. Una princesa entre tinieblas .

De: Priss.

15-AGT-06

24-ABR-07

Capítulo I: "El fracaso de una primera reunión".


Ella siempre estaba en la oscuridad. Pero con ese hombre, la oscuridad que la rodeaba dejaba de ser triste, para volverse simplemente hermosa.


Veían a su padre caminar de un extremo a otro de la estancia.

Sus hijos, divertidos al principio, se burlaban del nerviosismo de su progenitor, más ahora parecían haberse fastidiado.

Yoh, el menor, estaba perdiendo la batalla contra el sueño, los ojos le pesaban y cabeceaba constantemente, como si el ir y venir de su padre lo estuviese arrullando. Mientras que su hermano mayor, Hao, refunfuñaba a cada minuto; su mirada llena de fastidio y enojo, lanzando indirectas contra las visitas que aun no llegaban.

Mikihisa se giró, mirándolos reprobatoriamente y de no haber sido por el sonar del timbre, seguro que ahí mismo discutían.

Dos mujeres de rubios cabellos eran a las que el mayor de los Asakura esperaba con ansias.

Eliza, amor, me tenías preocupado.

La mujer solo sonrió ante el interés de su futuro esposo.

Sentía que él estaba exagerando, aunque ella nunca llegaba tarde a sus compromisos, sin embargo hoy. . .

Tuve que ir al colegio por Annita, no podía dejar que viniese sola.

"Fantástico, la señora no viene sola."

Pensaba el mayor de los hermanos, fastidiado de esta situación.

Su padre iba a casarse por segunda vez en la vida. ¡Qué gran cosa!. Al recibir la noticia, por supuesto que ambos hijos se opusieron, y más con el inservible pretexto que Mikihisa les dio. . .

Quiero darles una familia.

Les dijo el señor, de sus hijos obteniendo solo negaciones.

Tenían veinticinco años, ya no eran unos niños que necesitasen de una figura materna que los cuidara o les diera cariño.

Pero los gemelos Asakura no sabían que las palabras de su padre no eran para ellos, sino pasar las mujeres Kyouyama, quienes acababan de llegar a la casa.

Te dije que Pilika me acompañaría.

Entonces la vieron.

Cuando su viejo les dijo que tratasen bien a la pequeña Anna, jamás mencionó que esta era una muy hermosa jovencita y que de pequeña no tenía nada.

"Trátenla como a una hermana."

Fue lo que Mikihisa les pidió, pero en ese momento, Yoh se rebelaba y embelesado, con la boca abierta, miraba a la belleza.

Como a una hermana, recuérdalo.

Le decía Hao, dándole un leve codazo, logrando sacar a su hermano de su pequeño sueño.

Justo en ese momento, Mikihisa condujo a las damas al comedor; ya conversarían durante la cena.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Así que, este es tu segundo año en preparatoria, Anna. ¿No es difícil?.

No más que el anterior, señor.

La rubia dio un bocado al sushi, sin mostrar el menor interés por la conversación, aun cuando su futuro padrastro hacia todo lo posible por ser amable con ella.

No le sorprendía, él le tenía lastima. Anna lo sabía, lo comprendía. . . y la enfurecía.

Cualquier problema que tengas, por favor no dudes en consultarlo conmigo, o con mis hijos, si te inspiran más confianza. Mikihisa hizo una pausa, recordando con diversión el calvario que la escuela fue para Yoh. Aunque, te digo algo?, te recomiendo a Hao porque Yoh nunca fue muy bueno en la escuela.

Papá.

El menor de los Asakura tenía la cara roja, avergonzado a pesar de que su viejo estaba diciendo la pura verdad.

¿Por qué Mikihisa tenía que decir esas cosas?, la chica rubia podría pensar mal de él.

Pero Anna, lejos de las paranoicas ideas de Yoh, sonrió levemente, divertida ante la reacción del muchacho.

Ella podía percibir que era un buen tipo, tranquilo, despreocupado, sencillo. Con tan solo escuchar su voz tranquila y su estúpida risita, podía percibir que él era un tipo un tanto peculiar.

Pero Hao. . . ahh. Ese era todo lo contrario a su hermano. Su silencio y las indirectas que lanzaba contra ella y su madre le bastaban para saber que él era un hombre frio, sarcástico.

"Apuesto a que es un presumido insoportable que cree que todo lo puede."

Anna no supo porque pensó todas esas cosas sobre el joven de largos cabellos.

Yo lo hice solo, apuesto a que la princesita puede hacerlo sola también.

Solo el silencio siguió las palabras de Hao Asakura.

Estaba disgustado, ¿qué no era obvio?.

Un buen día, su viejo les dijo a él y a su hermano que iba a casarse y que formarían una nueva familia con las Kyouyama.

¡Por favor!. Desde que su madre murió, Mikihisa poco se preocupó por sus hijos.

Yoh se la pasaba con sus amigotes, hasta parecía que ni vivía en la casa y Hao, enfrascado en la compañía de la familia, rara vez veía a su padre y hermano.

¿Y su padre le hablaba de formar una familia?. ¡Estaba loco!.

El mayor de los gemelos estaba molesto, pero no con la jovencita rubia, sin embargo, no midió sus palabras, estas. . . solo salieron de su boca.

Más para su sorpresa, Anna sonrió irónica.

El señor Mikihisa ya me lo había dicho, no cabe duda de que ambos hermanos son muy distintos, no importa que sean gemelos.

Claro, yo tengo el cabello largo, Yoh no. Espero no te sea muy difícil saber quién es quién.

Nuevamente se guardó silencio. Indirectamente, Hao estaba llamando estúpida a la chica Kyouyama.

El silencio se alargó, pues el Asakura había tocado un tema sensible en la jovencita, quien con tristeza se mordió el labio inferior.

Mikihisa estaba a punto de reprender a su hijo, pero en ese momento la voz de Anna sonó. . .

Podrán estar a rapa o tener el cabello pintado de verde, azul o rosa, da igual.

Qué?, estas ciega?.

Una sonrisa entre sarcástica y triste adornó el rostro de la rubia; un nudo en su garganta. Estaba dolida, estaba furiosa, sin embargo se mantuvo firme y respondió.

Felicidades, Hao, acabas de resolver el misterio. Y ahora que lo sabes. . . ¿podrás recordarlo?.

El muchacho se quedó sin habla.

Ella debía estar bromeando, no lo aparentaba, pues andaba por la casa como si nada, no tiraba las cosas ni tropezaba con los muebles.

Entonces, incrédulo, el castaño la miró a los ojos y fue entonces que notó que estos carecían de brillo, como la más bella de las noches, una noche sin estrellas.

Un ambiente incomodo y silencioso se formó alrededor de la mesa, para ser su primera reunión como familia, esto había sido un completo desastre. Era de esperarse que cada uno de los presentes pensara que esto simplemente no iba a funcionar.

. . . . . Continuará.


Aha, un nuevo HAOxANNA, ahora con una trama bastante… ¿complicada?. Más adelante les diré porque.

Sé que es muy fácil notar cuando una persona no puede ver, pero esto es un fic, así que… ignoremos los detalles.

Y por último, creo que es mi primer UA donde utilizo a Yoh. Lo necesitaba para buena parte del fic.