¡Hola

¡Hola! Vuelvo con otra traducción de nombre original The 'Birds & the Bees'—Emmett Style, de la genial autora UnicornGoddess95. Espero que os guste y ya sabéis que cuantos más comentarios me lleguen más pronto actualizaré (ya estoy de vacaciones ;) ). Otra cosita, es una historia de 4 capítulos. (Cuantos más reviews antes actualizo).Besos!

Los "pájaros" & las "abejas" al estilo Emmett

Mi cuerpo no podía parar; estaba paseando por toda la casa. La colada estaba hecha, los platos en su sitio y la cena de Charlie ya estaba preparada en el frigorífico. No tenía nada que hacer, excepto esperar.

Edward debería estar aquí en cualquier momento para recogerme. Estabamos planeando una tarde llena de diversión en su casa. Por lo que él me había contado, Emmett y Jasper habían comprado una parrilla para preparar barbacoas y se estaban muriendo por cocinarle algo a su única humana, yo. Estaba en cierta forma nerviosa por el mero hecho de imaginarme a ellos cocinando para mí. Podía confiar en las dotes culinarias de Edward, pues ya me lo había demostrado, ¿pero de Emmett y Jasper? Aquellos dos se divertirían más con el fuego para encender la parrilla que con la comidaque supuestamente se iba a preparar en ella. Sonreí al pensar esto último. Estaba segura de que hoy nos reiríamos bastante. La completa idea me hizo dirigirme hacia el armario de la cocina ara coger algunas barras energéticas y colocarlas en mi bolso. Solo por si acaso.

Me dirigí al salón con la intención de sentarme y leer hasta que Edward llegara. Abrí la andrajosa copia de Romeo Y Julieta y me preparé impacientemente para leer. Apenas leí unas pocas líneas cuando oí tocar suavemente la puerta. Agarre mis cosas y corrí hacia la puerta para mi decepción. No era Edward el que estaba en mi puerta.

Emmett se encontraba allí con una mordaz sonrisa en su cara. Podría jurar que en su interior se estaba riendo. Estaba un poco triste ya que quería llevar a cabo mi brillante estrategia de saludo con Edward. Emmett debió de darse cuenta de mi sutil decepción.

"Puedes besarme si quieres, pero no creo que le guste mucho a Edward" se rió.

"¿Qué estás haciendo aquí?" le pregunté curiosa.

"Bueno, Edward y Alice tardarán un poco más en volver de Seattle. Han llamado y me han preguntado si te podría recoger" se acercó más a mí y me despeinó como un hermano mayor hace para molestar a su hermana.

"Emmett, para ya" le dije mientras le pegaba bromeando en el estómago.

"Es divertido alborotarte el pelo" sonrió. "¿Estás lista?"

"Si..." fue todo lo que pude decir antes de que Emmett me cogiera y me pusiera a su espalda, llevándome al Jeep. Estaba en el asiento, atrapada por el arnés 5 puntas antes de poder parpadear. Emmett estaba disfrutando de lo lindo. Caminó hasta el asiento del conductor, se metió y arrancó la monstruosidad de su Jeep. Su vehículo era acorde a su personalidad.

"Parece que hoy estás de buen humor" aseguré divertida.

"No todos los días puedo pasar el tiempo con mi humana favorita" reflexionó.

"Te refieres a la única humana que puede soportarte" le corregí.

"Sí, algo así." Su expresión comenzó a alternarse de una feliz a una que denotaba más seriedad. " No, yo eh quería hablar contigo sobre algo más personal."

Le miré confundida. "Bueno, dispara, somos prácticamente familia."

"Bella, no sé realmente como comenzar, pero lo quiero por el bien de Edward. Vivo con él. Veo su... frustración. Lo que quiero decir es que, hola... vive con tres parejas sexualmente felices. Ha tenido lo peor desde que no solo puede oírnos mejor, sino que también puede oír y ver nuestros pensamientos también. No sé cómo lo hace. Estoy esperando que en algún momento explote.

