Esta historia ha sido escrita por newfoundlove, yo solo la estoy traduciendo.

.

.

Epilogo

.

.

.

Permanecí de pie en el altar, moviendo nervioso los gemelos de mi camisa blanca almidonada. Tiré hacia delante de mi chaqueta para enderezar las solapas negras de mi smoking. Este era el altar donde hace casi diez años dije adiós a mis padres. El dolor no me consumía como solía hacerlo. Ahora podía recordarlos, recordar momentos alegres, en lugar de solo mi incesante desesperación por haberos perdido. Desde que conocí a Bella, mi corazón se ha curado en más de una forma.

Esto, afortunadamente, era un día feliz, una alegre ocasión. Me casaba con mi amor, mi Bella. Desde el momento en que entró en mi vida aquella tempestuosa noche de invierno, ella fue todo lo que importaba. Mis decisiones concernientes a ella estaban… lejos de ser correctas, pero siempre fueron hechas pensando, y con el amor extremo que sentía hacia ella. Planifiqué pasar el resto de mi afortunada y larga vida mostrándoselo lamentablemente teniendo que dejarla y demostrándome lo vital que era para mí existencia.

Desde el momento que el cirujano enfrió mi cuerpo para conectarme a la máquina de bypass, al segundo en que mi sangre pasó por este nuevo corazón, en ese momento el corazón de un extraño, la misteriosa carga eléctrica de las células cardiacas que provocaban que el musculo latiese, supe que esto era cosa de Bella. Siempre seria por ella.

Por el rabillo del ojo, noté como Jasper y Emmett metían la pata. Me giré y les lancé una mirada de desaprobación. Se calmaron rápidamente. Reí entre dientes de forma suave, lo que hizo que se relajasen de nuevo. Al parecer recordaban al viejo Edward, el que nunca sonreía o reía, ni bromeaba – quien llevaba una vida demasiado seria. Yo era miserablemente recto entonces. Gracias a Dios por mi ángel.

Emmett levantó su gran mano y me dio una palmada, haciéndome reirá – lleno de entusiasmo. Jasper me dio una tímida sonrisa para aliviar mi nerviosismo. Noté el destello de la reciente nombrada boda de Jasper. Jasper y Alice se habían casado el mes pasado en Rockford. La recepción había sido en el patio trasero de la casa de sus padres. Fue muy bonito. Solo estuvo Jasper de pie con el prometido de Angela, Ben.

Me gustaría distraerme de nuevo mientras espero para ver al amor de mi vida aparecer al final del pasillo, la única persona que importaba el día de hoy. Miré detenidamente la antigua catedral, ahora decorada de flores y cintas azules y blancas, que señalaban la feliz ocasión. Mis padres, mi hermana y yo solíamos venir aquí durante las vacaciones para los oficios religiosos. Aquí es donde se casaron mis padres y donde fui bautizado. Hasta ahora, no había sido un lugar feliz de recordar.

Los últimos momentos que había pasado en ella habían sido demasiado dolorosos. Bella insistió en celebrar aquí nuestra boda concluyendo en que necesitábamos crear nuevos y buenos recuerdos aquí. Dijo que era demasiado hermosa para no volver a visitarla. De nuevo, era la millonésima vez desde que la había conocido, que me sorprendía – su fortaleza y perspectiva.

Recorrí con la vista a la multitud y vi a Carlisle y Esme tomar sus asientos, les di un suave Hola. Carlisle se había convertido en una especie de mentor para mi carrera. Antes de que se trasladara a la práctica de medicina general, se especializó en cirugía. Todavía mantiene contacto con sus colegas de sus días en el hospital y había ayudado a mi red de residencia cuando finalizó el año. Seguí mirando a la multitud y observando muchas caras sonrientes, que no había visto en mucho tiempo, los amigos de mis padres.

La bebé Lizzie estaba sentada con los padres de Emmett. Mi sobrina era un angelito, con mofletes regordetes y rodillas blancas, con el cabello rubio y los rizos de su padre. Rose la había vestido con un traje azul igual al de los vestidos de las damas de honor. Este se adecuaba perfectamente con sus ojos – iguales a los de su madre.

Mientras trataba con mi difícil enfermedad y el trasplante había sido algo positivo que mi hermana y yo nos hubiésemos unido como nunca lo habíamos estado. Nos sentimos como de verdad deberíamos haber estado todos estos años, pero ambos habíamos estado demasiado fastidiados para ver – que necesitábamos un ser querido y amarnos el uno al otro, siempre lo habíamos hecho, es solo que no sabíamos como apartar el dolor de nuestro pasado.

