Los días pasaban, Shizuma no podía dejar de pensar en esa chica que Miyuki le había presentado, se sentía culpable, cómo era posible que hubiese olvidado lo que sentía por Nagisa en tan pocos segundos, parecía ser que no había amor que durara para siempre. El vivo recuerdo del verano que había pasado alado de su tan amada Nagisa, se iba desvaneciendo a cada día, le preocupaba la idea de olvidarla por completo, no le había podido llamar, no la había podido ver; temía olvidar su tierno rostro, temía que al momento de intentar recordar su rostro, fuera la imagen de Kaori la que viniera a su mente o aún peor, que no pudiera ni llamarla Nagisa, olvidar su nombre…

Esa mañana, Shizuma se levantó a la misma hora de siempre, se duchó, se vistió, desayunó y fue a sus clases como acostumbraba. Llevaba días evitando a Miyuki, semanas tratando de olvidar a Kaori y ¬a su parecer¬ años buscando a la profesora Nisshoku. Se sentía sola, pero no quería la compañía de Miyuki, no deseaba siquiera ver a Kaori y ¬lastimosamente¬ no lograba encontrar a la única persona que sentía que podría ayudarla.

Finalmente las clases llegaron a su fin, como siempre, Shizuma caminó hasta el rincón más solitario de la escuela, se sentó alado de su árbol favorito y cerró sus ojos. El recuerdo del rostro de Nagisa era ahora borroso, no recordaba su sonrisa, sus ojos estaban llenos de lágrimas que los distorsionaban, su antes hermosa sonrisa era ahora sustituida por una cara que reflejaba soledad. Meneó la cabeza tratando de olvidar tal imagen, no era posible que nuevamente no pudiera recordar la sonrisa de su amada; por un momento, pensó en la posibilidad de estar sintiendo exactamente lo que ella sentía, tal vez se sentía tan sola como ella, igual de confundida, igual de triste; probablemente también estaba sentada solitaria recargada en un árbol, preguntándose ¬ al igual que ella¬ ¿qué estaba sintiendo la persona a la que más amaba? Por un momento llegó un extraño pensamiento a su cabeza, ¿qué pasaba si Nagisa también se estaba "enamorando" de alguien más?, recordó a la chica que siempre estaba con ella… Tamao, ¿sería posible que esta chica le quitara a Nagisa?, y en caso de que sí, ¿Nagisa llegaría a pensar en cómo se sentiría ella si eso pasara? Fue entonces cuando Shizuma notó la salada gota que caía sobre su mejilla, estaba pensando en cómo se sentiría Nagisa si la hubiese visto tratando de besar a Kaori… ella se sentiría horrible si viera a Nagisa con otra persona, aún si ella estuviera alado de su amada Kaori.

---Pero si es mi alumna favorita…

Shizuma volteó asustada, pero al momento de ver quién era quien le dirigía la palabra, sintió un gran alivio, sentía que realmente podría abrazarle y llorar.

---Profesora Keiyami…

--- ¿Qué ocurre Shizuma?... ¿En qué piensas?

---Nada importante.

--- ¿Así que nada importante te ha hecho llorar?

---… Es…

---No quieres decirme, eso es razonable… pero a veces, hablar es justo lo que uno necesita.

Eso era justo lo que Shizuma sentía hace poco, pero parecía que al momento de querer decirle todo lo que sentía, le agarraba un sentimiento de inseguridad, le daba miedo lo que la profesora pensaba de ella y cómo podría cambiar eso si le decía lo que sentía.

---Es… es… me siento sola…

---Entonces extrañas a ese alguien especial… ¿por qué no la vas a ver?

---No es tan fácil… la tarea, la política de ambas escuelas…

--- ¿Conoces a la directora de su colegio, no?, ve y proponles un viaje a algún lugar y yo me encargo de proponerlo aquí, así se podrían ver.

--- ¿Es… es eso viable?

---Depende de ti, si las convences, te prometo que me encargo de mover hilos y listo, el viaje será aprobado.

---… … … Supongo que… lo intentaré…

--- ¡Ok! Tú intenta convencerlos, si lo haces, dime, yo planearé el viaje del colegio.

