Hola mis queridos lectores,

Espero que hayan recibido este 2011 con buena vibra, aunque ya vamos a mitad de año, lamento profundamente que para algunos no lo haya sido tanto, pero bueno, la vida es corta y más vale disfrutarla…

Antes que nada quiero hacer el siguiente aviso: Mis condolencias a aquellos que perdieron amigos familiares en el Tsunami, quiero decirles que me he unido al "Fandom for Tsunami", como muchos sabrán a través de mis tweets anuncié que escribí un outtake de esta historia (el capítulo uno en el punto de vista de los gemelos), doy gracias infinitas a todos los donadores, pronto lo subiré para que los demás también puedan leerla.

Una vez más pido mil disculpas por la tardanza, pero aun así les aconsejo que si están ansiosos de que escriba, saber cómo continúan mis historias, por favor háganmelo saber de manera respetuosa y sin ofensas porque al fin y al cabo en vez de lograr que actualice van a lograr todo lo contrario. Es una pena que algunos no sepan medir las palabras y se vayan por la vía del insulto, si piensan así es todo más fácil, están equivocados.

A los que pacientemente esperaron por mi actualización les agradezco infinitamente, no saben cuánto quiero esta historia.

Bueno, basta de cháchara y vamos a lo que vinimos.

Enjoy!


Summary: TODOS HUMANOS. Un día lluvioso Bella se topó con dos tiernos angelitos, ¿quién iba a decir que estos serían lo que le depararía el destino?

Disclaimer: Todos los personajes mencionados en la siguiente historia son propiedad de Stephenie Meyer, Summit Entretainment, Little Brown y Alfaguara Juvenil. El relato es mera ficción, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.


EL FIN DE LA BRUJA BLANCA

Parte 2: La venganza es un plato que se sirve frío

BELLA POV

Nunca en mi vida vi a mi padre tan feliz como ahora, a pesar de llevar sus muletas y escayola, sus ojos radiaban ese brillo de felicidad que hacía mucho que no veía en su cara, solamente las fotografías de cuando recién llegué al mundo eran la prueba de ello.

Sue había preparado comida como para un ejército, ya que no solo comeríamos nosotros tres en casa, se podría decir que casi toda la reserva de La Push había sido invitada a pasar el mediodía y la tarde en la pequeña casa Swan, montando en el patio trasero lo que parecía más un circo que un picnic, todo en honor a mi visita… ¡GE-NI-AL!, nótese el sarcasmo en mi pensar. Más aún cuando cierto amigo mío intentó evadirme por todos los medios durante dicha comida ¡Oh, sí! Jacob Black puede ser más escurridizo que el propio Flash Gordon.

—Bells, corazón— me llamó de pronto Sue— ¿Podrías ir a la cocina por una botella más de refresco?

—Claro Sue, con gusto.

No era de esperarse que pronto empezaran a faltar más cosas, jamás en mi corta vida había visto a los chicos tragar tanto como lo estaban haciendo ahora, pero de todas formas no podía negarles que toda la comida estaba de lujo, hacía mucho que no comía cosas con el sazón de la gente de la Reserva. La única que cocinaba tan bien, que casi se le parecía, era Queque…

—Hey, Bells— casi aviento la botella por los aires, Jacob había aparecido de la nada en la cocina.

—¿Por qué me evades?— le pregunté algo molesta y sin siquiera tratar de ser educada.

—Mira Bella, yo sé que tenía que haberte dicho lo de Charlie sin alterarte pero…

—¿Qué?

—Hablé con Alice. —sus mejillas se colorearon.

¡Jacob Black ruborizado! El infierno se está congelando, señores…

—¿Qué tú qué…?

—No te vayas a enojar, pero amiga la verdad es que necesitabas un descanso— me dio una palmadita en el hombro—. Y, bueno… la verdad es que aquí se te extrañaba, y luego Alice dijo que tú y tu jefe estaban enamorados…

—¿¡Qué cosa!— ya mismo me estaba tomando un avión de regreso a Chicago a partirle el trasero a Alice.

Jacob suspiró. El desgraciado tuvo el tupé de suspirar en mi cara.

