Ronald Weasley era un hombre feliz. Tenía todo lo que cualquiera podía desear en el mundo: Éxito, dinero, incluso algo de fama, pero no siempre fue así. Cuando era más joven el dinero era un recurso escaso y le hubiera gustado tener más, pero la falta de galeones no le preocupaba mucho ya que sabía que sus padres hacían lo imposible para que nunca faltara nada. Su principal preocupación en el mundo era poder sobresalir. Todos sus hermanos habían conseguido destacarse de alguna forma. Pero a él parecía que estaba condenado a ser un Don Nadie de por vida.

Todo eso cambio con el tiempo pero ahora ya no le importaba ni la abultada cuenta que tenía en Gringotts, ni ser uno de los rostros más reconocidos del mundo mágico, lo que lo hacia realmente feliz era su familia: Su esposa, Hermione y sus angelitos adolescentes, Hugo y Rose.

-¡Hugo no quiero repetirlo más!– grito Hermione al pie de la escalera. –Tenemos que estar en dos minutos en la casa de la abuela. O bajas ahora o te traigo de los pelos-

-Ahora bajo mamá– se escucho a lo lejos.

-Mamá vamos a llegar demasiado temprano- se quejó Rose, poniendo énfasis en la palabra demasiado.

-Eso es porque tenemos que ayudar a tu abuela a preparar comida para alimentar al batallón Weasley– le explicó su madre. Hugo bajo y parecía que le una batidora le había agarrado el pelo –¡Hugo! Péinate el cabello-

-¡Mamá! Es una reunión familiar se puede ir despeinado...- dijo Hugo y después agregó- además a Al y a James no les dicen nunca nada-

-Eso es porque el cabello de tus primos esta más allá de cualquier arreglo posible – dijo Hermione mientras agarraba un peine para poner orden en el pelo de su hijo.

-Rose agarra a Crookshanks…- le indico Hermione a su hija -Le va a venir bien corretear por la madriguera-

Ron observaba la escena típica de los domingos y de las fiestas. Sus hijos que habían heredado la costumbre Weasley de llegar tarde a todos lados, y su mujer que quería a esa vieja y malhumorada bola de pelos como si fuera un hijo más y lo llevaba a todos lados, si fuera por ella le hubiera puesto su propia manecilla en el reloj de la pared.

Su reloj era una copia del que estaba en la casa de sus padres y tenia solo cuatro manecillas, una por cada miembro de la familia, parecían pocas en comparación con el reloj de La Madriguera que tenía más de veinte.

Como era de esperan las cosas se atrasaron más y fueron los últimos en llegar a la casa de Molly y Arthur Weasley.

Hermione se fue directo a la cocina a ayudar a Molly a preparar el almuerzo pero como siempre Molly ya tenía todo controlado se quedo charlando con Audrey, Ginny y Fleur.

Los chicos fueron afuera donde estaban el resto de sus primos.

Ron se acerco al grupo de los hombres donde estaba sus hermanos Bill, George, Percy y su cuñado y mejor amigo Harry Potter.

-Siéntate y descansa Ron– dijo George, su hermano, mientras le alcanzaba un vaso de whisky de fuego.-Me alegro que demostraras ser un buen Weasley llegando tarde. La decepción fue Bill que llegó primero... y veinte minutos antes de hora-

-Debe ser la influencia de Fleur...– dijo Harry

-Bueno nuestras esposas muchas veces nos ayudan para mejorar– comentó Percy pomposamente.

-Eso es raro Audrey es un millón de veces más divertida que tú y no se te ha pegado nada... aunque supongo que puso toda su energía en que Molly y Lucy salieran más... no sé... divertidas... – dijo George. Percy lo miro con el ceño fruncido. Lucy y Molly si bien, como su padre, respetaban las reglas también jugaban al Quidditch y no eran para nada pomposas.

Ron noto que faltaba su otro hermano, Charly el adicto al trabajo- ¿Y Charly? – pregunto Ron. Bill lo miro como diciendo "lo de siempre" –Nuestro hermano Charles tenía una cita con un chica... "Norberta" creo que se llamaba... dijo que era muy "fogosa"– dijo Percy tratando de ocultar una sonrisa. Ninguno pudo evitar reírse ante la ocurrencia del más serio de los Weasley.

