La Saga Crepúsculo pertenece a Stephenie Meyer. Esta fantástica historia es de Goo82. Yo me adjudico la traducción.

Bueno, he aquí el tan esperado último Cáp. ¡Disfruten!

.---.--.

Debido a recientes circunstancias, no permito que NADIE suba mis traducciones a otras páginas. Sin excepción alguna.


Realize

Un año después.

EPOV

Desperté con la sensación del cálido cuerpo de Bella alrededor de mí. Su nariz estaba enterrada en mi cuello y su caliente respiración estaba haciendo que cierta parte de mi anatomía que estaba muy despierta se moviera con entusiasmo.

Cierto, estábamos en la habitación de mi niñez en la casa de mis padres por las vacaciones, y la discreción era necesaria, pero no estaba a punto de negarme el ritual al que tanto me había acostumbrado durante el año pasado.

Lentamente, moví a Bella de modo que estuviera acostada de espaldas. Ella se corrió fácilmente y sus ojos permanecieron cerrados.

Perfecto.

Lentamente, besé mi camino bajo su cuello hacia su perfecto y carnoso seno, chupando en el pezón y moviendo mi lengua contra este.

Ella sabía increíble. Cómo había vivido sin esto por todos esos años nunca lo sabré.

Comenzó a estirarse y arqueó su espalda un poco en respuesta.

Tan hermosa.

Sonreí a sabiendas. En cualquier minuto desde ahora estaría despierta y gimiendo mi nombre.

Dejé su pecho solo y besé mi camino bajo su estómago, encaminándome hacia su cadera.

Gracias a Dios anoche nos quedamos dormidos sin ropa. Eso hacía la discreción mucho más fácil.

Bajé hacia donde amaba darle mi atención, separando sus piernas y besando el interior de sus muslos subiendo a su cálido centro.

Una lenta caricia de mi lengua y estuvo despierta.

"Edward," jadeó, sus ojos saliéndose de órbita.

"Buenos días, hermosa." Sonreí contra su sensitiva piel.

Sus manos se extendieron hacia abajo y se entrelazaron en mi cabello. Ella me haló hacia arriba de su cuerpo.

"Unos muy buenos días para ti también." Ronroneó antes de poner sus labios sobre los míos. Sus suaves y cálidos labios se movieron con los míos en un ritmo que era demasiado familiar y amé cada momento de ello.

Sus piernas se entrelazaron alrededor de mi cintura y no desperdicié tiempo entrando en ella, haciéndole el amor, y disfrutando cada momento.

Así es como había pasado el año pasado con la mujer más increíble que jamás he conocido.

Pensar que casi estropeo todo y me pierdo el tener a Bella en mi vida.

Ridículo. ¡Hah!

Seguro, las cosas no siempre eran el cuadro perfecto. Bella y yo éramos como cualquier otro pareja. Teníamos nuestras peleas donde gritar y algunas veces tirar cosas estaban involucrados, y teníamos nuestros insignificantes argumentos sobre las cosas más estúpidas como meter la leche a la nevera con sólo un poquitico, pero también teníamos nuestras fantásticas reconciliaciones.

Si bien, no había discusión en que Bella había cambiado mi vida para mejor.

Tomamos muchas decisiones el año pasado; todo lo que hacíamos lo hablábamos primero. Yo no quería volver a pasar nunca por lo que habíamos atravesado en el pasado. Ambos aprendimos de nuestras experiencias.

No reprimir las cosas, jamás. Eso sólo terminaba en discusiones y no sexo.

Esa era una regla nuestra.

Nunca nada era dejado sin decir.

Sin secretos.

Ahora sabíamos que confiábamos el uno en el otro lo suficiente para contarle al otro lo que fuera. No importa cuán asustados estuviésemos de lo que el otro pudiera pensar. Todo lo que teníamos que hacer era mirar atrás a lo que pasó y sabíamos que este era un mejor camino.

Cuando llegamos a casa decidimos algunas cosas.

Decidimos que era mejor esperar antes de vivir juntos de nuevo. A Bella le gustaba su independencia. Realmente nunca había estado sola y quería seguir tomando ventaja de su recién descubierta libertad. Y después de por lo que lo que yo la había hecho pasar, quería que Bella tuviera esa experiencia. Aunque la idea de estar sin ella por cualquier cantidad de tiempo era insoportable, eso era por su propio bien y eso es todo lo que importaba.

A su negocio le estaba yendo fantástico, como era de esperarse. Había ahorrado suficiente dinero para comprar un pequeño lugar en el centro de la ciudad y había contratado algunas personas para ayudarla con el negocio. Estaba totalmente reservada por meses y estaba fotografiando de todo, desde bodas de celebridades a sesiones de fotos para campañas publicitarias.

