NO HAY FECHA QUE NO SE LLEGUE, NI PLAZO QUE NO SE CUMPLA.

Karol93 hasta pronto, konsntida tu también cuídate, MariaSimmenthalBlack me da gusto, chris te confieso que me hubiera gustado que la escena a la que te refieres fuera mas explicita, Athena Weasley todo tiene un final, Sousou Moutoku llegaste al final pero llegaste, zafiro potter gracias por tomarte el tiempo, susy snape a mi también me encanto la forma de la propuesta, Evasis fue un gusto y gracias por la nueva palabra.

J0r muchísimas gracias y aunque al ultimo perdimos ese contacto telepático se que siempre estuviste lista para regalarme no unas cuantas sino mil palabras de aliento.

Nympha13 se lo diré con gusto al autor y se como te sientes cuando yo descubrí la historia dije –se tienen que enterar de que existe esta historia- y muchas gracias por convertir estas, palabras quisiera decir mías, en un libro.

Y como me enseño Evasis, Apoteósicamente gracias a todos los que leyeron y me apoyaron con alguna crítica y a los que no también. Hasta pronto.

Capitulo 20, un relato para ser contado.

"De verdad papa te puso el anillo en la Snitch?"

Me detuve en la puerta de la recamara de mi hija. Estaba por apagar la luz con la varita. Voltee a mirarla, su carita de nueve años se mostraba ansiosa. Su cabello rojo se esparcía sobre sus hombros.

"Tu florecita," empecé apuntándola, "se supone que deberías de estar dormida." Me devolví hacia ella y me senté sobre su cama.

Se sentó y recargo su espalda en la cabecera, ignorando el hecho de que su hora de dormir ya había pasado desde hace rato. No estaba enojada con ella este tema le encantaba. "Estaba dormida," dijo, "pero llegaste a la parte en que papa se te declaraba."

Acaricie su frente, deseando que mi pequeña tuviera los mejores sueños. "Si, tu papa lo puso en la Snitch." Me acerque a ella y le susurre, "no le digas a nadie pero tu papa es un romántico empedernido."

Ella sonrío y asintió, indicando que ya lo sabía. Estudie su cara, asombrada de ver mis propias pecas en su cara, mis ojos, mi cabello, hasta en la forma en que ahora se abrazaba.

"mama," me pregunto, "cuantas de estas historias son reales?"

Mire cariñosamente a mi hermosa hija, notando lo perceptiva que era. Harry y yo le habíamos contado a nuestro chicos la mayoría de los eventos en forma de cuentos, aunque dejábamos los detalles mas siniestros de lado. Nos las arreglábamos para que creyeran que eran solo eso: historias.

Cuando James estaba por irse a Hogwarts, Harry y yo nos sentamos para explicarle que las historias eran realidad. No fue difícil al principio, pero llegar a los once años y salir de nuestra vista, seria imposible que siguieran como historias, especialmente cuando su padre era el protagonista en casi todas ellas. Hicimos lo mismo con Albus, dos meses antes de que se fuera a Hogwarts. Ahora que los dos sabían les pedimos que no le dijeran nada a Lily, que ella siguiera así por un poco mas de tiempo.

No les contamos todo. Que razón tendría ser el hijo de un Potter sino te dejaran misterios sin resolver? Aun recuerdo todas las cartas que James nos mando el año pasado, en cada una de ellas nos reclamaba por no haberle mencionado un dato. "Nunca me dijeron que papa era el líder de un grupo de defensa ilegal!" una vez escribió. Y claro que no se lo habíamos contado por que no le queríamos dar ideas y que se metiera en problemas.

Le respondí a Lily con una pregunta. "Que te hace pensar eso?"

"Te escuche a papa y a ti hablando con Albus antes de irse a Hogwarts."

No estaba sorprendida. Ella había heredado la necesidad de saber cada detalle de lo que pasaba alrededor, lo que si me sorprendió fue que lo halla guardado por tanto tiempo. Habíamos hablado con Albus en agosto. Estábamos en Noviembre. Le pregunte por que se había tardado tanto en preguntar.

