esperanzadas de que realmente fuera yo quien se las mandara y que hubiera decidido regresar a ella. Pero a la vez había muchas otras en las que decía que no debía esperanzarse tanto para no tener una recaída.

Finalmente llegué a la carta que escribió justo después de que me presente nuevamente ante ella.

Hoy te vi nuevamente, y a pesar de ser tú, ya no eras el mismo.

Nunca había creído en nada como vampiros o ese tipo de cosas, y me parece imposible que ahora tú digas ser uno de ellos.

Entiendo el por qué me dejaste, pero eso no aminora el dolor que pase

¡No sé qué hacer!

Quiero estar contigo, pero no sé si soy lo suficientemente fuerte para soportar todo esto.

Sigo amándote, más que a nada en la vida, y eso nunca va a cambiar; sin embargo tengo miedo.

No pude evitar recordar su reacción de ese día y preguntarme, ¿Qué hubiera pasado si ella no hubiera sido capaz de perdonarme? ¿Habría sido lo suficientemente fuerte para soportar que se alejara de mí? O ¿Habría sido tan egoísta y luchado por reconquistarla?

Afortunadamente no tuve que averiguarlo.

Finalmente llegué a la última carta, que más bien era una pequeña nota:

¡Lo he decidido!

En unos momentos voy a encontrarme contigo, y voy a decirte que no me importa nada… no me importa el hecho de que ya no seas humano, o lo peligroso que pueda llegar a ser el permanecer cerca de ti.

Te amo más que a mi propia vida y prefiero morir que pasar nuevamente por la agonía de no estar a tu lado.

Y se que tu me amas también, si no, jamás me hubieras buscado de nuevo.

Estoy segura de que este amor será lo suficientemente grande para superar cualquier barrera que pueda presentarse ante nosotros.

Esta es la última vez que escribo aquí, ya que después del dia de hoy, todo podre decírtelo frente a frente

TE AMO A PESAR DE TODO

Isabella

Ese era el final del cuaderno, y como bien ella había dicho, de aquí en adelante todo lo viviríamos uno al lado del otro y no sería necesario recurrir a esto para que pudiéramos hablarnos.

Le di una última mirada a mi novia que ahora dormía pacíficamente. Ya se podían notar los cambios físicos que indicaban que la transformación estaba por concluir, su piel estaba pálida y fría, sus músculos se veían más firmes y su cabello sedoso y brillante.

Su corazón latía débilmente, señal de que estaba a punto de detenerse dando por terminado el cambio.

No podía dejar de sentirme emocionado. Era cuestión de minutos para que Bella finalmente despertara y comenzar a escribir nuestra nueva historia que duraría para siempre en el sentido más literal de la palabra.

Poco a poco, cada uno de los Cullen comenzó a entrar en la habitación y rodearon la cama, yo no me aparté del lado de Bella en cambio, mantuve su mano firmemente apretada mientras la ansiedad y la esperanza se apoderaban nuevamente de mí.

- Solo unos segundos – dijo Alice con una sonrisa que inmediatamente me contagio.

Y entonces se escuchó, un golpe sordo que había sido el último latido del corazón humano de Bella. Todo lo que había a mi alrededor dejo de existir y no podía ser consciente de otra cosa que no fuera la mujer acostada frente a mí.

Finalmente sus parpados se abrieron de golpe permitiéndonos ver su hermosos ojos, antes café, de un color rojo carmesí. Una sonrisa sensual se formo en sus labios mientras me miraba y yo la correspondí con todo el amor que sentía por ella desde que ambos éramos unos chiquillos humanos y que ni siquiera lo sobrenatural pudo apagar.

Isabella Swan, la vampiresa, había despertado y sabía que esto era solo el comienzo de nuestra eternidad juntos.


Hi vampires:

Se han de preguntar ¿y ahora que pasó si esta historia ya estaba terminada desde hace un año? Y tienen toda la razón, pero este es un pequeño regalo extra que quise hacer por dos motivos:

Primero que nada, porque en algún capítulo de la historia (el 21 para ser exacto) se hace mención del cuaderno de Bella, (cuando Edward la observa a lo lejos y la ve sentarse a escribir en el porche de la casa). Desde que mencione ese cuaderno, mi intención fue precisamente esta, mencionar en algún capítulo que ella se lo daba para que el leyera todo por lo que había pasado, pero, si les soy franca, con todas mis demoras olvide el detalle y me di cuenta hasta mucho después cuando releí el fic (si, lo sé, es imperdonable); así que dije, eso debe ir en un outake.

Y segunda razón, y más importante. ¡Para celebrar el final de nuestra querida saga!

Como muchas recordaran (o si no, pueden leerlo en la nota de autor del epilogo) este fic celebro con una actualización cada una de las premiers de las películas, cerrando con broche de oro con la publicación del epilogo el día de la premier de AMANECER parte1… así que creí importarte que también tuviera una última participación – aunque sea pequeña – en la premier de la última película. Que por cierto es hoy en la noche y, por supuesto, ahí estaré presente como en todas las anteriores J

Bueno, ahora si es todo por mi parte en este fic.

Por última vez, Muchísimas Gracias a todas las personas que llegaron hasta esta nota de autor, porque eso significa que leyeron toda la historia y, mejor aún, me atrevo a pensar que si llegaron al final es porque les gustó.

Hasta pronto

Dulces besos de sangre y abrazos tipo Emmett

"Mi vida era como una noche sin luna y entonces EDWARD cruzó mi cielo como un meteoro"

Ruby

Vampiressa de Edward Cullen