Buenas!! Jajaja! No tengo oficio como se pueden dar cuenta! Esta es una nueva locura, ojala les guste, para variar esta si tiene mucho lemon… MUCHOO… hasta que llegue la parte en que se involucran los sentimientos! (inner: no puede dejar sentimientos por fuera…) Bueno ya saben a quién pertenece Naruto y su gente… Solo los utilizo para explotar mi imaginación. Dejen reviews.

-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-

Cap. I. Simple Casualidad.

El ambiente era perfecto, las luces, la música a todo volumen, de verdad que cualquier joven abría sido feliz en aquel ambiente y el no era la excepción, luego de años de frialdad, descubrió su creciente deseo por las mujeres y aunque ninguna le atraía para alguna relación, las disfrutaba mucho, sus aventuras de una noche.

-Ne Sasuke ya viste a quien tendrás hoy?- Se burlo el rubio terminándose un trago que tenía en la mano, vio a lo lejos como volvía la pelirrosa en compañía de su amigo Sai.

-Que bueno que mañana lo tenemos libre no Sasuke-kun?- Dijo la pelirrosa melosamente mientras el aludido se giraba y la ignoraba completamente, hacía mucho tiempo había cometido el error de estar con ella, pero no funciono.

"Alguien, una chica…" Pensó viendo a un grupo de muchachas riendo y hablando, estaban solas; sonrió al notar la presencia de una chica de cabello largo negro azulado, llevaba un short corto blanco y una camisa larga lila sin tiras, tenia buen cuerpo.

-Sasuke, nos iremos a la parte VIP… Te quedaras aquí?- Interrumpió el rubio captando su atención.

-Hai… Debo ver algo- Dijo sereno mientras el rubio asentía y se alejaba del chico, Sasuke se giro para volver a ver a la chica, pero para su desgracia no logro encontrarla. –Kuso…- Maldijo y se acerco a la barra.

-Que puedo servirte?- Dijo una mujer muy bella, se había quedado embobada mirándolo, pero no le dio importancia, el tenía en mente a la chica que quería esa noche.

-Nani mo…- Dijo fríamente mientras se giraba para ver si encontraba al grupo de chicas que andaban con la pelinegra.

-Seguro?- Insistió la mujer, limpiando un vaso para hacer un coctel. –Lo que sea…- Le murmuro al oído viendo divertida como el pelinegro se giraba y la observaba de arriba abajo.

-Sumimasen…- Interrumpió una castaña de ojos azules. –Cinco daiquiris de frutillas- Dijo sonriendo viendo como se acercaba hacia ella una pelirrosa, el pelinegro se sorprendió al verla, se parecía mucho a su amiga.

-Umiko-chan ya está?- Dijo la chica sonriente parándose junto a la castaña. –Hina-chan esta mas que activada…- Se burlo viendo como la castaña bajaba la mirada.

-Mejor no hablemos de eso- Dijo la castaña girándose a la barra nuevamente donde estaba la voluptuosa mujer preparando sus tragos.

-Disculpa…- Hablo el pelinegro llamando la atención de las dos chicas. –Tu eres familiar de Sakura Haruno?- Dijo mirando a la pelirrosa que lo miro horrorizada.

-Ha-hai…- Dijo nerviosa empezando a tocar el brazo de la castaña. –Nauma Haruno…- Dijo nerviosa viendo como el pelinegro sonreía.

-Y usted es?- Intervino la castaña mirándolo desafiante.

-Compañero de su Onee-san- Dijo sin darle importancia. –No me había comentado que tuviera una imoto mayor de edad- Dijo viendo como la chica se ponía nerviosa.

-Aquí están sus daiquiri de frutillas que los disfruten…- Dijo la chica de la barra al tiempo que la pelirrosa tomaba la bandeja y casi corría en sentido opuesto.

