Llovizna.

Eran aproximadamente las 2 de la mañana, afuera, la tempestuosa lluvia caía a cantaros, las gordas gotas resbalaban por las ventanas y empañaban todo el paisaje, era de esperarse que al día siguiente cierta persona se levantaría de mal humor...

A pesar de las limitaciones que cierto clima le provocara, no podía negar que era algo que realmente disfrutaba, mojarse en la lluvia.

Así, empapado, escurriendo y vulnerable, así le gustaba sentirse a veces.

Disfrutaba de la lluvia.

El por que?? Fácil. Aun que en muchas ocasiones Hawkeye le decía que estaba bien llorar, el contestaba que no dijera ridiculeces. Pero el sentimiento al llover lo hacia alegrarse...

El agua era su debilidad física, pero moralmente, cuando llovía, no solo eran gotas empapando sus mejillas, sino una fuente salada la que limpiaba su alma..

Decir que Roy Mustang no llora, es una mentira. Lo hace, pero junto al cielo.