Hola a todos! Antes que nada queremos pedirles disculpas por el ENORME retraso, pero hemos estamos ocupadas con la escuela y otras cosas, gracias por su paciencia, esperamos actualizar pronto el siguiente capitulo y que este les guste.

Lizziesswan: Muchas gracias por tu interes en nuestra historia. La tuya nos esta gustando MUCHO. Ojala que este capitulo te agrade. Besos!


-¡Capitán! ¡Capitán! _ un hombre gritaba mientras se acercaba al camarote del capitán del "Holandes Errante"

-¿Qué ocurre?_ pregunto Will abriendo la puerta y mirando con preocupación al pirata que tenia enfrente

-Capitán_ comenzó a decir recobrando el aire_ unos hombres que acaban de abordar dicen que_ tomo aire_ dicen que fueron asesinados para entregar un mensaje a usted

-¿Qué? ¿Pero quien? ¿Qué mensaje?_ pregunto Will un poco alterado

-Dijeron algo sobre su… esposa_ cuando termino de decir eso Will no lo pensó y subió a la cubierta de inmediato ¿unos hombres le tenían información de Elizabeth? ¿Ella estaba bien? Mil preguntas cruzaron la mente de Will hasta que se encontró donde estaban los recién llegados.

-¿Qué mensaje tienen para mi? ¿Quién los envió? _ exigió saber Will

-¿Usted es el Capitán? _ pregunto temeroso uno de los hombres que habían sido asesinados

-Si soy yo

-Nos envió el de "El Conquistador" John Laffite_ Comenzó a decir el hombre mas delgado pero lo interrumpió su compañero

-Nos ordeno que le dijéramos que su esposa, ha sido secuestrada por el y…

-¡¿Qué?!_ Interrumpió Will, no podía creerlo_ Eso es imposible ella estaba en una isla prácticamente desierta ¿Cómo pudo pasar algo asi?

-Capitán también debemos decirle que ella estaba en Tortuga, fue ahí donde la secuestró

-¡¿Tortuga?! ¡¿Cómo fue que…?!

-Will calma_ dijo su padre, quien había escuchado todo

-¿Cómo voy a calmarme si me están informando que mi esposa esta secuestrada?

-Will, creo que lo mejor sería verificar si lo que dicen estos hombres es verdad_ le dijo apartándolo de los nuevos tripulantes.

-Tienes razón, ¡Tenemos un rumbo nuevo! ¡Hicen las velas!_ Ordenó Will y se dirigió al timón. Tenía que averiguar si su amada y dulce esposa ya no lo esperaba donde la había dejado.


Ya habían pasado 4 días desde que Barbosa reveló que venía a bordo del Perla Negra y como Jack llevaba prisa decidió que se encargaría después de él.

-Jack, Jack, Jack. ¿Cuántas veces te lo he dicho? No siempre tendrás lo que quieres. Menos si se trata de una chica.- le dijo Barbosa mientras Jack tomaba el timón del Perla- más si se trata de la Señora Turnner- le dijo haciendo énfasis en su nuevo apellido de casada.

-No es su culpa- le contestó Jack sin siquiera hacer un esfuerzo por voltearlo a ver. De hecho, se lo dijo para sí mismo pues sabía que la culpa era de él, por haberla hecho enojar. Y gracias a sus notorias expresiones Barbosa se dio cuenta de lo que pasaba y como siempre, tomó su lugar de hombre de mala rama.

-¡Oh! ¿Soy yo o el pequeño Jack está triste?... o ¿Quizá frustrado?-dijo vacilando-...o... tal vez solo. Sin la damisela. Sin la –

-¿No deberías estar haciendo otra cosa? ¿Pateando cachorritos? ¿Entrenando monos? ¿O…?

-Si, tal vez debería avisarle al joven Turner que su querida y dulce esposa está perdida gracias a Jack Sparrow, su sincero amigo. ¿Te gusta? ¿Que tal, Jack?- sus ojos amarillos se fijaron aún más en los de Jack, acercándose más que de costumbre.

-Aquí no pasa nada. Tal vez si William estuviera cuidándola siempre o si ella no fuera tan irreverente, nada de esto hubiera...- no pudo ni terminar su pensamiento; porque vió que el camino hacia donde apuntaba su brújula. El camino por el que Lafitte los estaba llevando era demasiado peligroso.

Barbosa también se quedó atónito pues el también conocía ese camino entre rocas y cuevas.