-Arigatou- Dijo la castaña y se disponía a irse cuando el pelinegro la tomo del brazo. –Nani…?-

-Supongo que ella no querrá que su Onee-san se entere de que esta aquí cierto?- Le murmuro al oído viendo como la chica asentía y lo miraba con recelo.

-Igual no creo que a usted le importe mucho- Respondió la castaña soltando el agarre, y metiéndose entre un grupo de gente para perder al chico.

"Interesante" Pensó divertido empezando a caminar por donde la chica se había ido.

ooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOo

-Se tardaron…- Dijo riendo una pelinegra de gafas tomando la bandeja. –Ya comenzábamos a aburrirnos…-

-Es que Nauma-chan se encontró con un chico que conoce a su Onee-san- Dijo la castaña entre risas apoyándose en los hombros de la pelirrosa.

-Y supongo conseguiste que no dijera que estabas aquí cierto?- Dijo la pelinegra tomando uno de los tragos.

-Y Hina-chan?- Interrogo la castaña sentándose junto a la pelinegra y tomando otro trago, al pelirrosa suspiro y se quedo parada buscando a la pelinegra.

-Un chico la saco a bailar…- Explico una peliazulada serena. –Todavía sigo sin creer que nos hayan dejado pasar…-

-Es fácil… Ya les dije que tengo mucho tiempo viendo a mi Onee-san- Dijo entre risas la pelirrosa. –Solo teníamos que acomodarnos bien…-

-Hina-chan…- Llamo la castaña poniéndose de pie y alzando su mano, la pelinegra sonrió y camino hacia ellas.

-Se tardaron bastante- Dijo la ojiblanca que estaba sonrojada. –No quiero beber mas…- Se quejo viendo como la pelirrosa le pasaba uno de los vasos.

-Vamos- Suplico la pelirrosa a lo que la ojiblanca suspiro y tomo el trago, tomo un poco y miro como la pelinegra de gafas se ponía de pie, cargaba un vestido bastante corto, muy llamativo, en realidad toda la noche había conseguido tragos gratis de muchos chicos que estaban ahí.

-Supongo que ahora sabemos que tu Onee-san anda por aquí…- Dijo la pelinegra saliendo de su lugar. –Iré a ver a quien conquisto- Dijo sonriendo mientras sus amigas se reían y también se ponían de pie.

-Yo quiero bailar…- Dijo la ojiblanca girándose y chocando de lleno con el pecho de alguien. –Sumimasen- Dijo alejando el trago de la ropa de su obstáculo.

-Vete…- Murmuro la castaña a la pelirrosa que desapareció en el acto.

-Ten más cuidado- Sonó la fría voz del pelinegro que bajo su mirada, su sonrisa se amplió al notar que era la chica que había visto unos momentos antes. –Dijiste que querías bailar cierto?- Dijo viendo como la ojiblanca abría los ojos ilusionada.

-Hai- Dijo alegre dejando el trago en la mesa y se dispuso a irse con el pelinegro.

-Matte…- Dijo la castaña tomando a la ojiblanca de la muñeca, el pelinegro gruño y una nueva canción empezó a sonar. –Hina-chan él es compañero de la Onee-san de Nauma-chan… Ten cuidado- Murmuro a lo que la ojiblanca asintió y se soltó del agarre.

-Vamos?- Pregunto caminando delante del chico, su cabello iba suelto, estaba algo húmedo lo que suponía que había estado bailando todo el tiempo que tenía en la disco.

"Es más bonita de cerca, un cuerpo muy equilibrado… Una víctima perfecta" Pensó el pelinegro empezando a bailar la música electrónica que estaba sonando en ese momento, por algunos segundos quedo embobado por la forma tan sensual con la que se movía la chica que estaba con él.

-Oe… Cómo te llamas- Pregunto la ojiblanca acercándose un poco la chico, rodeo su cuello con sus manos al tiempo que la música cambiaba a una más lenta.

-Sasuke…- Respondió distante rodeando la pequeña cintura de la chica, realmente le molestaba bailar pero si con eso conseguía a la chica lo haría, ella era de esa noche.