-Increíble Percy dijo algo que casi es un chiste– dijo George –Realmente se te pego algo de Audrey al final– Otra vez risas.

Molly apareció llamando a todos a la mesa. Comieron en el jardín no había forma de que los veinticinco que eran pudieran comer dentro de la casa.

La comida como siempre era abundante y deliciosa así que nadie se apuro mucho por dejar la mesa hasta después de que llego el postre. Después de comer los chicos fueron directo al campo de quidditch, todos eran bastante buenos, formaron dos equipos y comenzaron a jugar.

Los mayores se acercaron al borde al borde del campo de juego para ver jugar a sus hijos.

-¡Ey chicos! ¡En mis tiempos jugamos diez veces mejor que ustedes!... y se dicen jóvenes- dijo George hablando como si fuera un anciano amargado.

-Sí. Realmente el Quidditch de Inglaterra esta perdido- agregó Ginny guiñando un ojo a Harry.

-Recuerdo volé con un dragón persiguiéndome– dijo Harry lo suficientemente alto como para que todos los chicos lo escucharan.

-Se supone que ustedes son los adultos– les recordó Hermione sonriendo ante las ocurrencias de su familia.

-¡Ey! Parece que esta convención de sarcófagos tienen ganas de recordar sus tiempos de gloria– dijo Fred el hijo de George.

–Nuestros días de gloria nunca pasaron...-dijo Ron riendo- todavía podemos enseñarles un par de cosas niñitos... todavía me acuerdo de cuando les enseñe a volar en escobas de juguete...-

-¡Papa!- dijeron Rose y Hugo colorados como su cabello –¡ya no somos niños!– dijeron indignados.

Y así después de discusiones por que algunos no quedaron conformes con sus posiciones o con no poder jugar se llego a un acuerdo:

Las reglas eran simples el partido duraba 40 minutos o hasta que uno de los buscadores atrapara la snitch. El equipo que tuviera más puntos ganaba. Ganara quien ganara los adultos se retirarían a hacer cosas de adultos y los jóvenes seguirían jugando al Quidditch.

El primer equipo tenía a Harry como buscador, Ginny, Victoire y Molly como cazadoras, Fred y James como golpeadores y Ron como guardián. En el otro equipo tenía compitiendo contra su padre Albus como buscador; Lily, Rose y Teddy como cazadores; George y su hija Roxanne como golpeadores; y Hugo como guardián. Bill seria el Referí.

El partido arranco parejo y al cabo de 15 minutos el equipo de Harry y Ron iba perdiendo solo por diez puntos. Albus se dedicaba a buscar la snitch por el campo de juego, Harry simulaba que iba a atrapar la pelotita dorada cada 2 minutos y estaba consiguiendo sacar a su hijo de quicio bastante rápido.

-¡Papá no molestes más a Albus o te voy a lanzar una Bludger!– dijo James enfadado con su padre.

- ¡Esto es Quidditch hijo...!- dijo Harry con una sonrisa infame.

Sin distraerse más con su padre James golpeo una bludger hacia Rose cuando se dio cuenta de que su prima estaba por convertir diez puntos. La Bola encantada paso por un costado de la chica sin tocarla justo cuando esta anotaba el tanto (James no era muy buen golpeador). Pero el encantamiento de la pelota la obligaba a atacar al jugador que tuviera más cerca la Bludger dio la vuelta y se dirigió a Rose que estaba de espalda. Ron vio acercarse la pelota de hierro pero su hija no. Décimas de segundos antes de que la fuera golpeada Ron se atravesó el camino de la Bludger y recibió el golpe de lleno.

Ron comenzó a caer agarrado a su escoba pero a mitad de camino del suelo le falto la fuerza para sujetarse y terminó golpeando el piso con fuerza.

"¿Estoy muriendo... ?" Se preguntó Ron.

La primera en llegar junto a él era su hija Rosie.

- Papá no te preocupes todo va estar bien... vas a estar bien... – dijo Rose con ojos llorosos "Esta asustada...muy pocas veces vi a Rosie asustada" Era difícil mantener la vista enfocada y sentía gusto metálico en la boca "Sangre" ¿estaba muriendo?

Empezó a agruparse gente alrededor James, Ginny su hermana con el rostro pálido. "Debo tener mala pinta" pensó Ron.

-¿Pa..Papá?¿Estás bien?... Háblanos – dijo Hugo con un nudo en la garganta.

