Ángeles & Demonios

/

::::::::. – cambio de escena

-diálogo-

-diálogo lejano o telefónico-

"Pensamientos"

"Recuerdos"

/

-23-

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Vals II

Capítulo 23

May no llegó a dormir al hotel esa noche, ni a la siguiente, toda una semana en entrenamiento intensivo mientras, Sora, el pequeño ángel sucumbía al desastre de sus decisiones.

-No es normal.- Sentenció Mía observando la aparente armonía entre May y León, incluso, habían involucrado a algunos artistas para complementar 'el cotillón', como lo había llamado May – Esa autosuficiencia es…-

-Hace lo que debe.- Anunció Yuri examinando unas notas. – Tenemos poco tiempo y ha hecho lo suyo.- Desvió su mirada a Sora, ella estaba sumida en su pequeño mundo. – La estamos perdiendo Mijaíl. – El nombrado cuadró los hombros.

- Me pediste guardara mis manos de ella, no exageres Yuri.- Bramó firme, su atención fue directamente al segundo ángel. – Álvaro, si no te conociera, diría que estás asustando al elenco de nuevo.- El nombrado fijó su atención en él. – Muestra lo que tienes.-

Mijaíl jamás hubiera esperado recibir un golpe bajo por parte de este acróbata, siempre tenía una técnica bajo la manga.

-¿Técnica dices?- El ruso enarcó una ceja, luego miró a Sora. – Estamos limitados aquí.-

Yuri sonreía abiertamente, pero Mijaíl se acercó a zancadas exhalando aire como un toro embravecido, se arrancó los lentes para mirarlos fijamente a ambos con sus ojos grises. -¿Creen que ese maldito hotel en donde tragan y duermen lo financia Kaleido?- Sora parpadeó sorprendida. -¿Creen que estamos aquí para velar por sus problemas personales? – Detuvo a Álvaro con una mano. – Empecemos contigo niñita. – A Sora se le desorbitaron los ojos al apreciar esos ojos plata que prácticamente la fulminaban hasta el alma. – Esto no es un juego, muchas otras se han roto las piernas por llegar a tu lugar, por estar en TU puesto, el granuja a tu lado, no es más que otro infame que dejó su carrera por cumplir 'un sueño'.- Puntualizó haciendo un ademán con los dedos. – No veo NADA que valga la pena, en ninguno de los dos. ¿O se adelantaron en sus papeles y me di por aludido? –

Las lágrimas se desbordaron a través de los pequeños orbes brownies de Sora, se estaba perdiendo y lo sabía. – Gomen…nasai – Murmuró débilmente.

Álvaro la tomó de los hombros. - Tú no tienes la culpa Sora, tú no…-

-¡Es mi culpa! Porque yo…- Se apartó y su visión se clavó en la de León quien ejecutaba espirales perfectos en la pista de hielo junto a May, el horror que transmitieron sus ojos fue notable. – Yo…Yo…- Frunció los ojos y salió disparada del lugar, Álvaro trató de ir tras ella, pero Mijaíl lo detuvo de un tirón, Álvaro giró el rostro enardecido y al menos, eso fue lo último que recordó del entrenador ruso.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sora lo sabía, desde que había callado sus sentimientos, 'por el bien de Kaleido', había generado ese conflicto, o al menos, había llegado a esta conclusión al reflexionar durante la semana que había pasado junto a sus padres en casa de Álvaro.

-Fool, debí escuchar tu consejo.- Dijo observando a la nada. –Fool.- Su vista se empañó, hacía días que no veía al espíritu del escenario, semanas, ¿Un mes?

Al llegar al exterior, sintió esa punzada de dolor en el pecho, la misma que había sentido una y otra vez cuando León había retomado su papel con May. "¿Por qué ahora?" Se preguntó mientras llegaba fuera del estacionamiento. "¿Por qué no me di cuenta antes?"

Lo que hacía la costumbre, la ilusión.

Ella a pesar de todo…

-No llores Sora. – Esa vocecita le paralizó el corazón. –Has pasado la prueba.- Fool comenzaba a materializarse frente a ella con los bracitos abiertos, claro, lo que no esperaba era que el monstruo de Sora lo apachurrara como a un osito Teddy. – ¡Me vas a partir Soraaa! -

-¡Fool lo siento tanto, no entendía tus palabras, ahora lo sé!- Fool había retomado su seriedad. –Pero en el escenario siento como si…-

-El escenario no distingue entre amantes. – Sora parpadeó.

