Holaaa! Otra historia más, espero q os guste :)

¿Boy or girl?

Resumen

Sakura al ver como en su internado no le dejan jugar a básquet por ser chica, se hará pasar por un chico.

"A veces se tienen que saltar las reglas para cumplir tu sueño, y eso era algo que Sakura estaba dispuesta hacer".

Aunque ser chico no es tan fácil.


PRÓLOGO

Sakura Haruno, se despertaba mal humorada y no porque la haya despertado su hermano gritando como loco, sino hoy tenía que ir a dar el ingreso para el internado, ya que dentro de una semana empezaba en un nuevo internado, un nuevo internado en el cual no conocía a nadie, debido al divorcio de sus padres la cambiaron de instituto, y su padre la metió en un internado.

Y no estaba enfadada con su padre por haberla metido en un internado, sino que, en ese internado las chicas no podían jugar a básquet y eso era lo que la hacía ponerse de mal humor. A ella lo que más le gustaba era poder jugar a básquet, llevaba desde pequeña jugando en un equipo, hasta que en el equipo las chicas se fueron desapuntando y tuvieron que eliminarlo.

En fin, como le dijo su madre tendría que olvidarse del básquet, quizá su madre tenía razón y lo mejor era olvidarse de ese deporte, que según ella era más para chicos que para chicas…

Se desprendió de las sabanas, cogió una toalla grande y otra pequeña, y la ropa que iba a usar ese día. Se duchó sin prisas y al cabo de media hora salió del baño, vestida con una camiseta de tirantes rosa y unos jeans. Bajó a desayunar, sabiendo que el desayuno estaría encima de la mesa como siempre.

- Buenos días – saludó su padre leyendo el periódico

Sakura simplemente movió la cabeza, arrastró la silla hacía atrás y se sentó a desayunar, mientras su hermano le contaba alguna de sus mentiras.

- Entonces salvé a la chica, hermanita… - dijo un chico de unos 12 años al lado de Sakura

- ¿Nunca te cansas de contar mentiras, her-ma-ni-to? – preguntó dando un sorbo a su zumo

- No es una mentira hermanita…

Sakura simplemente negó con la cabeza cerrando los ojos, y siguió desayunando, haciendo caso omiso a los comentarios y mentiras de su hermano, hasta que su padre habló y su hermano enseguida cayó.

- Sakura, hija, ¿Hoy vas a dar el ingreso para el internado? – La pelirrosa asintió - ¿Irás sola?

- No, Ino y Hinata me acompañaran – dijo dándole un bocado a su tostada

- Entiendo… El ingreso esta encima de la mesa, ya he firmado ahora solo falta que tu pongas tus datos y ya estará…

- Esta bien

Su padre iba a decir algo más, pero justo en ese momento sonó el móvil de Sakura y esta lo cogió yéndose de la cocina.

- ¿Si?

- ¿Sakura?

- Ino, ¿Qué quieres? – preguntó extrañada, ya que había quedado con ella por la tarde

- He tenido una brillante idea – dijo emocionada

- ¿Cuál? – preguntó sin mucho interés

Escuchó la risa siniestra de Ino a través del móvil, cosa que no le causó gracia a la pelirrosa.

- Ven a mi casa, ahora, hay cosa que preparar, y por cierto... Tráete el ingreso del internado sin rellenar...

- P-Pero Ino… - no pudo seguir hablando ya que su amiga le colgó

Entró de nuevo a la cocina, bajo la atenta mirada de su padre. Cogió el vaso que había utilizado y lo puso en el fregadero…

- Papá, voy a comer a casa de Ino y ya luego nos vamos directas con Hinata para el internado, ¿Vale?

Suspiró, queriéndole decir que no, pero… - Esta bien, no llegues tarde a casa…

- Vale, papá. Hasta luego – se acercó a él y le dio un beso en la mejilla – Adiós renacuajo – dijo desordenándole el pelo a su hermano mientras él le miraba feo

OoOoOoOoOoO

Picó a la casa de su amiga, y al instante se abrió la puerta, dejando ver a una rubia hermosa, de ojos azules, tez blanca, con una coleta de caballo que la hacía resaltar su belleza.