Sonrío un poco apenada. "Tenia miedo de que no me lo contaras," dijo. "El tío Ron y tía Hermione no quieren hacerlo, tampoco mi abuelita ni mi abuelito. Nadie quiere decirme nada. Me dicen que te pregunte a ti o a papa."

Así que había tratado de sacar la información. Me hubiera gustado que mi familia me alertara sobre su curiosidad. No sabía que contestarle a mi pequeña, creía que era muy joven para saber la verdad. Tenia que hablar con Harry.

"Y bueno mami?" pregunto.

"Es muy tarde ya. Podemos hablar de esto mañana?" le pregunte. Suspiro decepcionada, asintió. La bese en la frente y acomode su almohada. Mi mano palpo algo duro…

"Oh mama…" se sonrojo, pero su cara también reflejaba miedo.

Saque el objeto oculto. Era un libro, un libro muy familiar con un niño en cuya frente había una cicatriz en forma de rayo. El titulo era "Harry Potter y la Piedra Filosofal" por JK Rowling. Estaba sorprendida, voltee a verla. Estaba muy asustada, pero yo no estaba enojada con ella.

"De donde sacaste esto Lily?" le pregunte, sabiendo de antemano que venia del estudio de Harry.

Notando que no estaba enojada se sentó. "Lo tome del estudio de papa." Dijo. "Estoy en problemas?"

Mire el libro nuevamente. Tenia marcada la pagina, casi la mitad. De nuestros tres chicos Lily era la primera en descubrir los libros de su padre. Para ser honesta, después de mis descubrimientos, no podía mas que sentirme orgullosa.

"No, Lily," conteste, me levante y vi como abrazaba con ansia su cobija. "Hablaremos de esto mañana, te lo prometo." Me aleje de la cama.

Pero tenía otra pregunta. "Crees que el sombrero Seleccionador también le dio una oportunidad a Albus como se la dio a mi papa?"

"Si, lo creo."

"Por que esta en Slytherin entonces?"

Me quede callada. A pesar de la charla que Harry había tenido con mi pequeño, el había sido puesto en Slytherin. Albus no nos había dicho si fue su decisión o la del sombrero, pero suponía que el entendía que no es la casa la que dicta que clase de persona eres sino quien realmente eres. De nuestros tres chicos, Albus era el que mas se parecía a Harry, esto quería decir que sus rasgos de Gryffindor eran tan fuertes como los de Slytherin.

"No estoy segura," replique, apuntando mi varita hacia la luz extinguiéndola. "Pero si de verdad quieres saber, puedes mandarle una lechuza mañana." Me acerque a la puerta esperando a su próxima pregunta, pero no la hubo. "Buenas noches mi florecita. Te amo."

"Yo también te amo mami."

Camine por los corredores de Grimmauld Place, en donde los recuerdos de los últimos 18 años eran palpables. Pase junto a una fotografía de Kreacher, quien había muerto de viejo hace nueve años, una fotografía de mi boda con Harry que paso tres meses después de cuando me lo propuso y me detuve afuera del estudio de Harry. Abrace el libro y toque la puerta, me invito a pasar.

El radio estaba prendido, una voz familiar le hablaba a los radio escuchas. Me detuve a oír lo que decía mientras Harry estaba inclinado sobre una montaña de reportes le prestaba media atención a lo que decía.

"Desde que el Acta de difamación fue aprobada el año pasado, Rita Skeeter a sido acusada de 594 difamaciones. Si todos los cargos son ciertos afrentara innumerables multas. Si no es capaz de pagarlas cera encerrada en Azcaban.

"La controversial escritora, responsable de biografías como Albus Dumbledore, Severus Snape, Harry Potter y otros, esta confiada de que saldrá bien librada de esto, pero Hermione Weasley, del Departamento del enforsamiento de Leyes Mágicas piensa que este será el ultimo capitulo que Rita escribirá.

