Disclamer: personajes de JK Rowling. PARENTAL ADVISORY

Hola, antes que nada, debo advertir que estas son un conjunto de one-shots de diversos personajes de la saga de HP, en situaciones poco usuales. No debería ser leído por personas menores de 13 años, bueno, ya me libere del remordimiento. La idea es que en estos one-shots, habrá alcohol de por medio, en menor o en mayor medida. Este primer capitulo no es apto para sensibles, así que advertidos. La mayoría serán de Draco y Herms y no todos serán de mi autoria, espero que mis amigas escritoras se animen. Las únicas condiciones es que deben dejar que su perversión, fluya sin limites.

Delirium Tremens

Capitulo 1 Juegos de Seducción.

Estoy sentado en mi despacho, no en mi despacho de ninguna forma, mejor en las mazmorras de mi mansión. Oigo voces, de todo tipo, pero ya no me importan, siempre están ahí, haga lo que haga. Pero frente a mi, tengo la protagonista de todas mis horribles pesadillas. Allí esta, bella como siempre, terriblemente indefensa, atada a una silla, como siempre debió haber sido, rendida ante mi. Sangre sucia, esta noche pagaras todo.

-Bebe- dijo con voz pastosa- Maldita, sea bebetelo.

-No- dijo ella desafiante. Las ataduras en sus manos, le cortaban la piel. Le dolía la cabeza terriblemente, sentía la sangre en su boca, de uno de sus labios partidos. No cedería, jamás. .

-No me lo estas poniendo nada fácil- dijo el mortifago rubio, dando un manotazo sobre la mesa. Esta tembló y Hermione se sobresalto toda. Veía la botella de Whiskey de fuego y el vaso frente a ella. El hombre se levanto y dio un rodeo.

-No recuerdas Malfoy, yo no bebo- dijo ella, con voz impregnada de falsa inocencia y cinismo- Ah, debí suponerme que el cerebro no te daría para tanto.

-Bien si lo quieres por la fuerza, por la fuerza lo tendrás- Él solo se adelanto, tomo la botella, apreso la quijada de ella con sus manos y la hizo beberse la mitad de la botella a pecho, el resto se lo vacío en la cabeza. Hermione sentía todo su cabello húmedo impregnado de alcohol, se sentía atragantada y tosió un poco. Luego sobrevino la nausea y vomito un poco del licor a un lado de su silla. Respiraba jadeando.

-No entiendo porque- dijo ella entre abscesos de tos- no tienes que embriagarme. No te diré nada.

-Mírame- dijo él- mírame de una buena vez.

Hermione dirigió sus ojos a los de él, intensos, los de Draco fríos, glaciales y profundamente perturbados. Sintio los primeros efectos del licor sobre su mente. Draco se tambaleo al sentir la fuerza de su mirada. Con esfuerzo, se sentó en su silla. La expresión de su cara era inescrutable.

-Eres patético, estas ebrio- dijo ella con todo el veneno que fue capaz- me imagino que te la pasas todo el santo día bebiendo,¿ no es así?. Por supuesto, TU, mala imitación de mortifago, no sabes hacer otra cosa que hundirte en el alcohol. Eres nadie, nada.

-Basta- dijo él, se levanto, aparto la mesa, fue directo a ella y le lanzo una bofetada. Hermione giro su rostro, sintiendo fluir sobre el las lagrimas mezcladas con su sangre-Por lo menos no soy una puta como tú, maldita desgraciada.

-Tú no quieres saber de Harry- entonces ella lo tuvo bien claro. Un sudor frío recorrió su espalda- No es eso lo que viniste a buscar.

-Hum, parece que ahora si estas pensando, Granger- dijo Draco con una risa cruel- De tu querido Potter se encargaran otros. Yo, solo necesito algo de ti y luego te matare, como la perra que eres.

-Tú no tienes derecho a nada- contesto ella con pánico, ya sabia lo que él quería de ella.

-¿Lo dices en serio?- dijo él sarcásticamente, conjuro otra botella de alcohol y se tomo casi un cuarto a pecho- Te recuerdo, que tu me diste ya el derecho, hace años.

-Lamentablemente- dijo ella con rabia.

-En ese momento, no te pareció tan lamentable, es mas me atrevería a decir que te gusto-replico Draco.

-Me engañaste, eso fue lo que sucedió- dijo ella tratando en vano de desatarse- y yo fui muy tonta en creerte.

-No no no, yo fui el tonto- dijo él- al pensar que tú me querías. ¿Pero que fue lo que hiciste?, corriste a los brazos del estupido.