—Por favor Bella— me miró con cansancio—, no te hagas la Drama Queen, que no te queda. Además, le creo más a Alice…

Sin previo aviso, aprovechando que el chucho tenía los ojos cerrados como tratando de borrar alguna parte de mi actitud, con toda la fuerza que jamás pensé tener, le estampé un coscorrón más fuerte de los que Rosalie le da a Emmett.

—¡Auuuch, mi mano!— grité de dolor.

—¿Me pegaste?

—¡Maldito chucho!— con la adrenalina corriendo por mis venas arremetí de nuevo, esta vez mi rodilla era el arma y el blanco la ingle de cierto moreno idiota.

—¡La re pu…!

—¿Qué está pasando aquí?

Buen momento para irrumpir papi. Charlie nos miró expectantes mientras yo sostenía con dolor mi mano, que seguramente me la había torcido, y Jacob… bueno… él se retorcía como sus amigas las lombrices en el suelo. ¡Ja! Esa va también porque cuando teníamos 6 años me hiciste comer lodo. La venganza es un plato que se sirve… frío.

Charlie rodó los ojos cuando le respondí con una media sonrisa, pero a pesar de todo me pareció ver que su horrendo bigote se doblaba en una pequeña sonrisa.

EMMETT POV

Todo se encontraba en silencio, bueno, no todo, ¿verdad? Al fin y al cabo los grillos aún cantaban y los búhos ululaban. Teníamos todo bajo control…

—¿Listo? —susurró la voz de la enana a mi lado.

—Listo— le sonreí de oreja a oreja mientras tomaba con mis manos la máscara que daría el toque final a nuestro plan.

Ahora sí, ya no habría más bruja.

LORCAN POV

El resto de la tarde fue un caos total. Si pensábamos que la Brujildanya iba a ser pan comido para molestar, estábamos muuuy equivocados. Y cuando digo muuuuy es muchísisisisisimo.

Primero intentamos, bueno intenté, poner a René en su cabeza, pero fue Grace quien me detuvo porque según ella no quería parecerse a las gemelas de una película de Disney. Y eso que es una que a ella le gusta… Niñas, ¿quién las entiende?

Luego con Grace tratamos de conseguir que su tienda de campaña estuviera cerca de la orilla del río contándole historias sobre los osos pardos, que nos había contado Tío Emmett y que Tía Alice nos pidió específicamente contar, porque dis-que era parte del plan. Yo sólo seguí sus insturciones.

Más tarde, decidimos probar con meterle lombrices en la comida, lo que casi nos provoca un fuerte regaño por parte de papá quien casi nos cacha… en dos ocasiones. En las películas esto lo hacen ver tan fácil… ¡No es justo!

—Si ya terminaron, lávense las manos a la orilla del lago, pero no se asomen demasiado— nos dijo papá cuando terminamos de cenar—. No vaya a ser que se resbalen.

—Si papá— dijimos al mismo tiempo Grace y yo.

Ambos nos dirigimos a una orilla un poco alejada, teníamos que hablar de lo que Tía Alice y Tío Emmett nos habían dicho que hiciéramos. Hasta ahora todo lo habíamos seguido al pie de la letra.

—No la soporto— se quejó mi hermana cuando comenzó a lavarse las manos.

—¿Crees que yo sí? —le pregunté algo incómodo— Solo espero que los tíos se den prisa. Quiero a Bella de vuelta y cuanto antes mejor.

Grace suspiró.

—Lo sé hermanito, lo sé. La extraño mucho, ¿sabes? —sus ojitos se cubrieron de lágrimas, hacía mucho que no veía tan triste a mi hermanita, y lo peor de todo era que yo me sentía igual, mi corazoncito se estaba haciendo pedacitos.

Con un nudo en la garganta la abracé fuerte.

—Vas a ver que pronto regresa— traté de consolarla.

—Eso espero, no quiero que nos deje como…— la apreté un poco más mientras lloraba a moco tendido.

Sabía a quién se refería, porque yo me sentía de la misma forma. ¿Y si Bella se marchaba así como lo hizo mamá?

Pero ella es más buena… me lee cuentos, me canta, me mima, me regaña, está conmigo siempre… como una mamá verdadera.

