Última viñeta, eso me entristece, le he tomado cariño a estos dos, definitivamente tengo que seguir escribiendo sobre ellos, tal vez me odien por hacerlo, pero... es mi pareja favorita de HP, de verdad, jaja, hasta ahora lo descubro. Anyway.

Esto está insertado directamente en el último capítulo de "Ícaro" (sin contar epílogo), así que pueden encontrar los paralelismos.

.


15. That's how people grow up

Los pasillos de Hogwarts eran enormes, la mayoría llenos de gente, otros daban miedo, algunos más eran simplemente pasillos, pero todo en ellos era fascinante, las pinturas que te seguían con la mirada literalmente. El Gran Comedor era esplendoroso, con su techo pintado de cielo, y sus largas mesas que dividían a las casas. Todo era intrigante y maravilloso, cada mínimo detalle, ante tanta majestuosidad, miraba embelesado todo a su alrededor, como lo que era, un niño curioso de 11 años. Scorpius se sentía entusiasmado.

-Hey –escuchó y se giró, estaba un chico mayor con túnica de Hufflepuff-, ¿tú eres Malfoy, verdad?

Al no encontrar un motivo para mentir, simplemente asintió. Lo siguiente que sintió fue dolor, mucho, en el rostro y vio sangre, aquel chico lo había golpeado sin razón, en su primer día en Hogwarts, después se enteraría que los padres de ese joven habían muerto en la guerra, matados a manos de mortífagos, pero en ese momento Scorpius no entendió por qué él debía pagarla por un montón de gente que ni conoció. Después, fue amedrentado tanto por ese hecho, que llegó a acostumbrarse.

Pero no lo supo, él no fue el primero en ver a Rose, Rose fue la primera en verlo a él, en aquella ocasión, sangrando por la nariz y tirado en el suelo, y le partió el alma verlo así, por eso sintió empatía por él desde el primer día.

***

Su último día en Hogwarts era gris, como lo ojos de ese muchacho retraído y extraño. Deseaba despedirse de él, de ese niño que ya no lo era, ese que sólo tenía un amigo porque sólo ese amigo había tenido el valor de cruzar palabras con él sin prejuicios, de ese chiquillo ratón de biblioteca, filósofo y triste. Vagó por todo el colegio buscándolo, hasta que se topó con Wood y la entretuvo.

A toda costa Rose trató de deslindarse del corpulento jugador de quidditch, hasta que el propio Scorpius chocó con esa pared de músculos. Lo vio, pero no cruzaron palabras, tal vez por la impresión de saber que no se volverían a ver, tal vez por la presencia del inoportuno Gryffindor, no sabía y ella sintió que su oportunidad de despedirse se esfumaba, su corazón se plantó en la boca del estómago, no deseando que así fuera. Cuando Zabini llegó por Scorpius y ambos Slytherin se marcharon no quería creer que la última vez que lo vería iba a ser de ese modo. No era justo, quería despedirse de ese chico que conoció tumbado en el suelo sangrando por la nariz, golpeado por un puño y por un millón de prejuicios.

-¿No? –escuchó a Wood preguntarle, seguramente le estaba diciendo algo pero no le puso atención.

-No sé –respondió con simpleza y sin más, lo dejó en medio del pasillo. No, esa no sería su despedida con Scorpius, se dijo.

Lo encontró en la puerta principal del colegio, mirando el horizonte, con ese semblante pensativo que tenía, esa aura de artista atormentado, que de cierto modo, era encantador. Era un pesimista encantador.

Se atrevió a tomarlo de la mano, temiendo rechazo que no llegó, eso le inspiró valentía y se atrevió a más. Se besaron y entonces Rose supo que esa era su despedida. Una perfecta.

Scorpius fue bienvenido a Hogwarts con un golpe en la cara, y le decía adiós con un beso dulce.

.


"That's how people grow up"
Artista: Morrissey
Álbum: Years of Refusal
Año: 2009

Y muchas gracias por leer esta colección de 15 escenas que fueron más que otra cosa, un mero capricho, jo.