-No te entiendo.- Murmuró verdaderamente confundida.

-¿Cuántas parejas has tenido Sora?- Cuestionó Fool. – A veces es necesario un cambio, no siempre será la misma pareja, la química en una obra lo es todo, pero si en la obra la química debe ser distinta, uno o los dos elementos de la pareja cambian.- Fool recordó vagamente una imagen.

Dos amantes apartados.

Sora se limpió las lágrimas, el claro alivio en su rostro retiró la tensión en Fool. –Y si te dieras un baño en estos momentos no me sentiría incómodo.- La mirada asesina que recibió fue una respuesta contundente. –Solo decía.- Sora cortó el diálogo volviéndolo a abrazar sin dejar de llorar desconsoladamente.

Sus amigas no tardaron en llegar, quienes la cubrieron con una toalla para evitar que se pelara de frío o peor aún, que cogiera un resfriado.

May la observaba de lejos, el vaho que exhalaba por la boca se iba desvaneciendo con cada inhalación, ella quería estar ahí, pero sabía que Sora jamás lo entendería. "Es bruta para pensar." Apretó los puños con fuerza. "No puedo admirar a alguien tan débil." Sin embargo, ella sabía que Sora deslumbraría en el escenario y la admiraba por eso.

Tarde o temprano sería así.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::

Yuri apreciaba la manera en que actuaba Mijaíl, Sora había comenzado nuevamente con una rutina sencilla pero ya más suelta y fresca, junto a Álvaro, quien exhibía un ojo morado alegremente, claro, Mijaíl tenía el labio partido gracias a éste, quien al despertar, no dudó en clavar un derechazo guiado por el sonido de la voz de Mijaíl.

-Y dicen que la vida militar es una mierda.- Mascullaba Mijaíl arrumado en una silla, en la mesita tenía una bolsa de hielo y una montaña de papeles. –NO, quiero esos GPS esta misma tarde.- Bien, no hablaba solo, simplemente mantenía una conversación con handsfree. – ¿Ya tienen listo el vuelo? -

"Hablando del enemigo." Yuri fijó su atención en los ángeles, Sora se soltaba a cada momento un poco más y francamente, no le gustaba, la recuperación en estos últimos días lo preocupaba demasiado, retrasar el ensayo general había sido una mala idea y lo que ninguno de ellos sabía era que posiblemente el fracaso en este festival sería el fracaso para todos.

Muy a parte, el rechazo de Sora por recibir su ayuda lo había descolocado un poco, pero no le hirió lo suficiente como para querer arrancarse los pelos, al menos, así lo había sentido en Rusia, ahora, todo había cambiado. "Me pregunto por qué pienso que ese ruso está en la cuerda floja." Bien, él podía sentirlo así, podría tratarse de un "quien ríe al último".

:::::::::::::::::::::::::

Sora se sentía ya más relajada, haberse hecho un mundo con tan sencilla respuesta le había generado más de un problema, aunque aun no tenía valor para enfrentar lo que tenía en frente.

Ella estaba realizando flexiones con los brazos mientras se columpiaba en un trapecio, tenía que ganar fuerza y velocidad, le sorprendía que tuviese que realizar una caída libre para ser pillada a pocos metros y realizar un salto de 360º sobre una barra junto a su compañero.

"Antes debes ganar fuerza."

Eso le había dicho Álvaro mientras practicaban con ciertas distancias, pero el argumento que había estudiado no explicaba detalladamente la acrobacia. ¿Cómo sería pillada por su compañero si éste estaría a diez metros de ella? Además que él estaría a la misma altura.

-Álvaro, aun no entiendo esa acrobacia.- Ella quería entenderlo y ni si quiera Mía se había ofrecido a mostrarle una simulación.

"Eso es algo que sólo Sora puede hacer."

