Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a J.K Rowling. Sólo los tomo prestados por un rato.

Dolor

¡No!

¡No!

¡Harry! ¡HARRY!

Ginny no puede creer lo que está viendo. Es simplemente imposible. Por ello cierra los ojos un momento, segura de que al abrirlos, todo habrá pasado. El dolor intenso que siente en el pecho se habrá ido, la imagen de Hagrid con el cuerpo de Harry entre sus brazos habrá desaparecido. De seguro es una pesadilla, de esas que la han hecho despertar entre gritos todas las noches, producto del miedo al no saber nada de Harry, Ron y Hermione. Cuando abra los ojos, verá las paredes de su habitación en La Madriguera. No estarán ni Ron ni Hermione a su lado, llorando, porque todo es una simple pesadilla. Porque Harry no puede estar muerto.

Abre los ojos.

Harry yace en el suelo, a los pies de óvil.

Harry está muerto.

Siente que alguien toma una de sus manos y la aprieta. Ginny levanta el rostro y se da cuenta que es Hermione, pero casi al instante Ron aferra su otra mano, mientras el rostro de su hermano y su mejor amiga se llenan de lágrimas.

A Ginny no le gusta llorar. Desde pequeña descubrió, que si no lloraba cuando se caía de una escoba o se golpeaba, sus hermanos le permitirían seguir jugando con ellos y la tratarían como alguien mayor. Y si llora ahora, será como si aceptara la inevitable realidad de que Harry se ha ido.

Y no quiere aceptarlo.

Harry no puede, no debe estar muerto. Porque tiene que vencer a Voldemort y volver a su ambos merecen una oportunidad para estar juntos y no todo puede terminar ahora.

Por Merlín, apenas tiene dieciséis años. Su felicidad no puede haber acabado.

Como escenas de una película, recuerda todos los momentos que tienen que ver con primera vez que lo vio en la estación, y le pareció el chico más fascinante del mundo, a pesar de ser flacucho. El primer verano en La Madriguera, donde apenas si soportaba estar en su presencia,porque su extrema timidez no se lo permitía. La Cámara de los Secretos, el Ministerio, los partidos de Quidditch, el primer beso, los paseos por el lago.

No todo puede haber terminado.

Y por más que intente no llorar, el dolor puede más que que rendirse a los hechos y aceptar que Harry se ha ido. Las lágrimas rebeldes se asoman a sus ojos y Ginny les permite deslizarse con libertad por sus mejillas.

El dolor apenas empieza, pero si de algo está segura, es que seguirá luchando.

Por Harry y por la felicidad que le han arrebatado.


Nota del autor: Van a pensar que no tengo nada que estoy en finales,y aún,me pueden ver publicando una nueva tabla.

El título fue escogido por Biank Radcliffe. Así que gracias!!

Explicación del título: el verde es por los ojos de Harry y el rojo por el cabello de Ginny.