¡Hola a todos!

Aquí oficialmente queda abierto los drabbles SyS. Esto se va a ir de largo, no sé cuántos capítulos sean, pero cada vez que me inspire un drabble SasuSaku, irá en este apartado. No hay continuidad en los capítulos. Pueden haber spoilers del manga hasta el cap. 413. Todo depende de cómo vayan las cosas, o si sigo el canon o me quedo en mi amado fandom SasuSaku.

Disfruten la lectura y un review siempre es bienvenido.

Disclaimer: Naruto y cía. pertenecen a Masashi Kishimoto, la idea de los drabbles pertenece a mi cabeza. «S pertenece a S» xD


Palabra: Efímero

Proyecto: Sin palabras.


La luz apenas se infiltraba por la ventana del cuarto de la joven Haruno, que había quedado entreabierta porque, por las prisas, no pudo cerrarla apenas él llegó.

Sasuke apoyó su rostro en la palma de su mano, mientras la palabra «Descuidada» cruzaba por su mente, preguntándose al mismo tiempo si acaso ella nunca verificaba la seguridad de su casa.

Después de todo, un ninja siempre tiene enemigos, siempre hay la posibilidad de un ataque sorpresa, una matanza cuando nadie lo espera, toda una vida acabando en menos de un segundo.

La idea apenas iba formándose en su mente, analizando posibilidades, y enojándose más con ella en el proceso, incluso sintiendo la rigidez de los músculos de su cuerpo, cuando sintió la mano de Sakura deslizarse por su pecho desnudo.

Sasuke casi podría jurar que ella lo había hecho a propósito, para alterarle los sentidos, el tacto de la delicada y fémina palma contra su áspera piel endurecida por los fuertes entrenamientos.

Pero la joven dormía profundamente, y su delgado cuerpo buscaba el calor que el de él podría proporcionarle, en más de una manera.

Ante sus pensamientos, Sasuke estuvo a punto de despertarla, pero se detuvo a tiempo, porque por un lado no habían dormido lo suficiente, de hecho, él apenas había dormido (no podía darse ese lujo porque cuando el sol esté en lo alto, él ya no debía estar en su cuarto) y por otro lado, también es placentero admirarla dormir, tranquila porque ambos saben que él vigila sus sueños.

Los músculos se relajaron, más pausadamente que cuando se tensaron. A la distancia podía escucharse a las ramas de los árboles siendo agitadas, levantando al mismo tiempo hojas del piso, pero el sonido que llenó de calidez el alma de Sasuke fue el murmullo de Sakura pronunciando su nombre entre sueños.

Con cuidado el joven Uchiha tomó la mano de ella, para que la joven no percibiese el acelerado latir de su corazón, pero luego no soltó su mano, sino que se dedicó a analizarla detenidamente.

Era la misma mano que le había tendido para ser amigos, (aunque desde infantes ella ya estaba enamorada de él), la misma que le había sostenido cuando él no había podido confiar en nadie más. La misma que había sanado tanto sus heridas físicas como las del alma.

Aún él no entendía cómo antes lo había ignorado. Definitivamente había sido un crío estúpido y ciego. Irónicamente tan ofuscado, incapaz de vislumbrar la luz que le mostraba un futuro hecho por sus propias acciones y no las consecuencias de un pasado cruel y sombrío.

Con ella podía reescribir la historia, una que comenzaba con ellos, que no tendría cabida para un amargo sentimiento de venganza.

Al escuchar a las aves revolotear cerca de la terraza de la habitación, Sasuke comprendió que era el momento de partir, por lo que se reincorporó un poco, sabiendo que esta acción provocaría que la fémina abriera sus ojos con expresión somnolienta.

¡Kami!

Esta mujer tenía el poder de encantarlo no sólo con una palabra, sino también con una mirada. Sasuke jamás imaginó que verse reflejado en los orbes esmeraldas le provocaría un torbellino de pensamientos, todos nada inocentes.

Mentalmente anotó los más interesantes, esa noche podría ponerlos en práctica, en especial porque él sabe que volverá a verla despertarse de esa manera, y el día de mañana también, y el que sigue.

Sakura le ofreció sus labios, y Sasuke ya no desprecia lo que le fue entregado voluntariamente. No, la época de estupidez absoluta ya había pasado, y la idea del ser humano en general es evolucionar, no retroceder.

Con lentitud desliza sus labios sobre los de ella, apenas tocándolos, para luego apartarlos con rapidez, en un efímero saludo matutino. No pudo evitar contagiarse de la sonrisa de ella, aunque la de él fue menos perceptible.

La joven se encogió de hombros silenciosamente, como dando aceptación al saludo de Sasuke, la calidez de su felicidad aún bailando en la boca que al joven jamás le pareció tan provocadora como esos instantes.

Después de todo, él es un simple mortal.

Sasuke deslizó sus brazos alrededor de la espalda de Sakura, para luego colocarla sobre él, mientras sus bocas se buscaban mutuamente. A él nunca le había gustado lo dulce, pero los labios de ella eran tan adictivos que hasta respirar parecía innecesario.

Sus dientes aprisionaron el labio inferior de la chica, siempre haciéndolo cada vez que sus almas se comunicaban de aquella manera, maravillándose cada vez ella suspiraba entre sus labios, las curvas de su cuerpo amoldándose en el de él, encajando como piezas de un puzzle.

Con un suspiro de resignación, Sasuke supo que ese día iba a tardar más en salir del cuarto de ella.

Y Sakura precisamente no se estaba quejando.

Fin del proyecto