-Sasuke… Es lindo…- Dijo sonriendo sorprendiendo al chico, este observo cómo sus mejillas se tornaban carmesí mientras esta bajaba su mirada. –Gomen…- Se disculpo separándose del chico.

-Te sientes mal?- Pregunto fingiendo interés. –Podemos ir a otro lugar…-

-Hai… Sería bueno- Dijo empezando a caminar entre las personas, de no ser porque el pelinegro podía moverse fácilmente en esos sitios la habría vuelto a perder, para su suerte solo estaba una chica peliazulada en la mesa y estaba hablando por el móvil.

-Matte…- Dijo la peliazulada separándose del móvil y mirando recelosamente al pelinegro parado frente a su mesa, mientras la ojiblanca buscaba lo que parecía ser su cartera. –Hina-chan que…-

-Tranquila… Iré a mi casa- Dijo la ojiblanca sonriendo, la peliazulada asintió y miro nuevamente al pelinegro que estaba hablando por su móvil. –Matta ne- Se despidió y tomo el brazo del pelinegro el cual sonrió y miro de reojo como la peliazulada lo miraba recelosa.

"Fue más fácil de lo que pensé" Pensó el pelinegro pasando su lengua por su labio superior, miro a su acompañante que iba sonriente, esta se volvió a sonrojar y contuvo una risa nerviosa, aquello le causo mucha risa al chico.

ooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOo

-Oh bueno que se puede hacer- Dijo el rubio sonriendo viendo como sus compañeros lo veían confusos.

-Que dices Naruto?- Pregunto la pelirrosa intentando ignorar el hecho de que su amiga rubia estaba besándose con el pelinegro dibujante.

-Sasuke ya consiguió con quien irse- Dijo poniéndose de pie. –Supongo que iré a ver con quien bailo…- Dijo sonriendo y saludando con el vaso a la pelirrosa.

-Matte… No me dejes aquí con estos dos- Dijo la pelirrosa alcanzando al rubio. –Vaya que Sasuke-kun no cambia…- Dijo algo triste.

-Ya deberías olvidarlo…- Dijo el rubio seriamente dándole su bebida. –Toma y olvídalo…- Sonrió y la pelirrosa se lo tomo todo de una vez.

-Konan-chan vamos- Sonó una voz suave cerca de ellos, los dos se giraron y se encontraron con la castaña y la pelirrosa sonriendo y con unos cuantos chicos.

-Etto…- El rubio se puso nervioso al ver la cara de asesina que puso su compañera. –Mejor nos retiramos- hablo tomando a la castaña y alejándola de la pelirrosa.

Matte… Quien eres?- Dijo irritada separándose bruscamente del agarre del rubio, pero en ese momento vio como la pelirrosa era prácticamente atacada por una pelirrosa mas grande.

-Nauma que crees que estás haciendo?!- Grito tomando a la chica del brazo. –No puedes estar aquí…-

-Sumimasen Onee-san…- Lloriqueo la pelirrosa caminando con la pelirrosa hacia la calle.

-Oh que desastre- Murmuro la castaña viendo como llegaba hasta ella la peliazulada con su cartera. –Arigatou… solo falta Karin…-

-Karin-chan se fue hace poco… Se encontró con un viejo amigo al parecer…- Dijo la peliazulada viendo al rubio con cara de confusión. –Y tu…?-

-Etto… Naruto Uzumaki… Si me acompañan…- Dijo señalando la puerta mientras escribía en su móvil.

-Naruto-san… Usted conoce a la Onee-san de Nauma-chan cierto?- Dijo la peliazulada al tiempo que salían del local.