Tosí , ahogando el aire a mi alrededor. ¿Acaso estaba loco? ¿Por qué me preguntaba a mí todo esto? Quería a Emmett como a un hermano mayor, pero hablar con él sobre la falta de sexo en mi vida en la vida de Edward y en la mía era peor que tener esta conversación con Charlie. Aún peor era el hecho de que Edward probablemente leería los pensamientos de Emmett y supiera la existencia de esta conversación. Rodé mis ojos y hablé. "Emmett, ¿Qué te hace pensar que quiero tener esta conversación?"

"No he dicho que quisieras tenerla. Estaba más curioso y preocupado. La tensión es ya casi tangible, especialmente cuando alguien el la casa tiene un 'momento íntimo' estos días. Normalmente se va... ya sabes, hay una razón por la que le gusta estar en tu casa por las noches." Se rió de su propio comentario.

Miré a Emmett, mi rostro debió de transmitirle el terror que mi mente experimentó por el rumbo que estaba tomando la conversación. "Emmett, ¿ Qué quieres decir exactamente?" le pregunte jadeando.

"Bueno, me preguntaba si vosotros vais a, ya sabes, cambiar de base" me lanzó una mordaz sonrisa, y trató de poner su atención en conducir.

"Emmett, Edward tiene sus 'límites' impuestos y hasta que cambie de parecer, o me transforme, estamos anclados en la primera base." No podía creer que le estaba diciendo a él esto.

"¿Primera base?"exclamó con tono ahogado. "¿Pretendes decirme que después de todo este tiempo vosotros dos todavía seguís en la primera base?" me miró atónito.

"Sí, exactamente" repliqué.

Dejó escapar un largo silbido. "Wow, ese chico tiene más autocontrol de lo que hubiera pensado."

"No tienes ni idea." Suspiré. "Él es el que tiene que controlarme a mi."

"¿En serio?" bufó.

"Oh...si . Deberías conocerle ya... pequeño caballero don perfecto. No creo que él sepa cómo ser travieso." Exclamé divertida, hasta que sentí que mi cara enrojecía mientras que mi mente me recordaba de la información privada que le estaba otorgando a Emmett.

Serió tan alto y tan fuerte que parecía que su Jeep estaba derribando los surcos de la carretera. Podría jurar que estaba luchando para mantener sus ojos solamente abiertos para conducir.

"¿Te encuentras bien?" pregunté completamente entretenida.

Podía ver que Emmett estaba luchando para mantener la compostura. Me senté y ojeé a través de la ventana, desconcertada por tener esta conversación y temiendo el momento en el que Edward, Emmett y yo estuviéramos en un mismo espacio. Podría asegurar que Emmett iba a convertirse en cebo de oso una vez que Edward descubriera nuestra conversación.

Emmett sonrió mordazmente e intentó mantenerse recto en su sitio. "¿Bella, entonces estás diciéndome que él es el que se controla por los dos?"

"¿No te he dicho nada sobre nuestra limitada vida amorosa?- me burlé.

"Ah, me imagino que sí. ¿Qué lejos habéis llegado? Quiero decir, ¿le has visto alguna vez desnudo?

Dejé escapar una risa áspera y le miré. "¿Desnudo? Sí, claro. ¿Haberle visto sin camiseta cuenta? ¿Qué me dices sobre esos mini pantalones de deporte que lleva? Imagino que eso significa que no. Hmmm... Pero, ¿sabes?, no me importaría verle tumbado en el sofá posando como un Dios Griego para mi diversión personal. Olvidaria los límites en un segundo.

Podía ver a Emmett sonriendo y tratando por todos los medios no reírse. Me tomo un momento pensar sobre lo que justo acababa de salir de mi boca. Sentí la sangre agolparse en mi cara y desvié mi mirada avergonzada. ¡Mierda! ¿Cómo puede ser capaz de sacarme esas confesiones? Es peor que Edward.

"Bueno, deberías saber que yo ya le he visto desnudo..." reflexionó Emmett. " Disfrutarías del paisaje." Dejó escapar una ruidosa carcajada.

