Handsome & The Beast

Por Inugami

Ed x Al

Notas previas: Los personajes de Full Metal Alchemist pertenecen a sus autores y a los que han comprado la licencia y esto que escribo es sólo por ocio, no gano nada de dinero a pesar de lo mucho que lo necesito. Y "Beauty & The Beast", mejor conocido como La Bella y la Bestia, tampoco me pertenece, es de sus autores originales y de los que han comprado la licencia.

Sexto capítulo ya! mil disculpas a quiénes esperaban este nuevo capítulo más antes, pero he estado mal de salud y no he podido terminarlo a tiempo. Aparte de las cosas que he tenido que hacer en la universidad, en donde no perdonan una sola T.T , snif!

Amenazas y reclamos al final, que ya he dado mis explicaciones… gomen, gomen!

~*~*~

Capítulo 6: Déjame Protegerte.

Envy y Al le quedan mirando, mientras en los ojos de Ed se refleja toda su ira.

- Mucho tiempo sin vernos, enano… Extrañé el no golpearte…

- Envy… Pensé que habías muerto después de esa derrota…

- Hace falta un poco más que alquimia para derrotarme, enano… Y he vuelto para ser yo quién te mate…

- ¡Deja de decirme enano!... Además, esta vez me aseguraré de destruirte por completo…

- ¿Ah sí? – Contestó Envy, burlón – Eso lo veremos…

Edward y Envy comienzan a luchar, mientras Alphonse mira sorprendido. Nunca había visto luchar a Ed así, al menos no que recordara; además, pudo darse cuenta de los rasgos de su hermano. Y sí, algo logró recuperar de su memoria al verle. Esos ojos dorados, ese cabello largo también dorado, ese rostro decidido y expresivo… Y entonces comprendió en parte el por qué Ed le había ocultado la verdad; y se dio cuenta de que a pesar de todo le seguía queriendo.

Por un momento Envy pareció llevar la ventaja, cosa que preocupó a Alphonse. Pero Edward logró recuperarse, usando su alquimia.

Envy se percató de que Alphonse se encontraba mirando, por lo que decidió atacarle a él. Usando su habilidad de cambiar su apariencia, adoptó la forma de Alphonse, confundiendo a Ed cuando intentó atacarle. Alphonse se defendía bien, y también lograba atacar bastante fuerte, así es que la pelea resultaba pareja.

- Aru! – Exclamó Ed, desesperado – Déjame ayudarte!

- No importa nii-san, yo puedo arreglármelas solo! Es mejor que cuides de la rosa, está en el suelo!

- Es cierto, nii-san – replica el otro Alphonse, sin dar pistas a Ed de que sea Envy o el verdadero – puedo seguir luchando sin problemas!

Edward hizo caso, aún intentando determinar cuál de los dos era en realidad Envy. Colocó la rosa en su lugar, y después de ello siguió observando con atención por si lograba distinguir a Envy. Pero la imitación era exacta, y el nivel de lucha de ambos era similar. Hasta que uno de los dos queda sobre el otro, amenazándole.

- Nii-san, ahora! – Exclama el que estaba arriba.

- Nii-san… el impostor es él – dice el que se encuentra abajo.

- No le hagas caso, es él!

- Nii-san!

Edward estaba confundido, no sabía a quién creerle, y la lucha entre los dos Alphonse continuaba. Uno de ellos tomó una daga que se encontraba cerca, y la blandió contra su oponente, logrando cortar sólo la ropa por encima de la espalda. Fue entonces cuando Ed supo cuál era el verdadero, y arremetió contra Envy junto con el verdadero Alphonse. Malherido e intimidado, Envy recupera su forma original mientras escapa por la ventana.

- Puede que hoy me hayan ganado – dice amenazante – pero me vengaré! – Dicho esto, se retira, mientras los Elric intentan seguirle.

Una vez sólos, Alphonse mira a Edward, nervioso.

- Nii-san, yo…

- Shhh, no digas nada. Comprendo, si quieres irte, yo…

- ¡Voy a quedarme contigo, nii-san!

La respuesta dejó sin palabras a Ed.

- Aru…

- No importa si somos hermanos, no importa nada. Yo quiero estar a tu lado, y no tengo a nadie más en este mundo que a ti… Y además… Yo te amo, aún cuando seas mi hermano.

- ¿Aún cuando sea una bestia?

- Ya no lo eres, nii-san…

- No lo sé. Tengo el presentimiento de que el hechizo no se ha roto por completo…

- ¿El castillo?

- Sí… Nada ha vuelto a la normalidad, excepto yo – dijo mirando tristemente al suelo.

- No importa. Vamos a encontrar la forma de regresarlo todo a como era antes… Juntos.

Al abraza a Ed, acercando su rostro al del rubio, quién responde con un beso. Luego se separó de Ed, y le miró con atención.

- Te ves un poco diferente de cómo apareces en esa fotografía…

- Tú también, Aru – contesta Ed, sonriendo.

- Por cierto, ¿cómo supiste cuál de los dos era el verdadero?

- Por esto – indicando la espalda de Aru, en donde tenía el círculo de transmutación – es algo que sólo el verdadero tiene, y que Envy no tendría forma de saber…

- Nii-san… ¿Sabes por qué está ahí?

Edward le miró triste.

- No. Apareció al mismo tiempo que yo fui hechizado, pero no tengo la menor idea de qué significa…

- Bueno, no importa. Por ahora lo que realmente interesa es que hemos vuelto a estar juntos…

- Aru… ¿Recuperaste tus recuerdos?