"Les tendré informados acerca de este caso. Esto a sido Potterwatch su corresponsal Lee Jordan. Manténganse a salvo: mantengan la fe. Buenas noches."

La radio siguió con su programación, Harry me saludo con una sonrisa. "Ginny no fuiste tu la que de casualidad tomo el mapa del moredeador verdad?" apunto al cajón de la izquierda.

Menee la cabeza. "Quieres apostar a que uno de los chicos lo tiene?" sugerí, acercándome a mi marido. "Necesito hablar con George acerca de cuales son los cuentos apropiados para James y Albus."

Harry se encogió de hombros, notando el objeto en mis manos. "Estas refrescando tu memoria para lo de tu libro?" me pregunto, tomándome de la mano y halándome a su regazo. "No necesitas eso tienes al protagonista para ti sola."

Levante el libro y le sonreí. "Yo no Harry," le dije. "Nuestra hija es la que esta haciendo una pequeña investigación."

La boca de Harry se abrió. "Estas hablando en serio?"

Menee la cabeza."Además nos escucho cuando hablamos con Albus." Su mano masajeaba mi espalda y me detuve para disfrutarlo. "Parece que nuestro secreto esta descubierto."

Harry suspiro. "No quería que lo supiera siendo tan pequeña," dijo. "Recuerdas como reacción con lo del basilisco y eso que pensó que solo era un historia."

Rodee los ojos. "Ella tenia solo cuatro años cuando se lo contaste," le dije, "Créeme ya creció desde entonces. Además ya la conoces si ella quiera saber algo no se detiene hasta que lo consigue."

Continúe antes de que Harry lo hiciera. "De hecho Harry…" apunte mi varita hacia la puerta, la cual se abrió, revelando la sorprendida cara de nuestra niña. "Ve a la cama Lily."

Se dio la vuelta y se fue, mientras lo hacia sus pequeños pasos hacían eco en los corredores.

Voltee a ver a Harry quien se reía de la escena. "Esa es nuestra Lily," dijo Harry, quien secaba las lagrimas provocadas por la risa. Tomo el libro y lo coloco junto a sus hermanos. "No tenemos alternativa verdad?"

"Trataste de mantener a lo chicos a salvo lo mas que pudiste," le conteste abrazándolo profundamente. "No va a poder ser lo mismo esta vez. Hablamos con ella mañana?"

Harry asintió. Nos quedamos en silencio por varios minutos. El subir y bajar de su pecho era reconfortante para mi. Podía dormirme en sus brazos en esa silla. En vez de eso me interrumpió y me pregunto si había visto el correo.

"Gwenog te mando el último metraje de Quidditch para tu columna," dijo, levantándome en sus fuertes brazos y colocándome de pie. "Albus mando esta carta. Creo que la querrás leer. Yo, por otra parte necesito dormir si quiero levantarme para llegar temprano al juicio de Skeeter."

Lo abrace por el cuello y lo bese. "Ve a dormir, Harry, así tendré tiempo de terminar esto."

Se despidió dándome otro beso y se fue.

Estaba sola, me senté en el escritorio, la radio seguía prendida. Una montaña de correo esperaba por mi por lo que comencé con el primer sobre, era de Gwenog, lo abrí era una escena de Quidditch. Ahora que yo era la jefa de los corresponsales de Quidditch para el Profeta, tenía que escribir un artículo y mandarlo antes de que empezara a imprimirse el tiraje de esa noche.

La primera escena estaba borrosa y después en cámara lenta, era Angerona quien atrapaba la Snitch, su insignia de capitán de las Holyhead Harpies brillaba orgullosamente en su uniforme. Cerré el sobre y decidí que podía ocuparme de eso después.

Hice a un lado el último suplemento del Quisquilloso y tome la carta de abajo. Reconocí la letra del pequeño Albus.

Mama y papa,

He escuchado tantas cosas acerca de ustedes! Papa nunca me habías dicho que tu, tío Ron y tía Hermione habían entrado a Gringotts y liberaron un dragón! Podría escuchar la historia cuando regrese a casa?"

