Aclaraciones del capitulo:

Kyou kara maou no me pertenece!

Espero les guste, me enferme y no lo continue escribiendo al 100% como debia, de echo me siento fatal y por eso lo corte ahi, trabajare con el siguiente capitulo nomas que me sienta mejor, disculpen la espera y pues espero dejen review...


CAPITULO 8

Mientras todos comían, el rubio se recargo en la pared, su cuerpo temblaba demasiado, le dolía mucho la cabeza y también el pecho, las nauseas no querían desaparecer, se llevo una mano al cuello "me duele…" se recargo más en la pared y se fue dejando caer para así poder quedar sentado, inconscientemente se abrazo a sí mismo con fuerza, el frio se estaba haciendo insoportable, cerró los ojos, el mareo se estaba convirtiendo en vértigo haciéndolo sentir peor, recargo la cabeza en la pared con los ojos cerrados, pego las piernas a su pecho con la intención de darse más calor, abrazo sus piernas y recargo su cabeza en ellas, se sentía demasiado cansado, se quedo viendo por la ventana hasta que sin darse cuenta los ojos se le cerraban quedando dormido

Escucho pasos, no quería abrir los ojos, tenía mucho sueño y aun se sentía muy cansado, sin darse cuenta se aferro mas a sus piernas "solo quiero dormir…" se encogió lo mas que pudo "tengo frio…" el cansancio y sueño que tenia lo estaban venciendo de nuevo, sin darse cuenta poco a poco se fue quedando dormido profundamente

...

Entraron sin muchas dificultades al castillo y como no hacerlo si esos mazokus eran realmente tontos para ellos y fáciles de engañar, gracias a un rey que confiaba en todos, sonrió victoriosamente cuando por fin lograron entrar por la ventana de la habitación sin mucha dificultad

-si nos descubren… nos mataran…- susurro el más joven de ellos, su piel era blanca, ojos dorados y cabello castaño claro

-es por eso hermanito que… te quedaras aquí vigilando- le susurro acariciándole los cabellos haciendo que se ruborizara y lo quitara de un manotazo

-no hagas eso… -le susurro recargándose en la pared a un lado de la ventana vigilando hacia afuera

-bien, bien… no es para que te enojes Kyou- le dijo adentrándose más a la habitación y acercándose al que los llevo allí

-¿Que haremos?- le susurro en voz baja ya a un lado de su compañero y dándole una mirada rápida al rubio, el mazoku estaba dormido atrás del sillón que estaba frente a la mesa con comida

-shhh lo despertaras…- dijo con una sonrisa llena de maldad el otro

-idiota… -le dijo regresando su vista al rubio que temblaba mientras abrazaba sus piernas, desvió la mirada

-sabes que es el arma perfecta…- le dijo haciendo que el otro volteara a verlo, se sentó en la orilla de la cama mientras observaba al rubio – pronto ya nada podrán hacer… si destruimos al rey de los demonios todo acabara…- dijo regresando la vista a su compañero de ojos azules

-conseguirán otro maou… y si lo destruimos ellos seguirán adelante… lo único que haremos será que empiece una guerra y nuestra familia no lo soportara- le dijo viéndolo a los ojos, regreso la mirada al rubio que gemía de dolor débilmente a pesar de estar dormido

-por eso acabaremos con todos estos mazokus, en la próxima celebración que se haga aquí, morirán todos en este castillo- se levanto de la cama y observo al rubio – ¿para eso es esto no?...- dijo mostrándole el frasco que contenía un liquido brillante -además, créeme que, ningún mazoku espera que el que destruirá todo sea otro mazoku…- sonrió descaradamente

-si lo haces de nuevo… su cuerpo no resistirá…- dijo desviando la vista del rubio tembloroso

-lo hará… por eso es de lento efecto… ¿o no?...- dijo sonriéndole

-tan lento efecto que 10 de nuestros compañeros murieron ese día…- susurro cabizbajo, su hermano menor había resultado herido ese día, se estremeció al recordar al mazoku incendiando todo a su alrededor