-Hai…- Dijo viendo con gracia a la pelirrosa mayor regañando a la menor. –Su amiga se metió en problemas-

-Como nos iremos ahora?- Lloriqueo la castaña viendo que la pelirrosa la metía en el auto y arrancaba. –Kami… No puede ser más horrible…-

-Si quieren…- Hablo el rubio llamando la atención de las dos mujeres. –Si quieren yo puedo llevarlas…- Dijo señalando un auto deportivo azul eléctrico.

-Etto… Tu que dices?- Murmuro recelosa la castaña sin despegar sus ojos del chico que las miraba sonriendo.

-Por mi está bien… Al final es compañero de Sakura-san…- Dijo la peliazulada caminando hacia el auto.

-Matte…- Dijo la castaña algo confundida y corrió hacia la chica. "Porque siempre me dejara sola…" Pensó molesta llegando junto a la peliazulada que estaba escribiendo en su móvil.

-Bueno suban…- Dijo el rubio llamando la atención de las dos chicas que al escuchar la alarma del auto subieron a él y miraron como se quedaba atrás el local donde había habido varias casualidades, cosa que les pareció divertidas a las dos chicas mientras el rubio iba extrañado mirándolas de reojo.

ooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOo

-Matte…- Murmuro la ojiblanca rompiendo el beso del pelinegro, estaba acostada en su cama, su camisa estaba cubriendo únicamente sus senos y el pelinegro estaba sin camisa, recordaba vagamente como había llegado a aquella situación.

-Tranquila…- Murmuro el pelinegro volviendo a posesionarse de los tiernos labios de la chica, había sido muy fácil… Demasiado para él, pero igual, en ella había algo que le decía que sería aun más interesante que todas las demás chicas con las que había estado.

Abrió el short de la ojiblanca sintiendo como esta arqueaba su espalda, su rostro estaba totalmente rojo, nunca antes le había pasado, pero no le dio mucha importancia, quito los pequeños short dejando al descubierto una braguita blanca, muy delicada, la dejo en su lugar y subió nuevamente al abdomen de la chica que gimió al sentir su aliento en aquel lugar.

Empezó a besar el abdomen subiendo lentamente hasta dejar toda la camisa sobre los senos de la chica, con dificultad uno de sus brazos tomo la prenda de vestir y la saco para que no molestara, al igual que antes se encontró con una ropa interior blanca, esta estaba encajada, cubría escasamente los grandes senos de la chica; sonrió y subió un poco para besar el cuello de ella, escuchándola gemir.

-Iie…- Murmuro con dificultad la ojiblanca sintiendo como su cuerpo estaba siendo acariciado, realmente sabía que estaba mal pero algo en ella no le permitía detener al chico, sus manos empezaron a acariciar la amplia espalda del pelinegro, sintió un escalofrió recorrer su espalda cuando sintió que sus senos eran liberados del sostén; abrió sus perlados ojos y se encontró siendo observada por aquellos ojos negros.

-Eres prácticamente perfecta sabias?- Dijo divertido el pelinegro mientras sus manos empezaban a acariciar uno de los senos de ella, gimió un poco más duro sonrojándose nuevamente, aquellas actitudes eran nuevas para el pelinegro, le parecía divertida aquella pelinegra.

Bajo su boca y con la punta de su lengua empezó a hacer círculos en la punta del pezón de la chica, esta apretó sus manos en las sabanas y se arqueo un poco, su otra mano llego por fin a la intimidad de la chica, sintió como esta estaba ya húmeda, caliente, esperando por el… Aquello lo excito de sobre manera y logro levantarse para quitarse el pantalón.

-Iie…- Escucho nuevamente aquella débil palabra salir de la boca de la chica, se extraño pero no le dio importancia, termino de quitarse el pantalón y levanto un poco las caderas de la chica, esta puso un poco de resistencia pero pudo deshacerse de la braguita blanca que era la única prenda que seguía cubriendo a la chica.