Ella es asombrosa.

Yo había vuelto a cogerle el ritmo a las cosas. Estaba trabajando de nuevo y había vuelto a encontrar mi responsabilidad. No más llegadas tardes al set o salidas sin avisar. Tenía concertadas unas pocas películas y había filmado dos durante este año. Bella vino a visitarme al set unas pocas veces, pero para seguir con nuestro plan de tratar de nos ser demasiado dependientes el uno del otro como en el pasado, sólo se quedaba por un poquito antes de ir a casa y regresar a su trabajo; su vida.

La vida era bastante perfecta.

A nuestros amigos también les estaba yendo genial.

Emmett había captado unos nuevos clientes de alto perfil, uno siendo cierta princesa del pop que se había vuelto un poco loca en el pasado. Era su trabajo volver a ponerla en forma y alistarla para sus apariciones una vez estrenara su álbum más reciente. También había estado ahorrando dinero para abrir un gimnasio donde se concentraría en trabajar no sólo con clientela famosa sino que también con gente regular.

Alice se había hecho un nombre por sí sola como una nueva y prometedora diseñadora de modas. Fue de ser una estilista de las estrellas a vestirlos para entregas de premios; cuando un vestido de una estrella de primera fila, con la que estaba trabajando, se arruinó de camino a un programa. No había suficiente tiempo o tela para hacer uno nuevo. Alice le dio una de sus propias creaciones y una vez la actriz mencionó en la alfombra roja a Alice como la diseñadora, la bombardearon con llamadas por un "original de Alice."

Jasper ahora era un músico señalado y estaba trabajando con algunos de los nombres más grandes en la industria de la música. Su primer álbum ya había recogido tanto alboroto por parte de la crítica que pensarías que él era la segunda venida de Jesucristo. Cada vez que salíamos, en serio se sentía como si en cualquier momento fuéramos a ser atacados por fanáticas tirándole ropa interior con números de teléfono escritos en ella. Jasper detestaba la atención.

Alice pensaba que era cómico.

Luego estaba Rose.

Rose había sido subida a status de supermodelo cuando firmó con Victoria's Secret como una de sus ángeles más recientes y tuvo la oportunidad que le permitió ser la modelo de la portada para la edición de trajes de baño de Sports Illustrated. Ya no era a menudo que podíamos salir sin que algún chico sinvergüenza tratara de ponerse demasiado tocón o de manosear al ángel más reciente de Victoria's Secret.

Esto nunca hizo feliz a Emmett, pero la mayoría de chicos captaban la indirecta una vez veían al enorme hombre junto a ella lanzándoles miradas envenenadas.

Sin embargo, cualquiera que conociera a Rose sabía que ella podía cuidarse solita.

O a sus amigos.

Tuvimos el desafortunado placer de toparnos con Tanya cuando estábamos todos en un club en una de nuestras noches de fiesta.

Bella y yo habíamos estado arrimados juntos en una mesa besándonos como de costumbre, cuando escuché una ensordecerodora voz que era como uñas sobre un tablero alejarme de la belleza ante mí.

Me giré para ver que Tanya estaba parada ahí con una mueca de desprecio.

Ella se ensimismó en cierto sermón sobre como no podía creer que yo la hubiera dejado para estar con Bella. Como si eso fuera algo malo. Y que yo lo lamentaría cuando ella arruinara mi carrera porque ella sólo me retendría. Luego, hubo algo sobre no regresar llorando a ella cuando lo que dijo se volviera realidad porque únicamente me diría "te lo dije."

Cuando fue a darse la vuelta, fue recibida por un puño hacia su excesivamente trabajada nariz.

La persona al otro lado de éste era Rose.

Por supuesto, Tanya se chilló sobre Rose arruinando su cara y teniendo una enorme sesión mañana. También amenazó con demandarla.

Rose simplemente se encogió de hombros y juguetonamente le dio una palmadita a la cara de Tanya.

Después de ese debacle, escuchamos que Tanya había tomado sus métodos de sofá para los repartos demasiado lejos al intentar liarse con un director muy importante, que sucedía ser un católico súper devoto a su esposa con como seis hijos. Desde ese punto en adelante, la pasaron a la lista negra y nadie la tocaría para fotos o películas.

Su única opción era la industria porno… no que ella tuviera problemas con eso.

Todo estaba bien en nuestro mundo.

