Un par de meses mas tarde…

Un hombre daba pinceladas a un cuadro que tenia enfrente. Tenía un atardecer en la pintura y las imágenes de muchas personas riendo y gozando. De repente, una sombra cubrió su trabajo y el pintor se detuvo, miro hacia atrás y se topo con un hombre de espesas cejas y cabello de jícara.

- Hola Sai-

- ¿Cómo estas, Lee san?-

- Bien, muy bien para serte sincero-

Lee se sonrió para sus adentros, le parecía gracioso el hecho de que aun después de todo lo sucedido, Sai mantenía su típica sonrisa sin sentimientos y uno de esos libros sobre el arte de socializar consigo. El cejotas camino hacia él y deposito su mano derecha en su hombro y sonriéndole le dijo:

- Gracias, Sai-

- De nada Lee san-

- ¡Sai, cariño, ya llegue!-

Sakura se detuvo delante de Sai y miro con algo de incomodidad a Lee. El cejotas solo la miro con seriedad por unos instantes y se fue caminando del lugar. Tras haber hecho esto, Lee camino fuera del rango de visión de Sai y se dirigió hacia su nuevo hogar. En el camino encontró a Maito Gai entrenando a su nuevo equipo de genins.

- … (Adiós, Gai sensei)-

Lee aun tenia mucho que arreglar antes de volver a dirigirle la palabra a su maestro, pero lo haría sin lugar a dudas, después de todo, aun es un secreto para él. Ino Yamanaka traía puesto un traje de cazadora africana y jalaba una jaula con pequeñas ruedas en su base, dentro estaba Choji que lloraba como un pobre diablo. Mas allá, estaban Naruto y Hinata, que aun estaban en etapa de descontento, pero al menos reconciliados.

- ¡¿Cómo se te ocurre salir con esa ropa?!-

- ¡Ya salí con esta ropa antes, no puedes hacer nada al respecto!-

Hanabi Hyuuga y Kiba estaban agarrados de los pelos y mirándose con odio, típicos problemas de pareja. Lee solo se rio y miro a su alrededor, las cosas estaban mas tranquilas ahora. Suigetsu caminaba por la calle, sujetando con fuerza un muñeco anti estrés, Karin le paso de largo e ignoro el gruñido del espadachín. No todos terminaron como querían.

Por ultimo, se detuvo y encontró a Neji con una cara de indiferencia, estaba rodeado de al menos cien mujeres, pero no tenia ojos para ninguna, de hecho no se veía feliz con toda esa situación.

- ¿Todo bien?-

- Estoy aburrido-

Tras decir eso, Neji se fue caminando con todo su sequito de molestas porristas. Lee solo sonrió y entro en su nueva casa y lo primero que hiso, fue rezar por que ahí dentro solo estuviera su prometida y no ella y algún otro tipo.

- … (Bueno… aquí voy)-

Lee abrió la puerta y fue recibido por un beso de su prometida.

- ¿Dónde estuviste futuro papá?-

- Por ahí-

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Qué paso con Sasuke?

Sasuke se encontraba en medio del bosque, solitario y llorando la gota gorda. De repente una sombra cubrió su cuerpo y alguien le extendió una mano. Sasuke miro hacia arriba y se topo con… - ¿Orochimaru?- - Hola… ¿vienes de regreso a casa?- - Si, si señor- Sasuke tomo la mano de Orochimaru y se fue junto a él, otra vez.

FIN

Gracias por haber perdido su tiempo leyendo este fic sin sentido, lleno de OOC y un monton de giros estupidos... adios