-Bueno si este es el camino que dice tu brújula entonces es el correcto por que recordemos que Lafitte lleva las cartas de navegación y tu nos guías hacia lo que más deseas en el mundo ¿Cierto?_ dijo Barbosa a Jack

-Si, esperemos que ese idiota sepa leer las cartas y estemos en el rumbo correcto_ le respondió Jack

-Mas bien esperemos que el gran Jack Sparrow este seguro de lo que quiere_ le dijo Barbosa

-La brújula apunta al barco de Lafitte por que lo que mas quiero son las cartas de navegación

-Si claro_ dijo Barbosa en tono sarcástico, giro sus ojos y se fue a dar indicaciones a la tripulación, pues estaban entrando en una zona de peligro…


Mar adentro "El conquistador" abría su camino entre las rocas y cuevas mientras que la luz de un nuevo dia iluminaba la ventana del cuarto de Elizabeth.

-Buenos días señorita_ dijo a Elizabeth la joven mucama que había sido asignada por Laffite y estos últimos 4 días la había atendido.

-Buenos días Rose_ Respondió Elizabeth quien estaba peinándose frente al elegante espejo que tenía en su camarote, la verdad es que estar de pasajero en El Conquistador era algo muy cómodo y diferente a todo otro barco por la cantidad de sirvientes que traía pero ella se seguía sintiendo incomoda e intranquila. No sabía que tan atrás habían dejado al Perla y a su capitán (cualquiera que realmente fuera) y eso la hacía sentir aun mas ansiosa.

-Señorita Elizabeth, el capitán me pidió que le dijera que la está esperando en el comedor para desayunar_ dijo Rose mientras tendía la cama de Lizzie.

-Dígale que no voy a ir y que debería dejar de intentarlo_ respondió Elizabeth quien se había estado negando a sentarse a comer con su secuestrador por lo que todos los días algún sirviente le había llevado la comida a su habitación. Pero Lafitte seguía insistiendo.

-Señorita, lamento decirle esto pero el Capitán me dijo que si no asistía a su desayuno hoy, ya no se le alimentara_ le comunico en voz baja Rose

-Bien pues entonces moriré de hambre_ concluyó Elizabeth enojada

-Con permiso_ dijo la mucama y salió de la habitación.

¿Quien se cree? Ojala Jack llegué antes de que muera de hambre_ pensó Elizabeth mientras se sentaba a leer un libro para distraer a su estomago.

Unas horas después. Cuando llegó la hora de la comida Rose volvió al camarote de Elizabeth para ver si había cambiado de opinión pero Elizabeth a pesar de lo mucho que le dolía su estomago se negó nuevamente y continuó leyendo.

La noche llegó y Elizabeth ya no podía mas con el hambre pero su orgullo era mas fuerte, tenía que resistir. Estaba buscando algo que poder hacer, algo para distraer su mente y no pensar en la comida cuando alguien tocó la puerta.

-¿Puedo pasar? _ Era la voz de Lafitte quien no esperó la respuesta de Elizabeth y entró con galantería, con su changuita "Chiquita" en su hombro.

-¿Qué quieres?_ dijo con sequedad Elizabeth

-Mira querida, ya te he dicho que aquí tu eres una pasajera no una prisionera pero no entiendo por que asumes esa posición de mártir, ¿Sabes? Estas demasiado flaca y si no comes algo talvez desaparezcas, asi que te propongo algo: Deja de ser tan orgullosa y ven al comedor.

-No soy tu pasajera, soy tu maldito trofeo, tu trofeo por haberle ganado a Jack_ le contesto Elizabeth sin mirarlo. "Chiquita" se bajo del hombro de Lafiitte y brincó al regazo de Elizabeth.

-Y de nuevo con Sparrow _ Lafitte rió y luego continuo_ intente ser amable contigo pero tu no quieres ser amable conmigo asi que ¿sabes que? Te traerán la cena en unos minutos pero déjame decirte algo: cuando lleguemos a donde están las sirenas desearas haber sido mas amable_ concluyó Lafitte y salió dando un portazo.

¿Sirenas? Mas vale que Jack se de prisa…

Pensó Elizabeth mientras acariciaba a la pequeña mona que la miraba con curiosidad.


¿Que pasará cuando lleguen a las sirenas? jaja ojala les haya gustado, dejen sus comentarios, quejas y sugerencias jeje

atte.

Mara y Fer.