--- ¿Por qué?

---Pues… porque tengo influencias en el colegio, es fácil para mí convencer a la gente correcta.

---No… ¿por qué es que me ayuda con este tipo de planes?

---Bueno, amor: es un estilo de vida; no puedes vivir en él sin ver a quien amas.

---Pero… ¿por qué a mí?

---Eres una persona triste y solitaria Shizuma… no sé por qué es que te sientes así, pero si parte de la razón es la ausencia de esa persona, entonces quiero remediarlo.

--- ¿Entonces es por lástima?

---No… es porque yo también estoy alejada de mi amada.

---Algo así me había dicho…

---Si, pero aún si no la vuelvo a ver, yo nunca dejaré de amarla.

Como siempre, le parecía una persona muy curiosa, ¿cómo era posible que dijera tan tranquilamente que era posible el hecho de que no volvería a ver a su amada?, Shizuma se moriría si no pudiera ver de nuevo a su Nagisa… o… a Miyuki…Finalmente se dio cuenta del por qué se sentía sola en ese momento, era porque había estado evitando a la única persona que realmente la apoyaba en ese lugar además de la profesora.

--- ¿Te has dado cuenta, Shizuma, de tu problema?

---Si… es muy sabia.

---Muchas gracias… He vivido lo suficiente.

Era curioso, decía eso cuando si acaso era unos dos o tres años mayor a ella, o por lo menos, así lo aparentaba.

---Vengo de hablar con Miyuki… ella realmente quiere hablar contigo…

---Así que… ¿está igual que yo?

---Incluso hasta peor… habla con ella, creo que se siente culpable por todo el asunto.

---Procuraré hablar con ella…

---Shizuma… ¿ya comiste?

No había comido en todo día, se sentía muy mal como para comer, no tenía apetito.

---No…

---Je je, ven, te invito a comer.

---De… de acuerdo…

La suave y fría mano de la profesora tomó su mano y la ayudó a levantarse.

---Te llevaré a comer fuera de la escuela, ¿te gustan las hamburguesas?

--- ¿Hamburguesas?... nunca he comido nada como eso…

---Bueno, deberías de probar una, te aseguro que te gustarán, además, seguramente ella también come ese tipo de comida y le gusta bastante.

Durante el camino al estacionamiento de profesores, Nisshoku le fue explicando a Shizuma en qué consistía una hamburguesa. Al llegar al auto deportivo de la profesora, Shizuma se sintió un poco incómoda, acostumbrada a un auto grande y lujoso, era extraño subir a algo tan bajo, sin techo y con pocos lujos, teniendo interacción directa con el conductor.

---Te noto un poco nerviosa…

---No acostumbro viajar en un carro como este…

--- ¿Deportivo?

---Sin techo…

---Ya veo… ¿quieres que lo ponga?

---No, estaré bien… es solo… extraño.

---Ja ja, deberías acostumbrarte, seguramente a esa persona especial le encantan este tipo de carros donde el viento agita su cabello… además, seguro se verá linda.

Shizuma se sonrojó un poco, le había sido fácil imaginar el rostro de Nagisa con el viento golpeando su cabello, haciéndolo volar.

--- ¿Imaginaste algo lindo?

---…

---Ja ja, estás muy roja, fue por eso que lo noté…

--- ¿Falta mucho?

---No, ya pasamos más de tres de esos restaurantes… solo quería hablar otro rato.

---…

Finalmente la profesora se estacionó en uno de esos restaurantes; los colores parecían ser los de un restaurante infantil, pero había gente de todas las edades sentadas en las mesas.

---Ven, siéntate aquí, yo iré por la comida.

--- ¿Ir?

---Si, aquí no hay meceros ni nada por el estilo, así que espera aquí, te traeré la más pequeña que hay, por si no te gusta.

---Si…

Shizuma se sentó para analizar a los demás; ninguno usaba cubiertos, comían sin platos y no usaban vasos de vidrio, ni siquiera de plástico; parecían no prestar atención a los condimentos o ingredientes del platillo que consumían. Al cabo de unos minutos, la profesora Nisshoku volvió con una charola que contenía dos vasos de cartón, dos pedazos de cartón con papas a la francesa y dos hamburguesas envueltas en un papel.