- ¡Papi! ¡Di algo!- dijo llorosa Rose. En ese momento llego Hermione y el resto de su familia. Escucho a Harry que pedía que hagan lugar.

- Herms...- dijo con un hilo de voz Ron. Estaba cansado quería descansar pero no podía, todavía no.

- ¡No hables amor ahora te curaremos! – dijo Hermione con el rostro surcado de lagrimas..

- Te amo Herms... siempre te ame...- dijo antes de cerrar los ojos.

Todo se volvió oscuro y frío. Escuchaba a su esposa y a sus hijos que lo llamaban desesperados. Él quería volver, no quería irse, su familia estaba sufriendo, lo llamaban, lo necesitaban y él los necesitaba a ellos. Pero las voces se hacían más lejanas y la oscuridad más profunda, se alejaba cada vez más rápido y después: Nada.

Pero cuando esa sensación de vacío se estaba volviendo insoportable terminó. Y otra vez el mundo volvió a ser el mismo. Se escuchaban los pájaros cantando, el sol del verano, el pasto mullido. "Estaré muerto" pensó Ron.

-¡Ron!- Escucho a su madre gritando desde la casa.- ¡Ron!¿Qué paso?

"No definitivamente no estoy muerto... y no voy a ir a trabajar mañana... me duele todo el cuerpo" pensó Ron.

-Como halla sido una broma de ustedes van a estar castigados hasta el próximo milenio – escucho amenazar a su madre.

- Solo se cayo... – dijo alguien.

- No pudimos atraparlo...- dijo una voz preocupada

-No fue culpa de nadie fue esa maldita Bludger- dijo sin aliento mientras abría los ojos "veo todo nublado, la voz me suena rara... debe ser por el golpe" –denme un momento... – dijo apoyando la cabeza en el pasto -en unos minutos estoy otra vez arriba... pero ya no voy a jugar busquen otro guardián... ¿dónde están todos?-

-¿Bludger...? ¿Qué Bludger?- esa era la voz de su sobrina Lily

-La que James le lanzo a Rosie– respondió Ron sin poder entender como Lily podía hacer una pregunta tan estupida.

- ¿James?¿Rosie?¿Quiénes son esos?- dijo la voz de George pero sonaba rara. Algo estaba mal.

Abrió los ojos y trato de ponerse de pie.

- ¡Pero que demonios te pasa George!- dijo Ron confundido mientras se incorporaba dolorido.

-No soy George soy Fred– dijo nuevamente la voz.

-¿Que?- dijo Ron. Algo estaba mal, muy mal.

George nunca se había recuperado del todo de la muerte de su gemelo, jamás haría ese chiste. Ron enfoco la vista en la persona que hablaba... Era una copia exacta de su hermano pero más joven... mucho más joven. Miro a Lily Potter y se dio cuenta de que no era su sobrina, era una más bien una mini Ginny.

Miro a esa mujer, igual en todos los rasgos y en expresión a su madre pero con 30 años menos, que lo miraba preocupada.

-Sé que no puedes ser Fred...- dijo con tono frío mientras empezaba a retroceder de esas personas.

-Es verdad. Yo soy Fred...- dijo una voz detrás de él -No te lo tomes a mal pequeño Ronnie solo es una Broma– cuando Ron se dio la vuelta vio que el sujeto que tenía a menos de dos metros era dolorosamente parecido a su hermano muerto.

"Necesito mi varita" pensó. Pero todo estaba mal. No tenía ninguna varita con él, sus manos eran más pequeñas y su cuerpo también ¿qué estaba pasando?. "Muy bien Ron" pensó "Te pasaste dos años cazando mortifagos renegados después de que cayera Voldemort... algo se te tiene que ocurrir para escapar de esta gente... No, escapar no. Primero debo saber donde está mi familia...."

Camino derecho hacia donde estaba el sujeto que decía ser Fred y le estampo un tremendo puñetazo en la barbilla que lo hizo caer para atrás.

- ¡Ron! ¡¿Qué estás haciendo?! ¡Deja a tu hermano ahora mismo!- dijo la mujer que simulaba ser su madre.

-¡Cállate!– respondió Ron con furia mientras agarraba al imitador de Fred del cuello.

- ¿Qué demonios está pasando aquí? ¿Dónde está mi familia? No te voy a preguntar dos veces basura - dijo derramando furia en cada palabra. La niña lo miraba asustada como si no entendiera lo que pasaba.

