Advertencia: Spoiler del pasado de Cross.
Palabras: 270.
Beta: Alega Dathe.

Disfruten la lectura.


Un camino a seguir

Estrujó sus piernas, meciéndose tan suavemente que no era consciente de lo mismo. En su mano tenía los cinco anillos y de su mente no desaparecía aquel atroz recuerdo.

Lily había muerto, junto con todos los que había conocido. Ya no le quedaba nada, él también debió haber muerto. Entonces ¿Por qué seguía en ese mundo?

Cross se limpió las lágrimas que querían escapar de sus ojos, y miró la habitación a su alrededor. No sabía porqué estaba ahí, pero se sentía tan solo... Fue entonces cuando sus ojos la notaron. Colgada en la puerta y mostrando un peculiar brillo, se encontraba una peculiar cruz.

Se levantó, sintiendo el cansancio de su cuerpo, y caminó hacia la misma, sin entender porque le llamaba la atención. Cuando se paró enfrente, alzó la mano y apenas la rozó, como si temiera que su tacto la destruyera. Luego miró los anillos que tenía en la otra mano. Uno de ellos también tenía una cruz similar.

En ese instante el recuerdo de su hermana lo embargó más fuerte que nunca: su sonrisa, sus sueños, su alegría por vivir. Cross apretó su puño, tomando una decisión. Se convertiría en el justiciero como su hermana había deseado. Seguiría los pasos de Dios y salvaría a aquel mundo.

Porque ahora más que nunca estaba convencido de que Dios era real. Era imposible que sólo Satán existiera en ese mundo.

Se haría fuerte, regresaría a todo el que pudiese al buen camino y lo buscaría. Él sería el encargado de asesinar a Satán y vengar a su hermana. Ahora lo sabía, su vida había adquirido un nuevo sentido.

Fin de la historia.


¿Reviews? :3