Victorie ha estado al pendiente de mi, aunque dice que no sabe si tendrá mas tiempo, ya que esta en el año de los EXTASIS. Le pregunte acerca de Teddy, pero se puso colorada y no quiso hablar al respecto. Que creen que pasa entre ellos?

Hice lo que me dijiste con Scorpius y el ha estado un poco mas amable. Después de haber pasado juntos la detención la semana pasada, las cosas se han calmado. Ya no habrá mas duelos a media noche (no fue mi idea! Fue de el! No podía dejar que pensara que soy un cobarde.)

Jillian Fields se cayó de su escoba ayer cuando una Bludger la golpeo. Si no se puede recobrar para el juego del sábado, voy a tratar de entrar en el equipo. Creo que es estupido que no dejen que los de primer año estén en el equipo (excepto tu papa, que por cierto también olvidaste mencionar eso!) Si pudiera volar con el equipo aunque sea una vez, ellos se podrían dar cuenta lo bien que ustedes me enseñaron a volar en escoba.

James me pidió que les dijera que lo siente mucho el no haber mandado ninguna carta por que esta muy ocupado haciendo tareas. Pero es mentira! Lo que pasa es que no se separa de Samanta Corner. Se acuerdan de ella? Ella es mestiza y tiene el cabello como tu mama. Creo que a James le gusta.

Rose y Fred les mandan saludos!

Con amor Albus.

Puse la carta en el escritorio, sonriendo por la información. Adoraba recibir las cartas de mis niños. Reafirmaba que Harry y yo estábamos haciendo bien nuestro trabajo.

La única pieza de correo que quedaba era una que ya había abierto el día anterior. Levante el pedazo de pergamino para releerlo.

Ginny,

He leído todos los capítulos que me has enviado. Tienes unos cuantos errores gramaticales igual y estructuraste mal una que otra idea, pero de ahí en mas, tu autobiografía es hermosa. Debo confesarte que termine con una caja de pañuelos al terminar el capitulo catorce. Es Hermoso, en verdad lo es.

Ya sabes como lo vas a terminar? Esa fue la decisión más difícil cuando llegamos al final de la historia de Harry. Todos querían saber que paso con nuestro héroe. Para tu libro, sugiero que lo termines con algo personal ya que todo el libro es algo muy tuyo. Tal vez tu boda o el nacimiento de alguno de tus hijos…

Es un problema terminar con una historia así. Pero estoy segura que se te ocurrirá algo. Mándame una lechuza si tienes alguna duda.

Joanne Rowling

Sosteniendo el manuscrito de mi auto biografía, pensando como podía concluirla. Empecé a hojear el primer capitulo en donde vi las marcas que Joanne hacia en donde había que corregir. Lo serré otra vez y lo hice a un lado, si seguía leyendo no podría para y no tendría tiempo de terminar el articulo.

Además, ya sabia cual seria la conclusión.

Después de ver una y otra ves el metraje de Quiditch, escribí el artículo. Bostece al entregar el sobre a la lechuza y enviarla hacia la redacción del Profeta.

Cuando entre a la recamara minutos después, trate de hacerlo lo mas silenciosamente posible. Harry en verdad necesitaba descansar, pero tan pronto me senté en la cama, sentí que su mano tomaba la mía y un susurro decía mi nombre. Me quite las pantuflas y me recosté a su lado.

"Ya terminaste la novela?"me pregunto.

"No," le conteste. Me di la vuelta para encararlo aunque no lo podía ver totalmente ya que la oscuridad estaba presente. "Y no Harry, no te puedo dar un adelanto." Desde que comencé con el proyecto me venia rogando que lo dejara leer un poco, pero no lo permiti. Tenia que esperar a que terminara con En Palabras de Ginevra Molly Potter.

"Solo poquito…?"