-Yo... Ron... Que te ocurre... Nosotros estamos aquí... cálmate. No estas pensando bien.- dijo el imitador de su hermano muerto, que parecía realmente asustado, pero no atinaba a defenderse.

Levanto el puño para seguir golpeando al sujeto y todo se volvió negro, le habían echado una maldición.

Cuando despertó noto que habían pasado varias horas. Ya era de Noche, estaba acostado y arropado en su vieja cama de su antigua habitación pintada de naranja y con símbolos de los Chudley Cannons por todos lados. Se escucharon voces no muy lejos de la puerta.

-No lo entiendo Arthur... Jamás vi a Ron actuar así...– dijo Molly con voz preocupada -Si no lo hubiera aturdido hubiera seguido golpeando a Fred. El sanador de San Mungo dijo que no encontró nada malo aparte del golpe por la caída, que había que esperar a que despierte para hablar con él.-

- ¿Fred, George ustedes no tienen nada que ver con esto? ¿Alguna broma que salió mal? – escucho decir a Percy.

-¡¿Cómo se te ocurre Percy?!- dijo uno de los gemelos.

-Es una buena pregunta... –escuchó decir a Arthur -A veces pueden llegar un poco lejos con las bromas-

-No papá. No le hicimos nada. Nosotros estábamos volando...- dijo uno de los gemelos, casi seguro Fred.

- ...y de repente Ginny gritó que Ron caía...- continuó George.

- Cuando nos acercamos parecía que todo estaba bien pero...- siguió nuevamente Fred.

- ... después empezó a hablar de que un tal James le había lanzado una bludger a Rosie y lo había golpeado a él... – dijo preocupado George.

-Y nosotros no tenemos bludgers en casa ni conocemos a ningún James y a ninguna Rosie.– Terminó de explicar Fred

- Cuando George se hizo pasar por Fred, y es verdad no pongan esa cara– dijo la pequeña Ginny – Se volvió loco golpeo a Fred, le grito a mamá y empezó a decir cosas feas ... me dio miedo... Ron no es así –

-Por supuesto que Ron no es así Ginny... Seguro fue por el golpe en la cabeza como dijo el sanador....- dijo Arthur tratando de tranquilizar a su hija. –Mañana hablaremos con Ron y todo se habrá solucionado. Ya verán -

Se escucho que las voces se alejaban y que bajaban las escaleras.

Que estaba pasando primero estaba en casa de sus padres con su familia y ahora parecía que había vuelto a su infancia, pero eso era imposible, tenia que ser una alucinación.

- Lo lamento pero no es una alucinación – dijo una voz alegre y conocida

- Rosie – dijo Ron sin aliento. Era su hija de 16 años lucia exactamente igual que unas horas antes.

-Hola Papá– dijo Rose acercándose a la cama -No. Te levantes te diste un golpe muy fuerte... -

-Rosie ¿qué paso?... me golpeo la Bludger y.... y después quise buscarlos pero....- dijo Ron.

- Tranquilo papá.... Bueno te voy a contar todo... pero primero debo confesar algo. No soy tu hija Ron. –Dijo como si le hablara del tiempo. Ron la miro incrédulo -Solo tome su forma para hablar contigo y darte las explicaciones generales, creímos que iba a ser más fácil para ti hablar con un ser querido.-

-¿Quién eres?– dijo sintiendo como la ira iba creciendo dentro.

-Bueno esa es una pregunta complicada... se puede decir que soy un ente superior que anda por este mundo y de vez en cuanto le da una mano a la humanidad, o sea somos los buenos ... Hay unos cuantos de nosotros por ahí, dando vueltas, pero no siempre aparecemos, nos gusta más estar detrás del telón, manejando los hilos. Nosotros te trajimos aquí- dijo la falsa Rose.

-Pero yo no quiero estar aquí, quiero volver con mi familia ellos me necesitan... – dijo Ron desesperado.

-mmm... veras eso no es posible. Cuando esa pelota de acero te golpeo y le dijiste, en una escena conmovedora a tu esposa que la amabas, nosotros dividimos tu esencia una parte terminó inconsciente en hospital y al día siguiente volvió a su casa con su mujer e hijos como si nada hubiera pasado y vivió feliz para siempre comiendo perdices. Y la otra parte de la esencia de Ron Weasley, o sea tu, vino con nosotros aquí...-

-¿Aquí? ¿Qué es aquí?- dijo Ron sin entender una palabra de lo que ese ser le estaba diciendo.