De nuevo estábamos en la casa de nuestros padres celebrando las fiestas. La banda entera estaba aquí. Incluso Jake y Erin, quienes habían sido pareja tanto como Bella y yo. Ellos se mudaron juntos dentro de las primeras semanas, obviamente Erin lo sugirió. La sencilla y franca personalidad de Jake se combinaba bien con el humor seco y brusco de Erin.

Ellos eran perfectos juntos.

Erin ya no estaba trabajando más como mi asistente. Ahora estaba escribiendo un guión para una próxima película zombi a la que le habían dado luz verde; estaba tan feliz por ella.

Jake era el director de fotografía. También escuché que planeaba proponerle a Erin en algún momento esta noche. Me sonreí ante la idea. Jake iba a matarme.

Decidí madurar. No necesitaba a alguien me cuidara, me despertara, o hiciera más mi comida. Comencé esas cosas por mi cuenta. Le avisé a Ángela que la única asistente que necesitaría sería alguien que trabajara conmigo mientras estaba fuera y quien sólo haría cosas que ella necesitara que hiciera. Nadie viviría conmigo. Iba a pagar estrictamente por las horas trabajadas.

Y estaba mejor por ello.

Todo estaba perfecto.

Mi familia estaba genial, mis amigos eran felices y prósperos, y yo tenía al amor de mi vida, Bella, conmigo.

Y esta noche, el primer aniversario de estar juntos oficialmente con Bella, iba a ser la noche que cambiaría mi vida para siempre.

Le iba a pedir a Bella que se casara conmigo.

Comprendí que el año pasado en esta misma época tomamos una decisión que cambió nuestra vida para mejor, así que era el momento perfecto para asegurar que el año nuevo y cualesquiera que vinieran, serían perfectos.

Ya había comprado el anillo. Alice y Rose me habían acompañado.

Este había estado quemando un agujero en mi bolsillo desde que lo compré.

Me tomó enormes cantidades de autocontrol el no proponérselo el segundo que la vi una vez lo tuve.

Pero ella merecía que este momento fuera simplemente perfecto. Así que de nuevo, por Bella, me lo aguanté y esperé hasta que el momento fuera el correcto.

BPOV

Era víspera de año nuevo y todo estaba perfecto.

Recordé sobre el año pasado por estas épocas y me hizo sonreír el pensar cuanta diferencia ha hecho un año.

No podía creer lo que nos tomó llegar a este momento, pero sabía que nunca lo olvidaría. Todo lo que pasó me trajo toda la felicidad que tenía ahora y todo lo que podía pensar era en lo que Esme dijo. Toda la pena y el dolor si me hicieron valorar aún más la relación entre Edward y yo.

Ambos sabíamos como era vivir sin el otro y eso era algo que yo no quería volver a experimentar.

Ese año había estado lleno de miseria y este año estaba lleno de alegría. El perfecto final del libro de cuentos.

Todos estábamos reunidos en la sala celebrando el pronto a ser año nuevo.

Miré alrededor y sonreí.

Todos a los que amaba estaban aquí, la gente a la que mantendría cerca de mí por el resto de mi vida. Los que me importaban más que nada en el mundo estaban todos aquí reunidos.

Éramos una gran familia aleatoria.

Jasper y Alice estaban en una esquina del cuarto mirando por la ventana grande la nieve que caía. Alice bien acurrucada al lado de Jasper.

Emmett y Rose se estaban riendo y discutiendo. Rose se empinó y puso un suave beso sobre la mejilla de Emmett, deteniendo su estruendosa voz. Una sonrisa perezosa se estiró por los carnosos labios de Emmett y giró a Rose en sus brazos.

Jake y Erin estaban acurrucados en el sofá. El acento de Erin era demasiado marcado para entender, pero estaba emocionada. Jake se veía como si estuviera estreñido y sus dedos estaban haciendo un inquieto baile sobre el bolsillo izquierdo de sus jeans.

Los minutos se acercaron lentamente a la media noche y el champán estaba siendo abierto en preparación para la caída de la bola.

Yo estaba en medio de una conversación con Erin sobre como iba el guión cuando Edward se acercó detrás de mí y me abrazó por la cintura.

"Es casi hora, hermosa." Respiró en mi oído.

Me recosté en su pecho dejando que mi cabeza descansara sobre su hombro y sonreí. Sentí sus labios pasar por mi sien.

Cielos.

"Vale, voy a buscar a Jake. Ustedes dos me enferman." Erin hizo que vomitaba en broma mientras se alejaba para buscar a Jake.

"¿No somos tan malos, verdad?" Le pregunté a Edward mientras me acurrucaba aún más dentro de sus brazos.