Se acomodo entre las piernas de la chica, la sintió rígida, subió su boca hasta la de la ojiblanca y empezó a besarla con lujuria, sentía como los labios de la chica ya estaban hinchados de tanto que los había besado en aquella media hora; nunca antes había besado tanto a alguna de sus aventuras, pero ella de alguna forma era diferente. Esos pensamientos desaparecieron al sentir como las piernas de la chica se abrían poco a poco, volvió a moverse para ubicarse en la entrada de ella.

"Realmente sucederá…" Pensaba distraídamente la chica viendo fijamente la cara del pelinegro, el estaba viendo su miembro hinchado, se estaba acomodando para entrar en ella, por reflejo ella apretó sus manos y cerro fuertemente los ojos, entonces lo sintió, un fuerte dolor que la obligo a gritar.

-Nani…- El pelinegro murmuro confundido sintiendo como rompía de un solo golpe algo, aquella chica era virgen, o bueno lo había sido hasta ese momento, se detuvo en seco para subir su mirada, la chica estaba totalmente roja y algunas lagrimas estaban en sus mejillas, sintió un poco de pena, pero el lugar donde se encontraba era tan estrecho y tan caliente que le era difícil contenerse a seguirla haciendo suya.

-Hazlo- Murmuro la ojiblanca abriendo los ojos, sorprendió al chico y este empezó a entrar y salir suavemente, la ojiblanca empezó a jadear y sus manos estaban alrededor del cuello de él, sus labios estaban rojos de tanto que los había besado, por primera vez se había dignado a observar detalladamente a una de sus tantas mujeres.

Tomo las caderas de la chica y subió las piernas de ella sobre sus hombros, estaban temblando todavía, por lo cual bajo la velocidad de las embestidas, bajo su cara y empezó a besar con suavidad el cuello de la ojiblanca, se sorprendió al sentir como la chica acariciaba sus muslos, besaba y mordía ligeramente su cuello incitándolo a mas.

Entro totalmente en ella con una embestida muy fuerte, la escucho gritar y sintió como jadeaba copiosamente, las manos de ella volvieron a caer a los lados apretando las sabanas desordenadas de la cama, el chico se movió un poco y logro colocar a la ojiblanca sobre él, vio con gracia como la chica abría los ojos confundida.

-No te dolerá, no mas…- Murmuro el pelinegro ayudando a la chica a moverse arriba y abajo sintiendo como ella colocaba sus manos sobre su pecho rasguñándolo un poco, gimió y empezó a seguir el ritmo que el pelinegro le había dado.

El pelinegro miraba con curiosidad aquel rostro que había pasado casi toda la noche sonrojado, delineo con su mente aquellos labios entreabiertos, bajo su mirada por aquel delgado cuello y llego hasta aquel busto, un busto bastante grande, sintió deseos de tocarlos, separo sus manos de la cadera de la chica, gruño. La ojiblanca había hecho que el entrara de lleno hasta el final, aquel placer lo estaba matando.

Hinata sentía como cada parte de su cuerpo temblaba ante las caricias de aquel desconocido, le encantaba; empezó a moverse un poco más rápido al momento que sintió como las manos del pelinegro tomaron sus senos obligándola a inclinarse, grito ligeramente al sentir la húmeda lengua de él en uno de sus senos.

-Mas…- Murmuro dejando caer sus dos manos a los costados del chico mientras seguía aquel movimiento embriagador, el pelinegro salió de ella y la giro para volverla a dejar bajo su cuerpo, beso sus labios rápidamente mientras volvía a embestirla sintiendo como el grito quedo atrapado en su boca, la tibia lengua de la chica recorrió suavemente los labios del chico mientras este seguía entrando y saliendo con una fuerza que solo ella conocía.

Sintió la necesidad de arquearse, necesitaba sentirlo dentro de ella, hacia mucho rato que había dejado de razonar y dejaba que su cuerpo hiciera lo que creía conveniente, el pelinegro tomo sus caderas y profundizo las embestidas sintiendo como alrededor de su miembro se contraía la intimidad de la chica, podía sentir como se acercaba el final de aquello, su boca se mojo e inconsciente se mordió el labio inferior al ver como la ojiblanca se estremecía cada vez más, sus mejillas seguían sonrojadas y sus labios parecían llamarlo, la soltó y busco sus labios justo en el momento que ambos llegaron al orgasmo.