-El pasado, una línea temporal paralela, otro universo, otra realidad... o como más te guste llamarle... el asunto es que este lugar esta amenazado por Tom Riddle. Y te trajimos para que ayudes a combatirlo y que las cosas salgan mejor que la primera vez...-

-¡Pero estás LOCA!- dijo Ron si poder cree lo que escuchaba -Mira creo que te equivocaste de persona. Yo no soy el sujeto más indicado para pelear contra Voldemort... no fui yo quien lo derroto... fue Harry -

-No. Trajimos a la persona indicada: tienes entrenamiento de Auror, eres leal a tus amigos, bueno en estrategia, tienes los conocimientos del futuro... o del pasado, que confuso que puede resultar el tiempo ¿no?... bueno tienes esos conocimientos que te ayudaran a que las cosas salgan bien y.... no nos pareció justo para Harry que tuviera que pasar otra vez por todo esto de luchar contra la encarnación del mal.-

-¡¿Y yo sí?!– dijo Ron exasperado por ese ente que se veía igual a su hija pero era completamente distinta en los gestos y la forma de hablar.

La falsa Rose siguió con su monologo como si nada

-De cualquier forma para Harry las cosas son –el ente dudo unos instantes- bueno mejor no te digo nada Ronald ya te vas a enterar...-

-¿Que?¿Qué es distinto?- dijo Ron que no le gustaba lo estaba escuchando.

- Nada importante Papá, bueno yo...-

- No. Me. Llames. Papá. –dejando salir parte del veneno que estuvo juntando - Tu no eres mi hija solamente eres un espíritu desgraciado y arrogante que me alejo de mi familia y toma la imagen de mi bebé para evitar que la estrangule...-

-Sí. Es verdad la imagen de Rose es muy útil para evitar eso del estrangulamiento, claro... además de ser guapa... bueno me estoy atrasando... yo me largo, tengo otras cosas para hacer... Te sugiero que descanses Ronald. Y mañana se más amable con tu familia. Están muy preocupados por ti. Y no te preocupes por contarles la verdad ni a ellos ni a nadie tienes un "hechizo" –hizo las comillas con los dedos- que previene que divulgues o compartas recuerdos de tu vida pasada a cualquier persona a menos que te estés muriendo... Esperemos que no llegues a esas circunstancias...-

-Ya te gustaría....- dijo Ron con disgusto.

-Ah otra cosa– siguió como si nada -Tu manecilla del reloj de pared no va a marcar nunca más "Casa"... en cierta forma esta ya no es más tu casa... así que tuve que hechizarlo para que así lo haga... pero no es algo permanente una vez que vayas a Hogwarts el hechizo va a desaparecer.-

-Impresionantes poderes... ¡Oh! "Ser superior"– dijo Ron con sorna haciendo un falso gesto de alabanza –¡No te quiero ver programando el reloj digital de un condenado microondas!- termino con furia.

-Hasta luego Ronald. Dulces sueños.- dijo el Ente.

-¡Púdrete!- dijo un iracundo Ron.

Y sin decir más el espíritu desapareció así como vino.

Ron dejo caer la cabeza pesadamente en la almohada. "No puede ser... ¿donde estoy? ¿el pasado, otras realidades? Lo que sí es cierto es que ya no tengo 41 años y mi familia... Rosie y Hugo no existen más..." pensó esto último con amargura. " Pero si hago todo bien y exactamente igual que antes puedo recuperarlos" en ese momento se dio cuenta "¡Fred! ¡FRED está vivo! Puedo salvarlo a él y a los otros. A Remus, a Tonks, Sirius, Colin, Cedric y a todos los demás. Puedo hacer las cosas bien con Hermione desde el principio. Pero... ese espíritu dijo que había diferencias... ¿qué diferencias? " Y sin pensar más se quedo dormido.

Al día siguiente sintió una mano que le tocaba la frente, como para chequear la temperatura.

Abrió los ojos y vio que era su madre.

-Hola mamá...- dijo Ron todavía medio dormido.