"No me importa si lo somos." Dijo riéndose, apretándome más fuerte hacia él.

"¡Está bien, todo el mundo, la bola está a punto de caer!" Gritó Alice mientras daba brinquitos, llamando la atención del cuarto.

Todos estábamos de pie cerca de la pared que sostenía el T.V. de plasma, haciendo como tontos la cuenta regresiva a grito entero, mientras la bola caía llevándose lejos los últimos segundos del mejor año de mi vida.

Cuando alcanzamos uno y todo el mundo comenzó a dar gritos de ánimo y a girarse hacia el otro, me giré para mirar a Edward sólo para encontrarme con la cima de su cabeza.

"Edward, ¿qué estás haciend-" Dejé de hablar una vez me di cuanta de lo que había en su mano.

"¡MIERDA!" Escuché a Jake gemir. Edward sonrió engreído.

Traje mi mano hacia mi ahora abierta boca y miré alrededor del cuarto a nuestra familia y amigos quienes estaban viendo la escena antes ellos con los ojos bien abiertos y en silencio.

"Bella," comenzó Edward como tomó mi mano. "Te he conocido mi vida entera. Eres mi mejor amiga, mi sistema de apoyo, mi único e irremplazable amor. Soy una mejor persona por tenerte en mi vida. Eres y siempre has sido mi vida. ¿Me harías por favor el honor de pasar el resto de tu vida haciéndome la persona más feliz con vida?"

Yo, por supuesto, me quedé parada ahí con lágrimas en mis ojos porque nunca pensé que este día vendría.

"Si… ¡por supuesto que si me casaré contigo!" Chillé, cayendo de rodillas frente a él y abrazándolo por su cuello, besándolo con todo lo que tenía.

Sin remover sus labios de los míos lo sentí tomar mi mano y deslizar el anillo en mi dedo, donde se quedaría por el resto de nuestras vidas.

"Jake, ¿qué rayos es tu lío?" Le preguntó Erin a Jake mientras sacudía su hombro.

Alejé mis labios de los de Edward para asimilar la escena ante mí.

Jake estaba sacudiéndose visiblemente. Su tono normalmente cobrizo era ahora blanco nieve. Sus dedos estaban haciendo ese mismo baile sobre su bolsillo izquierdo. Erin lo miró rayado con sus brazos cruzados y su diminuta cadera sobresaliendo hacia un lado.

"Bueno, no puedo hacerlo ahora que Edward me ha sobrepasado," se quejó Jake, mirando a Erin con el cejo fruncido.

"¿Hacer qué carajos, Jacob?" Dijo Erin de mal humor mientras mecía sus manos frenéticamente entre ellos. "Estás siendo bien tonto sobre esto. Siempre actuando como un berr-" El discurso de Erin fue interrumpido de repente cuando Jake se agachó tímidamente sobre una rodilla.

"Erin…" comenzó Jake mientras intentaba tomar una de sus manos. Ella la quitó de un tirón y llevó ambas a sus mejillas.

"¡bastardo!" exclamó en voz baja mientras lágrimas humedecían sus ojos cafés.

Jake sonrió en respuesta. "Te amo, maldición, ¿te casarías conmigo?"

Sus dedos buscaron entre su bolsillo y revelaron un sencillo anillo irlandés plateado de diseño entrelazado con una única esmeralda en el medio.

"¡Si! ¡Claro que lo haré, zoquete!" Lloró Erin con voz poco clara por entre sus marcadas vocales, luego tiró a Jake del piso. Enrolló sus brazos alrededor de su cuello y luego sus piernas alrededor de su cintura y le dio un delicioso beso en los labios.

Risas y aplausos llenaron el cuarto mientras "¡feliz año nuevo!" sonó de las bocas de todo el mundo.

Por cierto, feliz año nuevo.


Vale, terminamos… ¡no me la creo! (a punto de llorar)

Muchas gracias a todos ustedes que leyeron uno a uno los caps, sufrieron con Bella y quisieron ver a Edward sufriendo por primera vez xD, a los que enviaron esos fantástivos reviews, pusieron alertas o agregaron a favoritos… ha sido un placer estar con ustedes en este historia, espero que la hayan disfrutado mucho y les haya gustado el final (jaja, amo a Erin!)…Para ser honesta había preparado un enorme discurso, pero ya se me olvidó, así que bue…

Ahh ya, también mil gracias a gabi-ne, , por ser tan linda conmigo y ayudarme siempre a salir de líos…

Cuídense mucho y nos estamos leyendo en "Sólo Humano"

¡No se olviden de los reviews, gente linda!