"No." Interrumpí, terminando con la distancia que nos separaba y besándolo apasionadamente. Pronto se olvido de la suplica y se perdió en la dulce distracción. Después de unos minutos termine el beso, ya sin aliento y un poco nerviosa.

"Debes de sentirte mejor," susurro, refiriéndose a la mañana, ya que había vomitado en el baño. De hecho había vomitado durante toda la semana. Harry había estado muy preocupado por lo que fui a ver al sanador en la mañana.

"Yo," dije. "Yo fui a ver a Ernie a San Mungo."

"Te dijo lo que tienes?" pregunto tomándome de la mejilla.

Asentí.

Tome su mano y la apreté fuerte. Le sonreí y lentamente nuestros dedos entrelazados fueron bajando, primero por mi cuello, sobre mi busto y deteniéndose en mi abdomen. Delicadamente esparcí sus dedos en mi vientre.

"Quieres otro niño u otra niña?"

__

Estoy sentada nuevamente en el escritorio de Harry. Ya casi son las once de la mañana, llevo levantada cuatro horas. Pase casi toda la mañana estructurando este capitulo, asegurándome que todo tuviera sentido antes de mandárselo a Joanne Rowling.

Mientras escribía, Lily entro al estudio. Me pregunto si podía quedarse y que si estaba bien que ella quisiera una hermanita. Me maraville ante sus habilidades de espionaje, le confirme que era perfectamente aceptable. Mi mente empezó a divagar, pensando que Dora seria un nombra magnifico para una niña y Arthur uno fuerte si fuese niño.

Los ojos chocolate de Lily deambulaban alrededor del cuarto, su mirada recaía una y otra vez en los libros que estaban detrás de mí. Me di la vuelta y tome uno de ellos. La pagina seguía marcada en donde lo había hecho. Le di el libro. Sonrío ansiosamente y rápido se sentó en el suelo para terminar de leerlo.

Me encontraran en ese libro como Ginevra Molly Weasley. Cuando era una niña pequeña, escuche todas esas historias acerca de Harry Potter, que el era un gran mago, como se convirtió en el salvador de nuestro mundo, y aunque era muy joven, sentí una fuerte atracción hacia el héroe. Cuando tenía 10 años, me enamore del chico de esas historias que contaban antes de dormir.

Ya no me llaman Weasley. Ahora soy Potter. De alguna manera, por alguna razón, el campeón de esas historias se convirtió en el campeón de mi corazón y el, también se enamoro de mi. Ya casi han pasado dos décadas desde que llevo su nombre, y cada momento, desde el día de nuestra boda, el día que nacieron nuestros niños, han sido especiales, extraordinarios junto con el hombre que siempre he amado.

Cada campeón necesita una historia. Cada héroe tiene una historia que contar. Pero por cada salvador, existe alguien atrás de el quien le brinda una razón de verdad para pelear, y ellos también, tienen una historia que contar. No se si alguien se interese en leer lo que tengo que decir, pero esta es mi historia, contada através de mis ojos, expresada con mis palabras y escrita con todo mi amor.

Al escribir esto ultimo, pienso en lo que esta por venir. Una vez fui una reconocida jugadora y capitán de Quidditch quien se caso con el mago más famoso del mundo. Cuando me embarace de James, deje esto de lado para abrazar una vida más llena y significativa. Amaba volar en una escoba, pero amo mas ser mama.

Mientras estoy sentada aquí escribiendo, viendo como mi hija descubre los secretos de su padre y un niño desarrollándose en mi interior, les reto a que encuentren a una persona que se encuentre mas feliz que yo en este momento.

FIN.

Las despedidas son difíciles, pero no crean que los voy a dejar en paz como les dije ya tengo otras historias en la mira.

Como ultimo comentario, el otro día recordando una telenovela que pasaron hace como 7 u 8 años que se llamaba EL JUEGO DE LA VIDA, me tope con una escena muy peculiar, la pueden buscar en esa pagina en donde se pueden ver videos bajo el nombre de, El Juego de la Vida: Primer beso de Lorena y Juan Carlos.