-Ron ¿cómo te sientes hijo?- pregunto Molly y luego agrego –Estábamos muy preocupados por ti.-Ron vio que el resto de sus hermanos estaban en la puerta de su habitación.-

- Oh.... Lamento mucho lo que paso ayer- dijo Ron dubitativo -no sé que me paso... ahora veo todo más claro - y luego simulo que trataba de acordarse lo que pasaba. Al final decidió mezclar verdad con mentira – Recuerdo que me caí y me dolía mucho la cabeza – dijo lentamente- y luego apareció gente que decía que era ustedes pero no lo eran... era todo muy confuso... quería saber donde estaban y pelee contra ellos.-

- Sí. Me pegaste un buen gancho y además me llamaste basura. – dijo Fred agarrándose la mandíbula.

-Lo lamento Fred...- dijo Ron.

-Y mandaste a callar a mamá– dijo George

-Perdóname mamá, te juro que no quise hacerlo- dijo Ron.

-¡Hey!... ¿no quisiste gritarle a mamá pero si pegarme a mi?– dijo Fred haciéndose el ofendido.

Ron sonrió y le dijo -Seguramente te lo merecías...-

-¿Yo? ¡Jamás!– dijo Fred poniendo cara de inocente. Todos se rieron y la tensión se disipo.

-Esta bien hijo... el sanador dijo que el golpe pudo alterar como veías a la gente y a las cosas a tu alrededor.-

-Me asustaste mucho. Imbecil– dijo Ginny –No. Lo. Hagas. Más– agregó con el mismo tono que utilizaría para castigar a James muchos años en el futuro.

-Lo siento...- dijo Ron.

Ya todos estaban más tranquilos. Ron se dejo dar un aplastante abrazo por parte de su madre.

-mmm mamá ¿falta mucho para comer?– hubo carcajadas generales.

-Imbecil. Definitivamente estás curado- dijo Ginny dio media vuelta y dijo por lo bajo –Tarado. Me hizo asustar...-

Pasado el mediodía Ron se había enterado de varias cosas por ejemplo la fecha, Sabía que tenía once años y que en un par de días estaría viajando por primera vez a Hogwarts.

Tenia poco tiempo para planear su estrategia. Por ahora haría lo mismo que la última vez: Se haría amigo de Harry y Hermione. Protegería la piedra Filosofal.

Pero no iba a permitir que Sirius se siguiera pudriendo en la cárcel. Ni bien pudiera le entregaría Pettigrew a Dumbledore.

Lo que le preocupaba era que no había visto por ningún lado a la maldita rata traidora. No era raro que "Scabbers" desapareciera por unos días y después volviera.

Debería manejarse con mucho cuidado para que Pettigrew no sospechara nada. Si quería sacar a Sirius de Azkaban debía contenerse de darle pisotón a la rata miserable. Una vez que Sirius estuviera fuera de Azkaban y Pettigrew dentro Harry podría dejar a los Dursley para siempre.

También le preocupaba Ginny, su primer año en Hogwarts fue horrible, sola y poseída por el diario de Tom Riddle que lentamente le absorbía la vida. No permitiría que eso volviera a pasar.

Tenía que hacer las cosas con cuidado, debía cambiar solo lo que era necesario y nada más. Si cambiaban demasiado las cosas podía perder la ventaja que tenía.

Después de almorzar jugó snap explosivo con Ginny. Además su madre le tenía un ojo echado encima y le pidió que se quedara tranquilo dentro de la casa para evitar alguna recaída. Ginny estaba con un humor de perros porque se quedaría sola durante todo el año. Percy mencionaba todo el tiempo que iba a ser prefecto.

A eso de media tarde su madre le estuvo probando las viejas túnicas de Bill y tomando medidas para arreglarlas y pudiera usarlas ese año.

Cuando terminó con las túnicas le dijo -Ron tenemos que buscarte una varita para que puedas usar este año... por ahora vamos a buscar alguna varita en casa. Más adelante podremos conseguirte una propia...–

La primera vez que le dijeron eso se sintió un poco decepcionado, deseaba tener una varita nueva... pero esta vez no le importaba. Ron sabía que si hubieran tenido el dinero no hubieran dudado un segundo en comprarle una varita propia.

-No te preocupes mamá- respondió Ron. -Me voy a arreglar bien-

Su madre trajo una caja que contenían más de una docena de varitas, todas pertenecían a familiares muertos y estaban en la madriguera desde vaya a saber Merlín cuando.