Le miré fijamente, quedándome sin palabras. ¿Cómo podía estar sentado como si nada y decirme a que me disfrutaría del paisaje? Estaba loco. Sentí la urgente necesidad de coger una de esas barritas guardadas en mi mochila y aplastarla en su cabeza, aunque si también le hubiese lanzado una pluma a la cabeza le hubiera hecho el mismo daño.

"Te ves linda cuando te enfadas, Edward tiene razón en eso." Se burló.

"No estoy intentando paecer linda, Emmett."

"¿Sabes?, estoy seguro de que Edward ya te ha visto desnuda." Se rió.

"¿Cómo demonios podrías saber tu eso? Bufé.

"Bueno, piénsalo." Aseguró mientras rodaba los ojos. "Él solo puede leer mentes y eso incluye imágenes, debo recordártelo. Después de todas aquellas semanas de que Alice te ayudara a vestirte y ducharte después de volver a casa desde Phoenix, ¿realmente me vas a decir que no crees que Edward ojeó alguna pequeña-mínima-diminuta-minúscula parte de los pensamientos de ella?" se rió y se dijo a sí mismo "Y si no lo hizo, quizá debería hacerle un monumento por ser tan remilgado."

Sentí que todo color se iba de mi rostro por lo que Emmett había insinuado. ¿Acaso el ojeó?

"Vamos, Emmett, ¿de verdad crees que el señor-mister-perfecto podría haber echado una ojeada a alguna vez que Alice me ha bañado? Espero que no lo hiciese. ¿qué es lo que vió?

"Umm... yo lo haría" Emmett se estaba partiendo de risa.

"Emmett" le grité. "Eres increíble." Empecé a buscar con cautela algún objeto que realmente le hiciese daño al tirárselo. El pequeño extintor plegable era tentador.

"En serio Bella, y quiero veros felices y satisfechos. Me duele veros así. Yo no podría surar una semana sin estar con Rose.

"Bueno, eso explica porque él nunca está en casa mientras vosotros estáis solos." Ñe aseguré sarcásticamente.

"Por supuesto, solemos estar juntos cada cierto tiempo." Sonrió.

"¿Es por eso que la semana pasada se entretuvo puliendo el piano?" pregunté curiosa.

"Jeje, ¿eres observadora, eh?"

"Vosotros lo hicisteis... en su piano...¿y sigues aquí pudiendo contarlo?" murmuré, con los ojos como platos.

"Bella, no es la primera vez que hemos usado su piano. Solo una de las pocas veces que nos ha pillado."

Mi mente de pronto imaginó a un Emmet y una Rosalie encima del piano de Edward, apasionadamente agarrados a los brazos del otro. Una parte de mí estaba celosa de que Edward y yo no pudiéramos estar así, la otra parte estaba disgustada por pensarlo. La próxima vez que Edward desease un momento romántico en el piano junto a mí, estaba segura de que recordaría a Rosalie y Emmett. Sacudí la cabeza.

"Emmett." dije seriamente. "Sabes que Edward y yo no podemos llegar más lejos. Como Edward dice, soy demasiado frágil, demasiado sensible."

"¿De verdad piensas eso, Bella?¿ Has intentado seducirle alguna vez?"

"¿Has intentado alguna vez seducir a una pared de ladrillo?" le contesté. "Y, claro, no mencionemos el hecho de que él es, mmm déjame ver, mil veces más fuerte que yo. Confía en mi, no funcionaría." Me giré y fijé la mirada en la carretera.

"Solo creo que sufre de un peculiar caso de 'miedo escénico'." Sonrió mientras me observaba fijamente.

Me giré y le miré. "¿Miedo escénico? ¡Anda ya, Emmett!"

"¡Que si! Piénsalo, Bella. Él tiene 106 años y él nunca ha estado con una mujer. ¿No crees que está un poco nervioso? Con 106 años de conocimiento, esperaría cosas bastante asombrosas, si yo fuera tú." Me guiñó el ojo.

"Emmett, él solo ha ido un par de veces a la escuela para médicos, creo que él ya tiene el concepto bastante asimilado.