- Um, creo que sí… Al menos, la mayoría…

- Te prometo que algún día todo volverá a ser como antes… Te amo, Aru.

Ambos permanecen en la habitación, mientras afuera vuelve a llover.

Envy, por su parte, se había ocultado en el bosque. Estaba herido gravemente, pero aún podía mantenerse bien.

- Esos dos imbéciles… Van a pagármelas! Me vengaré por lo que el padre de ambos me hizo!

Una mano se extendió desde la oscuridad, ofreciéndole piedras rojas a Envy; dicha mano pertenecía a Dante.

- Toma Envy… Esto hará que recuperes tus fuerzas – le dijo.

- Tienes algún plan, bruja?

- Iremos a East City… Ahí usaremos tus habilidades para poner a los militares en contra de La Bestia y que ataquen el castillo. Así, mientras los Elric intentan defender el castillo tú destruirás la rosa.

- Me parece bien… Aunque no sé en qué me beneficiaría de ello…

- Venganza… Y ver a tu peor enemigo agonizando…

Envy simplemente sonríe sádicamente, mientras se incorpora ya casi totalmente recuperado.

- Iremos mañana a East City… Y después de esto, esos idiotas habrán deseado no haber nacido…

En el castillo…

Ed contempla a Al durmiendo.

- Te ves adorable… Gracias por no odiarme – Murmura, para luego darle un beso en la frente a Aru mientras éste sigue durmiendo. Aún así, sonríe ante el gesto, haciendo que Ed sonría también.

Dos horas después comenzó a amanecer, devolviendo a Ed su apariencia de bestia.

- Ya no importa – pensó Ed – Mientras te tenga a mi lado, sé que tengo esperanzas de volver a la normalidad.

East City

Una joven llega hasta el cuartel general de East City, malherida y debilitada. Fuery y Havoc la ayudan, llevándola hasta la enfermería del cuartel.

- Quiero… ver al coronel Mustang, por favor…

Rato después, Mustang llega acompañado de Hawkeye hasta donde se encontraba la chica.

- Buenos días señorita – Dice Mustang – Escuché que quería verme – Dijo, algo preocupado.

- Usted y sus hombres son los únicos que pueden ayudarme – dice la joven, nerviosa – son los únicos que creerían lo que ha pasado…

- Díganos todo lo que considere necesario – Dice Hawkeye, tomando la mano de la joven para tranquilizarla.

- Una bestia… Hay una bestia horrible en un castillo en las afueras de East City… Me atacó, y parece tener secuestradas a otras personas… Fue horrible! – Exclamó la joven, echándose a llorar.

- ¿Una quimera, tal vez? – Dice Mustang.

- No lo sé… Pero hablaba como un ser humano, yo no sabía, quería sólo una rosa del jardín, pensé que el castillo estaba abandonado… Y sólo por eso casi me mata…

- Parece algo sumamente peligroso – Dice Hawkeye – Y quizás tenga relación con la desaparición de Alphonse… ¿No cree, coronel?

- Tiene razón teniente, este caso es algo que debe ser investigado a la brevedad. Havoc, reúne a los demás en mi oficina! Trazaremos un plan para encontrar el castillo y atacar a la bestia!

- A la orden, coronel! – Exclama Havoc, dejando el lugar.

- Fuery, contacta al hospital de la ciudad y pídeles que lleven a esta joven hasta allá.

- Sí señor!

Mustang se acerca a la joven, sonriendo amablemente.

- No se preocupe… Encontraremos a esa criatura y nos encargaremos de ella – Dijo, amablemente.

- Gracias – Dice la chica, cerrando sus ojos, ya más calmada.

Esa noche, en el hospital... La joven que había llegado hasta el cuartel se encontraba acostada, al parecer durmiendo. Una sombra se aparece en la habitación, ante lo cual la chica despierta.

- Bien hecho, Envy – Dice Dante, acercándose a la joven – Los convenciste demasiado bien…

- Fue fácil conociendo la debilidad de Mustang ante las chicas bonitas – Responde Envy, adoptando su forma original – Pero de todas formas supongo que has aplicado tu hechizo, ¿Verdad?

- Por supuesto, nada puede salir mal… Hasta que no maten a ese maldito ellos sólo tendrán en mente deshacerse de él… Y también de su hermanito, por cierto…

- Suena perfecto – Dice Envy, y una de sus manos toma la forma de un chuchillo – Gracias por todo, Dante – Dicho esto, Envy clava su mano en el corazón de Dante.

- En… vy…

- Ya no me eres útil – dijo, y una vez se aseguró de que Dante estuviese bien muerta, la dejó en la cama del hospital, escapando por la ventana.

- Mi venganza estará completa, ahahahahahahahaa! – Ríe Envy, mientras huye por los tejados de las casas y edificios de East City.

~*~*~

Notas finales: Otro capítulo que se aleja mucho del original, pero en todo caso esa era la idea :). Elricest adorable, y planes malévolos por parte de Envy, que ahora puso a todo el mundo en contra de Ed-Bestia.

¿Qué harán los Elric al respecto? ¿Podrán contra todo un grupo? ¿Se romperá definitivamente el hechizo?

Eso queda para… ¡El último capítulo!… Pero sin reviews no hay capítulo, ¿quieren que esto quede sin terminar? Cinco reviews de cinco personas distintas (qué obvio ¬¬) y entonces habrá final!

Ya saben, R&R y hacen a Inugami feliz n.n