-solo comprobamos que… no es bueno hacerlo enojar- dijo serio acercándose al rubio que seguía durmiendo en la misma posición mientras temblaba

-además… no sé cómo le hizo para hacer que todos en el castillo despertaran…-dijo ya enseguida del rubio -el plan era tan sencillo… y este maldito mazoku lo arruino todo…-dijo agachándose y tomando al rubio de los cabellos -no sabía que estos monstruos también tenían esa clase de poder…- dijo jalándolo fuertemente de los cabellos, un gemido de dolor salió de los labios del mazoku, sonrió satisfactoriamente

-lo despertaras…- dijo cuando vio como el mazoku apretaba los ojos fuertemente mientras el otro continuaba jalándole los cabellos con fuerza

-aun no entiendo como hizo para eliminar el veneno que habían respirado todos los del castillo… sin mencionar también los del pueblo…-dijo volviendo a jalar fuertemente los cabellos del rubio

...

Un leve quejido salió de sus labios cuando lo jalaron de los cabellos, entreabrió los ojos, se sentía mal, solo veía sombras, alguien lo estaba jalando fuertemente de los cabellos mientras sentía como su cuerpo era golpeado fuertemente contra la pared, soltaron su agarre, cerró los ojos fuertemente cuando su cuerpo golpeo contra el frio piso

-nnmmg…-gimió de dolor mientras que en el rostro del que lo soltó, se formo una sonrisa burlesca mientras se acercaba riéndose

Abrió los ojos completamente cuando sintió que alguien se le acercaba, tomando fuerzas le dio una patada justo en la rodilla haciendo que el hombre cayera al piso quejándose de dolor, se levanto con dificultad llevándose una mano al rostro, le dolía terriblemente la cabeza

-maldición…. Maldito mazoku…- gruñía mientras se sostenía la rodilla con las dos manos -¡no te quedes ahí sin hacer nada! ¡Sujétalo!- le grito a su compañero al ver que este solo se le quedo viendo, el mazoku se había puesto de pie y no podían permitir que el plan se les echara a perder

-¡tú!... pero porque…- el ojiazul se acerco por detrás del rubio, lo rodeo con los brazos haciendo que los brazos del rubio quedaran atrapados completamente impidiéndole cualquier movimiento, bajo la mirada cuando sintió lo caliente que estaba y como el mazoku se tensaba notablemente y comenzaba a luchar para intentar alejarlo

-suéltame…- exigió mientras peleaba moviéndose frenéticamente -¡que me sueltes te digo!- siguió moviéndose y retorciéndose intentando soltarse, haciendo que las pocas fuerzas que le quedaban se le terminaran poco a poco

-no te soltare y deja de pelear que soy más fuerte que tu…-le dijo apretándolo fuertemente "¿esto está bien?…" el rubio seguía moviéndose entre sus brazos intentando soltarse

-jajajaja…-se levanto del piso ya que el dolor había desaparecido -¿qué se siente que un humano sea más fuerte y tenga sometido a alguien tan insignificante como tú? ¿Eh!?- le dijo acercándose al rubio haciendo que este dejara de luchar para verlo con la furia reflejada en sus ojos

-muérete…-le dijo escupiéndole en el rostro al hombre cuando se le acerco demasiado

-…- un golpe en el rostro basto para que sangre comenzara a salir de su boca y nariz "maldición… no ahora…" su cuerpo empezó a temblar notoriamente haciendo que el hombre que lo golpeo soltara una carcajada -jajajaja si hasta pareces princesita temblando así… jajaja- le dijo mientras reía haciendo que el rubio lo mirara con furia

-¡MALDITO! Te matare…- el rubio comenzó a luchar de nuevo, el ojiazul se sorprendió cuando el rubio lo golpeo fuertemente en la barbilla con la cabeza haciendo que lo soltara

