Mini Hermione.

Si alguien me hubiera dicho que llegaría a amar a otra mujer tanto como amo a mi esposa, les habría dicho que estaban locos, porque si de algo estaba seguro, era que Hermione era la mujer más importante en mi vida. Pero el tiempo demostró que era yo quien estaba equivocado.

Hace cuatro años un ser diminuto, rosado y llorón, entró en nuestras vidas y nada ha sido igual desde entonces. Sólo puedo decir que fue amor a primera vista, porque desde que mis ojos se posaron en ese rostro arrugado por el llanto, supe que sería capaz de defender a esa criatura con mi propia vida, si fuera necesario. Recuerdo cómo la alcé aquel día, horrorizado, porque era una experiencia completamente desconocida para mí y tenía miedo de hacer daño a un ser tan frágil. Y el buen Harry, que ya era padre y tenía experiencia en esas cosas, me demostró la manera correcta de hacerlo, hasta que se me quitaron los nervios y finalmente pude disfrutar de la sensación de tener a mi hija entre mis brazos.

No bromeo al decir que Rosie es la bebé más hermosa que he visto jamás. Es algo que todos los padres dicen, pero en mi caso es absolutamente cierto. No he encontrado a otra niña más hermosa que la mía y soy capaz de defender esa opinión frente a cualquier persona. Y también puedo asegurar, que Hugo es el niño más hermoso que existe, pero eso ya es otra historia.

Desde el primer día que Rosie entró en nuestras vidas, todo cambió. Comenzaron las tardes interminables de insomnio, de calmar llantos y cambiar pañales, pero al final valió la pena. Porque la primera vez que Rosie dijo papá y que dio sus primeros pasos, literalmente perdí la respiración. Hermione siempre dice que ese día me puse morado y que si ella no me hubiera golpeado, probablemente me habría desmayado.

Mi pequeña Rosie es la persona más curiosa que conozco. Quiere tener una respuesta para todo, pero eso no es de extrañar, siendo hija de Hermione. Puede empezar haciendo las preguntas más comunes, desde por qué llueve hasta terminar preguntando por qué su mamá me grita tantas veces al día, para lo cual no tengo respuesta, porque nunca le doy motivos a mi esposa para enojarse. No es mi culpa si el microondas hizo explosión el día anterior, sólo porque puse las medias de Hugo adentro. Hermione dijo que calentaba cosas, pero nunca especificó cuáles y yo sólo quería saber si se podían secar en él.

Algo realmente divertido sobre Rosie, es que, según me dijo el otro día, mamá y papá existen para jugar con ella. No importa si alguno de los dos está tomando una siesta, preparando la comida o terminando algún trabajo atrasado, si Rosie quiere jugar, papá y mamá tienen que parar lo que sea que estén haciendo, para jugar con ella. Y si alguno de los dos se rehúsa, que Merlín nos ayude, porque Rosie tiene el temperamento Weasley, más desarrollado que cualquier otro miembro en mi familia.

A mi hija le encanta que le lean cuentos. Incluso tiene un bulto cargado de libros, que arrastra de un lado hacia otro de la casa, para que Hermione o yo los veamos con ella en los momentos más inesperados. Cuando la veo con su bulto, me recuerda a Hermione en la escuela, siempre rodeada de libros. Y es que Rosie es idéntica a su madre, una Hermione en miniatura, a excepción de los ojos y el color de cabello. Ambas tienen la misma habilidad de manejarme a voluntad y las dos fruncen el entrecejo y aprietan los labios, cuando están enojadas.

Amo a mi hija y no tengo reparos en decirlo. Cada vez que Rosie ríe o me abraza, todo lo malo que me ha sucedido durante el día, queda atrás, porque un gesto de mi hija, es capaz de iluminar cualquier momento oscuro. Justo ahora la puerta de mi estudio se abre y entra ella, con esa enorme sonrisa que hace que mi corazón se inflame de felicidad. Quiere que le lea un cuento y claro está, yo no dudo en hacerlo. La siento en mi regazo, mientras sus diminutas manos sostienen el libro emocionada.

A veces a Hermione le gusta hablar del futuro, cuando Rosie se convierta en una señorita y vaya a Hogwarts, sólo por molestarme. Dice que soy demasiado celoso y que no sabe qué haré cuando mi princesa empiece a fijarse en chicos. Como siempre, mi adorada esposa está en lo correcto. Ese es un pensamiento que no me gusta explorar en lo absoluto, porque me pone enfermo. A Harry le pasa lo mismo con Lily, pero ella es dos años menor que Rosie, así que para él, el sufrimiento tardará más en llegar.

Por ahora, soy feliz así. Sé que algún día crecerá y que otras personas entrarán en su vida. Pero sé que en estos momentos soy junto con Hermione, el centro, a quien busca para que la protejan de de los truenos y de las arañas.

Con los chicos…..bueno, con ellos lidiaré cuando haya llegado el momento.


Nota del autor: Sé que llevo mucho, mucho sin actualizar, pero la única disculpa es que la universidad no me deja tiempo libre.

De cualquier manera, ahí tienen el retazo. ¿Acaso alguno de ustedes ha escuchado la última escena inventada para DH? Harry y Hermione bailando juntos…en serio quiero matar a alguien.