Rutas entrelazadas

Discleimer: Los personajes de "Avatar: el ultimo maestro aire" no me pertenece, no hago esto con fines de lucro, solo como entretenimiento para mi y para los demás,  así que no me demanden

Dedicatoria: A Caraan, quien es fanática de esta pareja y me pidió esta historia.

Capitulo I: Persecuciones

Una pequeña figura corría por las atestadas calles de Ba Sing Se, esquivando ágilmente a todos los transeúntes que se interponían en su camino. La persona en cuestión, parecía ser joven de no mas de 16 años, vestía unos pantalones que le llegaban a los tobillos y una polera ligera, ambas de color verde, además llevaba una boina de color amarillo sobre la cabeza; su cabello era castaño y corto, pero un pequeño flequillo le cubría los ojos; mientras que su rostro era fino, delicado, pero muy pálido.

Siguió corriendo por un espacio de unos diez minutos mas, para luego doblar por un recodo, donde detuvo su carrera y comenzó a caminar con calma, pero respirando entrecortadamente, en su rostro una ligera sonrisa asomaba,  siguió caminando mientras volteaba hacia donde venia, hasta que alguien se interpuso en su camino.

- Hey!- grito la muchacha- fíjate por donde vas

- Y tu?- replico una voz masculina, rudamente- acaso no tienes ojos en la cara.

- No es que no tenga ojos- dijo la pelicastaña con un tono travieso y levantando su rostro hacia el desconocido- es que no veo.

- Eh…mmm… yo…- balbuceo el hombre- lo siento, no sabia.

La joven hizo un gesto con la mano, restándole importancia al asunto, luego se hizo a un lado y siguió su camino como si nada hubiese sucedido.

&

Unos días después de lo antes relatado, un joven paseaba tranquilamente por las avenidas de la capital del reino tierra, no se le veía especialmente feliz, pero si relajado. Este muchacho, vestía ropajes de tonos rojizos, que llamaban la atención de los transeúntes, ya que en esa ciudad las vestimentas comunes eran de colores verdes y amarillas; también llamaba la atención su aspecto, ya que a pesar de ser moreno y de pelo negro, en su rostro destacaba una gran cicatriz y su mirada era especialmente dura.

El pelinegro continuaba su paseo sin preocuparse de las miradas que le seguían, pero su tranquila caminata, pronto se vio truncada.

- Allí esta!- grito un hombre armado, con ropas también rojizas- espere Príncipe Zuko!

El joven se sobresalto, pero inmediatamente se dio la vuelta y comenzó a correr sin rumbo fijo, mientras le perseguían una patrulla de cinco hombres, la persecución se extendió por cerca de media hora y Zuko ya deba muestras de cansancio. Pero al doblar por una esquina se dio cuenta que estaba atrapado, pues la calle que había tomado era sin salida, pronto escucho las pisadas de sus perseguidores muy cerca y no encontraba ningún lugar donde esconderse, en eso una mano, salida de quien sabe donde, le tomo por el codo y lo jalo, haciendo que el muchacho se adentrara a una casa desabitada, mientras sentía que, la puerta por donde había entrado se cerraba tras el.

- Oye- dijo volteándose hacia el desconocido- que pretendes?

- Shhh- dijo una joven en susurros , a la que Zuko reconoció como la chica con la que había chocado hacia unos días atrás- acaso quieres que te encuentren?

- No- fue lo que respondió el muchacho, igualmente en susurros.

&

Luego de sentir que los perseguidores del muchacho se retiraban decepcionados de no encontrarle, la joven castaña le guio hasta la azotea de la construcción donde se encontraban.

- Por que me ayudaste?- pregunto intrigado el joven.

- Por que sé lo molesto, que es que te sigan- contesto la muchacha- aunque yo hubiese elegido mejor mi ruta de escape- agrego con tono burlón.

El joven no dijo nada, estaba molesto, "Si esto fuera mi ciudad, obviamente no me hubiese encontrado atrapado" pensó, mirando a la joven invidente con aire de superioridad.

- No eres de aquí, cierto?- pregunto la chica, al ver que el joven mantenía su mutismo.

- No- dijo algo sorprendido, después de todo ella no veía, así que no tenía como solventar esa suposición, o seo creía- ¿Cómo lo sabes?

- No caminas como el resto de la gente de la ciudad- dijo respuesta con un gesto que daba a entender que para ella era evidente.

Esta reacción, despertó en Zuko cierto interés y una ligera sorpresa. La chica no lo tomo en cuenta y fue a sentarse cerca de la cornisa del edificio, mientras que el pelinegro la siguió y se sentaba junto a ella.

- ¿Hace mucho que no ves?- pregunto interesado, el muchacho

- Desde que nací- respondió la joven, logrando que Zuko ganara confianza y comenzara a entablar una animada conversación.

Estuvieron la mayor parte de la tarde conversando animadamente, sobre ellos, sus gustos y sus familias, pero sin contar nada realmente especifico, pues realmente eso no era necesario para entablar una amistad. Pero el pelinegro, recién se dio cuenta del tiempo transcurrido cuando vio que el sol comenzaba a ocultarse.

- Vaya que tarde que es!- exclamo Zuko

- Esta oscureciendo- dijo la joven incorporándose y acercándose a la salida- Debo irme

- Yo igual- le hablo con desgano el pelinegro- pero se me ha olvidado preguntar tu nombre.

- Soy Toph- respondió la chica con una sonrisa sincera.

- Mucho gusto- hablo el joven- yo soy Zuko.

&

Notas de autora:

Isis: esta historia en un comienzo iba ser un One-shot

Menthis: pero se alargaba demasiado y quería tener a tiempo para avanzar mis otros fics.

Gea: por lo que se ha convertido en un Two-shot.

Isis: además recuerden, que si han leído esta historia, pueden hacer un pedido con la pareja y la temática que deseen.

Gea: pero ninguna de estas historia será muy larga, pues sino nuestra pobre Menthis colapsara.

Menthis: si, plis, tengan piedad de mi!!.