:::::::::::::::::::::::::

Dos semanas después - Aeropuerto de Roissy-Charles de Gaulle

-¡Te dije que sólo teníamos una hora, no que podías tomártela!- May arrastraba a Sora a la plataforma, el resto ya había abordado, o al menos lo supusieron así hasta que vieron la fría mirada de Mijaíl, dándoles la bienvenida en el portal. –Ahora tendré que soportar a este latoso.- May continuó ladrando mientras ella la seguía a la plataforma.

-¡Gomenasai!- Exclamó Sora inclinándose de la cintura, May más furiosa aún por su abrupta parada la empujó con un bramido espeluznante, incluso la aeromoza la miró aterrada.

-Son los monos del circo de los que le hablé.- Murmuró el ruso sin dejar de ver su reloj, inesperadamente toda una tropa ingresó en tropel tirándole los boletos de avión a la aeromoza, dejándola más confusa, Mijaíl detuvo al último que era Álvaro. –Te dije que ella estaría bien con May, ahora entrega estos de vuelta y diles que no se han salvado de su castigo.- Ambos se fulminaron con la mirada mientras la aeromoza terminaba la inspección.

-Merci pour votre séjour à Paris.-

::::::::::::::::::::

May estaba justo al lado de la ventanilla y toda un ahilera vacía junto a ella, dos de la misma columna en la que se encontraba y los siguientes tres que se encontraban en paralelo, sintió el repentino impulso de mirar su celular y quiso escribir un mensaje a sus amigos rusos.

Hasta que inesperadamente Nicola apareció metiendo su maletín en el compartimiento del equipaje de mano y se sentó junto a ella, Asinov le siguió y en la otra hilera se sentaron tres técnicos que ella conocía muy bien. –¿También irán a China?- Preguntó sorprendida al verlos, se había sentido herida al no ubicarlos para despedirse y sobre todo al no recibir ninguna llamada de ellos.

Y ahora entendía por qué.

-Es sorpresa.- Exclamó Nicola sonriendo de oreja a oreja arrancándole una muy similar a May.

Al menos por breves segundos, - ¡No se supone que debían hacer algo así!- Exclamó ella dándole un cocacho en la cabeza antes de empezar a ladrar como de costumbre.

Asinov sintió lástima por el chichón que exhibía el muy aturdido de Nicola, le había metido una gran excusa al técnico en jefe para seguir a la acróbata de ascendencia China pero él no podía culparlo, León no había dejado de insinuársele aun estando él como 'chaperón' en los entrenamientos.

Ignorando los ladridos de May y las risas del resto, Nicola tomó sus manos con las suyas dejando más pálido que un muerto a su técnico asistente. – Podremos conocer a tu familia.- Comentó lentamente recurriendo a lo aprendido de sus clases clandestinas de inglés, provocando que May frunciera el ceño.

-¿Mi familia?- May comenzó a sentir un ligero rubor en sus mejillas.

-Sí, tu familia.- Respondió más determinado.

May miró más confundida de Nicola a Asinov y éste comenzó a sudar desesperado empezando a desabrocharse su cinturón, "¡No esperaba que atacara de repente!" Se recriminó mentalmente Asinov mientras seguía luchando contra el firme agarre del cinturón.

-¿Qué diablos te ha dicho Asinov?- Le preguntó esta vez May a Nicola quien había perdido su sonrisa.

-¿Tú eres de China, no?- Le preguntó ya un poco preocupado mientras la desesperación de Asinov por escapar se hacía evidente. –Vivías en China, luego en California, Kaleido, dejaste a todos los que conocías para cumplir tu sueño.-

-No, yo siempre he vivido en California. ¿Y para qué quieres conocer a mi familia? – Ella no pudo evitar ruborizarse más puesto que él aun tomaba sus manos y sobre todo, la tenía acorralada, su corazón ya parecía a punto de salir de su pecho, hasta que él soltó sus manos lentamente y sonrió rascándose la cabeza.

Ambos comenzaron a reír sin razón.

Hasta que giraron sus cabezas hacia el bocazas. - ¡ASINOV! - Gritaron los dos antes de darle un sonoro cocacho a cada lado de la cabeza.

Mijaíl que no había perdido el ojo en ese trío meneó la cabeza con negación, no dudaba que armarían más jaleo en lo que duraba el vuelo.

FIN DE CAPÍTULO::::::::::::::::::::::::::::::::::::