-¿Mama puedo probar varitas yo también?– dijo Ginny con ojos de cachorro.

-Todavía no Ginny. Ya llegara tu momento– dijo con una sonrisa

Reconoció al instante la vieja y desgastada varita de Charly con el pelo de unicornio que le salía por la punta. Ahora que lo pensaba, esa varita estaba muy deteriorada. O Charly era muy bruto o no era el primero en usarla.

Tomo la desvencijada varita y salieron algunas chispas de la punta, le parecía que la primera vez habían sido más. La sensación ni se acercaba a la que tuvo con su propia varita. Pero sabia que la varita le serviría bien hasta que pudiera conseguirse una propia.

-Creo que me voy a quedar con esta.– dijo Ron. Su madre lo miro un poco sorprendida.

-¿Porque no pruebas las demás Ron? No debes quedarte con la primera que pruebes... quizás encuentres alguna que te vaya mejor... -

Ron sabía que era una perdida de tiempo. Por más que algunas de las otras varitas estuvieran en mejores condiciones ninguna iba a coincidir con él tanto como la de Charly-

Probó varias varitas que estaban en mejores condiciones. Algunas largaban chispas otras no pero ninguna le servia tanto como la que ya había elegido. Cuando probo la octava varita formo un halo de luz amarilla y se sentía mucho mejor de lo que la varita de Charly la jamás se había sentido.

-¿De quien era esta varita mamá?– pregunto sin poder evitarlo

-Esa varita era de tu tío Fabián– dijo con cara de tristeza.

-Oh– dijeron el y Ginny al mismo tiempo.

-Supongo que la Gideon debe estar por aquí también-

-Ya la pasaste hijo... Sigue probando varitas Ron quizás encuentres una todavía mejor-

Probo otras pero ninguna se sentía tan bien como la varita de Fabián Prewett.

-Voy a quedarme con la varita del tío Fabián... ¿No te molesta mamá?– Ron conocía lo sensible que se ponía su madre cuando se hablaba de sus dos hermanos.

-No claro que no Ronnie... creo que tu tío se sentiría muy contento de que su varita hubiera elegido a uno de sus sobrinos, pero no te preocupes más adelante conseguiremos una varita nueva para ti...- dijo Molly.

-Bueno creo que iré a guardarla en mi cuarto...– Y se fue pensativo

"Estoy seguro que probé la varita del tía Fabián la primera vez, pero no funciono conmigo... Si estuviera Hermione ya lo tendría todo resuelto. Seguro diría algo como: Ron es perfectamente lógico que te elija una varita distinta. En cierta forma eres una persona distinta. Voy a releer las 25.000 páginas del manual de fabricantes de varitas quizás encuentre algo que nos ayude. En media hora te digo." No pudo evitar sonreír al pensar en su esposa ¿Que estaría haciendo en este momento? Seguramente estudiando, preparándose para Hogwarts con toda el alma, releyendo Hogwarts una Historia. Harry también debería estar contando los días para largarse de la casa de sus tíos.

-Hey Ronnie.– dijo George –Nos enteramos que ya tienes varita-

-Si. Es una buena varita... era del tío Fabián, no hagan mucho escándalo ya saben como se pone mamá- dijo Ron seriamente.

-No te preocupes. Tenemos más tacto de lo que la gente cree...– dijo Fred

-Así que pasado mañana es el gran día... – dijo George cambiando de tema -Has pensado como enfrentar al Troll-

Ron sonrió se había olvidado que Fred y George le habían dicho que para ser seleccionado en una casa tenía que enfrentar un Troll. Ese Troll le había quitado el sueño por varios días. Ni se imaginaba que al final terminaría noqueando a uno con Harry en el baño de las chicas para salvar a Hermione.

-No se preocupen tengo todo bajo control. Los Trolls son bastante estúpidos. Le diré que dos gemelos pelirrojos dijeron que era idiota y que olía a abono, y que yo le puedo decir quienes son si no me ataca- dijo Ron con seguridad.

- Parece que tenemos un astuto Slitheryn en la familia George– dijo Fred -o el pequeño Ronnie nos está tomando el pelo.-

Ron no pudo evitar reírse, era bueno ver a Fred.

