Disclamer: Todo pertence a J.K Rowling


Ilusión

-¿Harry?

-¿Si?

-Estoy embarazada.

El hecho era que solo esas dos palabras, dichas en un susurro cargado de miedo pero a la vez de esperaza le inflaron el corazón de alegría.

Había estado observando a Ginny todo el día, cada uno de sus movimientos, tenia que reconocer que era lo que mas le gustaba hacer. Sentarse en el amplio sofá color carmín del salón, observando como su esposa iba de un lado a otro, la verdad es que a veces se sentía un poco culpable por no ayudarla lo necesario.

Esa mañana Ginny había estado particularmente nerviosa, y no era su nerviosismo común, como cuando se despertaba ansiosa porque ese día jugaría un importante partido de Quidditch o cuando se sentía muy observada por el, "Me pones sumamente nerviosa Harry, pienso que todo lo estoy haciendo mal" Le había dicho mas de alguna ocasión cuando el la observaba cocinar, o cuando la observaba leer o hacer cualquier otra cosa. No, el nerviosismo de esa mañana era diferente, se le habían caído probablemente media docena de platos de las manos, evitaba su mirada, algo muy difícil ya que Harry no le había quitado los ojos de encima y no pudo estar por mas de una hora en el mismo lugar, pero Ginny no sabia que Harry era muy persistente cuando se lo proponía, por eso no se despego ni un minuto de ella.

El comportamiento de su esposa le recordó esos primeros años, cuando recién se habían conocido y Ginny metía el codo en la mantequilla cada vez que el le hablaba, porque esa pelirroja de los ojos marrones estaba igual o aun mas nerviosa que en aquellas ocasiones.

Cuando se habían acostado esa noche, Harry pensó lo peor, porque Ginny le dio la espalda, no como todas las noches en las que se acurrucaba a su lado mientras el le acariciaba el pelo, pero el siguió firme en su propósito y la abrazo por la cintura pegándola a el, cuando Ginny lo llamo en un susurro apenas audible y dijo esas dos palabras "Estoy Embarazada" la ilusión había renacido en el, la ilusión de tener una familia era mas fuerte que nunca, la ilusión de que James llegara nuevamente a su vida estaba ahí, al alcance de la mano, porque cuando su temblorosa mano toco la barriga de su esposa supo que ahí dentro estaba James, James Potter.


Espero que les haya gustado esta pequeña viñeta, la verdad es que la inspiracion me habia abandonado y por eso no la habia colgado, pero ahora llego con esta chispita, todos los comentarios, criticas y tomates son bien recibidos...solo denle al Go!

Besos