—Yo también tengo miedo— me dije para mí solito. Grace no me escuchó, así que eso estaba bien. No quería espantarla con mis temores. Tenía que ser fuerte por los dos, muy dentro mío sabía que Bella regresaría, sólo que esto era problema de adultos que tenían que resolver papá y ella.

PriiipPriip, sonó el bolsillo de Grace.

—Es tía Alice— dijo secándose las lágrimas para tomar su walkie-talkie— Aquí ardilla voladora, copiando.

Rodé los ojos al escuchar el apodo que se había puesto. Entre mi hermana y Tío Emmett a veces tenían una imaginación muy grande.

Tío Oso, te escucho fuerte y claro peque— me reí ante la reacción de Grace al apodo cariñoso del tío. Ella odiaba que le dijeran así.

—Esperamos ordenes Tío.

Alice, ya están casi en posición— se escuchó al tío.

¿Grace, Lorcan? Quiero que en cuanto la Bruja se meta en su tienda me avisen, ya que desde donde estamos no podemos ver mucho sin llamar la atención— dijo Alice—. Y otra cosa, hace unos minutos le mandé un mensaje a Bella, ella llegó bien a su casa. Los extraña a horrores, pero su papá está delicado de salud. Se acaba de accidentar y ella piensa que debe estar ahí un poco más…— tía Alice suspiró—. Pronto va a estar con ustedes de vuelta…

El peso de nuestro corazón se aligeró.

3°POV

Pronto el cielo se oscureció y la noche reinó en el cielo. La Luna alumbraba el lago haciendo que pareciera sacado de una pintura. Los únicos ruidos de la noche eran el viento, los grillos y el aletear de algún otro búho.

La calma reinaba en aquel paisaje.

Lo único que parecía sobresalir por sobre toda la naturaleza eran tres tiendas de campaña, montadas casi a la orilla de la laguna. Solo dos de ellas estaban a una distancia considerable, mientras que la otra se encontraba un poco alejada.

Dentro de ellas la mayoría de sus ocupantes dormitaban plácidamente, o al menos eso parecía. La excepción parecían ser dos pequeños niños, quienes después de una larga espera, recibieron la señal que tanto esperaban: la batalla contra La Bruja Blanca comenzaría su apogeo.

Un par de adultos, de corazón grande e imaginación casi infantil eran los responsables de lo que pronto he de relatar. Una batalla en la que la intención era buena pero el delito fue descubierto, pero eso es para el final. Primero lo primero…

Alice Brandon había ideado el plan perfecto para separar a la Bruja del querido Doctor Cullen, muy querido principalmente por su mejor amiga–casi hermana Bella.

Ella a lo igual que Emmett Cullen –hermano del Doctor en cuestión– sabía que la llegada de aquella intrusa a la casa Cullen, había sido dolorosa para Bella y especialmente los pequeños. Ya que de pronto, las cosas cambiaron casi como estaban al principio de esta historia.

Por ello, fue que con su astucia y la ayuda de Emmett el plan iba marchando a la perfección. Además de la gran ayuda de los dos pequeños angelitos del Doctor Cullen.

Una vez que el par anunció la retirada de la Bruja a sus aposentos. Alice anunció que debían esperar un poco más, ya que el plan funcionaría mejor, una vez que la Bruja hubiera ganado un poco de sueño. Pues sino, estaría despierta y sería un caos. Además de que el padre de los niños se enteraría más rápido.

—Uh, uh, uh, uh— imitó Emmett a un búho a las afueras de la tienda de los niños.

Los pequeños salieron casi de inmediato, con sus batas bien ajustadas, pues el viento de otoño era muy frío.

—¿Qué traes puesto tío? —susurró Lorcan al ver a Emmett disfrazado de… oso.

—Es parte del plan bobito— le dijo Grace con orgullo—, ¿no ves que por eso nos hicieron contarle sobre los osos pardos a la Bruja?

—¡Ahhh, ahora entiendo! —sonrió triunfante el pequeño.

—Ahora… manos a la obra— les llamó Alice, mientras Emmett sólo se dedicaba a asentir. El pobre no podía hablar debido a la máscara que traía encima, ya que amplificaba su voz que de por sí ya era atronadora.