Sintió como su cuerpo se relajaba, estaba totalmente adormecida, solo lograba sentir los labios de aquel hombre sobre los suyos, le dolía pero no podía apartarlo, era demasiado adictivo aquel sabor; el chico se separo y se acostó a su lado, al sentir las manos del chico acariciar suavemente su cuerpo, empezó a sentir cansancio, poco a poco fue dejándose vencer por aquella sensación y se quedo dormida.

"Una virgen… Demo…" El pelinegro intentaba organizar sus ideas, debía admitir que aquella sensación le había gustado, y esos frágiles rasgos de la ojiblanca realmente pudo memorizarlos, era la primera vez que le pasaba; suspiro, sintió como la respiración de ella se había vuelto más calmada, indicando que se había quedado dormida.

-Supongo que podría dejarte dormir un rato- Murmuro besando los labios de la chica y acostándose junto a ella clavando su mirada en el techo de su habitación. –Realmente es buena… Para ser su primera vez- Se burlo sintiendo como el cansancio se apoderaba de él.

ooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOo

-Etto… Naruto-san…- Dijo la castaña llamando la atención del rubio, acababan de dejar a la peliazulada en casa de su novio, el rubio se sorprendió al saber que aquella chica ya estaba viviendo con el que era su prometido, pero no pudo verlo.

-Dime…- Dijo el rubio sin despegar la vista de la carretera.

-Voy iba a quedarme en casa de Nauma-chan…- Dijo algo nerviosa viendo como el rubio se giraba un poco para verla.

-Entonces vas a casa de Sakura-chan no?- Dijo sonriendo haciendo que la chica se sonrojara, esta asintió y bajo su mirada; el rubio se turbo un poco por aquella acción pero acelero para llegar más rápido donde la pelirrosa.

La chica estaba mirando distraídamente las entradas de las casas de aquel lugar, la verdad no podía creer que estuviera pasando por ahí y en el auto de aquel chico que desde que llegaron a la discoteca ella había visto; suspiro, estaba pensando tonterías.

-Ya llegamos- Informo el rubio deteniéndose frente a la casa de las pelirrosas, las luces de la sala estaban encendidas. –Te acompañare, Sakura-chan suele dar algo de miedo- Dijo sonriendo viendo como la castaña asentía y sonrojada bajaba del auto a una velocidad que sorprendió al rubio.

"Debo… O quizás mejor no" Pensó la castaña tocando el timbre de la casa.

-Si vuelves a tocar mis cosas, te juro que te mato me estas escuchando!- Sonó la voz de la mayor de las Haruno abriendo de golpe la puerta, haciendo que la castaña retrocediera sobre sus pasos chocando contra el pecho del rubio.

-Ne Sakura-chan…- Saludo el rubio intentando no sentirse incomodo por aquella escena.

-Que quieres? Y que hace ella aquí?- Dijo molesta colocando una de sus manos en la cadera.

-Etto… Sakura-san yo… Yo iba a quedarme aquí… Si no le importa…- Dijo nerviosa mirando al suelo; la pelirrosa suspiro y vio como el rubio prácticamente el suplicaba que la dejara quedarse.

-Hai, pasa…- Dijo de mala gana dejando la puerta abierta y entrando otra vez a la casa.

-Arigatou…- Dijo la castaña y corrió al auto del rubio.

-Oe… Matte…- Grito el rubio persiguiendo a la chica, esta se apoyo en la ventana del conductor y empezó a buscar algo en el asiento delantero, sin notar que su pequeña falda se levanto más de lo debido y el rubio no pudo evitar observar la braga que llevaba, realmente era linda.

