Hola a todos! regresamos con una nueva historia que esperemos les guste, se situa despues de la tercera peli. Ah! y piratas del Caribe no nos pertenecen, son propiedad de Disney (desafortunadamente, por que si fuera asi Elizabeth se hubiera quedado con Jack y nosotras con Orlando y Johnny jaja). Bueno ya sin mas aqui va el primer cap. dejen reviews!

pensamientos


Capitulo 1

Diez largos días desde la partida de Will. Diez días sin ver a Jack y diez años para poder reencontrarme con Will. Pero como mi padre me decía de pequeña al contarme esas historias de piratas que me hicieron soñar, recuerdo esa historia del Pirata Salgari que se une a la flota de un rajá que ha sido desposeído de sus propiedades por Inglaterra. El motivo por el cual Salgari acepta convertirse en capitán de un barco que Occidente calificaría de pirata es por el amor de una doncella que el esperaba que algún día después de convertirse en alguien importante correspondería su amor : "esperar es permitir que el tiempo te haga burla. Es dejarse mecer por una ola. Esperar es creer en algo. Es un horizonte sin tierra ni cielo." Relatan que solía decir Salgari al estar tanto tiempo navegando.

Aunque Elizabeth nunca supo como terminaba la historia le gustaba creer que finalmente Salgari y su amada estarían juntos navegando hacia el horizonte. Ese horizonte el cual la mantenía con la esperanza de volver a ver a Will. Hasta cierto punto le llego a parecer absurdo esperar tanto tiempo pero el amor lo puede todo ¿no? O al menos eso es lo que ella pensaba. ¿Pero amar a quien? O mejor dicho ¿no amar a quien? Quizá si hubiera seguido a su corazón y no a sus impulsos y loca cabeza, probablemente ahora no estaría en esa isla desierta pensando todas esas cosas. Quizás estaría al lado de esa persona, la cual dominaba sus pensamientos de vez en cuando, navegando por todos los mares; sintiendo la libertad que el alguna vez quiso hacerle sentir.

De cualquier forma ahora esos sueños que alguna vez tuvo de ser una pirata parecían cada vez mas lejanos, ya que luego de los recientes acontecimientos, acabo varada en esa isla.

Esa isla... había solo una pequeña villa con pocos habitantes y como era de esperarse casi nada que poder hacer. Con el dinero que consiguió "prestado" de Jack (sin que el lo supiera) pudo comprar una modesta cabaña a la orilla de un acantilado, desde la cual podía observar a toda hora el horizonte.


Diez días aguantando tormentas en un pequeño bote no era lo que el Capitan Jack Sparrow tenia planeado, pero al menos había obtenido lo que quería a costa de todo y todos: tenia las cartas de navegación, el ron, y la chica... un momento; al parecer no había obtenido todo lo que quería, le faltaba algo o mas bien alguien pero su soberbia lo controlaba, no dejando expresar libremente sus sentimientos.

Al salir de tortuga tenia solo un objetivo el cual era el elixir de la vida pero al replantear lo que había obtenido hasta el momento la brújula giro descontrolamente por horas hasta que finalmente marco un rumbo distinto al planeado...


En otro lugar no tan lejano de donde se encontraban, un pirata ,muy parecido pero muy distinto a la vez, de Jack y de cualquier otro pirata acababa de llegarle el rumor de que cierto capitán de cierto navío había obtenido las cartas de navegación para llegar al lugar más querido por todo hombre ambicioso como el. Éste hombre, el cual se creía el amo de todo el Golfo de México y era considerado como un pirata bromista se hacía llamar por el nombre de John Lafitte. Ahora aguardaba en Tortuga sabiendo que Sparrow tenía que tocar puerto ahí eventualmente y cuando eso sucediera, el estaría preparado.