- Sakura, ven – jaló a la pelirrosa y la subió a su cuarto donde se encontraba Hinata y un montón de cosas más como; una peluca, cejas postizas…

- I-Ino, ¿Q-Qué es todo esto? – preguntó incrédula a lo que veían sus ojos

- Mira, Sakura, he pensado que como quieres jugar a básquet por encima de cualquier cosa, lo único que puedes hacer es… - se dio la vuelta y cogió algo que estaba encima de la cama – Disfrazarte de chico – dijo sonriéndole

Miró la una vez más todas las cosas que tenía que ponerse, para luego fijar su vista en Ino con el entrecejo fruncido, y a los pocos minutos, sonrió.

- Bueno, ¿Y por dónde empezamos, Ino, Hinata? – preguntó sonriendo de manera extraña

- No te preocupes, Sakura… - le dijo Ino – Ahora irás a entregar el ingreso y cuando vuelvas te convertiremos en un chico

- Pero, pensé que íbamos a ir por la tarde y me ibais a acompañar… - dijo un tanto confusa – Y si voy a ser un chico no me puedo llamar Sakura… - dijo aún más confusa

- Pues te llamarás Ryo Takeshi, rellena el ingreso ese, lo llevas y ¡te convertiremos en todo un macho! – finalizó con una sonrisa

- Y-Yo s-sigo diciendo q-que e-esto lo veo un p-poco precipitado… - dijo por primera vez Hinata, una pelinegra, con unos ojos perlas, hermosos, tez blanca, tímida y bonita.

- No te preocupes, Hinata-chan, tenemos una semana para convertir a Sakura en un macho… ¿Verdad, Sakura? – la pelirrosa sonrió y asintió mientras rellenaba el ingreso

OoOoOoOoOoO

- Bien, Sakura, hoy te diremos como comportarte con los demás tíos… - la pelirrosa asintió – primero debes… emm… - se puso un dedo en el labio – No tengo ni idea de lo que tienes que hacer… - la pelirrosa agachó la cabeza

- ¡Ino si no tenías idea para que me has hech… - pero fue callada por la rubia

- Ya sé… - salió por la puerta y al momento volvió con un montón de ropa en cada mano – Ponte esto… Es ropa de chico, para que vayas practicando… - Sakura la obedeció y se la puso

- ¿Qué tal me queda? – dijo sonriendo dando vueltas sobre si misma

- ¡¡No!! – la ojijade la miró con los ojos abiertos – Un tío nunca dice qué tal le queda algo, ¿Entiendes? – la pelirrosa asintió

- Entonces, ¿Qué digo?

- Nada, no dices nada, simplemente te lo pones y ya, ¿Vale? – Y antes de que la pelirrosa pudiera aceptar, Ino gritó - ¡¡Cielo santo!! ¡¡Se te notan los pechos demasiado!!

La pelirrosa bajó su cabeza hasta mirarse los pechos y… Si se le notaban demasiado…

- ¿Y con qué puedo disimularlos? – preguntó con una uña dentro de la boca

- Primero, Sakura, no te metas el una uña en la boca, un tío si se mete una uña en la boca es para mordérsela y se las muerde brutamente, ¿Si? – ella asintió – Bien, y ahora con tus pechos…

- Oíd, chicas, y si le ponemos una c-cosa c-como una faja, p-pero n-no e-es una f-faja… - dijo la pelinegra rezando para que la entendieran

- Muy bien, Hinata ves a comprar eso… Yo me encargo de ti, Sakura

La pelinegra salió del cuarto en busca de ese objeto para que pasasen desapercibidos los pechos de su amiga. Y la pelirrosa se quedó con Ino ensayando lo que tenía que hacer a cada momento…

A veces se tienen que saltar las reglas para cumplir tu sueño, y eso era algo que Sakura estaba dispuesta hacer...


Bueno, pues hasta aquí el prólogo, la verdad, no sé como habrá quedado, pero bueno... El prólogo a sido un poquito aburrido supongo, pero cuando Sakura entre en el internado vestida de chico, pues las cosas se complicaran y hay es cuando empezara lo mas entretenido supongo xD

Pues nada, espero vuestros reviews, si os gusta sino os gusta si lo odiais con toda vuestra alma, etc.

Cuidensee :)