- No se preocupen y guárdenme un lugar en la mesa de Griffindor -

Al rato llego su padre justo para la cena. Como siempre la cocina de su madre era excelente. Arthur comentó sin entrar en detalles que había tenido tres redadas particularmente difíciles. Ginny seguía de mal humor. Los gemelos hablaban en voz baja seguramente planeando una broma para Percy o para Ron, que eran sus blancos preferidos.

A eso de las diez su madre los mando a todos a la cama. Era raro normalmente era él el que mandaba niños a la cama (cuando Hermione se lo pedía).

Una vez que cerro la puerta y apagó la luz se dio cuenta de lo solo que se sentía. Normalmente charlaría con Hermione sobre lo que paso en el día, o hubieran compartido un cómodo silencio mientras ella leía un libro y él la sección deportiva del Profeta. O esperarían a que los niños se durmieran y harían el amor hasta quedar agotados...

Pero nada de eso pasaría se dormiría solo, despertaría solo y llevaría la carga de conocer un futuro horrible solo.

Después de una hora de dar vueltas en la cama decidió levantarse y dar una vuelta por la casa. Abrió la puerta y vio que venía luz de arriba, de la habitación de Ginny. Llego a la puerta y escucho la voz de su madre.

-¿Ginny no te puedes dormir? ¿Quieres que te cuente una historia?- dijo su madre.

-¡Si! La del Niño que Vivió- dijo Ginny.

-¿No estás un poco grande para esa historia?- le preguntó Molly.

-Si estoy grande ¿por qué no puedo ir a Hogwarts?- para Ginny su idea tenía una lógica perfecta.

-Porque para ir a Hogwarts con tus hermanos te falta un año- le explicó su mamá.

-Bueno... entonces no soy tan grande y todavía puedo escuchar la historia del niño que vivió- dijo Ginny.

Ron había escuchado esa historia miles de veces. La versión de cuento de Hadas (la que seguramente le contaría su madre a Ginny) y ya de más grande la versión siniestra y no tan divertida.

-Bueno todo empezó hace diez años. Cuando el niño que vivió estaba festejando Halloween con su familia. En esa época había un mago oscuro y muy malvado del cual no decimos su nombre...-

Voldemort. Le costo años a Ron acostumbrarse a decir el nombre del desgraciado.

-... Ese mago, no se sabe por que, había decidido que iba a matar a todos los Potter. Estos se escondieron en una hermosa casa muy protegida donde Quien-No-Debe-Ser-Nombrado no pudiera encontrarlos... -

Ron tenía que reconocerlo su madre contaba historias mucho mejor que él.

-Pero los traicionaron...- dijo Ginny que se conocía la historia de memoria.

-Sí. Fueron traicionados por alguien en quien confiaron...-

Pettigrew ¿donde estaría? Se preguntó Ron.

- Quien-No-Debe-Ser-Nombrado dejo heridos e inconscientes a James y Lily Potter..-

Ron sabía que algo no cuadraba al momento que su madre dijo la frase.

"¿Eh? Que carajo está diciendo mamá... los padres de Harry murieron esa noche... Voldemort los mato..."

-Y le arrojo una maldición asesina imperdonable Al-Niño-Que-Vivió-

-Pero la maldición rebotó en John Potter dejándole solo una cicatriz en forma de rayo. Quien-No-Debe-Ser-Nombrado murió y desde entonces se lo conoce como El-Niño-Que-Vivió y vivió feliz con sus padres para siempre– completó Ginny

Única idea que se le cruzó a Ron por la cabeza fue:

"¡¿Quién demonios es John Potter?!"

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hola!!

Primero quiero agradecerles por haber llegado a este punto (o sea terminar de leer el 1er capitulo) Me gustaria saber que piensan de la historia hasta ahora (o sea reviews).

Como habrán notado estoy utilizando un par de idea que ya se usaron anteriormente (hay comunidades enteras de viajes en el tiempo y realidades paralelas) una de mis tantas inspiraciones es el fic "Backward with Purpose"...

Decidí no escribir esta historia en mi dialecto (Castellano Rioplatense Argentino) para que les resulte más cómodo a todos los lectores.

Ahora voy a comentar de hasta donde quiero llegar... Mi intención es que salga un capitulo de más o menos 5000 palabras cada 10 días y terminar en un año a más tardar.

Les voy a agradecer cualquier sugerencia o crítica (constructiva) porque que me va a ayudar a mejor la calidad de este fanfic.

Saludos.

Salvatore