Epilogo, Un final para Floema...

Es cierto que Floema había sufrido mucho, siendo invadida en cuerpo y mente; Obligada a tomar acciones de las que después, se arrepentiría muchísimo, aun sabiendo que ella en realidad no las había hecho por voluntad propia; Y por ultimo, tomando la increíble decisión, de morir, para matar al horrible espíritu que la invadía por segunda vez. Fue así que Cannabis fue derrotado. El sol volvió a bañar la tierra con sus rayos dorados, y el "castillo maldito" como muchos le llamarían después, se hundió en el océano, como el resto de la isla. Mientras el castillo se derrumbaba literalmente sobre ellos, el último de los dragones, hizo un esfuerzo por usar su magia sanadora, pero no dio resultado, era muy tarde, Floema había muerto.

El dragón miro con vergüenza a Núber, mientras este lloraba por la reciente perdida; Fue entonces que el dragón obtuvo una respuesta, muy oculta dentro de su corazón: el sacrificio. Como les había dicho antes, los dragones poseen una magia y poder muy avanzados, que no caben en nuestro conocimiento. Cuando Núber aun sollozaba inconsolable en el suelo del castillo, escucho unas hermosas palabras.

"Ha llegado mi hora" Eran palabras dichas por el dragón, pero no las había pronunciado, si no que las había pensado con tanta emoción, que Nuber también pudo sentirlas con su corazón. Entonces, sin decir nada mas, o dar alguna clase de aviso, el dragón se acerco a Floema estiro las alas y... ¡Murio!

La reacción de Núber, fue la de correr hacia el dragón y gritar "¡NOOO!". Las grietas de la habitación comenzaban a abrirse, la torre en la que estaban no tardaría en derrumbarse con el resto del castillo. El dragón murió encima de Floema, muy pronto su carne comenzó a consumirse por un fuego invisible, una luz brillo desde el interior de su cuerpo. Al fin, el cuerpo despidió una energía que hizo retroceder a Núber, y término de quebrar los muros. Por instinto, Núber esquivo un pedazo de concreto y salio de la torre derrumbándose. La tierra se agitaba, la destrucción creo grandes nubes de polvo y tierra. Levitando, desde arriba, Núber contemplo como se hundía la isla entera en el mar.

Pasaron muchos minutos y Núber aun miraba el mar que se agitaba, ya no había restos visibles de las ruinas, pero el mar seguía agitándose. La noche cayo, y Núber había pasado tanto tiempo levitando, que ya perdía el aliento. (Su levitamiento tenia que ver con la respiración y el aire en sus pulmones). Regreso a tierra firme, y se quedo sentado en la playa, aun mirando en dirección a donde horas atrás, un castillo negro se elevaba sobre el mar.

Quizás no haga falta decir, que Núber paso la noche entera pensando en Floema y en como podría rescatarla (o al menos su cuerpo) de entre las ruinas submarinas. Pero al amanecer, a la playa llego un anciano pescador, de raza Suenbo, que al ver a Noutres, se extraño y fue hacia donde se encontraba el. Núber yacía dormido sobre la arena. El pescador tomo su caña y lo toco como decidiendo si era comestible. Núber se despertó y miro al viejo Suenbo, era de los Suenbo del este, dedicados a la pesca.

"¿Quien es usted?" pregunto Núber, y el anciano tomo su caña y se la colgo en la espalda

"Eso mismo quería yo saber de ti, o mas bien, ¿Que eres?, ¿has salido del mar?"

"No, vengo... vengo del oeste, pero no del mar"

"Oh, nunca había visto a nada como tu, aunque bueno, nunca he ido al oeste"

"No hay nada como yo en el Oeste, no que yo sepa"

"¿Pues no dices que vienes del oeste?"

"Si, pero..."

"Entonces, si vienes de allá, debe haber mas gente como tu allá"

"No anciano, es que yo no era... es difícil de explicar... dígame, ¿Como se llama su pueblo?"

"Es el ilustre pueblo de Safein" dijo el anciano, muy emocionado, pero cuando vio que Núber no reconoció el nombre, dijo:

"El Pueblo Safein, hogar del héroe Safein, el grande"

La verdad es que Safein, muchos años atrás, había sido un chico que había rescatado a una bebita de un Bhaeri bebe. Con esto la popularidad del chico subió tanto, que pronto seria llamado "héroe" y después de los años, su pueblo había sido rebautizado por que el nombre anterior no le gustaba a nadie.

El anciano quiso explicar a Núber quien había sido Safein, para que se sorprendiera (porque el anciano no era ni más ni menos que Safein). Pero unas pisadas habían llamado la atención de Núber, eran unas pisadas que provenían del mar, se acercaban a Núber, y continuaban su camino al pueblo. Núber se despidió de Safein, que estaba enfadado por el comportamiento de Núber, pero a este no le importo y siguió caminando por la arena que llegaba hasta un camino de concreto, que conducía al pueblo.

Núber se enfado, estaba seguro de que si alguien había salido del mar, era Floema. Entro en el pueblo, ignorando las miradas de toda la gente que lo veía al caminar, camino por lo que parecía un mercado de mariscos, y llego hasta lo que era una plaza pequeña, y ahí la vio... era Floema, pero algo había cambiado, Núber comprendió al verla, que no podían estar juntos, porque por mucho que el la amara, había algo mas, algo que sabia, era merecedor de su atención, no sabia que aun, pero sabia que algo mas le deparaba el destino.

Compartieron una mirada, en la que expresaron todo, y después, con todo el dolor de su corazón, Núber se alejo volando, se alejo de ella, para siempre. Si alguno de ustedes, llega a toparse con un libro titulado "El Final", léanlo, es muy posible que ahí encuentren que fue de Núber.

Floema sin embargo, regreso a su hogar, al oeste, donde muchos la llamaron "la bendecida", pues pensaban que el dios sol la había elegido como su esposa. Floema vivió muchos años como una gran líder y curandera, el cuerpo que había heredado del dragón, le dio poderes y habilidades, que aprovecho para hacer la paz con otros pueblos Sloma, y Noutres.

Pero la verdad es que, como los dragones, Floema vivió por muchos años, vio morir a su padre, y a todos sus amigos; Nunca tuvo hijos, ni se caso, y por muchos años vivió en el bosque donde nació. Hasta que una noche de otoño, por la ventana de su casa, observo una luz en el cielo, era la hermosa luz de una estrella, que brillaba como no lo había hecho en mucho tiempo, fue entonces que Floema decidió visitar otros lugares, explorar su mundo y conocer a mucha gente.

Fue en uno de estos viajes, que conoció a el brujo Ghord, un brujo que regularmente se mantenía alejado de problemas, pero que su reciente fascinación por el cauce del tiempo, havia causado un desorden en las líneas del tiempo y por error mando a Floema a otra época.

Y así fue, como se perdió, nadie sabe que paso con ella, el brujo Ghord paso el resto de sus años intentando reparar el daño, pero murió sin lograrlo. Aunque existen rumores, de una mujer, que vivió en tiempos antiguos, que hablaba el idioma de los dragones, y que muchos la llaman: "la madre y creadora de dragones..."