Disclairmer: Soul Eater desgraciadamente no me pertenece...aunque algún día quizás lo sea jajaja. De momento, le pertenece a Atsushi Okubo y todo su grupo de subordinados.
Disfruten, o lo que sea :)
kTa**
-

-

-

-

5. caída libre.

"-Dime Maka, ¿Cómo crees que se sentirá una caída libre?

-¿Una caída libre? Mmm…debe sentirse como caer del cielo, como un ángel.

Debe ser lindo."

-

Pero, diablos, eso no tenía nada de lindo.

Y menos de "ángel". Eso estaba como los mil demonios.

Era lo peor que le había pasado en la vida (vamos, estar a punto de morir suprime todos los demás golpes, palizas, cachuchazos, caídas y peleas pasadas). Rectifico: lo peor que le estaba pasando ahora en su vida.

Porque, luego de ya no poder sentir su cuerpo por los tantos golpes del enemigo, una caída sin rumbo fijo al concreto no era su forma ideal de terminar el día.

Y escupió a su estúpido recuerdo junto con sus tontas palabras.

Pero ya no daba más, y como no podía hacer nada por evitar el golpe, dejó que su cuerpo siguiera cayendo sin restricción alguna. Cuando la madre naturaleza reclama con su fuerza, no hay nada que hacer ante ello.

Y escuchó un gruñido, y sonrió.

Por muy endemoniada que fuera la situación, estaba segura que ninguna de sus amigas podría haber pensado por un momento que esa caída había sido linda, tal y como ella lo había estado pensando unos tres segundos atrás.

Pero, claro, tampoco ninguna de sus amigas tenía un Soul que las rescatase.

Soltó una risa de júbilo, al detenerse la corriente de aire, y ver que estaban intactos. Él le sonrió, y luego volvió a donde pertenecía en la batalla: a sus manos.

-Gracias, Soul.

Porque si se habla de cosas lindas y ángeles, ella tenía el suyo propio.