Casi todos los personajes de esta historia no me pertenecen, sino que son de la fantástica escritora Stephanie Meyer, a mi sólo me pertenece la historia.

.

.

.

.

Aullidos de muerte

Estoy segura que hoy será mi último día entre el mundo de los vivos, no puedo seguir viviendo con este dolor. Él me abandono, y ahora también, Jacob.

Charlie quiere mandarme a vivir con Reneé, ¿Por qué no quitarles un peso de encima? Estoy muerta, no vivo pero sigo de pie, los estoy lastimando… y odio hacerlo.

"Mis últimas palabras te las dejo a ti. Se que volverás, porque te conozco se que por lo menos vendrás a ver si aún estoy viva para no tener que cargar con ese peso. Lo siento, pero no puedo estarlo, al menos no cuando tu no estas en mi vida, cuando tú no me correspondes.

Son palabras cortas las que tengo por decirte antes de que haga lo que deseo, no te sientas culpable es mi decisión, no fuiste el último que me abandono. ¿Recuerdas a Jacob Black? Nos hicimos mejores amigos, pero él al igual que tu me abandono. Dos perdidas es mucho para alguien que ya no tiene corazón.

No estoy segura de porque te escribo esto, quizás quiero alargar lo inevitable.

Se que Alice lo vera, y si no es así espero que regreses, ya que esta carta la he escrito para ti.

Te amo, Edward Anthony Masen Cullen, y hasta la tumba lo haré.

Bella"

Levante una tabla del piso para guardar la carta. Sabía que él la encontraría, allí había escondido los billetes de avión, las fotos el CD.

Estaba destrozada. Había partido el CD, había quemado sus fotos, había vendido los billetes, creyendo que así te olvidaría. Pero no fue así.

Deje allí mi carta con una rosa negra y salí de la casa con mi monovolumen.

Conduje hasta La Push, no sabí9a si era bienvenida allí y era algo que no me importaba. Me había despedido de cada uno de mis seres queridos, que eran pocos, y sólo tenía que acabar con esto de una vez.

Conduje hasta el acantilado, parecía que una tormenta se avecinaba, lo cual me ayudaba.

Estaciones y las lágrimas comenzaban a juntarse en mis ojos. La adrenalina corría por mis venas. Fije la vista en el horizonte y camine hasta sentir que nada me sostenía, cerré los ojos y supe que jamás los volvería a abrir.

Después del dolor escuche unos gritos que parecían lejanos.

Unos fríos colmillos se clavaron en mi cuello. Comence a retorcerme del dolor, ¿Tanto costaba acabar con mi vida?

Edward, ¿A que me condenaste?

Como si fuera magia lo oí, oí esa voz irresistible.

-¡BELLA! ¡AGUANTA! ¡TE AMO!

Terciopelo.

Fin.

.

.

.

.

Bueno este es un One-Shoot que se me ocurrio en un día, digamos que no muy agradable.

Espero qe les haya gustado, es algo tragico pero no se si se dieron cuanta pero el final es feliz. (:

En fin espero qe les haya gustado!!

besop(L)

hasta el crepúsculo...

CLICK HERE, REVIW!