"Yo no he dicho que él no supiera cómo es todo eso. Ese sería él, rompiendo el momento siendo todo un 'intelectual'." Se estremeció. "Eso no es romántico"

"Bueno, Emmett, algunos de nosotros no estamos atraídos meramente por el físico." Argumenté.

"¿Entonces e utiliza la inteligencia como un juego?" Preguntó

Rodé mis ojos. "Emmett, por dios, eso ya pasará... y estoy segura de que Edward preparará algo grandioso para ambos." sonreí al pensarlo.

Emmett interrumpió mis pensamientos con su absurda risa. "Si yo fuera tu en ese encuentro ni parpadearía... será un hombre de minuto." Su cabeza reposó contra su asiento, su cuerpo convulsionándose por reírse.

Mi cara enrojeció y pude notar como el rubor se extendía por mis mejillas. Alcancé el extintor de incendios portatil en el anaquel de la puerta lateral y se lo arrojé a la cabeza. Sus vampíricos reflejos le hicieron esquivarlo grácilmente. Ví como el extintor volaba por la ventana y caía en una zanja cercana. Suspiré, crucé los brazos sobre mi pecho y me reajusté en el asiento, especulando sobre cómo calmar mi furia.

"Has perdido." Sonrió mordazmente.

"Es el pensamiento lo que cuenta." Bufé.

"Bella, lo siento. Sinceramente, solo quería hablar contigo. Ser apasionadamente amado por tu pareja es uno de los mejores sentimientos que uno puede experimentar. Sin mencionar la cantidad de juguetes, disfraces, tacones y lubricantes 'personales'. El nuevo vibrador era bastante erótico. Rose lo disfrutó... bastante debería añadir."

"¡¡Emett!!" grité en un desesperado intentó por evadir el tema.

Su risa resonó por todo el Jeep.

Me empecé a sentir aliviada cuando vimos la vuelta para dirigirnos hacia su casa. Casi estamos allí, ¡gracias a Dios!

Mientras el monstruoso Jeep daba la curva final, podía ver la mansión Cullen. Para completa incredulidad de Emmett, Edward estaba de pie en el camino de la entrada. Una sonrisa que denotaba diversión cruzaba por su cara. Gemí conociendo que Edward había escuchado nuestra conversación.

Me giré para mirar a Emmett y le di mi mejor sonrisa. "Oh, estás en problemas... Edward una vez me dijo que tu mente era como una lago sin sombras."Comencé a reírme alocadamente hasta que mis riñones comenzaron a dolerme. Rápidamente señalé a Emmett con mi dedo índice y grité, "¡cebo para osos!"

Emmett me miró con una muestra de dolor pintada en su cara. ¿Acaso estaba tratando de bloquear sus pensamientos? El Jeep se paró y Edward se aproximó. Prácticamente salí atropelladamente del Jeep y me agarré a la camisa de Edward, tratando de llevarle hacia la casa.

"Venga, Edward, vámonos." Le dije rápidamente.

"Espera, Bella" se rió. "Esto es va a estar bien." Sonrió con satisfacción mientras miraba fijamente a Emmett con su sonrisa torcida. Gentilmente puso su brazo en torno a mi cintura y continuó observando fijamente a Emmett, obviamente sondeando su mente.

Él acentuó su abrazo en mi cintura, mirándome a mi. Su cara denotaba un atisbo de diversión contrastada con dolor. Sonrió de la mejor forma y me preguntó, "¿No soy... travieso?"

Próximo capítulo: Las reacciones de Edward a causa de a conversación. ¿Será capaz finalmente Edward de llevar a Bella a la segunda base?

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

Hola!! Cómo ya os dije antes, finalmente no he podido terminar antes, mil disculpas!!

Quisiera dedicar esta traducción a Yuliss, por serla que me ayudó a decidirme sobre traducir o no. Mil gracias wapisima!

Espero que os guste y siento ser pesada, cuantos más comentarios antes actualizo jeje

Besos y abrazos

Tamara