-Eso fue lo que tú quisiste creer- grito Hermione- Nunca me pediste una explicación. Ahora, dime ¿ a que viene tanta charla sin sentido?

-Tú lo sabes, Granger- dijo éll con su sonrisa ladeada, se acerco a ella, sentandose en el piso. Y coloco su cabeza en su regazo, le abrazo ambas piernas. Ella se movió tratando de expulsarlo de allí, pero su agarre era demasiado fuerte.

-Me fui porque no tenia alternativa- ella miro al piso, intentaría conmoverlo apelando a unos sentimientos, que a lo mejor Draco Malfoy no había olvidado, estaba tan borracho que seguramente podría manipularlo de esa forma- no había otra solución. Tú estabas demasiado errático, no me hablabas y me mirabas como si tuviese la peste.

-Estaba asustado- grito él, levantándose de súbito, fue hasta la mesa, la tomo con una mano y la estrello contra la pared. Sus ojos estaban exorbitados y respiraba agitadamente.

-Yo también, maldito- dijo ella, agitándose en su silla- y sin embargo tuve la valentía de querer seguir contigo. En cambio tú, maldito cobarde rastrero, solo le atinaste a volver, con el rabo entre las piernas, con tu querido Voldemort.

-Tú te fuiste- grito nuevamente. Se fue contra ella y le abofeteo la cara repetidas veces. Ella aguanto todo estoicamente, no gritaría jamás- Maldita puta, te fuiste a joder con otro.

-Tú nunca me buscaste- dijo ella con aplomo. Draco se alejo de ella, caminando lentamente, conjuro un cigarrillo y se apoyo en una pared fumándolo tranquilamente, mientras veía como ella se balanceaba de un lado a otro en esa silla, con las mejillas hinchadas y el labio inferior amoratado y sangrando.

-No se si matarte o besarte.- dijo él tirando a un lado el cigarrillo, caminando hacia Hermione, perdiendo el equilibrio nuevamente. Sus ojos vacíos brillaban efecto del alcohol, se acerco a ella. Hermione desvio su rostro, el aliento de él apestaba a tabaco y a Whiskey.

-Prefiero que me mates- dijo ella con toda la convicción del mundo- Me das asco.

-No me tientes- dijo él alzando una ceja- Pero tengo una mejor idea. Recordare viejos tiempos contigo.

Hermione se vio sujetada por ese fuerte hombre, quien la levanto de la silla como una pluma, la coloco de pie y amarro sus manos a una soga que pendía del techo.

-Estas muy cubierta, linda- le dijo él-No, esa no es la manera.

-Cerdo- dijo ella con voz ronca- eres un cerdo.

Draco entonces rasgo la ropa de ella. Pronto tenia descubierto ese cuerpo, desnudo, terso, firme, esa figura que siempre le había gustado. Con su lengua dibujo un camino en su columna vertebral, ella se balanceaba intentando soltase. Hermione sintió como sus pezones se erizaban y maldijo el poco control que tenia sobre su cuerpo. Draco al tocarlos se dio cuenta inmediatamente.

-Así que te gusta, putita de mierda- dijo él con voz ronca, cerca de su oído, pronto empezó a acariciárselos y a pellizcar con dureza sus pezones. De la garganta de Hermione salio un gemido. Él sonrío, y dejo vagar sus manos hasta el vientre de ella.

-Maldito infeliz- fue lo único que dijo ella.

-Te aseguro que el soso de Potter nunca te lo hizo así- contesto Draco, mientras se pegaba mas a ella- Todas las mujeres son unas perras, pero tú eres la más perra de todas.

-Eres un sádico- dijo ella, sintiendo que el calor invadía todo su cuerpo. Draco mordió fuertemente su hombro, hasta dejarle la marca de sus dientes. Mientras tanto, sus dedos vagaron a los labios inferiores de ella, que estaban rebosantes de humedad.

-Sangre sucia, estas toda empapada allá abajo- Draco río profundamente satisfecho- yo soy un sádico, es cierto, pero tú eres jodidamente masoquista.

-Vete al diablo- contesto Hermione, entonces Draco empezó a masajear su clítoris furiosamente, ella empezó a gemir descontroladamente. Luego le introdujo dos dedos en su vagina, metiéndolos y sacándolos con bastante brusquedad, mientras con el pulgar continuaba masajeándola, ella movió sus caderas desvergonzadamente. Hermione abrió la boca jadeando sonoramente y cerró los ojos. Draco en un solo movimiento, se deshizo de su pantalón y su camisa. Ella sintió en su espalda, el miembro masculino de él, presionándola, estaba impresionantemente caliente y duro. Draco abandono su tarea por un momento. Ella estaba acalorada, hinchada, y muy a despecho suyo totalmente excitada. Le dolían los brazos que en ese momento soportaban todo su cuerpo. Él saco los dedos de sus partes privadas, que estaban cubiertos de los fluidos de ella y lubrico con ellos, su orificio trasero, rozando el borde, sonrío cuando ella jadeo descontroladamente. Con la punta de su pene, presiono un poco, sacándole un pequeño grito a ella, luego de mantenerlo firme en ese sitio prohibido por un rato, retiro su miembro de allí, eso lo haría después, antes se iría por otro camino.