El mazoku se le fue encima al hombre que tenía enfrente haciéndolo caer "maldición… no tengo mi espada…" pensó mientras llevaba sus manos al cuello de ese hombre el cual estaba sorprendido, el rubio estaba sentado encima de él apretándolo fuertemente del cuello, tenía la mirada enfurecida, una sonrisa apareció en su rostro haciendo que el rubio se enfureciera mas, levanto la mano agarrando al rubio del cuello fuertemente quien cerró los ojos fuertemente y lo soltó, sonrió para aventarlo contra la pared, el mazoku gimió débilmente cuando su cabeza golpeo contra la pared

-por dios… eres patético… ¿que no entiendes lo que te hicimos?- le dijo burlonamente levantándose y acercándose al mazoku que no se movía pero tenía los ojos entreabiertos -ey! ¿Me escuchas?- se agacho para ver si estaba consciente, se sorprendió, el rubio sangraba de la cabeza -¿tan fuerte te tire que te hice sangrar?...- le dijo sorprendido, el rubio estaba perdiendo el conocimiento -ey! no te duermas, ¡aun no termino contigo!- le dijo jalándolo de los cabellos, el rubio gimió levemente, tomo el frasco que se le había caído minutos antes al piso y lo abrió

-Yuu..ri…-susurro, sentía mucho sueño, ya ni siquiera sentía dolor ni frio, solo sueño "quiero dormir…" cerró los ojos para dejarse atrapar por el sueño, sintió un liquido correr por su garganta pero, eso ya no le importaba, sintió como algo le atravesaba la piel y sintió una punzada en su pecho, empezó a sentir como todo dentro de él empezaba a quemar haciéndolo gemir de dolor, la inconsciencia se apropiaba de él nuevamente

-listo…- dijo cuando vio que el rubio perdía la conciencia -vámonos…- le dijo al ojiazul que aun tenia la mano en su barbilla por el golpe del rubio

-ey! ¿No me oíste?- le dijo a su compañero que seguía observando al rubio, tomándolo del brazo fuertemente le dijo -alguien puede venir si empieza a gritar y entonces todo estará arruinado además… ya sabes lo que sigue…- le dijo viendo el también al mazoku -vámonos…-

-si…-susurro, se acercaron a la ventana donde, estaba el menor sin darse cuenta de nada de lo que paso dentro de la habitación pues, estaba con la mirada perdida observando el reino

...

Abrió los ojos con dificultad, se sentía mal "¿porque estoy en el suelo?...¿me quede dormido?...", la cabeza parecía no querer dejar de dolerle, el dolor en el pecho se estaba haciendo más fuerte que el de cabeza, dejo salir el aire con dificultad, cada que tomaba aire el dolor de su pecho aumentaba y lo hacía toser, levantándose trato de llegar a su cama, quería recostarse, sentía el cuerpo pesado y estaba mareado "tengo mucho frio… me siento muy mal…" un gemido de dolor escapo de sus labios a la vez que su mano derecha la ponía en su pecho, el dolor se estaba haciendo más fuerte, las nauseas se intensificaron al mismo tiempo que el dolor de su pecho, haciéndolo apretar fuertemente su mano en el origen del dolor, cerró los ojos fuertemente, el mareo por fin se había convertido en vértigo, algo malo le estaba sucediendo, un gemido de dolor se le escapo al sentir que su cuerpo se quemaba por dentro, aun se moría de frio y el temblor no lo había abandonado, se recargo como pudo de la pared, las lagrimas se le escaparon, sentía que se quemaba "duele… ¿por qué me pasa esto…?" Se estaba asustando

Su cuerpo temblaba fuertemente mientras las lagrimas corrían por sus mejillas, sus manos estaban sosteniendo fuertemente su pecho, intento tranquilizarse, sentía como si su sangre estuviera hirviendo haciéndolo quemarse por dentro, intento tomar aire cuando un dolor atravesó por completo su pecho "basta…"