-Arigatou Naruto-san…- Dijo la castaña saliendo por fin del auto del chico, camino hacia el rubio sonrojada y se empino para besar su mejilla mientras en la mano del rubio colocaba un papelito doblado con laboriosidad.

-Oe… Que haces? Pasa de una vez- Llamo la pelirrosa desde la entrada de la casa, la castaña sonrojada sonrió y corrió hacia la casa.

"Que extraña niña" Pensó el rubio al tiempo que guardaba el papel en su bolsillo, y subía al auto para marcharse.

-Umiko-chan- Sonó la voz de la pelirrosa menor que ya estaba con su pijama. –Etto… tu no estabas con Hina-chan?- Dijo nerviosa viendo como la castaña la miraba extrañada.

-Ella le dijo a Konan-chan que se iría a su casa hace mucho rato- Dijo la castaña sintiendo como la mayor las miraba molesta. –Que le pasa?- Murmuro viendo como la menor tragaba fuertemente.

-Es que me dijo que no debí tomar sus cosas…- Dijo tristemente viendo como la mayor caminaba hacia ellas. –Gomenasai- Se disculpo viendo a su hermana.

-Supongo tu también sabias que mi imoto le estaba dando aquello a tu amiga- Dijo suspirando viendo como la castaña asentía. –Ojala realmente haya llegado a su casa, esa pastilla es para relajar a las personas, demo si las mezclan con alcohol puede tener algunos efectos secundarios- Dijo mirando seriamente a su hermana menor.

-Nunca más lo volveré a hacer- Dijo la menor poniéndose de pie. –Umiko-chan y yo debemos dormir…- Dijo tomando de la muñeca a la castaña y arrastrándola escaleras arriba.

-Son unas niñas tontas- Dijo algo molesta dejándose caer en su sofá, suspiro y miro el techo de la sala.

ooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOo

Un débil rayo de sol le pego de lleno en los ojos, se movió pesadamente intentando evitarlo, se cubrió con la sabana pero esta era muy delgada y el sol seguía molestándole, gruño y se sentó de golpe.

"Ya es de mañana…" Pensó adormilada sobándose los ojos, sintió entonces sus piernas algo extrañas, abrió sus ojos pesadamente y vio con horror que se encontraba desnuda y que aquellas sabanas no eran de ella, se movió para mirar a su alrededor y nada en aquella habitación le era conocido, se puso de pie de un salto y empezó a buscar su ropa.

-Hasta que despiertas- Sonó una voz masculina haciéndola saltar mientras se ponía el short, ella se giro asustada para poder verlo.

"Por kami este chico…" Se corto pues las imágenes de la noche anterior empezaron a pasar velozmente por su mente, se sonrojo y se coloco la camisa sin buscar el sostén. –Debo irme…- Dijo y pasó junto al pelinegro que la detuvo tomándola de la muñeca.

-Adonde iras?...- Interrogo viéndola fijamente, ella esquivo su mirada y vio como el sol seguía saliendo y su cabeza empezaba a estallar.

-Suéltame…- Dijo y se soltó bruscamente, corrió hacia lo que pensaba era la entrada y tomando sus zapatos dejo el lugar, el pelinegro miro sereno la puerta abierta de su departamento; suspiro y se sentó en el sillón de su sala.

"Al final era solo una aventura mas…" Pensó sintiendo la pesadez del sueño, bostezo y camino hacia su habitación, busco entre sus gavetas un bóxer, se lo coloco pues andaba en toalla, se había levantado para ducharse y justo cuando volvía vio a la chica haciendo desastre en su habitación.

Camino hacia su cama y vio algo blanco entre su mesa de noche y la cabecera de su cama, sonrió se agacho un poco y confirmo que era la pieza de ropa que la chica había estado buscando antes de salir del lugar a toda velocidad, lo coloco sobre la cama y se acostó a su lado para volver a conciliar el sueño, total era solo otra chica mas.

ooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOo

"Kami… Que hice… Mi otosan me matara…" Pensaba frenéticamente la ojiblanca entrando a su casa, se sintió algo mareada, recordó que había estado bebiendo la noche anterior.

