Disclaimer: Los personajes que se presentan en esta historia son propiedad de la autoría de Masami Kuromada y Toei Animation. La historia que se presenta es ficción ya que nunca ocurre en la serie original, y su fin es meramente de entretenimiento sin intención de ofender o plagiar a alguien.

"Pensamientos de un Caballero Vol.1"

:1:

Athena, mi Diosa, destruiste el muro más frágil que tenía: el de mi alma. Al mirar a través de mis ojos lo rompiste cual espejo, y supiste que yo te comprendía; sabía que debías seguir tu destino y enfrentar el mal que nos rodeaba, lo sabía, y sin embargo… no quería que pasara aquello tan necesario, tan doloroso, tan inevitable… tu muerte, tu divina muerte con la que dijiste nos liberarías a todos del sufrimiento. Pero la vida es tan enigmática e irónica, que aún así sufrí y no pude ocultarlo tras una pared. Aún recuero aquella dolorosa noche cuando renunciaste a tu vida por nosotros; no pude detenerte, nadie lo hizo y no lo habríamos hecho pues tu voluntad era grande, y el amor que sentías por el mundo y nosotros lo era aún más. Y con gusto, yo también morí por ti…

Mu de Aries.

:2:

¿Qué sería del mundo sin ti mi pequeña estrella?, victorias y derrotas se ha cruzado en tu camino, risa y decepción, y aún así sigues brillando con intensidad sobre mí. Día tras día me demostrabas tu amor, tu confianza, tu bondad. Orgulloso porté una armadura en tu honor, con gracia me llenaste al nombrarme tu Caballero, lo seré hasta el final. Perdón, perdón te pido por haber muerto sin una despedida mi dulce Diosa, pero fue por ti, lo sabes. De nuevo abandonaría este mundo en tu lugar para evitar el amargo sufrimiento que te hace llorar. Si mi cosmo y fuerza no son suficientes, pensaré en ti, y entonces el universo me brindará poder suficiente; la tristeza y el sufrimiento se habrán ido, de nuevo sonreirás para mí y yo me habré convertido en tu estrella.

Aldebarán de Tauro.

:3:

Que difícil es expresarte todo lo que siento, a ti mi Diosa benevolente de la humanidad, de mortales como yo. Las palabras no son suficientes, las lágrimas son demasiadas y el número de veces que te haya pedido perdón no existe, aunque lo hayas hecho desde la primera vez que mencioné con vergüenza y silencio un "perdóname". Me dijeron traidor, me llamaron cobarde, me marcaron como asesino… pero no me importó. Una farsa expresaba mi cuerpo, un sufrimiento ocultaba mi alma y una verdad callaban mis labios. Tener que ser odiado por mis camaradas sin posibilidad de obtener su perdón y fingir que buscaba matarte, me destrozaba lentamente por dentro; ese sentimiento se comía lo poco que quedaba de mí, mi cadavérica y falsa carne era consumida por una bestia llamada maldad. Mis gritos sin voz eran borrados por el viento y mis temblorosas manos recordaban el peso de aquel objeto que tanto intenté olvidar y que ahora maldigo en este vacío. Recuerdo esa noche, me sonreíste, fui vulnerable y aún contra todo decidiste marcharte y morir por mi culpa. Ahora, el polvo de mi esencia llena la tierra del desértico lugar que una vez crucé inútilmente sin poder salvarte de la muerte.

Saga de Géminis.

Notas de la autora:

Hola de nuevo!, aquí les dejo estos tres pensamientos de tres caballeros de oro para Athena, el siguiente capítulo serán otros tres y así, espero les haya gustado, comentarios ya saben donde dejarlos, y a los dorados con pijamas también (en mi casa XD), adiós!