Un gemido de dolor salió de sus labios cuando el dolor se hizo más fuerte, su maryoku de fuego empezó a aparecer alrededor de su cuerpo, cerró los ojos fuertemente haciendo la cabeza para atrás, sus brazos dejaron de apretar su pecho para tomarse la cabeza fuertemente, su maryoku se expandió haciendo explotar todo lo que tocaba haciendo arder todo en llamas "no… por... Fa…vor…", una punzada atravesó su cabeza haciendo que un grito ahogado saliera de sus labios, intento controlar su poder pero no podía "Yuu…ri… ayu…da…me…", un nuevo grito escapo de su boca cuando el fuego se hizo mas fuerte y el dolor de su pecho lo dejaba completamente sin aire

La ventana de su habitación se hizo pedazos, los vidrios volaron por toda la habitación cayendo algunos sobre el, el fuego estaba consumiendo todo "bas…ta…", cayó de rodillas al piso aun con las manos en su cabeza, el vértigo y el dolor no lo querían abandonar, su poder estaba fuera de control, sintió como algo lo golpeaba fuertemente haciéndolo caer boca abajo en el piso, con algo realmente pesado sobre el, su vista se le nublo y el vértigo se hizo más fuerte "Yuuri…" los ojos se le cerraron lentamente envolviéndolo en la oscuridad

...

Antes de por fin llegar a la habitación del rubio lo volvieron a escuchar gritar y como caían vidrios, sintió su pecho oprimirse "Wolfram…", puso la llave para quitar el seguro, iba a abrir cuando al tocar la puerta su mano se quemo, un gemido de dolor salió de sus labios

-¡Heika! ¿está bien?- pregunto Conrad acercándose al pelinegro, se sorprendió cuando vio que la mano del pelinegro estaba roja como cuando uno se quemaba

-pero… ¿qué significa esto?...- dijo Gwendal al hacer lo mismo que el pelinegro pero obteniendo el mismo resultado

-espero que no haya hecho ninguna tontería…- susurro Conrad pateando la puerta haciendo que esta se rompiera

Abrieron los ojos completamente sorprendidos, todo estaba siendo consumido por el fuego, el rubio no se veía por ningún lado, la ventana estaba hecha pedazos, reponiéndose de la impresión Gwendal reacciono

-¡Heika! hay que apagar el fuego antes de que se extienda mas…- le dijo al pelinegro tomándolo por el hombro ya que no quitaba la vista del fuego que consumía la habitación de Wolfram -Heika!-agitándolo de los hombros hizo que Yuuri por fin reaccionara

-si…-entrando en la habitación su maryoku lo rodeo apagando el fuego inmediatamente, en menos de lo que pensaba ya había acabado totalmente con el fuego, dejando la habitación totalmente mojada por su maryoku y hecha trizas por el fuego, busco al rubio con la mirada

-pero ¿que paso aquí?...- susurro, camino por los escombros de la habitación esperando que no estuviera el rubio ahí "espero que esto lo hayas hecho para huir…", lo menos que quería era encontrar al mazoku herido por su propio fuego

Un leve quejido lo puso en alerta, los otros dos estaban hablándoles a los guardias para que buscaran a Wolfram en todo el castillo, enojado se acerco a la puerta viendo a los dos hombres que daban ordenes, suspiro

-¿pueden guardar silencio por un rato por favor?- les dijo con el dedo sobre sus labios para que se callaran

-pero… Heika tenemos que encontrar a Wolfram…-dijo Conrad desconcertado

-por eso les digo que se callen, creo que sigue en la habitación…-dijo entrando y dejándolos entrar

-pero no está aquí Yuuri…-dijo buscando al rubio con la mirada

Se escucho otro quejido ahogado y entonces comprendieron

-Wolfram!- llamo Gwendal esperando que su pequeño hermano le respondiera pero obteniendo el silencio como respuesta

-busquémoslo… -dijo Conrad removiendo todo lo de la habitación con la intención de encontrar a su hermano menor


Continuara…