Rompí rápidamente mi ensoñación cuando escuché como el organista cambiaba al Canon en Do mayor de Pachelbel. Mi mirada se centró en las grandes puertas de roble del final forradas de talas blancas. Renée tenía le brazo alrededor de Phil cuando comenzaron a caminar. Luego aparecieron Angela, Rosalie y finalmente Alice, las damas de honor. Sabía que mi ángel no andaba muy lejos. Sentí como se aceleraba mi pulso viendo que finalmente este día había llegado, trece de agosto. El año pasado había permanecido en un estado de dicha inducida por Bella, y no podía esperar para pasar el resto de mi vida en el mismo estado. Fue glorioso.

Una enorme sonrisa cruzó mi cara por casualidad cuando los destellos de noticias recientes me llenaron de aun más entusiasmo. Bella había averiguado hace dos días que estaba embarazada. No fue planificado, aunque no podía decir que hubiésemos sido cuidadosos al respecto, casi nunca éramos capaces de mantener nuestras manos lejos del cuerpo del otro. A partir del momento en que nos prometimos, sabíamos que intentaríamos tener hijos en seguida. Esto solo aceleraba nuestro calendario un poco.

Decidimos no decírselo a nadie todavía, queríamos centrarnos en el día de hoy. Estaba previsto que a finales de mayo trabaje en su universidad. En cuanto terminase el curso de magisterio. Dijo que prescindiría de un año y luego volvería para terminar su doctorado en filosofía. Tras años creyendo que no encontraría a una compañera, que no merecía ser amado, fui bendecido con Bella y ahora nuestro bebé. Todo era mejor de lo que nunca hubiese podido soñar. No tenía ni idea de cómo había sobrevivido todos estos años sin ella – era la fuente de toda la alegría de mi vida.

Mi atención volvió a fijarse en el final de la iglesia mientras el organista comenzaba a tocar al marcha nupcial. Fijé mi mirada y vi a mi ángel del brazo de Charlie. Estaba impresionante. Su vestido era de palabra de honor y de corte recto, ceñido a sus femeninas curvas, revestido de encaje y una corta cola. Llevaba una delicada cinta azul alrededor de la cintura. Su cabello se encontraba medio recogido, estaba seguro de que eso había sido uno de los prácticos trabajos de Alice, con finos zarcillos de rizos que enmarcaban su cara en forma de corazón.

Me dejó sin aliento, sentía débiles mis rodillas haciendo que me balancease ligeramente. Una mano fuerte me estabilizó sujetando mi hombro. Eché un rápido vistazo a mi lado – le di las gracias silenciosamente a mi cuñado tanto por su apoyo físico como por el emocional.

Charlie y Bella descendieron el largo pasillo. Cuando llegó nos dimos la mano, mientras él me daba la mano de su primera y única hija.

"Más te vale cuidar de mi niña."Dijo severamente. Bella le frunció el ceño.

"Tiene mi palabra, señor. La amaré con todo mi corazón."Contesté solemnemente mirando fijamente a Bella.

Besó su mejilla antes de que se retirara a sentarse al lado de su ex esposa. Sentí que mis manos temblaban por el entusiasmo, pero entonces las entrelacé con las de Bella. Mi entusiasmo miró fijamente al suyo, todo lo que yo podía ver era amor y devoción en aquellos profundos pozos marrones. No estaba nerviosa en lo mas mínimo. Me alimenté de su fuerza indescriptible – me estabilicé a mí mismo.

Cuando el sacerdote comenzó, me acerqué y le susurré."¿Lista para convertirte en la señora Masen, y traer al mundo a nuestro bebé?"Mi tono era juguetón, lleno del inmenso amor que sentía hacia ella. Tembló por un escalofrió.

Se giró con una enorme sonrisa en su gloriosa cara. Mi corazón se aceleró al ver sus hermosos y llenos labios separarse para contestar."Nunca he estado más lista en mi vida."

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Aquí teneis el epilogo ^^, espero que os haya gustado, sé que es un poco corto, o a lo mejor solo me lo parece a mí no sé xDDD
Quiero daros las gracias a todas las que habeis estado leyendo el fic y me habeis dejado algun comentario, que eso siempre anima a seguir, y a las que lo han leido no lo han dejado tambien ^_^

Besos :*