---Eso…

---Esto es justo lo que necesitas probar.

Desenvolvió la hamburguesa de Shizuma para que la pudiera probar.

---Adelante, dale una mordida, te vas a sorprender.

---…

Shizuma mordió tímidamente la hamburguesa, tratando de encontrar los sabores de todos sus ingredientes, encontrando un poco desagradable el sabor de la grasa contenida en la carne.

---Lina… no trates de estar buscando más sabor del que captas al momento de morderla, masticarla y tragarla… si la combinas con las papas, estoy segura de que te sabrá mucho mejor.

Shizuma se llevó una papa a la boca y la masticó, tragó rápidamente, por lo que el sabor de la papa se perdió y Shizuma casi se atraganta.

---Vaya… quizá no debas comerla así de rápido…

---Esto es más complicado que todas las cosas que usualmente hago…

---Es solo que no estás acostumbrada…

Al final de la comida, la hamburguesa de Shizuma, al igual que sus papas y refresco, estaba a la mitad, por lo que la profesora Nisshoku se las comió felizmente.

--- ¿Cómo no te pudo encantar esto?, ¡Es delicioso!

---No… no es exactamente lo que yo llamo delicioso.

---Ja ja, eres una persona tan interesante y divertida.

---…

Se sonrojó un poco antes de poder hablar.

---Bien… ¿nos vamos?

--- ¡Ja ja! Claro, vamos.

Salieron en silencio mientras la profesora volteaba a su auto, buscando las llaves dentro de su pesada chamarra que la cubría de la violenta briza del lugar.

--- ¿Tienes frío Shizuma?

---No.

---Que raro, alguien con los ojos tan fríos como los tuyos… creí que tendrías frío en estas circunstancias…

Shizuma recordó el momento en el que Hikari le había dicho a Yaya que las cosas felices causaban un cálido sentimiento en el pecho, un sentimiento que Shizuma había perdido al salir de Astrae.

---… Estoy bien.

Finalmente localizó las llaves y abrió el carro.

---Sube… aunque no creo que dejes de sentir tal frío…

--- ¿Acaso no habrá represarías por haberme… raptado del colegio?

---… … … Eso espero… la verdad es que no pedí permiso a ningún superior para esto…

---… … …

Era extraño ver a una profesora así de despistada y relajada, parecería que Nisshoku no tenía problemas con las autoridades, o al menos, no les temía.

---Pero si llega a haber problemas, ten por seguro que escaparé de ellos, además, valió la pena romper las reglas… después de todo, hoy probaste una hamburguesa por primera vez, ¿no?

---Si…

Esperaba que su "encuentro" con las hamburguesas hiciera más fácil el convivir con Nagisa; después de todo, en el colegio Astrae no había nada por el estilo.

---Bueno… supongo que así acabará nuestra "cita".

---Esto no fue una cita…

---No es lo que las otras pensarán… debes estar preparada para que la gente diga: "Mira, ahí va la novia de la profesora."

---… no lo pensé antes…

---Naturalmente, esto es bueno hasta cierto punto, eras "famosa" en tu escuela, ¿no?, pues así se sentía la chica con la que tanto estabas.

Era cierto, seguramente Nagisa era la envidia de varias por estar a su lado, por traerla como la traía.

---…

---Pero ahora no se ha de sentir así… ha de estar tan sola como tú…

---… No debí dejarla ahí… sola…

--- ¿Por qué no?

---Pues… no queremos tanto… no podemos estar la una sin la otra…

---Entonces les hace bien alejarse un tiempo…

--- ¿Cómo puede ayudarnos?, solo nos destroza…

---Tal vez… pero así podrás aprender a esperar y disfrutar.

---… Como sea…

---Tranquila Shizuma, ella estará feliz de verte, planea el viaje, proponlo en ese colegio y dime, me encargaré de que la escuela permita un viaje de ese tipo.