Draco la tomo por las caderas y en un solo movimiento abrupto, la penetro desde atrás. Ella dio un chillido, había sido demasiado violento. Draco no le dio tregua, empezó a moverse furiosamente dentro de ella. Además le clavaba los dedos en sus caderas, ella se rindió y apoyo su espalda al pecho de eé. Gritaba totalmente fuera de si. En esa posición, él estaba tocando su punto mas sensible.

-¿Qué te parece Granger? Te gusta- dijo Draco entre jadeos, golpeaando rítmicamente sus caderas contra las de ella.

-Eres tan aburrido Malfoy- dijo ella con la voz entrecortada- Demasiado lento para mi gusto.

-Así que lo quieres fuerte- dijo él totalmente complacido, ella, si eso era posible, estaba mas cachonda que él- entonces lo tendrás fuerte.

Draco la separo de él, la desato y la puso en cuatro patas, ella se apoyaba en el suelo con sus manos atadas a duras penas, él le inclino la cabeza sobre el piso quedando su trasero arriba, exponiendo todas sus partes privadas. Draco le separo las piernas y de nuevo la penetro, esta vez si en su orificio trasero. Hermione sintió eso como un cuchillo caliente dentro de ella. Draco la embistió sin piedad, profundamente, una y otra vez, saliendo casi completamente y luego hundiéndose hasta el fondo en ella. Mientras tanto le apretaba un seno, de una manera nada gentil. Hermione sentía que sus piernas le fallaban. Entonces él culmino su ataque, bajando una mano hacia el clitoris de ella y empezó a masajeárselo, rítmicamente en conjunto con sus embestidas y allí fue donde Hermione perdió cualquier tipo de consciencia y decoro. Empezó a mover sus caderas frenéticamente contra las de él. Draco la sintió moviéndose y le mordió la espalda. Ella no pudo aguantar mas y un grito ahogado salio de su garganta mientras espasmos febriles recorrían su cuerpo. El la sintió contrayéndose alrededor de su pene y estallo en un orgasmo arrebatador. Ella jadeaba, sentía el húmedo liquido de su simiente, escurriéndose por la cara interior de sus muslos, Draco jadeaba encima de ella.

-Suéltame- dijo ella con lagrimas en los ojos- déjame ir.

-No puedo- contesto Draco - eres mi esclava. Solo estarás aquí para satisfacer todos mis mas bajos deseos. Te lo quitare todo, Granger. Tu cuerpo solo esta para que yo me sirva de el.

-Estas completamente loco- dijo ella sin fuerzas para pelear- acaso crees que yo………..

-Tú- dijo el- lo quieres tanto como yo. Quieres que te lo haga de la manera mas brutal que exista. Quieres que te viole una y otra vez. Vamos admítelo, te gusta. Porque mi violencia te hace sentir viva.

-Eres un enfermo- Draco sintió entonces que su erección volvía gracias a todos los insultos de ella. La volteo, se echo encima de ella y le mordió un pezón hasta sacarle sangre, ella grito desesperada, pero le abrió las piernas. Draco se deslizo suavemente dentro de ella.

-Ahora, Hermione- le dijo él mordiéndole el cuello- tú y yo vamos a hacer el amor. Y quien sabe, de pronto esta vez si te preño de una buena vez.

-Sabes Draco- dijo ella riéndose- Me encanta cuando le haces de malo.

-Hermione- dijo él sonriéndole descaradamente- esto de jugar a los roles es muy bueno, pero sabes que …………..un día de estos nos vamos a matar.

-¿Que toca mañana?- dijo ella, que como siempre tenia un horario para sus juegos de seducción.

-Creo que tú me torturas con un potro medieval o algo así- dijo él besándole la mandíbula.

-Te vas a divertir- dijo ella, tenia pensado exactamente que le haría, no en vano tenia un vibrador escondido en su cómoda. Draco, mañana vas a aullar como un lobo, te voy a quitar la virginidad..

-Ya lo creo amor- contesto Draco dispuesto a reanudar su tarea de nuevo.

0o0

DEJEN REVIEWS AUNQUE SEA PARA INSULTARME