Los cuatro se dirigieron sigilosamente a la tienda de campaña donde dormía la Bruja. Sin saber que el Doctor Cullen había escuchado a sus tesoros. Él como los niños, esa noche no podía conciliar el sueño, menos después de la partida de la muchacha que le había robado el corazón y que él guiado por los temores de su padre había, sin duda alguna, lastimado.

Por eso, con el mayor de los sigilos siguió al cuarteto, esperando ver qué era lo que se les había ocurrido. Dentro de él, los apoyaba al máximo, pero sabía que la broma debería merecer un castigo. Pero mientras se dedicaría a observar el acontecimiento desde la oscuridad.

Pronto los cuatro comenzaron a hacer ruidos de lo más sigilosos, especialmente los niños, tiraban piedritas contra el suelo, y con ramitas que Alice había arrancado de unos árboles comenzaron a azotarlas contra las paredes de la tienda, primero suavemente y luego un poco más brusco.

Dentro de la tienda la Bruja ya había despertado un poco. Los ruidos que la habían despertado comenzaban a ponerla nerviosa, con miedo. Afuera algo resopló, muy cerca a dónde se encontraba su cabeza. Llevada por el miedo, la mujer salió disparada de la tienda, para encontrarse cara a cara con un oso…

Los actos que siguieron solo cabe relatarlos desde los ojos de un niño, ya que la diversión es mejor si la cuentan desde su perspectiva.

GRACE POV

—¡AHHHHH!— la voz de Tanya resonó por todo el bosque.

Tío Emmett hacía movimientos raros con los brazos, como si quisiera abrazarla. Pero, la Bruja estaba muerta de miedo, por ello… se lanzó a la carrera. Una carrera que la llevó a meterse en el lago y salir cubierta de algas como un monstruo del pantano.

Pronto escuché unas pisadas detrás de mí.

—¡EDWAAAARD! —gritaba desesperada la Bruja.

En un acto medio valiente y medio tonto me volteé. Encontrándome cara a cara con...

—¿Papá?—¿Edward? —dijimos al mismo tiempo los cuatro responsables del plan anti-Brujas.

—¿Me pueden explicar… qué está pasando? —su cara estaba seria.

—¡ESE PAR! —Tanya había regresado a la orilla— ¡ESE PAR TIENE LA CULPA!

—¿Perdón? —la interrumpió mi tío.

—DEBERÍAN ENVIARLOS A UN INTERNADO EN LONDRES O SUIZA, SON UN ESTORBO PARA TODOS…

Las palabras de la Bruja me transportaron de inmediato a mis miedos. ¿Sería un estorbo yo para Bella?, ¿por eso mamá nos había dejado?

—¡TANYA! —la Bruja se calló por fin, papá por fin volvió a hablar— Nunca, vuelvas a hablar así de mis hijos.

—Pero…

—Lo que hicieron estuvo mal, pero no te da derecho a decir lo que dices. No eres su madre.

—¡Tampoco lo es la mosca muerta de tu niñera!

—En cuanto regresemos a mi casa, tomarás tus cosas y te marcharas— le dijo papá—. Y jamás te atrevas a regresar o a hablarme en el Hospital.

La Bruja sin dudas había volado. Pero papá estaba… ¿enojado?

—En cuanto a ustedes cuatro… tendremos una charla larga y tendida.

—Sí, papá.

—Perdón— dijo Alice a modo de disculpa.

Esta noche de Halloween sin dudas estaba resultando un poco loca.


OK, este capítulo será hasta aquí, ya que Halloween tenía pensado ser muy largo, por ello tengo que dividirlo.

Además es una ganancia, ya que ustedes pueden disfrutar un poco de La Nana, sin temor a que no lo continúe, ¿cierto?

Arriba mencioné el outtake, creo que lo subiré entre mañana y el fin de semana.

Bueno, espero que estén bien y que les haya gustado. En estos días prometo dedicarme un poco más a esta hermosa historia y a las demás.

Los quiero mucho!

XOXOX

Aye436

PD: No olviden dejar sus reviews, y recuerden que pueden segurime por twitter por Aye436, podrán contactarme más fácil y estar al pendiente de mis proyectos, entre ellos: mundofanfiction(.)com