-Onee-san?- Sonó la voz de la castaña que la observaba curiosa. –No deberías estar con Nauma-san?- Interrogo viendo como la ojiblanca caminaba hacia ella confundida.

-Se me olvido el uniforme…- Se excuso subiendo las escaleras. –Se me está haciendo tarde…- Dijo y la castaña suspiro subiendo detrás de ella.

-Báñate… Hueles extraño…- Dijo inocentemente haciendo que la pelinegra asintiera y corriera al cuarto de baño.

"Huelo a él… Kuso… Porque no puedo dejar de pensar en lo que hicimos…" Pensó terminando de quitarse la ropa y metiéndose en la bañera. –Debo estar loca…- Murmuro hundiéndose hasta la nariz para limpiarse aquellas caricias.

Suspiro, empezó a limpiar su cuerpo con más calma, vio sorprendida una marca roja sobre su seno derecho, se sintió un poco peor y empezó a mojar su largo cabello, lo lavo más rápido de lo normal y se puso de pie, no podía dejar que su hermana menor viera aquella marca.

­-Onee-san se te está haciendo tarde de verdad- Sonó la voz de la castaña al otro lado de la puerta, toco un poco la mayor la abrió ligeramente, su cabello estaba goteando agua cosa que sorprendió a la menor.

-Onegai… Prepárame el bento yo me visto y ya bajo- Dijo suavemente a lo que la menor asintió y bajo las escaleras corriendo. "Debo estar loca…" Se repitió caminando con algo de prisa hasta su habitación; se recostó en la puerta y dejo caer la toalla, dejo su cuerpo desnudo expuesto a los rayos del sol.

Suspiro nuevamente, camino hasta su espejo y observo su cuerpo, lo veía algo diferente, se giro y vio como su espalda estaba algo roja, pequeñas mordidas en su cuello, sus piernas estaban algo abiertas, más que antes, camino hacia el espejo y toco la imagen, no podía creer que realmente fuera ella la que tenía enfrente.

-Se me hace tarde…- Se dijo tomando una braga y un sostén, tomo la falda de su instituto y la camisa, le molesto estar a mitad de año, con el chaleco no se abría notado la marca del cuello, ahora tendría que llevar su cabello suelto.

Tomo su maletín y bajo las escaleras, vio que el reloj de la cocina marcaba las 8:30, suspiro y tomo el bento, era ya muy tarde; era obvio que la regañarían, pero ya que no podía llegar antes, salió de la casa pensativa.

-Hina-chan…- Sonó una voz conocida, la ojiblanca se giro y vio como la pelinegra de gafas se acercaba a ella casi corriendo. –Vas tarde también?-

-Hai… Demo, estoy muy cansada- Se quejo caminando junto a la pelinegra. –Quisiera no tener que ir a las clases de preparación…-

-Si no las tomamos no podemos entrar a las universidades- Dijo resignada la chica de gafas. –Vámonos en el autobús, tal vez todavía podemos llegar a tiempo…- Dijo y corrió a la parada.

"Como puede estar tan tranquila, será que no se da cuenta" Pensó confundida, llegando hasta la chica que seguía hablando sin parar, solo suspiro y vio el cielo, al tiempo que una brisa hacia bailar su largo cabello suelto. "Fue solo una tontería…" Se resigno y sonrió, era un día muy lindo y su amiga estaba con ella, no podía pedir más.

-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-"-

Jajaja! Acepto críticas etto… Más criticas… Esta es la primera historia que hago así, es que necesitaba representarla… (inner. Una peli le dio la idea) Jajaja bueno que puedo decir, todo a mi me toca la imaginación y con estos personajes a cualquiera… Dejen reviews! Onegai… Nos leeremos pronto si desean o no que continúe esta tontería mía! nn