Beso

Cuando eres un vampiro lo menos que te preocupa en tu existencia es el tiempo, pues sabes que siempre habrá de sobra. Por eso mismo, la idea de poseer un reloj me parecía completamente idiota… hasta ahora, que por primera vez en mi vida inmortal las horas se escurren como agua entre mis dedos, y una extraña sensación de incertidumbre, duda y ansiedad me corroen el cuerpo, casi con la misma intensidad que la sed.

Necesito saber cuántas horas nos quedan antes del amanecer, aún tengo problemas con la luz del día, y tengo miedo a separarme de ella.

¿Cómo era posible?

¿Cómo podía haberme enamorado perdidamente en una sola noche?

No lo sabía, pero era lo que sentía.

Sus brillantes ojos dorados, se posaron en los míos, y por primera vez en horas guardó silencio.

-¿Pasa algo? – Le pregunto, desconcertado de ese repentino silencio.

Ella sonríe, y cierra los ojos por unos segundos. ¿Qué es lo que hace? , ¿Acaso la he ofendido? O por descuido he permitido que ella sienta la variedad de sentimientos que me ha provocado desde que salimos de la cafetería.

-Amanecerá en unos 20 minutos, y sé que no te gusta la luz del día.- Vuelve a acertar de nuevo. A estas alturas no debería sorprenderme que ella sepa esas cosas, pero lo sigue haciendo - Como no sabía con exactitud cuándo nos encontraríamos, he alquilado un pequeño departamento cerca del centro. Te gustaría acompañarme o prefieres que nos volvamos a encontrar cuando anochezca.

No podría aguantar pasar el día sin ella, y sé que ella lo sabe, y sólo ha hecho la pregunta por cortesía, porque aún no he respondido y ella ya se ha levantado y me invita a seguirla.

No hace ni un día nos conocemos y, sin embargo, parece como si me conociera desde hacía mucho tiempo. Al igual que yo, ella no acaba de encajar ni de pertenecer a ningún sitio. Y por eso precisamente me gusta.

Es interesante como se acopla a todos mis movimientos, es bastante divertido. Me pregunto si alguna vez podré sorprenderla. Su visible fragilidad es engañosa pues sin el menor esfuerzo iguala mi velocidad y fuerza. ¡Vaya que es una caja llena de sorpresas!

-Jasper mi departamento, está en el último piso. Es aquel de las cortinas de encaje rosa- Me indica, emitiendo cierto orgullo aparentemente por su magnífico gusto en cuanto a la tela elegida- Me podrías dar 20 segundos de ventaja, por favor.

Su petición, me toma desprevenido. Pero aceptó, pues impresionablemente he descubierto que a su lado no puedo negarme a nada. Ella desaparece, y yo empiezo a contar mentalmente los segundos, como cuando niño jugaba a las escondidillas. "un mississippi , dos mississippis …" Cuando termino, subo las escaleras del edificio, no a velocidad vampírica como comúnmente lo habría hecho, sino lentamente y nerviosamente como cualquier humano que pisa por primera vez el departamento de la chica que le gusta. Definitivamente esta noche he perdido la razón. Me preparó para tocar la puerta, pero precisamente antes de que mi puño toque la madera, la puerta se abre revelando al ser más maravilloso que he conocido y probablemente conoceré.

-Lo siento, no podía dejar que me vieras usando la misma ropa de ayer- Sonríe a la vez que sutilmente me muestra su hermoso vestido verde oscuro, curioso, ése es mi color favorito.

No le respondo esta vez. Siempre he sido un ser guiado por sus emociones, y esta ocasión no es la excepción. Sin darle oportunidad de que ella pueda venirlo ver, la tomo por la cintura y en un fuerte abrazo la levanto tiernamente a mi altura para posteriormente besarla como nunca lo había hecho. Es un beso lleno de amor y esperanza , el cual me gustaría perdurar para siempre, pero no sería propio, pues no quiero que piense mal.

Nos separamos, y para mi propia sorpresa ella se encuentra más atónita que yo.

-Jasper- Susurra mi nombre en un suave movimiento-Nunca antes alguien me había tomado desprevenida.

-Lo siento. – Me disculpo temeroso de haber hecho algo malo- Mentiría si te dijera que no fue mi intención, pero no pude evitarlo.

No tienes porque disculparte.- Me indica acariciando mi mejilla y provocando que al instante me estremezca al sentir todo el amor que emana de su pequeño cuerpo - Fue perfecto. Nunca pensé que mi primer beso fuera tan maravilloso.

-Sí, fue hermoso. Jamás había recibido un verdadero beso de amor, hasta ahora. Así que para mí también ha sido el primero. - Y es la verdad. María jamás logró hacerme sentir amor, con ella me había dedicado a una vida de placer hedonístico, placer sensual, básicamente y no deseaba pensar en ella en estos momentos, no cuando me encontraba con Alice, mi Alice.

Ella me abrazó con todas sus fuerzas, y yo le respondí de la misma forma, podía sentir como ella por fin se sentía completa y dejaba atrás los sentimientos de búsqueda.

-Jasper, jamás podrás imaginarte cuántas veces soñé con este amor y aún no puedo creer que por fin estás aquí.

-Alice, creo que yo soy el más feliz de los dos. Ahora contemplo mi futuro con otros ojos y, aunque pareciera extraño, no lo veo tan terrible como hace unas horas pensé. Tú haz traído luz y alegría a mi existencia, algo que ya daba totalmente por perdido. Además, me siento cómodo contigo; a tu lado siento una serenidad embriagadora, que alimenta mi esperanza de poder aún soñar con un futuro mejor.

Esta vez, fue ella la que hizo el primer movimiento y sin mayor esfuerzo de un pequeño salto se aferro a mi cuello para volverme a besar, y por fin después de tanto tiempo descubrí que tenerla entre mis brazos era un placer mucho mejor que el beber sangre.


Hola!!

Esta vez estoy de regreso con una nueva tabla de Retos a la Carta de Live Journal , esta vez es la de enamorados. Como siempre gracias por sus comentarios!! Espero y estas nuevas historias les gusten mucho.