¡Hola! Vuelvo con otro femslash. Esta vez, para el reto "Rumores" de la comunidad Crack! and roll.

Disclaimer: Estos personajes no me pertenecen, son de J.K. Rowling, incluida Astoria, aunque no se la nombren en los libros.

Advertencias: Femslash, palabras malsonantes.

Palabras: 500 (incluyendo el título)

Notas: No me odien, el fandom hizo a Pansy así.


Señorita de compañía

Sobre Pansy se dicen muchas cosas.

— Es una furcia.

— Se acostó con él en el aula de pociones…

— Es una ramera.

—…mientras Snape miraba.

— Hace cosas con la lengua que yo no había visto antes.

— Hablan por que le tienen envidia –dice Milicent, y ahí acaba la conversación.

Los rumores son como una plaga que se extiende rápidamente por los pasillos de Hogwarts, y Pansy participa en más de uno. Las cabezas de las chicas se unen formando un corro apretado por el que circulan las nuevas noticias. No se sabe de dónde salen, pero siempre acaban protagonizando los últimos comentarios crítico e insultantes antes de que acabe la cena.

La dedos ligeros para los finos. "Señorita de compañía, disponible todas las horas del día" para los ocurrentes. La puta que te baja la cremallera con una mirada, para el resto. Simplemente Pansy para sus compañeros de casa.

Dentro de Slytherin existe una norma no escrita, que por lo general todo el mundo sigue: lo que le pase al resto no te incumbe. Cada palabras, cada pelea, cada movimiento que ocurre dentro de la sala común se queda en los muros, en la memoria, y pronto desaparece bajo la luz verdosa de las lámparas.

De la misma manera, lo que ocurre fuera no les interesa. Los Slytherin no son cotillas, no va con ellos. Si se oyen comentarios sólo son para molestar con humor de serpiente a alguno de sus compañeros de otras casas. Aunque si lo hacen ellos es cruel.

A Pansy le importa una mierda lo que los demás digan de ella.

A Astoria tampoco le importaba, hasta que Pansy se tiró encima de ella en los terrenos y le metió la lengua hasta la garganta. Entonces comprendió que esos rumores debían de ser verdad, y no le extrañaba que cualquiera se rindiera ante esos besos que hacía que un calor bajara desde sus mejillas a su entrepierna.

-&-

— He oído un nuevo rumor —. Draco sonríe con sus dientes blancos.

— ¿Rumor, de quien? —pregunta Blaise, parece que los dos están representando teatro.

— De Pansy y Astoria, bajo un árbol. Teniendo sexo oral.

Ríen juntos al ver como Daphne lo deja todo y sale corriendo de la sala común.

-&-

— No sé de que estás hablando —. Pansy, muy segura, se aparta el pelo de la cara.

Una bofetada suena en la habitación, y Daphne, furiosa, sale dejando una marca roja en las pálidas mejillas de la morena. Pansy se traga su orgullo, que le cae como una cascada por las costillas almacenándose en su estómago. Por la puerta aparece Astoria, con lágrimas en los ojos.

— Tú también has discutido con ella.

Parece más una afirmación que una pregunta.

— Cree que te dejaré tirada después de meterte en mi cama unas cuantas veces. Y que colgaré tus braguitas sobre un árbol.

Astoria la mira fijamente.

— Pensé que los rumores no te afectaban

— Tú me afectas.

No se espera esa contestación, ni tampoco que le bese en el cuello con suavidad.


¿Qué tal? Tomates, zanahorias, ¿no podrían tirarme algo que no fueran verduras? ;)

Se agradece un comentario.

Nos leemos