-Le ha gustado el té, señorita Wilkinson?- Preguntó la Sra. Thomson, la usual y nueva compañía de Elizabeth a la cual ella había inventado una gran historia sobre como había acabado en ese pueblo y tuvo que cambiar su apellido debido a que probablemente luego de los problemas con la EITC estarían buscándola. Cuando ella se disponía a contestar, miró por la ventana dándose cuenta que era casi el atardecer; la hora de pasear por el acantilado donde Will la había dejado y aunque sabía que sus acciones eran algo absurdas, no dejaba a un lado la esperanza de que algún día regresara con anticipación... o tal vez, sólo esperaba que algo emocionante pasara, algo que le diera de nuevo sentido a su vida sin importar qué o quién.

-Muchas gracias, el té estuvo delicioso y la charla bastante acogedora. Siento mucho tener que disculparme, pero me tengo que marchar, pues he recordado que tengo quehaceres de regreso en casa, que no puedo dejar para después. Fue un placer haber venido. Hasta luego- le dijo dándole un falso beso en ambas mejillas y saliendo a toda prisa de la casa, dirigiéndose a la playa para observar su parte favorita del día.

¿Cuánto más podré soportar esto? Sólo van quince días desde que llegue aquí y estoy volviéndome loca. ¿Qué habría pasado si... si hubiera escuchado lo que intentaba explicarme o al menos lo que yo quiero creer que intentaba decirme?

Flashback

Acabando la reunión de la hermandad en la Isla del Naufragio, luego de haber sido nombrada reina pirata por cortesía de Jack, decidimos regresar cada quien a sus respectivos barcos y prepararse para la batalla, pero algo me dio la necesidad de hacerle un par de preguntas a Jack. Así que los dos dejamos subir primero a la tripulación, así como si lo hubieramos planeado, y caminamos un par de minutos juntos en silencio.

-¿Y, qué se siente, su majestad? El poder tener a toda una flota a la cual gritarle con su chillona voz y mangonearla a su gusto?- me dijo Jack iniciando la conversación. Lo miré y sonreí como si hubiera esperado este momento desde hace tiempo.

-De hecho... ¿quieres que te lo explique con lujo de detalle? Por que estoy consiente de que tu nunca podrás estar a tal altura como la mía!

-¿Qué te hace pensar eso, Lizzie? Después de todo; creo que olvidas algo muy importante... ¡soy el Capitán Jack Sparrow! ¿savy?- a esto Elizabeth no pudo contener una pequeña sonrisa acompañada de una tierna risa.

-Jack... ¿Por qué me diste tu voto?- le dijo cambiando de tema a lo cual el la miró un momento planeando bien su respuesta.

-Lizzie, amor por si no lo sabes, solo elegí a la persona con mas cerebro y

la mas mandona, sin ofender, los demás hubieran sido un desastre.

-No te creo... ¿cuáles son tus verdaderas intenciones, Capitán Sparrow?!

-Por que no me acompañas a mi camarote donde podremos discutirlas más cómodamente- le susurró Jack al oído.

-¿Por quién me toma, Capitán?- dijo Elizabeth falsamente ofendida.

-Bueno, después de asesinarme sería lo más amable de tu parte. Aparte de probablemente moriremos mañana y tu debes enmendar cuentas conmigo de algún modo!

-Le recuerdo que soy una mujer comprometida, Capitán Sparrow.

-Comprometida, más no casada.-Elizabeth se volteó a verlo y después de fulminarlo con la mirada, trató de evadir el tema tratando de cerrar la puerta, lo cual no tuvo éxito debido a que Jack puso justo a tiempo su bota entre la puerta y la pared.- ¿Estás segura que lo amas?-Preguntó Jack viéndola a los ojos en un tono demasiado serio para él.

-Buenas noches.- le dijo debido a que ya no sabía que contestar.

Para Jack eso fue un no de la parte de Elizabeth, por lo que dirigió a Elizabeth una enigmática sonrisa, quitó su bota y caminó hacia su camarote donde finalmente pudo dormir tranquilamente sabiendo que todavía había una pequeña brisa de su lado.

Fin del flashback

Elizabeth tuvo que despertar de sus recuerdos, los cuales la hacían confundirse más, ya que pudo ver a la distancia algo que la dejó pasmada... y no tenía nada que ver con el Holandés Errante: era un pequeño bote de remos con un apuesto pirata abordo, el cual se acercaba a la costa justo en donde ella se encontraba.